Autor:
viernes, 04 de enero de 2008
Sección: De los pueblos de Celtiberia
Información publicada por: DelaCarpetania
Mostrado 75.556 veces.


Ir a los comentarios

El teatro romano de Sagunto deberá volver a su estado original

El teatro romano, de la ciudad de Sagunto, volverá a su estado original antes de las obras de reconstrucción.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha confirmado el plazo de dieciocho meses para que se ejecuten las obras de reversión del Teatro Romano de Sagunto dictadas en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) de abril de 2003.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #51 lucusaugusti 08 de ene. 2008

    Entonces.... podemos entrar a valorar la diferencia de como "utiliza" la ilustrada sociedad francesa sus edificios antiguos y como los "utiliza" la sociedad española.

    Las corridas de toros en los anfiteatros de Arlés y Nimes, el festival de teatro en el romano de Orange, la reforma del Louvre .... tendrían un enorme rechazo entre la sociedad española.

    Ya no quiero aumentar el disgusto de algunos si menciono a los templos, construidos y reconstruidos mil veces sobre ellos mismos. Romano + románico + gótico + .... y siempre en uso, y que aquí se presentan como una sola verdad inmutable.

  2. #52 Edekon 08 de ene. 2008

    Escribe aquí (borra esto).

  3. #53 A.M.Canto 08 de ene. 2008

    Con la venia transcribo el interesante comentario de hoy del colistero D. Juan Blanco en la lista de Terraeantiqvae, a propósito del teatro romano de Carthago Nova, cuya restauración comenzó en 2005, esta vez a cargo de Rafael Moneo. Los links que menciona son de gran interés gráfico (fase de excavaciones, fotos de las obras actuales, reconstrucciones virtuales, etc.):

    "Como decía, Moneo no es de fiar: en este foro http://urbanity.es/foro/showthread.php?t=4885hay un montón de fotos sobre la "restauración" del Teatro de Cartagena, donde se evidencia que va a ser una "reconstrucción" -esperemos que "blanda"- con aporte masivo de materiales y formas. En esta otra página hay fotos del proceso de excavación 1989-99: www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=533039&page=46

    Por cierto, el mismo Moneo está levantando un descomunal Palacio de Congresos (cinco plantas de aparcamientos), en principio medio disfrazado de muralla, en el perfil de... Toledo. ¿No había sitio en el Toledo nuevo? Sí, hombre, pero así no tiene gracia: había que hacerlo arriba.... Por cierto: está colindante con los recién hallados restos del alcázar romano. Ver video y fotos y después llorar: http://urbanity.es/foro/showthread.php?t=1852

    Al menos no será el descaro insólito y aberrante del Ídem de Congresos (llamarlos "palacios" es quemar la palabra) que se ha levantado a unos metros de... la muralla de Ávila. Esto se hace en ciudades joya y Patrimonio de la Humanidad ¿y no pasa nada?. "La peligrosa alianza de la prepotencia de la arquitectura y la política" que decía J.P. Puche en el artículo...".

  4. #54 Edekon 08 de ene. 2008

    Buenas soy de una población cercana a sagunto y veo con muy buenos ojos lo que se ha resuelto aqui, claro que esto se deberia haber hecho ya hace 10 años, cuando se hizo el mal, ahora tan solo haran una ñapa para contentar a las masas que llevan una década reivindicando el derecho de disponer de unas ruinas muy preciadas. Pero se tuvo que reformar de la forma mas salvaje convirtiendolo en un ejemplo de lo que no hacer en estos casos. El ayuntamiento mato dos pajaros de un tiro una zona en la que hacer representaciones, un proyecto millonario de restauracion y un tanto para que figure en los folletos de partido. Es un buen lugar y en caso de haberse seguido usando como en otras poblaciones y como otras estructuras que se fueron reformando con el tiempo sin provocar el daño visual que este provoca. Se pueden hacer reformas de muchas formas y esta no fue una de las mas acertadas. 

  5. #55 lucusaugusti 08 de ene. 2008

    Cuanto más leo opiniones sobre el edifico actual más caigo en la cuenta del desconocimiento que existe sobre lo que en su día fue ese edificio y la razón que lo hizo-hace tan especial.

    En un vídeo de Tv un saguntino dice algo así como: ese muro ahí arriba, es como una carcel. 

    Creo que la mayoría de los saguntinos desearían tener una copia del teatro griego de Epidauro, aunque fuera falso, que el actual teatro de Sagunto, único y especial pero romano.

  6. #56 arenas 09 de ene. 2008

     Despues de ver las fotografías de los enlaces de A.M.Canto sobre el teatro de Cartagena, no me extraña que el ciudadano cartagenero del "#11" estuviera preocupado, y por supuesto los organismos competentes ya están llegando tarde.

  7. #57 Brandan 09 de ene. 2008

    No me hablen de Ávila, que se me saltan las lágrimas...

    Por cierto, la muralla de Ávila está levantada sobre restos de otras culturas ¿deberíamos derribarla para recuperarlos, o podemos pararnos en la Edad Media y utilizarla para justas y torneos?

    Mala cosa es que coincidan políticos y arquitectos en pretender encementar el pasado, dicho sea con todos los respetos.

  8. #59 A.M.Canto 12 de ene. 2008

    Cómo va la encuesta (aunque el chapado del graderío no es de mármol, sino de caliza de Teruel, la pregunta se entiende bien): http://servicios.lasprovincias.es/encuestas/encuesta.php

    ENCUESTA

    ¿Cómo prefieres el Teatro Romano de Sagunto? Vota y opina.

    RESULTADOS HASTA EL MOMENTO

    » En su estado original   68.6%

    » Recubierto con mármol   29.0%

    » Me es indiferente   2.4%

  9. #60 jeromor 12 de ene. 2008

    De Las Provincias, la opinión de un ciudadano sobre la obra y uno de los autores:

    "Carlos - 11/01/2008 20:14
    Yo he sufrido em mis carnes como alumno de la Escuela de Arquitectura de Valencia al señor Portacelli, donde por el bien de todos debería inminentemente dejar de dar clases, y os aseguro que no me extraña en absoluto la atrocidad que se cometió con el impresionante escenario que los romanos nos dejaron en Sagunto. Tampoco me extraña que este incomparable teatro haya sido víctima de tan egocéntrico, horripilante y arrasador proyecto de "rehabilitación".

  10. #61 A.M.Canto 12 de ene. 2008

    El enlace de la encuesta no funciona clicando directamente donde lo tomé (de la portada), pero está en http://www.lasprovincias.es/valencia/local/morvedre/

  11. #62 enki paterna 12 de ene. 2008

    ¿ Por qué no dejar la historia como está e ir hacia adelante ?.

    Deberíamos de ser más objetivos. El teatro romano de Sagunto tal y como se consevaba tenía más tintes románticos del siglo XVIII y XIX que romanos. Ya había sufrido cambios durante el siglo XX.

    Al menos hoy se puede utilizar como un espacio cultural y se utiliza para lo que fue construido en sus inicios.

    Dejémonos de Política y preocupémonos más de la Historia.

    Para volver a dejar el teatro en unas unas ruinas e invertir ese dinero, me preocuparía más en invertirlo en arreglar las murallas del castillo (que por cierto, los gobiernos anteriores al PSOE, metieron en vez de argamasa, hormigón tal y como hoy lo conocemos a troche y moche), o en recuperar el Puerto Viejo, mucho más antiguo que el propio teatro en Sagunto, abandonado y cubierto de matorrales.

    Pues no tiene Sagunto cosas que recuperar, como solares vallados junto al antiguo circo que llevan años y años ahí muertos para que utilicemos el Teatro para hacer Política.

    Saludos.

    Enki Paterna

  12. #63 lucusaugusti 12 de ene. 2008

    jeromor, ayer en el TOMATE salió la prima del portero de la finca donde vivie la madre de Portaceli, creo que su hijo no recicla el vidrio. Con esos antecedentes la obra de Sagunto tenía que acabar como un desastre, declaro la mujer.

    La verdad histórica no le importa a casi nadie, y menos a los que la manipulan a gusto y como arma arrojadiza. Muy pocos se dan cuenta del valor original de ese edificio en ese lugar. Solo importa la mentira del edificio romántico, una ruina con falsa pátina.

    Salvemos al Teatro Romano de Sagunto. Salvemos al actual ejercicio de memoria que representa el proyecto de Portaceli y Grassi.

  13. #64 A.M.Canto 12 de ene. 2008

    Enki P. (# 62): Aunque a algunos les encanta presentarlo así, como "un tema político", porque el análisis es mucho más simple y la crítica más facilona, el de Sagunto sería un tema de Política si los políticos envueltos en el problema estuvieran enfrentados, lo que en este caso no se da, puesto que PSOE y PP están en el mismo barco, los unos porque fueron ellos los que lo hicieron y los otros porque se negaron a deshacerlo.

    Es un tema sobre todo de respeto a las leyes, que serán mejores o peores, buenas o mejorables, pero son las leyes y están para cumplirse. Sería similar (salvando las distancias) a perdonarle la condena a un ladrón porque, total, ya se gastó el dinero y no se puede recuperar, o a un asesino porque con ello el difunto ya no va a volver a la vida.

    Sólo mentes muy laxas o poco avisadas pueden ver bien que una sentencia del Supremo se deje de cumplir, que se convierta en papel mojado. Vaya precedente legal que eso sentaría para el futuro...

    Si con las obras se vulneró la Ley de Patrimonio de 1985, lo cual, después de 17 años, ha quedado probado hasta la saciedad, hay que revertir lo hecho, es bien sencillo.

  14. #65 jeromor 12 de ene. 2008

    Lucus:

    NO se si el ciudadano que opina y yo coincidimos en el parecio por el Tomate o no, pero, visitado el teatro de Sagunto antes y después de la intervención de Portacelli y cía, coincido totalmente con él en que el teatro es "egocéntrico , horripilante y arrasador "

  15. #66 lucusaugusti 12 de ene. 2008

    Si jeromor, la buena arquitectura, como el buen teatro o la buena pintura o literatura es "egocentrica" ;-)

    Intente por un momento estar en la cabeza del arquitecto romano que pensó en ese edificio en ese singular lugar, las razones porque "egocentricamente" lo dirigió y que intención tenía ese gasto de fondos económicos..... Le daré una pista, su fín no era ser objeto de una postal romántica de una ruina.

    Otros arquitectos, muchos siglos más tarde, entendieron las razones del primer autor, fueron fieles a ellas, y dieron vida al edificio de nuevo con oficio. Esa obra cuenta con el respeto del 90% de los arquitectos del mundo.

    Que guste o nó al 90% de la población de hoy es solo una anecdota sobre el mundo de hoy.

    HOY COLGARÍAN DE UN PINO AL ARQUITECTO ROMANO QUE PLANTO EL EDIFICIO EN ESE LUGAR DE SAGUNTO. por llenar la montaña de hormigón.

    Canto: La sentencia del supremo puede ser comentada en un país como este, y la sentencia es una enorme equivocación propia de los tribunales españoles, donde

     

  16. #67 lucusaugusti 12 de ene. 2008

    cada día salen sentencias que se basan en un procedimiento equivocado.

  17. #68 enki paterna 12 de ene. 2008

    Estimo que deberíamos equilibrar la balanza y no sólo aportar artículos de LAS PROVINCIAS cuya ideología como la contrapuesta del LEVANTE está más que aireada.

     

    A mí lo que me preocupa son las consecuencias de esta sentencia:

     

    1)       En los últimos 11 años, el Festival Grecolatino ha atraído hasta Sagunt a más de 100.000 estudiantes y se ha consolidado como el más visitado de toda España. Durante una semana, alumnos de secundaria llegan desde los más diversos puntos de la península para ver cómo otros grupos estudiantiles representan a los clásicos.
    El año pasado, los organizadores batieron todos los récords al reunir a casi 12.000 chavales, aunque admiten que parte de su éxito se debe al haber encontrado un complemento ideal: Los Talleres de Cultura Clásica que promueve, desde hace 8 años, la asociación Ludere et Discere, donde los alumnos pueden conocer de primera mano todas las costumbres y detalles de la vida cotidiana durante la época romana: Desde la cocina a los juegos.
     De hecho, el fallo sobre el Teatro Romano deja en el aire la edición de 2008 del Festival Grecolatino.

    2)       La posición oficial de los arquitectos -en la línea de lo ya expresado a Levante-EMV por el presidente del Consejo de Colegios de España, Carlos Hernández Pezzi- es ganar tiempo, que los actores en el proceso se avengan a dilatar la ejecución de la sentencia hasta que se cambie la ley de Patrimonio estatal (de 1985) de forma que la intervención en Sagunt no sea ya ilegal y se pueda solicitar al tribunal que deje sin efecto la ejecución de la sentencia. Ha llegado, pues, el momento de revisar, actualizar, poniendo al día, de acuerdo con les realidades y la necesidades culturales, el tema de las reconstrucciones. Los especialistas lo tienen muy claro: habría que emplazar al legislador del Estado a la reforma, y más, cuando tenemos a las puertas una convocatoria electoral precisamente que renovara el parlamento. Es momento para hacer propuestas, para que se reforme la ley de 1985, y no sólo en este punto concreto, el de las reconstrucciones, sino en otros tantos sobre los cuales hemos avanzado, caso de los bienes inmateriales.Así, pues, tenemos un problema concreto aquí que resolver, y otro más amplio. En nuestro problema estamos en un momento procesal que no tiene vuelta atrás, pero sí posibilidades de soluciones razonables. El otro, sin embargo, comporta una tarea de reforma más que necesaria para la legislatura que viene.

    3)       El abogado Juan Marco Molines, autor del recurso contra la intervención en el Teatro Romano de Sagunt (Valencia), aseguró que el coste de las obras de reversibilidad del monumento --que confirmó el Tribunal Supremo-- "puede moverse en una horquilla de entre tres y seis millones de euros". Habrá que ver quién se va a beneficiar de esta intervención pero sí sabemos quiénes la vamos a pagar.

    4)       El equipo responsable del Coacv considera que la sentencia se puede cumplir -retirar las losas de las gradas y derribar el bloque de la escena hasta una altura de 1,20 metros-, pero el resultado final, apostillaron Castillo e Ibor, no será el recogido en el fallo, ya que será "casi imposible" mantener el uso como teatro. Advirtieron así que el supuesto proyecto de reversión deberá contemplar ese ajuste a la funcionalidad, por lo que deberá someterse a todos los trámites de la ley de Patrimonio y será muy complicado.

    5)       El teatro "había sufrido muchas actuaciones que no respetaban su situación anterior", de modo que, cuando se iniciaron las obras, el teatro "estaba reconstruido en un 80 por ciento". ¿En qué estado se quedará una vez se devuelva a su estado anterior?.

    6)       Y sobre todo, la escena del teatro que ha sido la más criticada, es una intervención ya que personalmente (tengo 44 años), he visitado este teatro desde pequeño, y era prácticamente inexistente. Sólo tenéis que ver imágenes antiguas.

    Sigo pensando que realmente esto sí que ha sido un “FALLO” del Tribunal Supremo. La Justicia debería consultar con los arqueólogos antes de emitir fallos a recursos con tintes políticos.

    Y que conste que yo he sido uno de los primeros en criticar esta reconstrucción.

    Hemos de mirar hacia delante ya que podemos polemizar hasta de la construcción de un teatro romano sobre las murallas ibéricas de la antigua Arse (Sagunto), de las construcciones árabes en el interior del castillo, y no acabaríamos nunca. Tan sólo deberíamos presentar un recurso, ponerlo a trámite, y ya decidirán los Jueces (que en este país están muy politizados, desgraciadamente).

  18. #69 enki paterna 12 de ene. 2008

    Estoy con Lucus Augusti. Es el único que ha aportado comentarios sobre las iniciativas de intervenciones y reconstrucciones de estos escenarios históricos.

    Me parece de mal gusto el acoso personal al que ha sido sometido por defender iniciativas que otros han mantenido olvidadas.

    No me ofrece ninguna credibilidad las opiniones de aquellos que por un interés inmobiliario o de "modernidad", destruyen restos o los ocultan arrojando hormigón sobre ellos.

    Si no que se lo digan a la Valentia romana, a la Plaza la Virgen o al Palacio Real. ¿Eliminamos todo lo que se les ha puesto encima?.

    Deberíamos reflexionar sobre los comentarios que realizamos y pensar que estas páginas son para opinar, hablar de Historia, y no para polemizar con tintes políticos, ni ir de prepotente. Alguien debería disculparse o dedicarse a jurista o abogado.

    Cuántas aberraciones se han hecho en honor a la Justicia.

     

  19. #70 Brandan 12 de ene. 2008

    Es curioso que en este párrafo se lea: "Dejémonos de Política y preocupémonos más de la Historia." y en el siguiente: "Para volver a dejar el teatro en unas unas ruinas e invertir ese dinero, me preocuparía más en invertirlo en arreglar las murallas del castillo (que por cierto, los gobiernos anteriores al PSOE, metieron en vez de argamasa, hormigón tal y como hoy lo conocemos a troche y moche)... ¿En qué quedamos?. En lo del puerto estoy de acuerdo, porque una cosa no quita la otra.

    ¿La "buena arquitectura es egocéntrica"? ¿y la mala? :)

    Lo que pasaba por la cabeza del arquitecto romano que construyó el edificio no creo que a estas alturas lo sepa nadie, el problema es que algunos -ignoro el método por el que consideran que han podido averiguarlo- dicen saberlo. Ya cometaba el asunto de los templos: ¿deberían rehabilitarse los templos griegos, romanos, etcétera y habilitarlos de nuevo para el culto? ¿y para qué culto? porque puestos a recuperar podríamos recuperr también las mitologías ¿no?

    "Esa obra cuenta con el respeto del 90% de los arquitectos del mundo...Que guste o nó al 90% de la población de hoy es solo una anecdota sobre el mundo de hoy." Con todos los respetos, aquí deja usted pequeño el ego de su colega.

    Se recurre reiterativamente al argumento de la pátina posterior que desvirtuaba la visión del monumento (para ustedes ruina), pero... cuánto menos hubiese costado removerla que hacer la barbaridad que se ha hecho con tan funestas consecuencias.

    ¿Cual será la próxima? ¿Propondrán hacer un hipódromo en el Partenón?

  20. #71 A.M.Canto 12 de ene. 2008

    "La posición oficial de los arquitectos -en la línea de lo ya expresado a Levante-EMV por el presidente del Consejo de Colegios de España, Carlos Hernández Pezzi- es ganar tiempo, que los actores en el proceso se avengan a dilatar la ejecución de la sentencia hasta que se cambie la ley de Patrimonio estatal (de 1985) de forma que la intervención en Sagunt no sea ya ilegal [sic] y se pueda solicitar al tribunal que deje sin efecto la ejecución de la sentencia."
    (Declaraciones de D. Juan Castillo Carpio, decano del Colegio de Arquitectos de la Comunitat Valenciana, aquí)

    Parece mentira que personas preparadas puedan afirmar estas cosas (a Pezzi no se lo he leído), y que otras se las crean.

    El principio de irretroactividad de las leyes, mencionado ya entre los griegos, se fijó en el Derecho Romano para siempre, entre otras por la conocida como "Regla Teodosiana" de Teodosio II, del año 440Leges et constitutiones futuris certum est dare formam negotiis, non ad facta praeterita revocari, nisi nominatim de praeterito tempore, et adhuc pendentibus negotiis cautum sit»), fundada a su vez en una norma de su abuelo Teodosio el Grande ("omnia constituta non praeteritis calumniam faciunt, sed futuris regulam ponunt... omnes leges non ea, quae anteriore tempore acta sunt, damnant, sed in futurum observanda constituunt"), y prácticamente desde entonces es de universal aplicación en todos los sistemas legales del mundo. Por el mismo principio de irretroactividad, como ya comenté (#22), pero aplicado a la inversa, es imposible revertir restauraciones abusivas hechas antes de la ley de 1985.

    Y eso es así porque las sociedades, y el hombre mismo, necesitan seguridad jurídica, y que se sepa que los actos, propios o de los demás, tienen determinadas consecuencias. Si no, quedaríamos a merced de las mayores arbitrariedades, y no en este campo, sino en todos. 

  21. #72 giannini 12 de ene. 2008

    Aunque sigo pensando que la actuación sobre esas ruinas arqueológicas parece excesiva, no me deja de llamar la atención que en multitud de ocasiones aparecen restos de inmuebles que se excavan, se documentan, y en ocasiones se cubren con geotextil, cuando no desaparecen, construyéndose encima cualquier inmueble, así que desde este punto de vista, sería posible construir encima de un teatro romano, un teatro que recordase -aunque fuese de forma vaga- a un teatro romano.

    Aunque no leí la sentencia, la Ley de Patrimonio Histórico Español no me parece de aplicación al caso que nos ocupa. Las CC AA tienen transferidas las competencias en lo que a patrimonio se refiere, por lo tanto, lo que habría que modificar es la ley de Patrimonio de la Comunidad Valenciana.

    En cuanto a la irretroactividad de las normas, yo creo que sí existe. La CE garantiza la irretroactividad de las "disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales", pero cualquier otra norma que no tenga este carácter, puede tener carácter retroactivo. En la reciente ley de la memoria histórica, se anulan las sentencias de los tribunales franquistas; y sobre todo... creo que todos hemos sido testigos de planes de ordenación urbana que se modifican para dar cobertura a hechos consumados ¿o no?

    Por último, ojalá todas las sentencias del Supremo se cumpliesen. Por estos pagos conocemos muy bien el caso de una sentencia ganada en los 80 que obligaba a Fenosa a retirar un poste de alta tensión plantado sobre la croa del castro de Elviña. Pese a que la sentencia es firme, Fenosa nunca retiró el poste escudándose en que la sentencia era imposible de cumplir y prefirió pagar las multas que se le imponían -y seguramente se le siguen imponiendo.

  22. #73 A.M.Canto 13 de ene. 2008

    Giannini: Disculpe, pero no es así. La Ley de Patrimonio de 1985 era la única de aplicación en la Comunidad Valenciana en el momento en el que se comienzan las obras (1986), y también cuando se suspenden (1993), ya que la primera normativa propia es la Ley 4/1998 del Patrimonio Cultural Valenciano, que además no trataba de la cuestión de las intervenciones, esto se contempla en la modificación de 2004: Ley 7/2004 "de modificación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano". Y, con todo, véase lo que ésta dispone al respecto:

    "Artículo 38. Criterios de intervención en monumentos y jardines históricos.

    1. Cualquier intervención en un monumento o jardín histórico declarado de interés cultural deberá ir encaminada a la preservación y acrecentamiento de los intereses patrimoniales que determinaron dicho reconocimiento (1) y se ajustará a los siguientes criterios:

    a) La intervención respetará las características y valores esenciales del inmueble. Se conservarán sus características volumétricas, espaciales, morfológicas y artísticas, así como las aportaciones de distintas épocas que hayan enriquecido sus valores originales. En caso de que se autorice alguna supresión deberá quedar debidamente documentada.

    d) No se autorizarán las reconstrucciones totales o parciales del bien, salvo que la pervivencia de elementos originales o el conocimiento documental suficiente de lo que se haya perdido lo permitan, y tampoco cualquier añadido que falsee la autenticidad histórica. En todo caso, tanto la documentación previa del estado original de los restos, como el tipo de reconstrucción y los materiales empleados deberán permitir la identificación de la intervención y su reversibilidad."

    (1) En este caso, sus valores romanos, pues este teatro fue el primero en ser declarado monumento nacional, en 1896.

    No mencioné en el tema de la irrectroactividad la única excepción que hay y Ud. señala porque atañe a la limitación de derechos individuales, especialmente el de privación de libertad, y por tanto se aplica en lo penal, como bien sabemos a raíz de la excarcelación obligada de algunos etarras. Y tiene toda lógica: si alguien cumple 20 años por un delito, no puede pasar a cumplir 5 más porque quince años después se cambie la ley. Pero, vamos, aquí eso no tiene nada que ver y, aunque se aplicara la prescripción de 2004, el final sería el mismo. El caso de la anulación de sentencias de los tribunales franquistas (que debe considerarse excepcional desde el punto de vista de los sistemas democráticos) ha requerido a pesar de todo una ley expresa. No se hubiera podido hacer si no, además de que estamos de nuevo en el ámbito penal. 

    Como conclusión, la ley de Patrimonio de 1985 es la única aplicable a este caso y, aunque se pudiera aplicar la autonómica (que tampoco, por la misma irretroactividad), ésta también prohíbe las reconstrucciones de edificios arqueológicos y los falseamientos. Cosas ambas que en Sagunto se han hecho, siendo evidente que no quedaban elementos originales para levantar la scaenae frons como fue, ni tampoco la escena de los teatros romanos, ni hacia dentro ni hacia fuera, tiene un mínimo parecido con el "invento" de Grassi y Portaceli.

  23. #74 A.M.Canto 13 de ene. 2008

    Aprovecho para indicar noticias o comentarios de la prensa de hoy. No acabo de ver (#68) que la orientación política de Las Provincias (y si es de Vocento no estará tan clara) le impida ejercer la crítica hacia el PP, como se ve en la portada de hoy mismo ("El 60% de la inversión del AVE para la Comunitat está sin ejecutar a los siete años de pactarse el proyecto. El acuerdo histórico que se firmó en Murcia en 2001 entre Álvarez Cascos, Bono, Valcárcel, Zaplana y Gallardón fijaba la llegada de la alta velocidad en 2005"), o en los videos que hoy mismo  incluye, y que son partidarios de la teoría del "hecho consumado":

    Los internautas exigen el Teatro Romano en su estado original

    Polémica sobre la reversión del teatro romano de Sagunto

    El Teatro, un superviviente

    Declaraciones del Colegio de Arquitectos sobre el teatro romano de Sagunto

    En todo caso, el Levante trae:

    La batalla de Sagunt

    Los arquitectos elegidos por Molines para revertir el teatro romano rechazan su propuesta. Dos de sus candidatos descartan dirigir la ejecución de la sentencia

    Si bien aquí hay que leerse la noticia, porque el titular es un pelín ambiguo. El primero, Muñoz Antonino, es de Sagunto, y es de cajón que no le apetezca hacerse cargo de esa patata caliente, pero lo que se lee entre líneas es que está de acuerdo con la sentencia ("Al respecto afirmaba que "eliminar la cavea será sencillo, y por lo que respecta de la escena, hacerlo hasya la altura marcada no tendrá mayor inconveniente porque se trata todo de obra nueva". Más aún, "si se hacen los estudios detallados, estoy convencido de que el teatro romano saldrá bien parado."). Para el segundo, Salvador Lara (autor de un importante libro sobre el edificio) se remiten a declaraciones de 2003; pero hizo en su día dos informes favorables a la reversión de las obras. Vamos, que de momento me parece más imparcial "Las Provincias"...

    Pero lo más interesante del Levante es esta fotografía, de 1905, con la que nos podemos hacer una buena idea del estado del edificio, incluída la escena, antes de las múltiples -y muchas desgraciadas- intervenciones hechas sobre el edificio en el siglo XX:

    Sagunto visita al teatro de alfonso xiii en 1905 cop.levante

    © foto: levante-emv.com

  24. #75 jeromor 13 de ene. 2008

    Mensaje de Juan Blanco en Terrae Antiqvae

    “En la página Historia UNED (no oficial) hay un hilo sobre el teatro de Sagunto donde encuentro este mensaje, no sé si el autor estará aquí en Terrae...

     

           Juan Blanco

     

    -----------------------------------

     

    http://uned-historia.metropoliglobal.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=9938

     

     

    Hola compis!!!

    Cuando estaba en primero de carrera (corría el año 2001), asistí a un curso de "Patrimonio al Debate" y mi investigación final consistió en la polémicas restauraciones del Teatro de Sagunto. Os pego mi trabajo, xq recoge bastante información sobre el tema y puede conseguir de q nos hagamos una idea de en q consistió la "restauración" de Grassi y Portaceli.

     

    "LAS POLEMICAS RESTAURACIONES EN EL MUNDO ANTIGUO.

    EL TEATRO ROMANO DE SAGUNTO


    Aunque últimamente hayamos visto proliferar las intervenciones en nuestros monumentos de forma rápida, no han ido con la misma velocidad, los estudios sobre nuestro patrimonio y lo que este nos puede transmitir, o lo que es mejor, enseñar. Es por esto mismo, que hablamos de intervenciones y no de restauraciones, ya que sería impropio utilizar este último término, para designar a actuaciones que se caracterizan por su falta de documentación y rigor. De todas formas, no todas las intervenciones se realizan mal, sino que todo depende del interés que despierte el monumento que se va a someter a restauración. En este caso, el monumento a investigar es el Teatro Romano de Sagunto, el cual se encuentra entre los primeros a los que el Estado dio tal calificativo. Tras la destrucción ejecutada por el hombre en la baja antigüedad, convirtiéndose en un esqueleto al ser saqueado de toda ornamentación y de los sillares que conformaban sus partes más nobles, la majestuosidad y potencia de su estructura se han mantenido expresando la sabiduría y conocimientos técnicos de sus constructores y ha sido causa de admiración y curiosidad, por todos los que han sentido y sienten la atracción por el pasado y sus variantes.


    Existen arqueólogos que tienen diferentes conceptos sobre la restauración y rehabilitación de los monumentos, pudiéndose englobar en tres grupos:

    - Arqueólogos no intervencionistas: esta postura deja en manos de los arquitectos la libertad para hacer lo que quieran. Este extremismo llevaría a la gloria (o lo contrario) a un arquitecto y a la empresa que lo dirige, manteniéndose el arqueólogo, relegado a un plano secundario.

    - Arqueólogos que sólo permiten unas "restituciones mínimas": aunque este concepto es muy débil, y sino sólo hay que ver el teatro romano de Sagunto o monumentos comparables a este. Este sentido ha conseguido convertir en un caos, monumentos y tipologías arquitectónicas.

    - Arqueólogos clásicos: promueven la restauración profunda de los monumentos, y se preocupan por como deberían ser las relaciones entre arqueólogos y arquitectos, aunque estos últimos están mejor situados que los primeros.

    La problemática relación de los dos profesionales antes nombrados se ha sacado a la luz tras las opiniones sobre la rehabilitación del Teatro de Sagunto, monumento al que va dirigido este trabajo. En estos últimos años, algunos arquitectos han criticado la situación penosa a la que se ven sometidos los arqueólogos, haciendo de esta forma una crítica indirecta hacia sus compañeros arquitectos Grassi y Portaceli, que llevaron a cabo la rehabilitación ejercida sobre el monumento mencionado. A pesar de estas críticas, los arquitectos han englobado el trabajo que debería ser ejercido por los arqueólogos, los cuales son los que conocen sobre los temas de Patrimonio y Arqueología, ya que un arquitecto intervendría guiándose solamente por la estética.

    Las leyes españolas, que rigen el desarrollo científico de la investigación arqueológica y la materia de patrimonio histórico, viven en una constante renovación. Por ejemplo, la ley de 1985 sustituye el término de ruina-monumento, por el de bien de interés cultural. Este término hace que el concepto que se tiene de un arqueólogo no sea el de experto en ruinas, y se le juzgue por sus estudios y su documentación. En la actualidad, el turismo cultural crece, por lo que se demanda espacios históricos, es ahora cuando los arqueólogos deben aprovechar para demostrar que sus investigaciones son estudios con base y argumento.

    Una sentencia del Tribunal Supremo de Valencia, acaba da avivar la polémica en lo referido a la rehabilitación llevada a cabo en el Teatro Romano de Sagunto. Esta sentencia ha declarado ilegal, dicha intervención, basándose en el artículo 39.2 de la ley de Patrimonio Histórico Español, que contiene una redacción del artículo 19 de la antigua ley del Tesoro Artístico que prohibía toda reconstrucción en los monumentos. La redacción matiza esta ley, utilizando términos ambiguos que dan pie a confusión. Ante la poca claridad que esta ley transmite, los jueces han aplicado una interpretación general, a pesar de que a estos no se les debería permitir juzgar casos en los que entre en juego la restauración arqueológica. Las redacciones de la ley tampoco resolverán el problema, ya que los intentos de precisión, sólo serán los desencadenantes de más dificultades. Para mejorar una ley, esta debe ser discutida y elaborada por las personas implicadas en el cuidado y la conservación de nuestro Patrimonio Cultural, siendo esta fruto del sentido común y de lo lícito y correcto, sino será imposible que exista una ley que garantice una adecuada restauración de los monumentos. Todo esto se corresponde con los criterios de restauración, basados en una situación cultural concreta.

    Un ejemplo en los errores cometidos en la intervención al Teatro de Sagunto: la cávea tiene un boquete debido a que la "restitución mínima" de las gradas ha desajustado su ritmo compositivo, de modo que en la parte superior irrumpe la bóveda de un pasillo subterráneo de distribución, al no haberse calculado que las losas que recubrían los asientos iban sumando altura a las gradas.

    Los extremos de la cávea se han consolidado como si fueran parodoi, elemento que no tiene lugar en un teatro latino, aunque para conseguir ese plano vertical se recurriera a volar con un cartucho de dinamita una parte de la estructura romana.
    También el escenario se había ensanchado, sellando las substrucciones del frente escénico y del proscenio, con un piso de cemento sobre el que se elevan los restos de dos valvas.

    Pueden elaborarse trabajos orientados a subsanar esos errores. No podemos tener un planteamiento rígido en cuanto a la restauración. Por eso, esas intervenciones mínimas, a veces irreversibles, son tan peligrosas como una restauración de mayores ambiciones, siendo por este motivo, por lo que el informe arqueológico es decisivo para optar por uno o por otro grado de intervención. Para conocer la articulación constructiva, la arqueología clásica dispone de un método basado en el estudio directo del monumento. Se han realizado la planta y las secciones arqueológicas del Teatro de Sagunto en la documentación aportada por Emilia Hernández en 1986 y esas conclusiones sí que han sido utilizadas en la rehabilitación planteada por el proyecto, de modo que el recubrimiento de las gradas, la anchura y distribución de los praecinctiones, el lugar en que se elevan los baltei, la correspondencia y servicio de cada uno de los vomitorios y la consiguiente altura del edificio escénico por los que se decide el proyecto de los arquitectos G. Grassi y M. Portaceli, incorpora el resultado de un análisis arqueológico. Por una vez el equipo arqueológico no se ha limitado a hacer un simple seguimiento de la obra, sino que ha ido por delante, frente a cuyas propuestas se ha manifestado disconforme.

    La contemplación de las formas romanas desprovistas de decoración, produce una impresión de proyecto inacabado y eso puede achacarse al proyecto del Teatro de Sagunto: un cuerpo arquitectónico de ladrillo depositado sobre la cimentación pétrea romana, limpio y claro, que cobija en su interior capiteles, inscripciones y mosaicos procedentes de la ciudad de Sagunto. Hay quien opina que la memoria del lugar no justifica una restauración. La intervención de G. Grassi y M. Portaceli partía de unos criterios que pueden tomarse como defendibles, pero que analizados no soportan una crítica rigurosa. G. Grassi atribuye a anteriores intervenciones objetivos y criterios que parecen infundados y subjetivos, al definir el estado del monumento como una ruina artificial. En base a ello, se establecían las justificaciones de su actuación. Pero esto no podía resultar excusa para el tipo de intervención realizada, que se desentiende de la originalidad del propio monumento para plantear una idea propia sobre el mismo que acaba implantándose por encima de toda otra consideración. No puede afirmarse que el proyecto se haya basado en un conocimiento científico del edificio, ni que haya sido respetuoso con éste. Ni se hizo la adecuada investigación previa a la fase del proyecto, ni los resultados obtenidos de los hallazgos o estudios posteriores han provocado las modificaciones que hubieran sido de rigor, lo que lleva a suponer que tales datos no importaban a los autores del proyecto.

    Como ejemplo: la reconstrucción del muro de cierre de postscaenium. En sus orígenes seguramente fue ejecutado en dos fases y presentaba exteriormente una estructura de machones de refuerzo de opus quadratum, cuyos grandes sillares habían sido arrancados ya de antiguo, pero de los que quedaban las huellas, con relleno de sillarejos de opus vittatum. Respecto al remontaje de algunos elementos de los órdenes que decoraron el frons scaena parece un intento serio de mostrar lo que pudo ser la ornamentación del teatro. Las columnas se han dispuesto con una proporción rechoncha, lo que las priva de la elegancia y de la armonía que caracteriza a los órdenes clásicos. Parece que la escena tuvo triple orden, lo que el montaje realizado se encarga de contradecir. La reconstrucción del edificio escénico es errónea en la altura, pues queda achaparrado al no haber alcanzado la altura que debió tener originalmente. Las superficies que se presentan, ni siquiera una cuarta parte son restos originales romanos.

    A este efecto contribuye en gran medida la reconstrucción del graderío realizado en un material, distinto del original tanto en color como en textura, pues frente al color gris azulado de los sillares opus quadratum de caliza local se ha utilizado un aplacado de piedra blanca de tipo travertino, de Teruel. A esto le unimos la arbitraria decisión de interrumpir la scalae en los corredores o balteus.

    ¿Hasta qué punto se justifica una intervención de esta envergadura en un monumento histórico?
    Existen dos tipos de justificaciones:

    a) En primer lugar se apela que históricamente ha habido intervenciones de cada época en los edificios, llegando alguna a tener tanta o mayor calidad que la obra original. La existencia de una mayor conciencia histórica y de un respeto hacia el legado del pasado, en este caso arquitectónico. Nuestra época se caracteriza por haber plasmado este sentir en legislaciones protectoras de este legado. En este caso nos enfrentamos con la esencia misma del concepto de conservación de un patrimonio. Argumentar que igual que se hizo en esas épocas se puede hacer hoy, es un contrasentido histórico, y será en su concepción y actitud, arquitectura de otra época, no arquitectura actual. En cualquier caso debe respetar la esencia y la naturaleza del monumento, no sobreponerse a él, ni menos ocultarlo o enmascararlo detrás de la obra actual. Y respetar su esencia puede en muchos casos querer decir respetar su estado de ruina. Conviene aquí preguntarse hasta que punto es necesario que todos los monumentos vuelvan a recuperar un uso. Hay muchos que merecen quedar como meros símbolos. Y si hace falta un teatro, hay muchos lugares en que poder edificarlo.

    b) Otro de los argumentos es la supuesta restauración del espacio original. La recuperación del espacio primigenio original, choca con la conservación de la materia auténtica del monumento. Lo que no tiene sentido es una restauración cree un espacio nuevo o transforme el original. En un monumento llegado a nosotros en estado de ruina, su espacio ruinoso no será el "auténtico" original, pero puede llegar a cobrar significación propia como ruina, y por tanto nueva autenticidad.

    El atractivo y la veneración que para nuestra sociedad encierran muchos monumentos, no cabe duda que en muchos casos se desvanecería tras actuaciones de reconstrucción como la aquí realizada. La idea de recuperar el espacio original no puede tomarse como válida en todos los casos y cuando hay serias dificultades para conocer su auténtica forma, y más cuando exige realizar un volumen de obra que rivaliza con las partes originales conservadas, resulta dudosa su validez como criterio de actuación. Es comprensible que una parte de la sociedad haya entendido que la obra ha supuesto una agresión contra el monumento. Y que hayan intentado detener esa agresión por todos los medios, incluidos los legales.

    En la actualidad, quince meses después de que el Tribunal Superior de Justicia confirmara la sentencia dictada en 1993 a favor de la reversibilidad del Teatro Romano de Sagunto, la Generalitat ha anunciado las zonas en que se realizarán los trabajos que devolverán al recinto al estado en que se encontraba en 1988. Todas las obras de nueva construcción en parte del escenario, los laterales y las gradas serán derribadas hasta dejar el teatro tal y como estaba antes de la polémica intervención de los arquitectos Grassi y Portaceli.

    El derribo podría costar unos seis millones de euros y, no comenzará hasta septiembre. Todos los informes sobre la reversibilidad de las obras en la zona de la gradería son favorables tras la realización de diversas catas sobre la zona. En cuanto a la zona del escenario, la reversibilidad será posible hasta cuotas de 1/20, ya que este a partir de este nivel cuando hay peligro de tocar la piedra original. Habrá partes del escenario en las que será posible intervenir en mayor profundidad debido a que la obra de mármol no está nivelada. Es imposible devolver los restos arqueológicos hallados y sacados del teatro cuando se hicieron las obras. Estos restos pasarán a exponerse en uno de los museos de la localidad, en la denominada casa del Mestre Penya.

    El proyecto definitivo de restauración será elaborado por una comisión multidisciplinar, en la que tendrán cabida desde arquitectos a delineantes, pasando por historiadores. Los miembros de esta comisión debatirán exclusivamente cuestiones técnicas. La sentencia prohibe la nueva construcción y sólo indica la demolición de la obra nueva y la adecuación del recinto para que éste tenga finalidad funcional y pueda ser utilizado por el público. Se harán las reformas pertinentes para evitar las filtraciones de agua que han perjudicado durante estos años la piedra original de la gradería."

    Espero q os haya gustado mi trabajo, si véis algún fallo me lo decís.

    Las fuentes q utilicé fueron:

    - El Teatro Romano de Sagunto: Génesis y Construcción.
    LARA ORTEGA, Salvador
    - Revista de ARQUEOLOGÍA, nº 147
    - Revista de ARQUEOLOGÍA, nº 150
    - Revista de ARQUEOLOGÍA, nº 153

    Para finalizar, voy a citar algo q escribí en la opinión personal de este trabajo y q no os he adjuntado (xq son opiniones personales sin importancia... y tampoco soy un experto en arqueología
    ). Lo escribí hace 6 años, pero para mi sigue teniendo la misma validez:

    "El patrimonio es nuestro pasado, el cual nos ayuda a afrontar el futuro sin sensación de desarraigo, ni cultural, ni social. Si acabamos con este patrimonio o lo convertimos en una obra actual, perdiendo así su identidad, no habrá pasado al que recurrir para fijar nuestro presente, ni tampoco para sentir nostalgia por él y enorgullecernos de lo que un día fuimos."

     

     

  25. #76 A.M.Canto 13 de ene. 2008

    Más documentación. El que sigue es un trabajo de curso reportado por J. Blanco en la Lista de terraeantiqvae. Procede un hilo de foros de la UNED sobre el mismo tema del teatro, y lo firma "gericault", de Tenerife, aquí. Lo voy a transcribir con ambas venias (espero), porque contiene detalles y precisiones poco comentadas en prensa sobre algunos errores muy concretos, que me permitiré resaltar, entre otros:

    «Cuando estaba en primero de carrera (corría el año 2001), asistí a un curso de "Patrimonio al Debate" y mi investigación final consistió en la polémicas restauraciones del Teatro de Sagunto. Os pego mi trabajo, xq recoge bastante información sobre el tema y puede conseguir de q nos hagamos una idea de en q consistió la "restauración" de Grassi y Portaceli.

    "LAS POLEMICAS RESTAURACIONES EN EL MUNDO ANTIGUO. EL TEATRO ROMANO DE SAGUNTO

    Aunque últimamente hayamos visto proliferar las intervenciones en nuestros monumentos de forma rápida, no han ido con la misma velocidad, los estudios sobre nuestro patrimonio y lo que este nos puede transmitir, o lo que es mejor, enseñar. Es por esto mismo que hablamos de intervenciones y no de restauraciones, ya que sería impropio utilizar este último término, para designar a actuaciones que se caracterizan por su falta de documentación y rigor. De todas formas, no todas las intervenciones se realizan mal, sino que todo depende del interés que despierte el monumento que se va a someter a restauración. En este caso, el monumento a investigar es el Teatro Romano de Sagunto, el cual se encuentra entre los primeros a los que el Estado dio tal calificativo. Tras la destrucción ejecutada por el hombre en la baja antigüedad, convirtiéndose en un esqueleto al ser saqueado de toda ornamentación y de los sillares que conformaban sus partes más nobles, la majestuosidad y potencia de su estructura se han mantenido expresando la sabiduría y conocimientos técnicos de sus constructores y ha sido causa de admiración y curiosidad, por todos los que han sentido y sienten la atracción por el pasado y sus variantes.

    Existen arqueólogos que tienen diferentes conceptos sobre la restauración y rehabilitación de los monumentos, pudiéndose englobar en tres grupos:

    - Arqueólogos no intervencionistas: esta postura deja en manos de los arquitectos la libertad para hacer lo que quieran. Este extremismo llevaría a la gloria (o lo contrario) a un arquitecto y a la empresa que lo dirige, manteniéndose el arqueólogo relegado a un plano secundario.

    - Arqueólogos que sólo permiten unas "restituciones mínimas": aunque este concepto es muy débil, y si no sólo hay que ver el teatro romano de Sagunto o monumentos comparables a este. Este sentido ha conseguido convertir en un caos, monumentos y tipologías arquitectónicas.

    - Arqueólogos clásicos: promueven la restauración profunda de los monumentos, y se preocupan por como deberían ser las relaciones entre arqueólogos y arquitectos, aunque estos últimos están mejor situados que los primeros.

    La problemática relación de los dos profesionales antes nombrados se ha sacado a la luz tras las opiniones sobre la rehabilitación del Teatro de Sagunto, monumento al que va dirigido este trabajo. En estos últimos años, algunos arquitectos han criticado la situación penosa a la que se ven sometidos los arqueólogos, haciendo de esta forma una crítica indirecta hacia sus compañeros arquitectos Grassi y Portaceli, que llevaron a cabo la rehabilitación ejercida sobre el monumento mencionado. A pesar de estas críticas, los arquitectos han englobado el trabajo que debería ser ejercido por los arqueólogos, los cuales son los que conocen sobre los temas de Patrimonio y Arqueología, ya que un arquitecto intervendría guiándose solamente por la estética.

    Las leyes españolas, que rigen el desarrollo científico de la investigación arqueológica y la materia de patrimonio histórico, viven en una constante renovación. Por ejemplo, la ley de 1985 sustituye el término de ruina-monumento, por el de bien de interés cultural. Este término hace que el concepto que se tiene de un arqueólogo no sea el de experto en ruinas, y se le juzgue por sus estudios y su documentación. En la actualidad, el turismo cultural crece, por lo que se demanda espacios históricos, es ahora cuando los arqueólogos deben aprovechar para demostrar que sus investigaciones son estudios con base y argumento.

    Una sentencia del Tribunal Supremo de Valencia, acaba de avivar la polémica en lo referido a la rehabilitación llevada a cabo en el Teatro Romano de Sagunto. Esta sentencia ha declarado ilegal dicha intervención, basándose en el artículo 39.2 de la ley de Patrimonio Histórico Español, que contiene una redacción del artículo 19 de la antigua Ley del Tesoro Artístico que prohibía toda reconstrucción en los monumentos. La redacción matiza esta ley, utilizando términos ambiguos que dan pie a confusión. Ante la poca claridad que esta ley transmite, los jueces han aplicado una interpretación general, a pesar de que a éstos no se les debería permitir juzgar casos en los que entre en juego la restauración arqueológica. Las redacciones de la ley tampoco resolverán el problema, ya que los intentos de precisión sólo serán los desencadenantes de más dificultades. Para mejorar una ley, esta debe ser discutida y elaborada por las personas implicadas en el cuidado y la conservación de nuestro Patrimonio Cultural, siendo esta fruto del sentido común y de lo lícito y correcto, si no será imposible que exista una ley que garantice una adecuada restauración de los monumentos. Todo esto se corresponde con los criterios de restauración, basados en una situación cultural concreta.

    Un ejemplo en los errores cometidos en la intervención al Teatro de Sagunto: la cávea tiene un boquete debido a que la "restitución mínima" de las gradas ha desajustado su ritmo compositivo, de modo que en la parte superior irrumpe la bóveda de un pasillo subterráneo de distribución, al no haberse calculado que las losas que recubrían los asientos iban sumando altura a las gradas.

    Los extremos de la cávea se han consolidado como si fueran parodoi, elemento que no tiene lugar en un teatro latino, aunque para conseguir ese plano vertical se recurriera a volar con un cartucho de dinamita una parte de la estructura romana.

    También el escenario se había ensanchado, sellando las substrucciones del frente escénico y del proscenio, con un piso de cemento sobre el que se elevan los restos de dos valvas.

    Pueden elaborarse trabajos orientados a subsanar esos errores. No podemos tener un planteamiento rígido en cuanto a la restauración. Por eso, esas intervenciones mínimas, a veces irreversibles, son tan peligrosas como una restauración de mayores ambiciones, siendo por este motivo, por lo que el informe arqueológico es decisivo para optar por uno o por otro grado de intervención. Para conocer la articulación constructiva, la arqueología clásica dispone de un método basado en el estudio directo del monumento. Se han realizado la planta y las secciones arqueológicas del Teatro de Sagunto en la documentación aportada por Emilia Hernández en 1986 y esas conclusiones sí que han sido utilizadas en la rehabilitación planteada por el proyecto, de modo que el recubrimiento de las gradas, la anchura y distribución de los praecinctiones, el lugar en que se elevan los baltei, la correspondencia y servicio de cada uno de los vomitorios y la consiguiente altura del edificio escénico por los que se decide el proyecto de los arquitectos G. Grassi y M. Portaceli, incorpora el resultado de un análisis arqueológico. Por una vez el equipo arqueológico no se ha limitado a hacer un simple seguimiento de la obra, sino que ha ido por delante, frente a cuyas propuestas se ha manifestado disconforme.

    La contemplación de las formas romanas desprovistas de decoración, produce una impresión de proyecto inacabado y eso puede achacarse al proyecto del Teatro de Sagunto: un cuerpo arquitectónico de ladrillo depositado sobre la cimentación pétrea romana, limpio y claro, que cobija en su interior capiteles, inscripciones y mosaicos procedentes de la ciudad de Sagunto.
    Hay quien opina que la memoria del lugar no justifica una restauración. La intervención de G. Grassi y M. Portaceli partía de unos criterios que pueden tomarse como defendibles, pero que analizados no soportan una crítica rigurosa. G. Grassi atribuye a anteriores intervenciones objetivos y criterios que parecen infundados y subjetivos, al definir el estado del monumento como una ruina artificial. En base a ello, se establecían las justificaciones de su actuación. Pero esto no podía resultar excusa para el tipo de intervención realizada, que se desentiende de la originalidad del propio monumento para plantear una idea propia sobre el mismo que acaba implantándose por encima de toda otra consideración.No puede afirmarse que el proyecto se haya basado en un conocimiento científico del edificio, ni que haya sido respetuoso con éste. Ni se hizo la adecuada investigación previa a la fase del proyecto, ni los resultados obtenidos de los hallazgos o estudios posteriores han provocado las modificaciones que hubieran sido de rigor, lo que lleva a suponer que tales datos no importaban a los autores del proyecto.

    Como ejemplo: la reconstrucción del muro de cierre de postscaenium. En sus orígenes seguramente fue ejecutado en dos fases y presentaba exteriormente una estructura de machones de refuerzo de opus quadratum, cuyos grandes sillares habían sido arrancados ya de antiguo, pero de los que quedaban las huellas, con relleno de sillarejos de opus vittatum. Respecto al remontaje de algunos elementos de los órdenes que decoraron el frons scaenae, parece un intento serio de mostrar lo que pudo ser la ornamentación del teatro. Las columnas se han dispuesto con una proporción rechoncha, lo que las priva de la elegancia y de la armonía que caracteriza a los órdenes clásicos. Parece que la escena tuvo triple orden, lo que el montaje realizado se encarga de contradecir. La reconstrucción del edificio escénico es errónea en la altura, pues queda achaparrado al no haber alcanzado la altura que debió tener originalmente. Las superficies que se presentan, ni siquiera una cuarta parte son restos originales romanos.

    A este efecto contribuye en gran medida la reconstrucción del graderío realizado en un material, distinto del original tanto en color como en textura, pues frente al color gris azulado de los sillares opus quadratum de caliza local se ha utilizado un aplacado de piedra blanca de tipo travertino, de Teruel. A esto le unimos la arbitraria decisión de interrumpir las scalae en los corredores o balteus.

    ¿Hasta qué punto se justifica una intervención de esta envergadura en un monumento histórico? Existen dos tipos de justificaciones:

    a) En primer lugar se apela a que históricamente ha habido intervenciones de cada época en los edificios, llegando alguna a tener tanta o mayor calidad que la obra original. La existencia de una mayor conciencia histórica y de un respeto hacia el legado del pasado, en este caso arquitectónico. Nuestra época se caracteriza por haber plasmado este sentir en legislaciones protectoras de este legado. En este caso nos enfrentamos con la esencia misma del concepto de conservación de un patrimonio. Argumentar que igual que se hizo en esas épocas se puede hacer hoy, es un contrasentido histórico, y será en su concepción y actitud, arquitectura de otra época, no arquitectura actual. En cualquier caso debe respetar la esencia y la naturaleza del monumento, no sobreponerse a él, ni menos ocultarlo o enmascararlo detrás de la obra actual. Y respetar su esencia puede en muchos casos querer decir respetar su estado de ruina. Conviene aquí preguntarse hasta que punto es necesario que todos los monumentos vuelvan a recuperar un uso. Hay muchos que merecen quedar como meros símbolos. Y si hace falta un teatro, hay muchos lugares en que poder edificarlo.

    b) Otro de los argumentos es la supuesta restauración del espacio original. La recuperación del espacio primigenio original, choca con la conservación de la materia auténtica del monumento. Lo que no tiene sentido es una restauración cree un espacio nuevo o transforme el original. En un monumento llegado a nosotros en estado de ruina, su espacio ruinoso no será el "auténtico" original, pero puede llegar a cobrar significación propia como ruina, y por tanto nueva autenticidad.

    El atractivo y la veneración que para nuestra sociedad encierran muchos monumentos, no cabe duda que en muchos casos se desvanecería tras actuaciones de reconstrucción como la aquí realizada. La idea de recuperar el espacio original no puede tomarse como válida en todos los casos y cuando hay serias dificultades para conocer su auténtica forma, y más cuando exige realizar un volumen de obra que rivaliza con las partes originales conservadas, resulta dudosa su validez como criterio de actuación. Es comprensible que una parte de la sociedad haya entendido que la obra ha supuesto una agresión contra el monumento. Y que hayan intentado detener esa agresión por todos los medios, incluidos los legales.

    En la actualidad, quince meses después de que el Tribunal Superior de Justicia confirmara la sentencia dictada en 1993 a favor de la reversibilidad del Teatro Romano de Sagunto, la Generalitat ha anunciado las zonas en que se realizarán los trabajos que devolverán al recinto al estado en que se encontraba en 1988. Todas las obras de nueva construcción en parte del escenario, los laterales y las gradas serán derribadas hasta dejar el teatro tal y como estaba antes de la polémica intervención de los arquitectos Grassi y Portaceli.

    El derribo podría costar unos seis millones de euros y, no comenzará hasta septiembre. Todos los informes sobre la reversibilidad de las obras en la zona de la gradería son favorables tras la realización de diversas catas sobre la zona. En cuanto a la zona del escenario, la reversibilidad será posible hasta cuotas de 1/20, ya que este a partir de este nivel cuando hay peligro de tocar la piedra original. Habrá partes del escenario en las que será posible intervenir en mayor profundidad debido a que la obra de mármol no está nivelada. Es imposible devolver los restos arqueológicos hallados y sacados del teatro cuando se hicieron las obras. Estos restos pasarán a exponerse en uno de los museos de la localidad, en la denominada casa del Mestre Penya.

    El proyecto definitivo de restauración será elaborado por una comisión multidisciplinar, en la que tendrán cabida desde arquitectos a delineantes, pasando por historiadores. Los miembros de esta comisión debatirán exclusivamente cuestiones técnicas. La sentencia prohibe la nueva construcción y sólo indica la demolición de la obra nueva y la adecuación del recinto para que éste tenga finalidad funcional y pueda ser utilizado por el público. Se harán las reformas pertinentes para evitar las filtraciones de agua que han perjudicado durante estos años la piedra original de la gradería."

    Espero q os haya gustado mi trabajo, si véis algún fallo me lo decís.

    Las fuentes q utilicé fueron:

    - El Teatro Romano de Sagunto: Génesis y Construcción. LARA ORTEGA, Salvador
    - Revista de ARQUEOLOGÍA, nº 147
    - Revista de ARQUEOLOGÍA, nº 150
    - Revista de ARQUEOLOGÍA, nº 153

    Para finalizar, voy a citar algo q escribí en la opinión personal de este trabajo y q no os he adjuntado (xq son opiniones personales sin importancia... y tampoco soy un experto en arqueología). Lo escribí hace 6 años, pero para mi sigue teniendo la misma validez:

    "El patrimonio es nuestro pasado, el cual nos ayuda a afrontar el futuro sin sensación de desarraigo, ni cultural, ni social. Si acabamos con este patrimonio o lo convertimos en una obra actual, perdiendo así su identidad, no habrá pasado al que recurrir para fijar nuestro presente, ni tampoco para sentir nostalgia por él y enorgullecernos de lo que un día fuimos."»

  26. #77 A.M.Canto 13 de ene. 2008

    Bueno, Jeromor, ha quedado repetido, no he visto el suyo en el ratito que he empleado en documentar el trabajo citado, acortar espacios sobrantes y destacar en negritas algunas cosas que me parecían más relevantes. Lo siento por el respetable, y por el gasto de espacio ;-)

  27. #78 lucusaugusti 13 de ene. 2008

    Gracias enki paterna por sus palabras.

    Este último texto que carece de autoría, creo que en ningún caso justifica la demolición del actual teatro de Sagunto. Un profesional de la arqueología opina que la obra pudo haber sido ejecutada de otra manera y para ello lo justifica con hipótesis en el aire de como el edificio pudo ser en original. Un arqueólogo o historiador realiza una crítica a un obra. Respetable opinión y que aporta más argumentos para conocer.

    Pero la obra de Portaceli y Grassi no destruye el edificio antiguo, que lo resalta eliminando los falsos añadidos miméticos con una falsa ruina y que convertia al edificio en un teatro "a la griega."

    El edificio tiene un interés que sobrepasa al valor de ruina, como Abamia sobrepasa al valor de ruina.

    En la historia los edificios se han reconstruido una y otra vez, es señal de cultura y de pulso cierto. En Sagunto podemos leer lo antiguo integrado en un uso original. No esta de mas reproducir este texto:

    “Y aquellos jueces condenaron a Adriano. Por atreverse a construir de nuevo el Panteón.” Había levantado a los dioses la más espléndida arquitectura jamás construida por los hombres. Y además, había utilizado materiales nuevos...........Y sus descendientes en Córdoba se asombraros al ver una catedral, hecha con nuevos materiales, levantada sobre el petrificado bosque de palmeras Omeya. Los jueces, imbuidos de sopladas ortodoxias, condenaros a Hernán Ruiz por atreverse a maridar la Mezquita con su fantástica Catedral.................Y sus descendientes en Granada, se quedaron pasmados al contemplar un palacio renacentista, hecho con nuevos materiales, alzándose sobre la llorada Alambra. Los jueces, investidos de ínfulas nacionalistas, condenaron a Pedro Machuca por atreverse a implantar el increíble palacio de Carlos V sobre el paraíso nazarí de La Alambra................
    Alberto Campo Baeza, arquitecto: “Jueces inicuos e ignorantes: a propósito del Teatro Romano de Sagunto”

    Al resto de Europa esta polémica les produce estupor: los españoles a garrotazos por algo que desconocen.

  28. #79 A.M.Canto 13 de ene. 2008

    Ya van 3 veces que nos mete la misma chapa de Campo Baeza, en los mensajes 2, 33 y 78.

    ¿Por qué no cambia un poco el disco, y nos pone algún ejemplo (uno o dos sólo), de ese "estupor que esta polémica le produce al resto de Europa", según Ud. Siendo Europa tan grande, y habiendo tanto "estupor" en ella, no le será muy difícil encontrarlos. Con el url o la cita completa, claro.

  29. #80 A.M.Canto 13 de ene. 2008

    Pasaré ahora a todos los interesados en la documentación real de este debate una contribución histórica curiosa, casi "prehistórica", porque es de 1987: El dictamen de los arqueólogos a los que en su día se encargó el 

    "INFORME SOBRE LA REINTEGRACIÓN Y REHABILITACIÓN DEL TEATRO ROMANO DE SAGUNTO" 

    Ponentes: 
    Emilio Jiménez Julián 
    Enrique A. Llobregat Conesa 
    Rafael Ramos Fernández 
    Ple: 21 de diciembre de 1987 

    Parece ser el único informe sobre el teatro digitalizado en el website de Documents del Consell Valencià de Cultura: http://cvc.gva.es/archivos/5.pdf. Al comienzo van unas páginas historiográficas bastante completas, y sobre el pésimo estado por aquellas fechas del monumento. Señalan la gran culpabilidad del ayuntamiento en ello, por sus permisos para celebrar en el teatro cualquier tipo de acto, y la mala vigilancia nocturna, donde ya enlazo con: 

    "IV.- En esta situación, lamentable y dramática para la conservación del teatro romano de Sagunto, surge, propiciada por la Dirección General del Patrimonio de la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana la propuesta de una actuación eficaz sobre el conjunto monumental, que se encargó a dos arquitectos especialistas en este campo, Giorgio Grassi y Manuel Portaceli. Las opciones podrían ser enfocadas desde múltiples puntos de vista, Y CABRÍA QUIEN PRETENDIESE UNA RECONSTRUCCIÓN DEL MONUMENTO, LO QUE VA CONTRA LA LEY. LA RECONSTRUCCIÓN ADEMÁS ES IMPOSIBLE PORQUE AUNQUE NOS SON CONOCIDOS NUMEROSOS DE LOS ELEMENTOS QUE FORMARON PARTE DE LA DECORACIÓN DE LA ESCENA, NO HAY NINGÚN DOCUMENTO QUE DÉ IDEA DE COMO ESTABAN DISPUESTOS Y DISTRIBUIDOS. NO SE PUEDE, COPIANDO DE ACÁ Y ALLÁ, INVENTAR DE LA NADA UNA FACHADA ESCÉNICA QUE EQUIVALGA A LA QUE EXISTIÓ EN SU DÍA. Toda esta obra nueva va realizada con encofrados o con ladrillo, ambas técnicas son de tradición romana, pero no se busca con ello la mímesis sino la distinción entre la obra nueva y la obra antigua en todo momento. A nuestro juicio la solución es completamente satisfactoria y obvia todos los problemas que han sido expuestos a lo largo de este informe. 

    Desde ese punto de vista nada mejor que se lleve a cabo el proyecto Grassi-Portaceli, en lo posible con la máxima celeridad a fin de salir al paso de los peligros de deterioro cada vez más crecientes y alarmantes. [...] 

    CONCLUSIONES: 

    1ª.- El Teatro Romano de Sagunto, Monumento Histórico Artístico desde 1896 se ve sometido a un continuo y acelerado deterioro, debido a las destrucciones voluntarias de que fue objeto en el pasado siglo y en la actualidad al uso abusivo y descuidado que se ha hecho de él para toda suerte de actividades incompatibles con su conservación, actividades que han deteriorado no sólo lo que quedaba de antiguo sino incluso los trabajos de consolidación y restauración más recientes. 

    2ª.- NO SE PUEDE RECONSTRUIR AQUELLO QUE NO SE HAYA AMPLIAMENTE DOCUMENTADO. ADEMÁS QUE LA LEGISLACIÓN ESPAÑOLA EN ESTA MATERIA SIEMPRE HA EXIGIDO QUE SE EVITARÁ LA RECONSTRUCCIÓN SIN LA DOCUMENTACIÓN NECESARIA –QUE NO EXISTE EN ESTE CASO CONCRETO– CUALQUIER INTENTO EN ESE SENTIDO SE CONVERTIRÍA EN UN PASTICHE, CONTRA LA ARQUEOLOGÍA, LA HISTORIA Y EL ARTE. 

    3ª.- Se ha de buscar por tanto una fórmula cual es la reintegración arqueológica propuesta por los autores del proyecto, Sres. G. Grassi y M. Portaceli, que es la que ofrece más garantías de conservación de lo antiguo y de adecuada utilización de las partes de nueva fábrica que habrán de ser construidas para volver a dar al edificio sus volúmenes completos y una posibilidad de uso que no sea destructor del monumento como acontecía hasta ahora. 

    4ª.- Por todo lo expuesto creemos que es deseable y urgente que se lleve a cabo la ejecución del proyecto presentado."

    Hemos de ubicarnos en el momento histórico-político de este informe. Y, leyendo atentamente los dos sectores que he destacado, me da la impresión de que no opinaron sobre lo que se iba a hacer realmente, sino lo que parecía que se iba a hacer, y que más bien ya se temían lo que podía pasar: hubo reconstrucción sin contar con elementos originales ni datos para hacerla, y el teatro acabó siendo "UN PASTICHE, CONTRA LA ARQUEOLOGÍA, LA HISTORIA Y EL ARTE." Proféticos.

  30. #81 Baebio 13 de ene. 2008

    "Pero la obra de Portaceli y Grassi no destruye el edificio antiguo, que lo resalta eliminando los falsos añadidos miméticos con una falsa ruina y que convertia al edificio en un teatro "a la griega.""

    Pero lo más gracioso es que no elimina estos falsos añadidos, o por lo menos todos. Si no vea toda esa gran parte derecha de la grada, con puerta al exterior incluida, que no se observa en foto de principios de siglo, y sí en la de los años ochenta y que continúa estando en la actualidad.

  31. #82 Baebio 13 de ene. 2008

    Perdón, por lo menos no todos.

  32. #83 giannini 13 de ene. 2008

    AM Canto, #73 , ya supongo que en el año 1986 la única ley de Patrimonio aplicable a las obras de Sagunto fue la LPHE (1985), que además, siempre es de aplicación subsidiaria a falta de regulación por parte de las CC AA en el asunto que se pueda ventilar. En este mismo sentido, la ley de Patrimonio de la Comunidad Valencia, es muy parecida a la LPHE, y también prohibe –tal y como nos muestra- la adición de volúmenes o las reconstrucciones, y entiendo que esta última será la que, si se modificase aceptando la "reconstrucción", podría alegarse en la fase de ejecución de la sentencia.

    Sigo creyendo que la CE garantiza la “irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales”, y sólo de éstas. En las demás disposiciones, sean del orden civil o penal, cualquier disposición puede tener carácter retroactivo, y repito el ejemplo (conocido por todos): en una población, un constructor levanta dos plantas más que las autorizadas en la licencia de obras; un vecino denuncia la situación irregular; se genera un pleito que pierde el constructor y es obligado a demoler lo que edificó a mayores de lo que le concedía la licencia y/o el plan de ordenación urbana; en estos enjuagues, resulta que se aprueba un nuevo plan de ordenación urbana que, curioso-curioso, permite construir en la misma zona dos plantas a mayores; el constructor alega esta circunstancia en la fase de ejecución de la sentencia y el tribunal acepta el carácter retroactivo del nuevo plan de ordenación municipal porque es favorable para el constructor, y las dos plantas se quedan en donde estaban. Le aseguro que esto es el pan nuestro de cada día. Si nos vamos al caso de Sagunto, y en el caso hipotético en que la ley de Patrimonio de Valencia se modificase y diese amparo legal a lo construido por Grassi y Portaceli, estoy convencido de que se podría alegar esta circunstancia en la fase de ejecución de la sentencia y todo se quedaría como está.

    Lo que me interesa destacar es que en mi opinión, cuanto más antiguo es un bien mueble o inmueble, más ligera debe ser la intervención que se realice sobre él ("mínima intervención"); y en el caso de Sagunto, sí me parecen de aplicación las técnicas de consolidación de ruinas. De lo que no me cabe la menor duda es de que si no se interpuso geotextil o se actuó de modo que las obras realizadas sean reversibles, muy poca seriedad le veo a la intervención de Grassi y Portaceli.

  33. #84 giannini 13 de ene. 2008

    Corrijo:

    En este mismo sentido, la ley de

    Patrimonio de la Comunidad Valencia, es muy parecida a la LPHE, y

    también prohibe –tal y como nos muestra- la adición de volúmenes o las

    reconstrucciones, y entiendo que la primera (la de Valencia) será la que, si se

    modificase aceptando la "reconstrucción", podría alegarse en la fase de

    ejecución de la sentencia.

  34. #85 lucusaugusti 13 de ene. 2008

    "No sé qué hacer con el Teatro Romano" La consejera de Cultura dice que le "ha caído un marrón"

    LYDIA GARRIDO - Valencia - 10/01/2008 El País

    "No sé, no sé qué hacer con el Teatro Romano. Me ha caído un marrón". La consejera de Cultura, Trini Miró, fue incapaz ayer de decir cómo ejecutará la sentencia del Tribunal Supremo que obliga en el plazo de 18 meses a revertir las obras que realizaran en los años noventa los arquitectos Giorgio Grassi y Manuel Portaceli. "No sé, no sé", repitió varias veces al ser preguntada en la presentación de un cuadro de El Greco.

    La consejera pidió "paciencia", pidió "tiempo" y excusó su falta de respuesta con un "no querrán ustedes que una cuestión que se remonta a diecisiete años tenga que dar una solución a un problema que se arrastra desde hace mucho tiempo".

    A pesar de que el PP llevó en su programa electoral de 1995 la reversión de unas obras que aprobaron los socialistas cuando estaban al frente de la Generalitat y el Ayuntamiento de Sagunto, ahora, ni Miró, ni Vicente Rambla, vicepresidente de la Generalitat, ni Vicente Ferrer, vicepresidente de la Diputación y responsable de Cultura, han sido capaces de desvelar cómo.

    El PP se enfrenta a numerosas críticas y está recibiendo la unánime opinión de arquitectos y profesionales del mundo del teatro en contra de que se intervenga en el monumento romano del siglo I. Ante eso, el Consell sólo es capaz de manifestar que no sabe qué hacer, y eso que el PP defendió incluso ante el Tribunal Superior de Justicia en 2003: que las obras eran perfectamente reversibles.

    La junta directiva de la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo (Avetid) calificó ayer de "retroceso cultural" la reversión de las obras. Por acuerdo unánime, el órgano de representación de empresas de teatro y circo acordó manifestarse ante la sociedad claramente en contra de una reconstrucción. Para ellos, "actualmente esta polémica no tiene sentido", afirmaron a través de un comunicado. "La reversión de las obras implica un retroceso en la proyección cultural de nuestra Comunidad, ya que nunca este espacio volvería a ser el que era, y muy posiblemente esta nueva intervención no haría sino agravar más aún su estado original". El colectivo empresarial considera: "El Teatro Romano de Sagunto es un icono de todos los valencianos, de nuestra cultura, de nuestra identidad y de nuestro pasado, lo mejor que puede plantearse es no volver a operar técnicamente sobre sus muros, viejos o nuevos". No entran a valorar la rehabilitación que en su día se hizo.

    http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/hacer/Teatro/Romano/elpepuespval/20080110elpval_3/Tes

  35. #86 lucusaugusti 13 de ene. 2008

    http://www.arch2.polimi.it/Eventi/Libri/Immaginilibri/grassi_hr.jpg

    mostra è dedicata al progetto di restituzione e riabilitazione del teatro romano di Brescia di Giorgio Grassi (1996-2000). Un progetto importante, che pone in primo piano, con realismo e concretezza, la questione del ruolo dei monumenti antichi nella città contemporanea. Un progetto che vuole essere “una risposta esemplificativa e possibilmente anche esemplare proprio alla questione del rapporto tra monumenti e vita quotidiana nelle nostre città, una questione che sembra però improponibile oggi, anche se l’incuria e il degrado del nostro patrimonio monumentale sono sotto gli occhi di tutti”......
    http://209.227.247.203/fa1/eventi/mos1.htm

  36. #87 lucusaugusti 13 de ene. 2008

    Teatro romano de Aspendos, de similar emplazamiento al de Sagunto.

    http://www.shoretechnology.com/tgeweb/images/Photos/AspendosTheater4.jpg

    ESTA ARQUITECTURA ANTIGUA SOLO ES FIEL A SUS AUTORES CUANDO SE PRESENTA ASI:

    http://www.gototurkey.co.uk/images/ASTO/aspendos1.jpg

    El valor de un teatro supera en su valor cultural e histórico a una ruina, en Sagunto teatro y antigüedad se presentan vivas hoy, creando ciudadanía.

  37. #88 jeromor 13 de ene. 2008

    Teatro romano de Aspendos cerrado a actuaciones por peligrar su conservación

    http://www.culturaclasica.com/?q=node/1423

    Turquía | EFE 11/04/2007

    El teatro romano de Aspendos, considerado uno de los mejor conservados del mundo, se cerrará a las actuaciones para que no peligre su conservación, informó hoy el diario turco Milliyet.

    Así lo decidió el Consejo de Conservación de Bienes Culturales de la provincia de Antalya, en la que se encuentran el teatro romano y las ruinas de la antigua ciudad griega de Pamphylia, un gran reclamo turístico del sur de Turquía.

    El teatro de Aspendos acogía desde 1995 el Festival Internacional de Ballet y Opera, además de variadas actuaciones musicales y teatrales.

    Sin embargo, un informe arqueológico reveló en marzo que la masificación de estos actos, así como el movimiento de vehículos, podían poner en peligro la estructura del teatro.

    Basándose en este aviso, el Consejo de Conservación decretó el cierre del teatro a los espectáculos, aunque permitirá su visita turística.

    El teatro romano de Aspendos, construido en el siglo II sobre los restos de uno anterior griego, posee un diámetro de 96 metros y capacidad para 7.000 personas.

    Durante el gobierno de los turcos selyúcidas (siglo XIII) fue reparado y se le añadió la entrada que se usa actualmente.

  38. #89 lucusaugusti 13 de ene. 2008

    Jeromor, como siempre ha ocurrido en la historia de occidente tendrán que llamar a un arquitecto para resolver el problema, y como siempre en estos casos, cuanto más talento tenga mejores serán los resultados.

    Pero el teatro como cultura no daña a ese edificio, su mal uso sí.

    "la masificación de estos actos, así como el movimiento de vehículos, podían poner en peligro la estructura del teatro."

  39. #90 A.M.Canto 14 de ene. 2008

    Varios de 12-14 de enero en Las Provincias
    Editorial
    Teatro "inservible"
    El Colegio de Arquitectos de la Comunitat Valenciana terció ayer en la polémica suscitada a partir de la sentencia del Tribunal Supremo que obliga al Consell a revertir el Teatro Romano de Sagunto al estado que tenía antes de la desafortunada rehabilitación de Grassi y Portaceli. Y lo hizo para advertir del riesgo que el cumplimiento del fallo judicial supondría para el monumento, que, según el decano del Colegio, quedaría "inservible". No obstante, este organismo reconoce que la intervención arquitectónica nunca debió hacerse como se hizo, aunque a estas alturas, tras diecisiete años de litigios y con varias sentencias en contra de las obras, resulte innecesario decirlo.
    La advertencia del Colegio de Arquitectos parece primar en exceso el concepto utilitarista de un monumento histórico único, como el Teatro Romano, tal vez sin pararse a pensar en que su mayor valor es en sí mismo el edificio, sin que esto signifique ni mucho menos renunciar a darle un uso. Otros teatros romanos, escrupulosamente restaurados, que no reconstruidos, han sabido combinar sabiamente el respeto a la obra histórica con una programación estable. Pero, además, el Colegio de Arquitectos no debería olvidar que la sentencia del Tribunal Supremo -como cualquier pronunciamiento judicial- es de obligado cumplimiento. Guste o no guste.

    Entrevista a Tomás Llorens, Director Gral. de Patrimonio de la CV en 1986:
    El impulsor de la reforma del Teatro Romano critica que no se haya permitido al autor defender su proyecto ante los tribunales

    Entrevista al arquitecto Francisco Muñoz Antonino
    [...] ...recalcó ayer que la propia sentencia "ya establece en sí misma una reversión parcial y consensuada, que es la que se planteó en su momento. No se habla en ningún instante de una reversión total del monumento"
    [...] El arquitecto explica que por debajo de la cota establecida [1.20 m para la escena] en la resolución jurídica "quedan muchos restos, algunos de nueva obra, pero fundamentalmente estructuras romanas y algunas posteriores que no saldrán a la luz pese a la reversión". Las intervenciones realizadas "destruyeron y afectaron a partes antiguas de la estructura, pero este apartado no saldrá a la luz, tal y como establece la propia sentencia. No hay que olvidar que bajo el nivel de la escena quedan en torno a 8 o 10 metros más de profundidad"... Esta "solución intermedia y no radical", que supone mantener la obra de Manuel Portaceli y Giorgio Grassi hasta la cota 1,20 en el caso concreto de la escena, "permitirá acoger futuras representaciones sin ningún problema, por lo que la utilidad del recinto estará asegurada"...

    Entrevista al abogado J. Marco Molines
    Marco Molines critica que Camps [PP] siga posponiendo la reunión[...] Según el abogado, el conseller, además de obviar fijar una cita concreta con Camps, le explicó que el tema del Teatro "sólo tiene interés en un ámbito muy limitado (Sagunto) y por ello, no habría que darle tanta importancia como se le está dando".
    [...]Desde el Consell se mantienen abiertas todas las posibilidades, aunque todo apunta a que se busca un acuerdo con Marco Molines para que no solicite al Supremo la ejecución inmediata de la sentencia. Si el abogado aceptara la propuesta, el Ejecutivo valenciano entiende que el Teatro podría quedarse como está, al entender que el Supremo no preguntaría nunca por la ejecución de la sentencia que ordena la reversión.

    Artículo de F.P. Puche:
    El manual de Sagunto
    En el asunto de la sentencia del Supremo sobre las obras ilegales del teatro romano de Sagunto hay un manual de procedimiento virtual que ha comenzado a cumplirse desde el prólogo. Inspiradas por el eterno titubeo del PP, inflamadas por la demagogia de la izquierda, las prescripciones se están siguiendo. La primera, la duda de la consellera, su temor ante "el marrón", estaba descontada. Y sobre la orgullosa plataforma del corporativismo arquitectónico, el futuro no hará sino crecer y crecer el temor, que se adueñará de los territorios de acción y acabará determinando -¿qué duda cabe?- que la ilegal obra no se derribe jamás.
    No tengo una bola de cristal. Pero para presumir el desarrollo del manual me basta con ver los titubeos de la Generalitat desde que en 1995 asumió, con el Gobierno, la titularidad de la obra. Si cada año ha venido programando campañas de teatro, ¿por qué habrá de dejar de hacerlo? ¿Y por qué habrá de derribar una obra que aceptó y acatar una sentencia que no ha aplaudido con verdadera alegría?
    En el delicado vestíbulo de unas elecciones, es obvio que se huye de los radicalismos. Es impensable, pues, la imagen de una consellera de Cultura con casco y piqueta, dispuesta a la acción. Se requiere, oh sí, un bien pensante respeto, una afectuosa proximidad al mundo de la moda y a la crema de la intelectualidad. La señora Miró, de ese modo, habla de marrón porque no heredó de sus antecesores una carpeta con un plan para el día D que contuviera un proyecto de desmontaje redactado, adjudicado y provisto de fondos hace una década.
    ¿Para qué, además, ese esfuerzo, si un derribo cortará el anual ciclo de teatro e impedirá programar el Aristófanes desfigurado de siempre, la consabida obrita feminista y un par de conciertos de flamenco?
    El manual, ya verán, se irá cumpliendo. Estamos ya en las declaraciones corporativas y vamos a pasar a la temible recogida de firmas, la mejor alfombra para que desfile el titubeo. Antes de las elecciones, seguro, llegará la visita rogativa pastoral de Teresa Fernández de la Vega y Carmen Alborch.

    Y el punto de vista más prágmático:
    El debate beneficia al tirón turístico del teatro.
    Con la sentencia firme, expertos y hosteleros de Sagunto afirman que la polémica y la reversión dispararán las visitas

    [...] Y es que, según ha podido conocer este medio, varios centenares de visitantes acuden diariamente a conocer lo poco que queda de ruina del Teatro Romano. Es más, la curiosidad puede más que nada, y son cientos los turistas que llegan a Valencia en crucero quienes se acercan hasta la antigua Arse ibérica para conocer in situ el estado de la polémica.
    Tal y como avecina Muñoz Antonino, "ya no tiene interés ver una obra nueva. Muchos de los visitantes que han venido hasta el momento, se han marchado de Sagunto con una imagen negativa y fuera lo que se esperaban encontrar de unas ruinas".
    El arquitecto [Muñoz Antonino] considera que las críticas de los comerciantes de Ciutat Vella de las molestias que conllevarán las obras de reversión del Teatro, no tienen ningún fundamento a lo que "pan para hoy y hambre para mañana" ante el poco futuro que le augura a la obra proyectada por Grassi y Portaceli. Asegura que "es una obra que no refleja la decoración romana ni por dentro ni por fuera".
    Opinión que comparten varios hosteleros de Sagunto que, les guste la sentencia o no, afirman que la polémica está haciendo que el nombre de Sagunto aparezca en todos los medios de comunicación nacionales. 

  40. #91 Brandan 14 de ene. 2008

    Me gustaría saber Lucus, si no tiene inconveniente ¿Qué entiende usted por lo de "crear ciudadanía"? ¿Insinúa usted que fueron los arquitectos, y sus mecenas o promotores, los que crearon -por ejemplo- la ciudadanía romana? ¿No es la ciudadanía una condición indispensable para que nazcan en ella -para que se creen, en definitiva- los arquitectos?

  41. #92 lucusaugusti 14 de ene. 2008

    Ciudadano proviene léxicamente de ciudad. La ciudad como lugar ordenado donde sus habitantes con sus derechos y obligaciones son llamados ciudadanos. La urbs como lugar físico construido materializa y ordena la civitas (ciudad) como conjunto social formado por los ciudadanos. La condición de ciudadano alude, pues, a una doble dimensión: por un lado, la que lo vincula con la polis, con la esfera de lo público, de la política en tanto que participación en los asuntos públicos; y por otro lado, la que le da su nombre y lo vincula con la experiencia de la ciudad, es decir, con el locus, espacio o topos que habita. (urbs). http://www.uv.es/~fjhernan/Textos/ciudadano.doc El ciudadano y las instituciones José Beltrán Llavador y Francesc J. Hernàndez i Dobón Dentro de esta “filosofía” el edificio del teatro de la civitas romana tenía un papel principal y fundamental, por su aforo y su utilidad se alcanzaba en ellos, y como en ningún otro lugar de toda la ciudad (foro, curia, basílica....) un espíritu cívico solemne. El Teatro romano de Sagunto permite actividades para desarrollar el espíritu cívico, los sentimientos ciudadanos, con actividades culturales, tales como: danza, teatro, música, artes plásticas..... Por eso digo que el Teatro Romano de Sagunto es una máquina de ciudadanía que debe seguir en uso. Salvemos al Teatro Romano de Sagunto

  42. #93 lucusaugusti 14 de ene. 2008

    Esto es lo entrecomillado que no salió antes: "La condición de ciudadano alude, pues, a una doble dimensión: por un lado, la que lo vincula con la polis, con la esfera de lo público, de la política en tanto que participación en los asuntos públicos; y por otro lado, la que le da su nombre y lo vincula con la experiencia de la ciudad, es decir, con el locus, espacio o topos que habita." (urbs). http://www.uv.es/~fjhernan/Textos/ciudadano.doc El ciudadano y las instituciones José Beltrán Llavador y Francesc J. Hernàndez i Dobón

  43. #94 Brandan 15 de ene. 2008

    Bueno, habrá observado, ya que lo recoge ("La ciudad como lugar ordenado donde sus habitantes con sus derechos y obligaciones son llamados ciudadanos."), que estamos hablando de Derecho. La condición de que esté regulada la convivencia es anterior y debe estar necesariamente por encima de cualquier otra consideración; salvo la de existir, claro.

    Así que el asunto de las casas, las calles, los templos y los edificios públicos son un asunto totalmente secundario para la ciudadanía, y sus artífices no son más ciudadanos que el resto no crean más ciudadanía que cualquier artífice de otra técnica u oficio.

    Al parecer, algunos de ustedes se han llegado a creer de verdad que "crean" espacios, como muchas veces se oye decir, otros al parecer llegan a creer que crean universos, universos ciudadanos, por supuesto.

    "Dentro de esta “filosofía” el edificio del teatro de la civitas romana tenía un papel principal y fundamental, por su aforo y su utilidad se alcanzaba en ellos, y como en ningún otro lugar de toda la ciudad (foro, curia, basílica....) un espíritu cívico solemne."

    Es de agradecer que ponga filosofía entre comillas, porque al hablar de espíritu cívico solemne, de lo que está hablando es de religión, cosa que no me llama la atención a estas alturas, por supuesto. Permítame con todos los respetos manifestarle que me resultaría una "filosofía" un poco beata, si no fuese consciente de que hay en realidad mucho dinero de por medio, lo que le resta mucho espíritu al asunto.

    Pero volvamos a Sagunto: queda claro que el Derecho debe prevalecer, así que esto se ha reducido a que pensemos lo que pensemos la sentencia debe cumplirse, porque de otra forma estaremos desvirtuando precisamente el concepto de ciudadanía.

  44. #95 lucusaugusti 15 de ene. 2008

    Siento contradecirle. Lo que yo he escrito y a lo que me refiero nada
    tiene que ver con sus argumentaciones.
    Tratándose de un edificio romano, trato de argumentar con conceptos que
    son validos hoy igual que en la antigüedad.
    Si la filosofía es la ciencia que se ocupa “del porqué de las cosas”. La
    ciudadanía no puede ser sin la suma de la URBS y de la POLIS, edificios y
    política, y la suma de ambos es la CIUDAD.
    Y sin ciudad no existe la ciudadanía. Ni en la antigüedad ni ahora.
    Calificar el término “espíritu cívico solemne” con un término religioso es
    una gran equivocación, se encuentra en su significado justo en el otro
    extremo a lo que significa la religión. (Los malentendidos que usted tiene
    conmigo en parte se deben a esto, yo no soy un individuo religioso, soy un
    técnico.)
    Y en Sagunto lo que debe prevalecer es precisamente la ciudad, que es
    términos antiguos está por encima del derecho, y que como también sabemos
    hoy, en casos importantes la política consigue matizar las sentencias de
    derecho y se producen los indultos.
    El derecho en el caso del Teatro Romano de Sagunto ya ha terminado su
    recorrido, ahora toca a la ciudadanía actuar, la urbs + la polis,
    decidirán el futuro de ese magnifico edificio y posiblemente se decidirá
    que demolerlo es una barbaridad propia de bárbaros.
    Como usted sabe los bárbaros no eran ciudadanos.

  45. #96 lucusaugusti 15 de ene. 2008

    Un experto revela que losas del Teatro Romano se usaron para ampliar el Palau de la Generalitat en los siglos XV y XVI

    http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=3783_19_394405__

    Comunitat_Valenciana-experto-revela-losas-Teatro-Romano-usaron-para-ampliar-Palau-Generalitat El Palau de la Generalitat, sede oficial del presidente del Consell, Francisco Camps, debe bastante al Teatro Romano de Sagunt. No lo dice cualquiera, sino el principal especialista en el actual edificio presidencial, el catedrático de Historia del Arte, académico de Bellas Artes de San Carlos y ex director general de Patrimonio Histórico Salvador Aldana. R. V. M./A. G., Valencia "Se llevaban carretas con piedras del Teatro Romano. Era una cantera estupenda, tanto para el pueblo como para cualquiera que fuese allí", explicó ayer. Aldana, autor de diversas publicaciones sobre el Palau, aseguró a Levante-EMV que existen "varios albaranes" sobre la entrada de "carretas con sillares de Sagunt". Según dijo, este hecho se produjo entre los siglos XV y XVI y las piedras del teatro Romano se utilizaron para muros y también para el recubrimiento exterior e interior de paredes. Las explicaciones del ex director general de Patrimonio Histórico del Consell -durante el último año de Gobierno de Joan Lerma- sirven para reorientar el debate sobre "el valor antiguo" de las ruinas que quedan debajo de la obra de rehabilitación realizada en los años 80 en el teatro. También para evidenciar que hay otras muchas edificaciones reconstruidas y retocadas con el paso del tiempo. El Tribunal Supremo dictaminó recientemente que la intervención en la grada y la escena del monumento saguntino debe ser demolida en un plazo de 18 meses para devolverlo a su estado anterior.Testigo de la obra del conserje Para Aldana, sin embargo, de ese valor antiguo "sólo queda la situación", puesto que el monumento fue "abandonado" y en algunas partes reducido a "piedras asquerosas". Un ejemplo: entre las numerosas intervenciones realizadas en los años 40 y 50, el académico recuerda haber sido testigo visual de cómo el conserje "se dedicaba con una barchilla de yeso a poner piedras en una especie de escalones". Por ello, el catedrático afirmó que "sería un crimen" la demolición. No obstante, precisó que la sentencia dice lo que dice y no caben vías intermedias: "Conforme a la ley, no queda más remedio que derribar". Ahora bien, ¿qué va a quedar después? "Un empastre". Así de claro se manifiesta el especialista en Historia del Arte. "Si hay alguna posibilidad de quitar todo lo que hay ahora quedarán unos escalones cavados en la montaña, nada más". Eso y "ladrillos, arcos y lo que no se llevaron porque no interesaba". "Si cada uno de los vecinos del Sagunt antiguo cogiera una piedra de sus casas podrían reconstruir el teatro con eso", sentenció. Claro que la oposición a la piqueta no quiere decir que Aldana apruebe a pies juntillas la actuación realizada en el Teatro Romano. "Se debió hacer de una manera menos agresiva", declaró a este diario, al tiempo que compartió la idea de que podía haberse edificado en otro lugar de la montaña. "Pero ahora ya es una cosa hecha y deshacerlo, ¿para qué? Se ha convertido en un combate político y en estos la cultura sale siempre mal parada", sentenció.

    Más de 30 colectivos de Sagunt se manifestarán contra el derribo

    http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=3783_19_394409__Comunitat-Valenciana-colectivos-Sagunt-manifestaran-contra-derribo

    Más de 30 colectivos de Sagunt decieron ayer aunar esfuerzos contra el derribo de las obras de rehabilitación del Teatro Romano. Unas 130 personas llenaron el salón de actos de la Casa de Cultura Capellá Pallarés y acordaron diversas acciones para mostrar su rechazo a la reciente sentencia del Tribunal Supremo. Uno de los gestos más contundentes será la concentración prevista para el próximo día 29, a las puertas del ayuntamiento, a partir de las 19 horas. Empresarios, agricultores, amas de casa, políticos y sindicatos confirmaron ayer su participación en éste y otros actos para pedir que se termine la remodelación del monumento y se fomente su uso cultural. La asamblea había sido promovida por el Col.lectiu Pel Patrimoni, que ha previsto poner a la venta nuevos carteles con la leyenda "Salvem el Patrimoni" para que los vecinos puedan colgarlos en los balcones "como una muestra de rechazo a la demolición". Al encuentro asistieron representantes de todos los grupos políticos municipales y de Esquerra Republicana. El periodista Antoni Gómez leyó un manifiesto que, con algunos retoques, se presentará como moción al pleno municipal e incluso al de la Diputación de Valencia, pues el diputado socialista Miguel Chover se comprometió a hacer las gestiones oportunas. Aunque los ediles de PP y Segregación Porteña no llegaron a tomar la palabra, desde el Col.lectiu se confía en lograr su apoyo a las reivindicaciones. "Al principio de la reunión, invitamos a que la gente partidaria del derribo se fuera, pero nadie se movió", decía un portavoz.

    El director de la Escuela de Arquitectura afirma que el monumento "sufrirá" si se ejecuta el fallo

    http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=3783_19_394407__Comunitat-Valenciana-director-Escuela-Arquitectura-afirma-monumento-sufrira-ejecuta-fallo

    Bosch rechaza la demolición y está convencido de que existen resquicios legales El director de la Escuela de Arquitectura de Valencia, Ignacio Bosch, se suma a las voces contra el derribo del Teatro Romano de Sagunt. "Pienso que no tiene sentido hoy, después de veinte años con el asunto en danza, desmontar lo que se hizo", afirmó ayer el catedrático de Proyectos de la Universidad Politécnica de Valencia a Levante-EMV. Aporta un argumento doble para sostener su opinión. Por un lado, se declara "convencido de que la sociedad valenciana ha aceptado la obra" realizada por Giorgio Grassi y Manuel Portaceli y "la considera ya suya. Hoy es un lugar de encuentro y de actividad social y cultural. No demanda para nada el desmontaje. El contexto es diferente". Por otra parte, el experto da por seguro que el edificio "sufrirá" si se ejecuta la demolición, tal como recoge la última resolución del Tribunal Supremo sobre el teatro. Bosch, que ha firmado también intervenciones sobre el patrimonio histórico (es el director de la restauración de la Basílica de la Virgen de los Desamparados de Valencia), invita a una reflexión sobre el concepto de reversibilidad, tan en boga desde la sentencia del alto tribunal. "La reversibilidad total es imposible", declaró tajante a este diario. El arquitecto defiende que las transformaciones del patrimonio "nunca han sido ortopédicas", de quita y pon, sino que son para continuar mostrando los valores del edificio y conservar su uso. En este sentido, se pregunta si alguien se planteó en algún momento que la portada barroca de la Catedral de la Valencia (la puerta de los Hierros) fuera reversible. "Si aplicamos la sentencia no podríamos ver la mezquita de Córdoba tal como está ahora, ni la Alhambra con el palacio de Carlos V, ni la Catedral de Valencia", aseveró Bosch. Y agregó: "Me preocupa que seamos capaces de admirar monumentos antiguos con el mismo procedimiento que ordenamos el desmontaje". Interpretación errónea de la ley El director de la Escuela de Arquitectura, que no descarta que el centro apruebe una declaración formal sobre el caso (Portaceli es profesor de la institución), atribuye la situación judicial del teatro a que los jueces "no han interpretado correctamente la ley" de Patrimonio (de 1985). El artículo clave -el que prohíbe la reconstrucción de edificios históricos salvo que se usen materiales antiguos- "se puso para lo contrario de lo que se ha hecho en Sagunt: para evitar los falsos históricos, pero aquí no hay copia, sino una interpretación esencializada", afirma. Ignacio Bosch manifiesta su seguridad sobre la existencia de soluciones para evitar la piqueta. "Seguro que la interpretación legal tiene resquicios, tanto el fallo como su aplicación a través de la ley", dice. Una actuación sobre el patrimonio no puede ser de cualquier manera, opina. De esta manera, "si va a dañar el monumento no puede ser ejecutada; no puede obligar a incumplir la propia ley". Por ese camino, y por el del acuerdo entre las partes en litigio, considera que se puede esquivar la ejecución de la sentencia. --

    Publicado por M. CVR. COMPLVTENSIS para COMMENTARIOLA HISPANIAE el 1/15/2008 08:36:00 PM

  46. #97 ofion_serpiente 18 de ene. 2008

    Yo, la verdad, no he leido todo el foro, transcripción de opiniones extrañas en muchos casos. Yo creo que opino como Giannini en #7. ¿era realmente necesaria la reconstrucción o era mejor simple consolidación?.
    Por otra parte, las fotografías que ha puesto lucus del teatro de Aspendos, me gusta. Me parece hermosa la reconstrucción, no así la de Sagunto

    Por cierto, creo recordar que "civilis" venía a significar algo así como "energúmeno" (no tengo aquí el texto en el que lo leí, pero se que era de Ortega y Gasset y creo que ninguno de los dos se equivocaba)

  47. #98 ofion_serpiente 18 de ene. 2008

    me iba a atraver a hablar desde una especie de intuición pero prefiero no hacerlo, pero así arriegándome un poco no creo posible una equiparación Urbs-Civitas

  48. #99 A.M.Canto 18 de ene. 2008

    Ofión: Y acierta Ud., no son asimilables y ni siquiera comparables, porque urbs es un concepto físico y civitas lo es jurídico. Sólo se puede encontrar en raras ocasiones por metonimia.

    Pero ya sabe (es Ud. un veterano del portal) que con algunos es mejor ni molestarse en aclarar este tipo de "minucias", que sobre la piedra resbalan y nunca calan...

  49. #100 ofion_serpiente 18 de ene. 2008

    Era algo así Dra., pero no quería expresarlo sin estar en mi "cueva" y tener mis datos y mis fuentes. Gracias

  50. Hay 152 comentarios.
    página anterior 1 2 3 4 página siguiente

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba