Al utilizar Celtiberia.net, asumes, por tu honor, no hacer uso de las informaciones aquí publicadas para destruir, expoliar ni realizar actividades ilegales relacionadas con el patrimonio, en ninguno de los lugares aquí detallados.

JAéN Moralejos, Segura de la Sierra
13 de jun. 2007
Clasificación: Castro
Información mantenida por: Manrique
Mostrada 13.600 veces.


Ir a los comentarios

Segura la Vieja,(Tavara, Castrum alto)

De origen arcaico, los íberos tomaron asiento y heredad en Segura la Vieja, propiedad conquistada más adelante por otros pueblos, como los fenicios y los romanos, a los que les interesaba abiertamente el patrimonio ferruginoso y argentífero de sus alrededores.

Cómo llegar y horarios

Escribe aquí cómo llegar


El poblamiento fue geoposicionado por Manrique.


No hay imágenes relacionadas.

Volver arriba

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 A.M.Canto 17 de jun. 2007

    Verracus: Como bien le ha dicho Hannón... Cuando vi el poblamiento recién puesto no comenté nada, porque pensé que el autor lo completaría, o sería que, simplemente, no conocía mi estudio. Pero ahora acabo de ver su mensaje # 2, con ese "Algunos sitúan cerca de aquí el Scipionis Rogus..." y “es curiosa la abundancia de topónimos prerromanos en la zona, como Orcera, Amurjo”…  pues, bueno, se lo tengo que dar (el tirón de orejas). Sobre todo porque Ud. asistió a mi conferencia en Segura el año pasado, inaugurando el "Centro de Estudios Sierra de Segura", y creo recordar que le envié, antes o después de ella, una separata de mi artículo.

    La realidad es que hasta 1999 Segura de la Sierra, Orcera, Hornos, Beas, en general toda esa zona norte de Cazorla-Segura-Las Villas no había sido prácticamente objeto de estudios para época prerromana ni romana. Sólo hubo un comienzo de catalogación de las torres en los años 80 o 90, que quedó incompleto, y estudios de época medieval en adelante, sobre todo árabe (por su propia taifa) y moderna-contemporánea (por el tema de la madera de Cazorla). Es real también que la Ilorci donde murió quemado Cneo Escipión se ha venido ubicando durante siglos en 6 sitios distintos, y sobre todo en Lorca de Murcia, como bien sabe Hannón, y que el campamento de invierno de Publio en 212-211 a.C. se ha venido poniedo en Urso (Osuna de Sevilla), con lo que el escenario de esta fase de la 2ª Guerra Púnica en Hispania quedaba bastante difuso e inconexo. Nunca antes se puso Ilorci aquí, ni nadie antes llamó la atención sobre esta zona como el "nudo gordiano" de esos años.

    En efecto, "algunos", con nombres y apellidos, "captaron onda", y se pusieron después a trabajar la zona ("El proyecto Baecula. Batallas, Acciones y Escenarios. La Segunda Guerra Púnica en el Alto Guadalquivir"), pero sin decir a cuento de qué el repentino interés por tan preterida comarca. Transcribo cómo relatan "su" descubrimiento:

    ::::::::::::::::

    "BAECULA. ARQUEOLOGÍA DE UNA BATALLA

    Autores: Juan Pedro Bellón, Francisco Gómez, Luis Gutiérrez, Carmen Rueda, Arturo Ruiz, Alberto Sánchez, Manuel Molinos, Laura Wiña, Maria Antonia García, Gema Lozano

    http://www.ujaen.es/centros/caai/articBAECUL.htm#_ftnref2

    [...]

    SEGUNDO ESCENARIO,  212-

    211 a.n.e.: LAS BATALLAS [sic] DE CASTULO E ILORCI 

    Es Plinio quien al hacer la descripción del transcurso del río Guadalquivir, tras corregir el error sobre su nacimiento que él como geógrafo [sic] sitúa en el Bosque Tugiensis y no en el oppidum de Mentesa Oretana (Villanueva de las Fuentes en Ciudad Real), localiza el lugar donde murió Cneo Escipión en Ilorci [1] o Ilurco [2].

    El texto es muy claro [¡ !] : “El Betis, que no nace en la población de Mentesa de la provincia Tarraconense, como han dicho algunos, sino en la sierra de Tugia (junto a donde el río Táder riega el territorio cartaginés), esquiva luego en Ilurco el monumento funerario de Escipión y, volviendo su curso hacia poniente, se dirige al Océano Atlántico, adoptando como hija suya a la provincia, pequeño al principio, pero enriquecido por muchos afluentes a los que roba fama y aguas. Penetrando en la Bética por Osigetania [sic], su suave y amable cauce está habitado a derecha e izquierda por numerosas poblaciones" (Plinio III, 9).

    De [este] texto se deduce [¡ !] que Cneo Escipión murió cerca del Guadalquivir y además que murió en un punto en el que el río cambia su curso hacia el ocaso, hacia occidente.la Sierra Lo primero que debe valorarse respecto al dato de Plinio es ¿que reconocía el autor por el río Guadalquivir tras la corrección de su nacimiento? Es evidente que si el bosque Tugiensis se lee de forma restringida se limita a la masa arbórea que existía en torno al oppidum Tugia, en Peal de Becerro, es decir que sería la Sierra deCazorla, con lo que coincidiría la ubicación actual de su nacimiento con la propuesta por Plinio y en consecuencia el curso actual del río seria el que Plinio definía. Una segunda opción... (sigue alguna paja debida a la hipótesis de Corzo de que los antiguos confundían Guadalquivir y Guadalimar, lo que pasan a desechar, obviamente).

    Aunque Plinio no es muy claro en su elección [¿ ?], un factor nos inclina a identificarlo con el actual curso del Guadalquivir, se trata de la ubicación de Ossigi que el geógrafo [sic]  localiza así: “[...] dentro del Convento Cordubensis y cerca del mismo río alzase Ossigi” (Plinio III, 9), inmediatamente después de esta localización el geógrafo cita Iliturgi, Isturgi, Ucia, Obulco, Epora y Córdoba, es decir una serie de ciudades que siguen el curso descendente del río por la provincia de Jaén y Córdoba. Aunque no es clara la localización de la Ossigitania, pues la traducción de García y Bellido afirma que viniendo el río Guadalquivir de Ilorci, “[...] tras abandonar la Ossigitania entre en la Bética"  (Plinio III, 9), y Fontán en su traducción de Gredos se inclina por la vinculación betica de esta, “[...] penetrando en la Bética  por la Osigetania” (Plinio III, 9), parece poco probable que si Iliturgi, localizado como es conocido por epigrafia en Cerro de las Torres del Cortijo de Maquiz en Mengibar, fuese Ilorci, Ossigi se situara antes de Mengibar, aguas arriba del Guadalimar [¿?], pues con ello se rompería la disposición ordenada de ciudades que el propio Plinio había citado siguiendo el Guadalquivir de este a oeste. Por otra parte la localización de Ossigi en el tramo existente entre Castulo e Iliturgi, caso de ser el Guadalimar el curso del río Betis, parece descartada pues las prospecciones arqueológicas no han ofrecido ningún oppidum entre estos dos grandes centros. Por otra parte la ubicación de Ossigi en Cerro Alcalá parece confirmada por epigrafía (GONZÁLEZ y MANGAS, 1991), aunque con algunas dudas razonables, por su alejamiento del río Guadalquivir. Por todo lo expuesto ha de concluirse, siempre como hipótesis, que la muerte de Escipión y por ende la batalla de Ilorci (que preferimos al nombre de Ilurco [3] se produjo en el tramo del alto del Guadalquivir la Ossigitania..anterior al río Torres, donde se ubica Cerro Alcalá y por ende la Ossigitania"

    :::::::::::::::::::::::

    Hasta aquí, como se verá, ni una mención para la Lorca de Murcia, donde muchos de los grandes del tema, extranjeros como españoles, siempre colocaron Ilorci. De Lorca a Segura de la Sierra "sólo" hay 183 km por el camino más corto... Lo que resulta un buen demarraje histórico-geográfico para un texto que está "tan claro". Es más, la traducción más reciente, de Fontán en Gredos (1998), ponía en vez de "Ilorci", "Ilurco" (Pinos Puente), a 211 km de Segura, que era la última propuesta en el mercado (de Julián González si mal no recuerdo). Lo mínimo que se podría esperar de los autores (como yo misma, siguiendo el método habitual, tuve que hacer en su momento) es una demostración previa de por qué Ilorci no puede estar en Lorca o en Ilurco.

    Por fin aparezco fugazmente en el texto (hubiera sido muy fuerte omitirlo completamente), pero mi estudio se presenta sólo como "toponímico" y destinado, según parece, no a ubicar Ilorci y el rogus Scipionis, sino a estudiar el Tranco de Beas y el 3er. cambio de dirección del río, y además ¡lo descartan!, con una objeción de colegial: 

    "Por último, conviene recordar que existe un tercer cambio de dirección del río en la Sierra de Segura, donde hoy se ubica la presa del embalse del Tranco lugar que recientemente ha sido objeto de un trabajo en esta dirección obra de A. Canto (1999) fundamentado sobre base toponímica que desplaza los lugares de la batalla [¡sic!] algo mas al norte de Hornos de Segura. Sin embargo las prospecciones arqueológicas no han confirmado por el momento la ocupación ibera [¡sic!] de este lugar y por otra parte el giro del río no se hace hacia occidente sino hacia el sur. Otras cuestiones de estrategia territorial [¡ !] que posteriormente veremos desde las propias fuentes escritas nos animan a excluir esta posibilidad..."

    ¿No es fantástico? Aparte de que no hablo de ninguna batalla (que no la hubo), ni citan mi identificación concreta de Ilorci con Segura/Orcera (que conservaría parte del topónimo), ni con la Amturgi de Livio, Polibio y Apiano, me parece que el artículo era de bastante más calado y arribaba precisamente a esa “estrategia territorial”. Aparte de que no conozco un medio de que el Guadalquivir, que viene del Sur hacia el Norte, pueda girar hacia el Suroeste sin pasar antes por el Oeste...

    En fin, creo que salta a la vista que si la lectura del texto de Plinio III, 9 fuera tan "clara" como estos autores dicen (siendo además ellos prehistoriadores, y poco acostumbrados a las fuentes literarias latinas y griegas y, supongo, menos aún a corregirlas), no habría pasado desapercibida a tanto latinista y tanto historiador como ha usado ese texto pliniano, ni se habrían pasado siglos colocando Ilorci tan lejos de Segura de la Sierra, en la murciana Lorca sobre todo. Y alguien habría caído antes en la cuenta de que en realidad los Escipiones en el 212 a.C. no habían pasado de la cabecera del Guadalquivir (ni les interesaba hacerlo, sino impedir el paso de refuerzos cartagineses hacia Aníbal en Italia). O que era imposible que Publio invernara tranquilamente en Osuna, en pleno territorio púnico, detalle éste que no me explico cómo se aceptó durante tanto tiempo y por tantos cualificados autores. Todo lo cual sostuve en el citado artículo, con novedades que no escaparon al Prof. Giovanni Brizzi, uno de los mayores expertos internacionales actuales en Guerras Púnicas, que lo aceptó de inmediato para su Rivista Storica dell'Antichità, donde se publicó. 

    Está claro que en el año 1999 hubo una interpretación gramatical distinta del texto de Plinio III, 3, 9, con una traducción distinta, que permitió trasladar el escenario de estos años de la 2ª Guerra Púnica a la cabecera del Baetis, con unas explicaciones estratégicas de por qué el escenario clave era Segura de la Sierra y no Murcia, tanto para cartagineses como para romanos.

    Y que no son precisamente los citados autores del "Centro Andaluz de Arqueología Ibérica" quienes hicieron todo eso, aunque sí lo han aprovechado bastante. Hacen, en fin, otras curiosas “conclusiones”, como"Ilorci y el lugar de la muerte de Cneo Escipión, donde debió ubicarse un monumento funerario...", idea que procede también directamente de la última página de mi artículo, donde supuse como posible que existiera un monumento-cenotafio, tanto aquí como donde cayó Publio, el padre del Africano, erigido por el hijo y sobrino (de hecho, tengo hechas fotos de lo que creo algunos de sus restos; menos mal que no los metí en mi artículo en cuestión...).

    Termino disculpándome por este largo excursus (que Verracus ha hecho necesario pero que al final le agradezco, porque de vez en cuando conviene "poner los puntos sobre las íes"), y remitiendo a dos imágenes aquí en Celtiberia, que colgué hace tiempo, en julio de 2005, y reproducen y explican los mapas que condensaron mis hipótesis:

    http://www.celtiberia.net/verimg.asp?id=1891

    http://www.celtiberia.net/verimg.asp?id=1892

    P.D.- Por supuesto, no hubo ninguna “batalla de Ilorci”… fue una cómoda persecución cartaginesa, seguida de una desbandada romana, un acorralamiento y una carnicería final.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.