Al utilizar Celtiberia.net, asumes, por tu honor, no hacer uso de las informaciones aquí publicadas para destruir, expoliar ni realizar actividades ilegales relacionadas con el patrimonio, en ninguno de los lugares aquí detallados.

ÁVILA 
12 de ago. 2007
Clasificación: Otros
Información mantenida por: Brandan
Mostrada 46.645 veces.


Ir a los comentarios

Piedras perforadas

Publicado por:

María Luisa Savirón Cuartango

Ángel L. Mayoral Castillo

 

Es la intención de este pequeño artículo llamar la atención sobre un fenómeno que hemos visto repetido en distintos lugares  y que resulta especialmente llamativo: se trata de la comunicación, mediante un orificio, entre dos oquedades formadas o practicadas en bloques graníticos, o la comunicación de una de ellas con el exterior.

Su observación por vez primera nos hizo pensar en un fenómeno singular -sobre una piedra concreta- de desgaste de granito en proceso de descomposición, producido por agentes atmosféricos generales y algún agente local de extraordinaria virulencia. Quedaba explicado –en principio- por la observación en el contorno de evidencias de incendio, o incendios repetidos, que han calcinado hasta las encinas más longevas.

En este caso, se nos presentaba una oquedad comunicada hacia un “resbalón” exterior sobre una peña de tamaño regular,  exenta de otras formaciones y apoyada sobre un bloque redondeado. El entorno se observa antropizado, pero sin evidencias claras de poblamiento.

(Fotos Caso 1)

No dejó de sorprendernos un segundo hallazgo, en un entorno próximo, en un paraje que también había sufrido la acción del fuego, pero en unas rocas que presentan un desgaste menos violento (la vegetación, debido a la pobreza del suelo nunca debió ser abundante), con el orificio en lugar más elevado, e integrado en unos bloques que presentan piletas horizontales y verticales de varios tamaños.  El proceso de “arenización” es aquí –por lo dicho- menos acusado.

(Fotos Caso 2)

Un tercer hallazgo, éste en un lugar distante varios kilómetros, a más elevada altitud y con una orientación y una configuración del paisaje totalmente diferente, comienza a invitarnos inevitablemente a prestarle atención al asunto. Aquí no estamos ya ante un bloque exento, sino ante un pequeño canchal no muy elevado en el que se observan también algunas otras piletas. En la que nos ocupa -la que exhibe el orificio- podemos observar que casi llega a formar un pequeño “arco”; es decir: nos transmite la sensación de estar tallada.

El paraje en que se encuentra es la planicie de un pequeño cerro en la que pueden observarse también señales de transformación, sin que pueda asegurarse un poblamiento estable. No se observan señales evidentes de incendios; lo que pudiera ser el motivo de que no se observe –ni en el granito del canchal que soporta la pileta comunicada, ni en los bloques contiguos- el proceso de “arenización” de los casos anteriores.

(Fotos Caso 3)

Ya prevenidos, tuvimos la fortuna de observar en otro lugar distinto -y distante también varios kilómetros- de los dos anteriores, otro bloque granítico con estrías en el que se daba similar característica. Éste se encuentra en un canchal ligeramente inclinado, exento totalmente de otras formaciones graníticas y lejos de vegetación de cualquier tipo. El desgaste por agentes locales queda pues aquí descartado. Comunica una pileta en la parte superior del bloque con una acanaladura en la parte exterior, muy similar al primer caso.

(Fotos Caso 4)

Ya con la sospecha de que estábamos ante un fenómeno más corriente de lo que podría pensarse en principio, prospectamos de nuevo la zona en que habíamos observado los dos primeros casos. En un lugar cercano, en el mismo cerro, pero en orientación diferente, localizamos otra roca que presentaba de nuevo esta particularidad.

Aquí sí, el paraje está claramente antropizado y se observan señales claras de poblamiento; apareciendo incluso algo de cerámica, lo que no se da en las anteriores localizaciones. La roca parece haber sufrido un proceso de erosión similar a éstos, aunque algo más atenuado. Está integrada en los restos de un muro de piedras.

El orificio está asociado a una pileta con vertido al exterior, sin que se pueda apreciar “resbalón” o acanaladura que denuncie algún tipo de vertido.

(Fotos Caso 5)

Teníamos memoria de haber observado el fenómeno en algún otro poblamiento. Repasamos el archivo fotográfico y apareció –cómo no- en Ulaca.

En esta ocasión, lo observamos en un pequeño canchal muy parecido al caso tercero. El orificio aparece asociado ahora a una pileta de considerables dimensiones, junto a unos fondos de cabaña reconstruidos; muy cerca también –como puede apreciarse- de otro bloque granítico con un muro adosado.

(Foto Caso 6 - Ulaca)

No podemos con los datos de que se disponen aventurar hipótesis alguna sobre si estamos ante un modelo que pudiese servir para establecer una tipología; sin embargo, no hemos podido dejar pasar la ocasión de poner sobre aviso a cuantos –como nosotros- tienen una cierta afición a estudiar formaciones líticas que hayan podido ser creadas o utilizadas por el hombre. Quizás, si aparecen nuevos casos, se pueda plantear el asunto de manera más formal y aportar elementos de juicio que ayuden a quien corresponda a tenerlos en cuenta.

 

Cómo llegar y horarios

Escribe aquí cómo llegar


Este poblamiento no tiene definida su coordenada GPS. Puedes usar este buscador para localizar la población más cercana (localidad,spain). Si es un yacimiento sensible o no estudiado, no lo geolocalizes con precisión (marca el pueblo o ciudad).
Haz clic en el punto del mapa donde quieras georeferenciar el poblamiento
  Buscar

Identifícate y podrás marcar la ubicación del poblamiento.


Volver arriba

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Brandan 04 de sep. 2007

    Es una posibilidad, aunque no desagüaría nunca del todo, puesto que el orificio está más elevado que el rasante; igual que en la piedra de El Joyuelo.

    Y ya que hablamos de piedras perforadas, miren:

    ANCLAS CHINAS DE PIEDRA EN  PALOS VERDES (CALIFORNIA)

    "La disputa más reciente sobre las migraciones de los chinos en América confirma que los especialistas actuales siguen con la misma mentalidad que los del siglo XIX. Se trata del caso de las anclas de piedra de Palos Verdes, una hermosa península situada a pocos kilómetros al sur de Los Ángeles, California, [Frank J. Frost, The Palos Verdes Chinese Anchor Mistery. Archeology 31/1, New York 1982]. Aquí también se manifiesta la intransigencia de las dos posiciones adoptadas por los científicos. En 1973, un barco de servicio de geología de la Armada de Estados Unidos encontró a  cierta distancia de Palos Verdes, a gran profundidad, unas piedras evidentemente trabajadas por la mano del hombre, similares a las que se utilizaban en el Mediterráneo en la Edad de Bronce (ca. 1500/1100 a.J.C.). El manganeso depositado sobre estas rocas indicaba una larga inmersión en el fondo del océano. En 1975, frente a Palos Verdes, y a poca profundidad, dos buzos profesionales hallaron más de veinte piedras trabajadas alrededor de un escollo cubierto de algas y trajeron algunas a su base de Redondo Beach para examinarlas.

    William Clewlow, del  Instituto de Arqueología de la Universidad de California, y James Moriarty, antropólogo de la Universidad de San Diego, declararon a la prensa que estas piedras eran anclas chinas y que debían tener entre 500 y 1000 años de inmersión. Mandaron algunos ejemplares a la Universidad de Minnesota y a un organismo científico chino. El historiador Fang Zhong  Po  publicó en China Reconstructs un artículo donde recordó la visita a América del monje Hwutshin y afirmó que las piedras perforadas eran de una roca típica del sur de China. El agujero servía para pasarles una cuerda y usarlas como anclas, y eran del tipo que se utilizó en China durante varios milenios.

    Pero pronto aparecieron los contradictores, que aseguraron que este tipo de piedra también se encuentra en Monterrey, a 100 kilómetros al sur de San Francisco. El paso siguiente  fue atribuir su confección a los emigrantes chinos del siglo XIX atraídos a California por la fiebre del oro. Los que no tuvieron suerte en las minas se dedicaron a su ocupación original, la pesca, confeccionándose sus propias anclas con piedra local. Las piedras grandes se usaban para los barcos y las pequeñas para las redes.

    ¿Es tan difícil saber –pregunta Paul Gallez- si una piedra ha estado sumergida durante un siglo o un milenio, y si la acumulación de manganeso ha podido hacerse en 100 o en 1.000 años? Y si esta cristobalita es típica de China o de California.

    Una vez más -recuerda Paul Gallez-  los especialistas parecen más decididos a defender una tesis preestablecida que a buscar la verdad científica, por miedo a que ésta ponga en peligro sus teorías que han enseñado durante años. La resistencia al cambio es uno de los principales frenos al progreso científico”.

    Más información sobre las áncoras de piedra sumergidas en California nos la proporciona el Dr. Gustavo Vargas [Fusang – Chinos en América  antes de Colón, México, Edición Trillas, 1980, pp. 42, 43 y 44], al decir que el profesor James R. Moriarty, de la Universidad de San Diego, declaró en 1976 que se descubrieron dos artefactos de piedra, una de forma cilíndrica y otro de forma equilateral, que se habían extraído de aguas profundas de la península de Palos Verdes (California).

    El segundo hallazgo fue   efectuado por el buque de investigación estadounidense “Pioneer”, que extrajo de los alrededores de Point Medecino (California)  una gran piedra redonda que tenía un hueco en el centro, cubierta por una capa de mineral de manganeso.  Por la tasa de acumulación de dicho mineral se pudo saber que la piedra estuvo en el fondo del mar entre 2.000 o 3.000 años. El profesor Moriarty sostiene que estas piedras son anclas de barcos chinos porque hay registros históricos que muestran como chinas esta formas, y también que en América no se usó jamás este tipo de piedra. Por lo demás, por su tamaño, debían ser de barcos transoceánicos. El doctor Fang Zhongfu, del Instituto de Investigaciones de Transporte Marítimo de Beijing, manifestó en 1980: “El descubrimiento de las anclas de piedra ofrece nuevas pruebas para el estudio de la historia del intercambio entre  China y América”.

    Nuevos informes, esta vez de 1984, señalan que hasta entonces se habían extraído del mar californiano de Palos Verdes 35 anclas más, algunas de la cuales llegan a pesar 138 kilos, y que fueron fechadas con una antigüedad de hasta 3.000 años.

    Llegados a este punto, leemos en Fusang,  de  Gustavo Vargas,  que, descartada la idea que la presencia de naves y pobladores y comerciantes chinos significaba un descubrimiento, y aceptando  la múltiple existencia de pueblos diversos entre los habitantes primitivos de América, no es absurdo admitir que desde la más remota antigüedad hubo contactos e intercambios periódicos con los chinos, Han (nombre de cinco dinastías chinas) y manchú o tártaros, de los que al paso de los años y contra las muchas destrucciones y depredaciones del medio ambiente y de los hombres quedan vestigios."

    http://www.cristobalcolondeibiza.com/2esp/2esp15.htm

    Unas simples piedras perforadas ¿verdad? Menuda polémica.

  2. #2 Brandan 17 de sep. 2007

    Tiene razón en cierto modo, Giannini, cuando menciona mi fijación con las piedras perforadas. Y digo "en cierto modo" porque mi fijación es en realidad con las piedras, en general.

    Pero no es una fijación mía -ni siquiera de unos pocos, como se podría suponer- sino que ha sido base y sustento de culturas y civlizaciones desde el principio de los tiempos. Podría decirse incluso que, las piedras, ofreciendo su propia sustancia, fueron creando -eones antes de nuestro advenimiento- las circunstancias adecuadas.

    La mitología griega recoge muy temprano la idea de piedra como elemento creador del mundo. Rea ofrece a Cronos una piedra -ónphalos- a Cronos en lugar de Zeus, y Cronos se queda tan satisfecho. Es el ónfalos, como ombligo del mundo, sacralizado en Delfos, bajo la custodia de un ser ya más luminoso, Apolo. Y no vamos a negar que fue un ombligo influyente.

    Algo parecido a un ónfalos délfico tenemos aquí:

    http://www.nocedadelbierzo.com/historia.htm

    Con su correspondiente poema:

    http://www.nocedadelbierzo.com/archivos/idonoce.pdf

    Otros idolillos de piedra perforados muy interesantes pueden verse en el excelente poblamiento de Onnega: "Anta pintada de Antelas".

  3. #3 giannini 17 de sep. 2007

    Brandan, cada uno se fija en lo que quiere, no me parece negativo; a lo sumo, puede resultarme llamativo cuando no es común, tal vez porque no son muy frecuentes aquellos a los que les resultan interesantes las piedras perforadas. Entrando en este pequeño juego, y con respecto a la primera y tercera de las piedras que inserta hoy en el mensaje #18, cuando la vi esta mañana me recordó al desagüe de un retrete. Como todos sabemos, cuando no había alcantarillado, algunas casas disponían de un balcón cerrado que servía de retrete, con un orificio en su parte inferior que evacuaba las inmundicias directamente en la calle, en un huerto, etc.  Me parece extraño que de ese balcón cerrado y cubierto se conserve únicamente la piedra que hoy vemos, pero no me repugna la idea de que se tratase de un vertedero; que la piedra en cuestión sirviese para desalojar agua sucia y con ello lograr que saliese en un solo chorro evitando de este modo salpicar más de lo necesario. Habría que ver si el pedrusco es cóncavo por su parte superior.

    Si fuese una antorcha, tal vez habría marcas de humo en las jambas, dintel o muro, e imagino que no la colocarían ante una ventana, con el consiguiente riesgo de incendio para la vivienda y las molestias que podría ocasionar el humo, que siempre penetraría en la casa con más facilidad que si la antorcha se inserta en un muro ciego.

  4. #4 Brandan 19 de sep. 2007

    Supongo que se refiere a esto:

    No se han conservado muchos, efectivamente. He visto una cruz de calvario -cristianizando, como dice- en la Poasada de la Sinagoga, en Ávila. Lamento no tener imágenes.

    Me tomo la libertad de traer el enlace de la foto del dolmen Anta da Candieira- Aldea da Serra- Redondo -Portugal, del poblamiento de mi amigo Reuve: Megalitos Alentejanos.

    http://www.celtiberia.net/imagftp/im299346447-Anta-da-Candieira.jpg

    Con "mirilla", como puede observarse.

    Y, ya que hablamos de piedras perforadas en dólmenes, pongo esta que se encuentra -hoy como tapa de pozo- junto al dolmen de Navamorales (Ávila).

  5. #5 Brandan 16 de oct. 2007

    ¿Y de eso hay dibujos? Yo he visitado un círculo de piedras que estudió Santonja en Gilbuena. Le atribuyen carácter ritual o astrológico, pero no hay coviñas, apenas una pileta a la entrada. Buscaré fotos por si le aporta algo.

    Sobre el origen natural o no de algunas piletas he comentado algo en el foro de La Nava.

    Sobre las piedras perforadas... creo que con el tiempo incluso podríamos plantearnos un estudio sobre la importancia del orificio en la evolución humana.

  6. #6 Brandan 23 de oct. 2007

    Mironcillo II:

    Hoy marcan la entrada a una pequeña finca, aunque yo las supongo formando parte anteriormente de un potro de herrar, ahora unidad de manejo.

    No es usual que estos artilugios estén completamente horadados, lo normal es que presenten "puntos" y acanaladuras sin llegar a perforar por completo la piedra. Este detalle y el corte anguloso de la piedra podrían estar indicando un origen relativamente moderno.

    Traigo también, a cuenta del comentario #17 giannini domingo, 16 de septiembre de 2007 a las 23:40, esta Bufadora de Peñíscola:

    Bufador - peñíscola

    El Bufador, es una curiosidad geológica que consiste en un túnel natural excavado en la roca donde se asienta la ciudad, y por el que las aguas del Mediterráneo entran y salen continuamente, provocando estruendosos bufidos y elevaciones violentas del agua del mar en los días de temporal.

    http://www.todopeniscola.com/peniscola/quevisitar.shtml

  7. #7 Brandan 22 de nov. 2007

    La piedra de #60 arenas viernes, 02 de noviembre de 2007 a las 15:42, podría ser un dispensador, o un juego de medidas, para líquidos en mercados de época romana.

    Al parecer, se taponaba el orificio previamente practicado en la base de la piedra y se colocaba debajo el recipiente del cliente; una vez lleno hasta su rasante, o hasta una marca, se quitaba el tapón y se realizaba el trasvase. Para comprobar si estamos ante un artilugio semejante, sería interesante comprobar si los huecos que no están perforados cumplen esa circunstancia por sí -es decir, que nunca lo estuvieron- o por haber quedado soldado el "tapón" en la base. La existencia de marcas también sería buena pista.

  8. #8 Brandan 08 de dic. 2007

    Tengo que felicitar a Arenas y a Frank Derbin porque creo que su hipótesis de la piedra perforada empotrada para uso de cierre de muro de finca, patio, o callejón, ha venido a ser acertada. Por lo que debo rectificar, y rectifico con agarado, mi comentario en el que desestimaba esa posibilidad.

    Documentemos el asunto:

    En una visita realizada hace unos días con J.M.Pita a Las Cabezas Altas, pudimos observar un par de ejemplos de su uso aún en la actualidad. El primero (I) es un cierre de prado o patio contiguo a un grupo de viviendas. Se conserva la instalación completa; a falta de la puerta.

    El segundo (II), en la plaza, aunque ha sido sustituida la puerta original, puede apreciarse el sistema, que debió ser de doble batiente, con los apoyos bastante completos.

    Pero donde mejor puede apreciarse la función realizada por nuestro artilugio es en una de El Losar en la que aparece aún con el eje de madera y la puerta, y que ofrece la idea original.

    He subido siete fotos con el título “piedras perforadas” Las Cabezas Altas I y II, y el Losar

    Lo dicho, rectificación y agradecimiento.

  9. #9 frank_drebin 11 de ene. 2008

    Estimado Brandan, felicidades a ti por estos entretenidos temas que nos traes. Yo sólo quise aportar una hipótesis que me parecía encajar.

    Efectivamente, todavía pueden encontrarse en funcionamiento en algunos lugares aunque en la mayoría de las veces los ejes y puertas de madera han sido sustituidos por soluciones metálicas que reutilizan las quicialeras y tejuelos originales.

    Hablando de reutilizaciones y de piedras perforadas, aquí te subo un caso de la reutilización de una tumba visigoda o tardorromana  como pilón para abrevar a la cual se le han practicado dos orificios de desagüe (uno en un lateral y otro en la base). JA Ramos Rubio la considera fechada entre lo siglos VI y VII.

    Se encuentra delante de las escaleras por las que se accede al agua de la alberca de Trujillo (estanque que fue baño de origen romano y usado después por los musulmanes).

    Este es el agujero hecho en la base. Desagua al exterior por la zona en la que en la foto de la vista lateral se ve que hay una caja (el hueco sin rellenar).

    A veces he visto tapado los desagües con un tapón de corcho y un trapo liado o sólo con un trapo.

     

    PD: Disculpa mi tardanza en la contestación. Lo cierto es que últimamente no entro mucho en la Celti y no había visto tu intervención.

    Saludos. 

  10. Hay 9 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.