Fecha: 11 de ene. 2006
Sección: Castros
Información publicada por: crougintoudadigo
Mostrado 4.285 veces.


ARA-ESTELA DE DONÓN MUY ESTILIZADA

Lar “Bero/Bre[g]o[e]co” lAR DE LA MUY ALTA CIUDAD FORTIFICADA. EL NOMBRE DE ESTE LAR VIAL, COMO SUCEDE HOY CON LOS SANTOS CRISTIANOS, PEDRO, JUAN O ANTONIO, DIÓ ORIGEN AL ANTROPÓNIMO CELTA BEROBLIO O BEROBRIO, UN NOMBRE COMÚN EN LA GALICIA BAJO IMPERIAL. PARA ANDRES PENA GRAÑA "Costumbres de la noche de los tiempos que se hacen particularmente visibles ahora -en la Gallaecia cristiana de los siglos IV y V, cando florecen las suntuosas uillae galaico-romanas costeras como Noville y Littoriana, y eclosiona y un substancial tráfico mercantil atlántico. Cuando, previsiblemente la Bajo Imperial Provincia Gallaecia se habría erigido, como volvió a suceder entre los siglos XIII-XVI, y entre los siglos XVIII-XX, en importante proveedora del Imperio Romano del sector conservero bajoimperial. Proliferando como champiñones, la fantasmal presencia del bosque de aras dedicadas pro salute, evoca el recuerdo de un antes y de un después desenvuelto en un minúsculo espacio del Monte do Facho, posiblemente por marineros de Donón en el entorno del paraíso natural de las Islas Cíes , y de Ons. Todo el ambiente etnográfico de las Islas Afortunadas e Insulae Deorum, “de los Dioses” nos evoca la presencia del Celta Caronte que con las llaves en la mano aguarda a la puerta de su Casa la llegada del pasaje fantasmal. El Lar “Bero/Bre[g]o[e]co” respondería a este perfil. Y el caso es que esta pagana creencia todavía se mantiene viva hasta hoy en la tradición oral y literaria de Galicia como lo ha visto recientemente un escritor a través de la mirada de Fernando ALONSO ROMERO en unas, tan populares como lo es A Rianxeira, coplillas: ¡Ay! Pepiño, ¡adiós!, / ¡Ay! Pepiño, ¡adiós!, / ¡Ay! Pepiño, ¡por Dios non te vaias! / ¡quédate con nos! / ¡Quédate con nos! / ¡Non te vaias afogar na praia como nos pasou a nos! / ¡Como nos pasou a nos havos a pasar a vos! / El común de los viejos europeos, no alcanzando a comprender las maravillas fluviales de otros paraisos que manan leche y miel, apetecemos más el paraje irresistible de las Illas Cíes y de la Illa de Ons, enchidas de peces, de encanto natural y de verdes, floridos campos y fuentes cristalinas como la Casa de Donón y la real probe de una atrayente creencia que no debemos perder y perderemos si la arqueología trabaja de espaldas a la etnografía. Cuando el presente cristiano se imaginó, situado bajo tierra y privado de la luz del sol un infierno lúgubre y poco acorde con las ideas y con el carácter optimista y paradisíaco Celta, por la vigencia priscilialista en la época de las aras/estela de Donón, la Galicia cristiana bajoimperial habría conservado las ideas platónica vigentes en el mundo clásico y esencialmente en el imaginario celtogallego: En las Islas Cíes, en la Isla de Ons y en San Andrés de Teixido existen los ecos del Paraíso Celta, el luminoso Tártaro, del pasado pagano, la Casa de Don, rica en huéspedes, milagrosamente preservado del chapapote del Prestige, y de haber adquirido un tinte infernal. Aquí en el presente Cristiano, en los finisterres de Galicia, en el confín noroccidental de España, la sutíl Geografía Sagrada del imaginario popular (cf. ALONSO ROMERO, 1996, pp 159-67) vuslumbra desde sus acantilados el puerto seguro y bendito, y mantiene a punto sus barcas de piedra.

© ANDRÉS PENA GRAÑA

Artículos relacionados


Poblamientos relacionados

    No hay poblamientos relacionados.


Imágenes relacionadas (Beta)

Volver arriba