Autor: azenor
lunes, 17 de enero de 2005
Sección: Artículos generales
Información publicada por: azenor


Mostrado 19.352 veces.


Ir a los comentarios

Sacrificios humanos y de animales

He aquí una interesante referencia sobre los sacrificios entre los celtas. RENERO ARRIBAS, V.M (1999): Diccionario del mundo Celta, Alderabán, Madrid: 170-172

sacrificios de animales

SACRIFICIOS DE ANIMALES.- La realización de sacrificios de animales como parte de los rituales religiosos era algo común a los diversos pueblos de Europa en la Antigüedad, y por tanto también entre los celtas*. El sacrificio de animales supone la sustracción de un importante aporte a la economía y la alimentación de la comunidad, por lo que se realizaría en casos excepcionales vinculados a épocas de crisis, en las que era más necesaria la búsqueda del apoyo divino y de la cohesión social a través del ritual. Las menciones en los textos clásicos son escasas: Plinio (HN, XVI, 249) describe entre los galos* el ritual druídico de la recogida del muérdago*, en el que se incluía el sacrificio de dos toros* blancos; Estrabón (III,3,7) cita los sacrificios de caballos* y prisioneros que los pueblos del norte de la Península Ibérica realizaban en honor de Ares; Horacio (Carm. III,4,34) y Silio Itálico (III, 361) aluden al sacrificio de caballos entre los cántabros*, ritual que incluía el consumo de su sangre; finalmente, sabemos que los lusitanos sellaban sus alianzas inmolando un caballo y un prisionero. Representaciones de sacrificios encontramos en el Caldero de Gundestrup*, nuevamente con caballos como ofrenda, o en un vaso cerámico procedente de Numancia donde aparece un personaje tocado con un gorro cónico sujetando con su mano derecha una jarra y con la izquierda las patas de un ave encina de un altar, mientras otra personaje sujeta al animal portando una especie de cuchillo curvo. La presencia de restos de animales en santuarios* y necrópolis del período La* Tène en la Europa central e insular avala también la existencia de este tipo de sacrificios; los restos hallados formarían parte en general de los banquetes funerarios. El sacrificio incluye a diversas especies como toros o bueyes, caballos, cerdos, jabalíes, corderos, ciervos y otras especies menores. El ritual afectaba a la edad de las víctimas, algunas sacrificadas antes de su madurez, así como a su tratamiento; en algunos casos sólo conservamos determinadas partes del animal, lo que supone su consumo previo o su utilización como ofrenda; en otros casos, fue quemado o enterrado entero. En Gournay* (Francia) esqueletos de bóvidos, una vez expuestos para su descomposición, fueron dispuestos en la zanja que rodeaba el recinto y sus cabezas colocadas a la entrada del santuario; en la misma zanja, aunque separados, aparecieron los esqueletos de siete caballos. De otros animales, como cerdos y corderos, sólo se encontraron restos, lo que indica que fueron consumidos en un banquete ritual. En el santuario de Ribemont (Francia) se documentó una estructura realizada con huesos humanos y de caballo a modo de osario. En Danebury (Gran Bretaña) se encontraron restos de caballos, especialmente cráneos y patas, asociados a pozos de carácter ritual, interpretados como ofrendas a las divinidades infernales. En las necrópolis celtibéricas aparecen restos de fauna, algunos con evidencias de cremación, especialmente bóvidos, ovicápridos y équidos, destacando la significativa ausencia del cerdo*, que aluden a su utilización dentro del ritual funerario. Destaca especialmente dentro de los restos animales, la deposición de las mandíbulas, confiriéndoles en este caso un valor simbólico; en este sentido parece igualmente interpretarse los enterramientos que contienen exclusivamente restos de animales, documentados en la necrópolis de Numancia. En el yacimiento de Capote (Badajoz), entre los célticos* del suroeste peninsular, se documentaron restos de bóvidos, équidos, ovicápridos y suidos, algunos sometidos a la acción del fuego, además de objetos como trébedes y cuchillos curvos que junto con la presencia de hogueras, formarían parte de un sacrificio ritual que incluiría el consumo de la carne del animal sacrificado. En Irlanda existen igualmente menciones a este tipo de sacrificios, vinculados generalmente a la soberanía* sagrada; así, el rito denominado Tarbhfeiss, utilizado como método de adivinación* y elección del nuevo rey, incluía la inmolación de un toro, cuya carne era consumida por un druida entrando así en un sueño mántrico en el que veía al futuro rey. Giraldus Cambrensis menciona un ritual similar en el reino del Uladh, ya en desuso en su época, como parte del carácter sagrado de la soberanía; tras el sacrificio de una yegua blanca, el nuevo rey bebía del caldo resultante de la cocción, se bañaba en él y después consumía parte de su carne. ▀ Berrocal-Rangel 1994; Blázquez 1975: 144-146; Ellis Davidson 1988: 45-58; Green 1992: 92-127; Lorrio 1997: 337-340; Meniel 1992; Ross 1996: 438-442

Sacrificios humanos

SACRIFICIOS HUMANOS.- Los sacrificios humanos entre los celtas* debieron realizarse de forma excepcional al igual que sucedía con los sacrificios* de animales. Es posible que formaran parte de rituales realizados en momentos de especial crisis, en agradecimiento a los dioses por victorias militares o en ceremonias funerarias que afectaran a los soberanos o los dirigentes de la comunidad; así, Diodoro de Sicilia (V,61) menciona que estos sacrificios eran considerados especiales entre los galos*, y se realizaban cada cinco años. Encontramos numerosas referencias a estos rituales en los autores clásicos, siempre tomados como ejemplo de la barbarie de los pueblos que los realizan; las citas más conocidas son las de Estrabón (IV,4) y César (BG VI,10), en las que se alude a la fabricación y posterior quema de colosos de paja y madera en cuyo interior se arrojaban animales y víctimas humanas, esparciéndose sus cenizas posteriormente en los campos para favorecer las cosechas. El comentarista de Lucano (Phars., I, 444-446) establece distintos rituales según los dioses a quienes se realizan las ofrendas; así, las víctimas a Taranis* eran quemadas, las de Teutates*, ahogadas y las de Esus*, colgadas. En la Península Ibérica no contamos con menciones a sacrificios humanos entre los celtíberos* aunque sí entre otros pueblos como los lusitanos* y los pueblos del Norte. Curiosamente, las fuentes describen estos sacrificios siempre vinculados a la doctrina de los druidas. Estrabón y César nos transmiten como los druidas preferían entre las víctimas a los ladrones o criminales, los mas agradables a los dioses, aunque también se conformaban con víctimas inocentes. Tácito (Ann.,XIV,30) describe horrorizado los altares druídicos del santuario* britano* de la isla de Anglesey, bañado en sangre humana. Seguramente los autores clásicos incidían en esta conexión en un intento de justificar la persecución dictada por Roma contra esta clase sacerdotal, ante el peligro que suponía, como elemento de cohesión e identidad de la comunidad, para la pacificación de los pueblos sometidos. Por otro lado, algunos sacrificios humanos realizados por los druidas parecen relacionarse mas bien con prácticas de adivinación*. La documentación arqueológica de sacrificios humanos es muy escasa y compleja; en este sentido se ha interpretado el enterramiento de Lindow (Gran Bretaña), fechado hacia el s. I-II d.c en el que se localizó un individuo que había sido estrangulado, ahorcado y degollado. En santuarios como Ribemont (Francia), aparecieron huesos humanos asociados a otros de caballos*, mientras que en Roquepertuse (Francia), el hallazgo de un pilar con huecos en forma de craneo humano, parece vincularse a la práctica de las Cabezas* Cortadas. En la ciudad romana de Bilbilis (Calatayud, Zaragoza), situada en la Celtiberia*, se hallaron dos cadáveres en distintas posiciones asociados a restos de diversas especies animales como parte del relleno de una torre; aunque se ha sugerido un sacrifico ritual con carácter fundacional, vinculado al dios Lug*, por la presencia de restos de un cuervo, algunos autores dudan de su carácter indígena, considerándolo de época imperial. ▀ Blázquez 1975: 144-146; Ellis Davidson 1988: 57-68; Cunliffe 1997: 191-192; Lorrio 1997: 335-337 FUENTE: RENERO ARRIBAS, Víctor M. (1999): Diccionario del mundo celta, Alderabán, Madrid: 169-171


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 jeromor 16 de ene. 2005

    Interesante recopilación de información sobre un tema siempre polémico. Es curioso que, mientras sí que hay referencias a sacrificios humanos entre los pueblos prerromanos no parece haber ninguna a druidas. En cuanto al horror de Tácito las fuentes nos transmiten, en un contexto de grave conmoción nacional, también noticias de sacrificios humanos entre los romanos, en fecha tan tardía como fines del s. III a.C.

  2. #2 azenor 16 de ene. 2005

    Creo que olvidé citar la fuente: RENERO ARRIBAS, VÏCTOR M: (1999): Diccionario del Mundo celta, Alderabán, Madrid: 169-171

  3. #3 Dingo 17 de ene. 2005

    Las fuentes puedes meterlas en el mismo artículo, si quieres; al ser tuyo puedes modificarlo. Interesante artículo.

  4. #4 azenor 17 de ene. 2005

    Gracias Dingo, hace poco que me manejo en esta página.

  5. #5 Servan 16 de jul. 2006

    No he leido un buen trabajo sobre el Sacificio, que me parece un tema central en la comprension de las religiones.A mi parecer, el tema pasa fundamentalmente por las relaciones entre la tierra, esto es los hombres, y el cielo, dispensador de todo lo necesario para la tierra, lo cual conlleva un sacrificio mutuo, especular, entre el cielo y la tierra. La tierra debe sacrificar al cielo y el cielo debe sacrificar a la tierra. El sacrificio seria el nexo entre estos polos cosmicos. Interrumpir el sacrificio significaria interrumpir este flujo de energia, de vida, una especie de economia del cosmos.En las siete lamparas de la arquitectura, que para mi iluminan todo el arte, dice Ruskin que una de estas lamparas es la del sacrificio. Cuando se eleva una catedral, se esta haciendo un sacrificio a la divinidad, un sacrificio de trabajo, de esfuerzo, de paciencia, de entrega de lo mas valioso, de lo mas precioso, de los mas bello. El sacrificio es una entrega de amor. La muerte en la tierra se transforma especularmente en vida en el cielo, la muerte en el cielo significa vida en la tierra, Vida y muerte van asi transformandose una en la otra. Por otra parte, los seres demoniacos son los que no quieren sacrificarse, sino sacrificar. Desde este punto de vista, nuestra civilizacion es intrinsecamente demoniaca, desea apoderarse del mundo, sin dar nada a cambio, porque su mundo no es sagrado. Tampoco el hombre es sagrado para nuestra civilizacion. Todo es mercaderia.Incluyendo el trabajo humano. No son sagrados los montes ni las selvas, ni el aire ni el agua. No vienen de la divinidad, estan ahi para el aprovechamiento ilimitado, si es necesario para su destruccion. Su unico valor es el valor de cambio.

  6. #6 Netón 04 de feb. 2007

    El arma absoluta contra el druidismo, fue sin duda alguna, los sacrificios humanos. La sociedad romana, en tiempos de César, se había apartado mucho de las creencias tradicionales. Roma había experimentado la profunda influencia de los filósofos griegos y de los nuevos cultos moralistas del Oriente Próximo. La antiquísima costumbre, universal, de los sacrificios humanos, le parecía a la Roma de César retrógada y repugnante. Al acusar a los druidas de basar la parte esencial de sus ritos en los sacrificios humanos, César se convertía en el paladín de la opinión civilizada de su época. El sacrificio humano podía tener muchas motivaciones. El don humano era ofrecido en contrapartida del don divino. En este caso, la víctima, siempre voluntaria, era objeto de los mismos honores que el guerrero que pierde la vida en defensa de su tierra. Si el sacrificio afectaba a criminales o prisioneros de guerra, la cosa era distinta. Las víctimas reunían en sí, además de la culpa de ser un criminal o un enemigo, todas las mancillas de la tribu. Finalmente, César nos dice que se sacrificaba una vida a cambio de otra, para apaciguar a los dioses. Un manuscrito cristiano, el "Dindshenchas", señala que, hasta los tiempos de San Patricio, se llevaban a cabo sacrificios humanos a los pies del ídolo de oro de "Cromm Cruaich", que estaba rodeado por doce ídolos de piedra. A "Cromm Cruaich" se le ofrecían los primogénitos de cada clan. "Y en su busca fue Tigernmas, hijo de Follach, rey de Irlanda, a Samain, con los hombres y las mujeres de Irlanda para adorarla y se prosternaron todos ante ella".

  7. #7 Servan 04 de feb. 2007

    Los sacrificios humanos aparecen en la Biblia, como el del rey que prometió ofrendar al primero que le recbiera, el cual fué su propia hija. Supongo que también se ofrendaban los primogénitos (los que "abrían la matriz"), quizá reemplazado por la circuncisión.

  8. Hay 7 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba