Fecha: 10 de ene. 2006
Sección: Objetos celtibéricos
Información publicada por: crougintoudadigo
Mostrado 2.630 veces.


VIRGEN PORTAPIES DE CRISTO, EN EL LIBRO DE PERICOPIOS DE ENRIQUE II, RICHENAU (LAGO CONSTANZA, SUIZA)

ANDRÉS PENA PUBLICÓ ESTA IMÁGEN EN SU CONTEXTO Y ESTE ARTÍCULO EN SU TESIS DOCTORAL EN 2004.
"Cómo en un coloquio de amor de la poesía mística, entre el rey y la categoría divina personificada por el outeiro, “altar” de piedra, de la tribu, ora Trebopala “Piedra de la Tribu”, ora Toudopala, “Piedra del Teuta (Estado)”, ora Crougintoudadigoe, “Croio (altar de piedra) Teutático se establece un diálogo o mística conexión, el día de la entronización.
Esta unión se expresaría entre los celtas y germanos celtizados de manera solemne, mesurada, sin recargarse, con la bendita imagen expresada magistralmente en el famoso Libro de Pericopios de Enrique II, (Richenau, Lago Constanza) figurando el vientre fecundo de la virgen que garantiza la subsistencia a una sociedad agropecuaria. La miniatura del Lago Constanza representa al rey, en este caso a Cristo en Majestad, sentado en su trono, teniendo como porta pies, nada más, y nada menos, que a la Mater santísima (una trinidad y triple virgen, Matres, para los celtas). La majestuosa imagen de Cristo Entronizado, posando sus pies en la el bendito vientre fructífero de la Virgen, no es en consideración a su simbología en modo alguno incongruente ni para el sistema Celta, ni para el dogma Católico, donde la Virgen Maria es Madre Universal. Hay que comprender que estos conceptos facilitaron la conversión instantánea al cristianismo de los celtas.
La Trebopala, la “Piedra de la Tribu”, la Toudopala, la “Piedra del Teuta (Estado)”, el Crougintoudadigoe, el “Croio (altar de piedra) Teutático encarna, según lo pienso, una muy seria y elevada concepción lejos de responder a un abrevadero, a un encharcado capricho o a una húmeda ensoñación del frívolo lingüista ajeno al saber multidisciplinar –El difunto Proinsias Mac Cana describió a dos colegas suyos estudiosos de los Mabinogui con estas palabras: On the one hand the exemplary philologist who never allowed his arguments and conclusions to stray far from textual analysis, on the other the speculative enquirer who seemed sometimes to place as much store by instinct as by evidence and whose reconstructions, even at the most air-borne, have a disarming semblance of plausibility (Proinsias MAC CANA)-
Siendo las anteriores advocaciones religiosas, categorías divinas, expresivas de la mutua comunión y compromiso de la Mater, de la tierra fecunda, con su Treba, con su Teuta, con su País representado por el recto rey de un reino en paz, donde la inimaginable perversión del sistema, ilustrada por los presentes tiempos, y en el pasado por los nefandos reyes Bress y su doblete Brenno, viciaba el orden moral y natural de la treba.

Constituye la Trebopala en el repertorio legitimador de la monarquía (donde se inscriben todos y cada uno de los temas desarrollados en las llamadas Cuatro Ramas de los galeses Mabinogui) un motivo de enorme prestancia y el día de la entronización real es el momento más hondo y más bello de la vida de la tribu. Pero desaparecidos, quizás con su vieja Europa, los inmortales lazos de los celtas con su tierra, desaparecidos ya casi todos los Celtas en realidad, igual que la santa obligación se transformó hoy en un abrevadero, ya en la Edad Media la Trebopala aparece en la historia galesa de Math (Oso) convertida en una singular, y aún triple, doncella porta pies, en otra incomprendida y bizarra historieta, desarrollada en la Cuarta Rama de los Mabinogi.:
"MATH el hijo de Mathonwy era el señor de Gwynedd, y Pryderi el hijo de Pwyll era señor de los ventiun Cantrefs del Sur; y eran esos los siete Cantrevs de Dyved, y los siete Cantrevs de Morganwc, los cuatro Cantrevs de Ceredigiawn, y los tres de Ystrad Tywi. Por aquel tiempo, Math el hijo de Mathonwy no podía existir a menos que sus pies estuvieran en la barriga de una virgen, excepto solo cuando el estaba prevenido por el tumulto de guerra. Ahora la doncella que estaba con el era Goewin, la hija de Pebin de Dol Pebin, en Arvon, y ella era la mas preclara doncella de su tiempo conocida en ese lugar. Y Math estaba obligado a residir permanentemente siempre en Caer Dathyl, en Arvon, y no podía ir a circunvalar la tierra, pero Gilvaethwy el hijo de Don, y Eneyd el hijo de Don, sus sobrinos, los hijos de su hermana, con su mayordomo, iban a circunvalar la tierra en su lugar".
En la Historia de Math, en la cuarta rama, tres vírgenes, simbolizando esta triplicidad el carácter de la Mater (una jovencita, una madre y una anciana), o en las tres vírgenes portapies del rey, representan según lo pienso, sucesivamente al altar de la tribu Trebo/Pala, una categoría divina del ombligo, ónfalos de la Diosa Madre, mientras que el principal protagonista Math “El Oso”, escenifica con su obligación de tener siempre puestos los pies en el vientre de la virgen, el perpetuo compromiso de un soberano celta con su país, de tener los pies en el suelo, compromiso adquirido en día de su entronización, desde el mismo momento en que sobre el ónfalos de la propia Mater, la Pala o Fál, sobre el vientre fecundo de la virgen posó sus pies y aún –si es tolerable- podríamos decir que, con el particular asvamedha, el día de su entronización, con ella comulgó.
El soberano alzado sobre la pala del rey, se fundió en, por, y con la Soberanía en una carne y en una sola sangre hasta que desplazando la “pataca miuda” los peccata minuta de su sitio, corrompiéndose el lenguaje según universal ley postulada por MAX MÜLLER, lo que simbolizaba plásticamente el compromiso del soberano de tener los pies en el suelo -es decir guardarse digno en todo momento con su conducta y superior virtud moral y mental de la Tierra, del país del Estado que lo eligió, quizás no con la facilidad con la que, postulado cada cuatro años, olvida un candidato de hoy el compromiso al día siguiente de resultar electo- un dia dejó de tener sentido.
Esta mi concepción del significado de las categorías Trebopala y Trebaruna, de difícil interpretación [que bebiendo de la Mitología Comparada tan cara a los lingüístas decimonónicos, más que de neogramáticología y de abrevaderos requiere, para la interpretación del objeto arqueológico, casando las palabras con las cosas, de una valoración de la etnografía gallega (90), fósil viviente europeo] con el tiempo se olvidó, posibilitando la entrada en el juego, o en la escena, en la Cuarta Rama de los Mabinogui el Señor de Gwynedd, Math Hijo de Mathonwy –nombre y patronímico de ursulino aroma-, con su excentricidad de mantener los pies, salvo en tiempo de guerra, en todo momento sobre el vientre de la hermosa doncella Goewin, hasta que dejando la virgen fecunda el estado virtuoso y a Math sin porta pies, florece ese celta y delicioso enredo con la preñada substituta de obscura virtud y luminoso nombre Arianrhod, madre de un rubio vástago Dylan Eil Ton “Hijo de la Ola” y aún del solar Lleu Llawgyffes a quien le fue destinada una sin par esposa, Blodeuwedd, creada de los pétalos de las flores del campo.
En la extraordinaria trama que presentamos, ni los embarazos de la fecunda virgen, correspondientes con la fructificación de la Madre Tierra tienen nada de particular, ni lo tiene el que en la Edad Media se represente al Soberano Cristo radiante en su trono y con los pies sobre el vientre de su Santísima Madre, la Virgen María. Concluimos pensando que por encarnarse para entronizar al soberano, la Diosa Madre en el sacrosanto outeiro no resulta peregrino en este contexto que el país, el Territorio Político Autónomo Celta, o Treba muestre este outeiro o pala como un vienetre de madre, un ónfalos “ombligo” en la epigrafía sacrificial del NO señalado por categorías religiosas –no por divinidades o por diosas- Trebopala, Trebaruna, Crougintoudadigo.

CROUGINTOUDADIGO le recuerda a un amigo, que Pena Graña jamás habló de podomorfos en las entronizaciones.
Si habló y mucho, con estos papeles de la entronización en su tesis doctoral, y habló también de este tema, como lo sabe Igmoral, pues que tiene y usa la separata, el mencionado Pena Graña en sus papeles del Anuario Brigantino nº 117, y desde la página 33 a la 78, bajo el inequívoco epígrafe "Un matimonio entre a Terra (Treba) e a Deusa Nai (Mater)". Y esta relación jamás la vió el descarado podorrupícola trasno sumicio Mobbinng'neng, hasta que Andrés Pena expuso su tesis en mayo de 2004 (Pena la publicó ese mismo año de 2004 en la USC) y subiendo a verla muchas veces, copio lo que pudo y en el mismo orden y, pisando los pasos del Andrés Pena, lo empotró sin ton ni son en sus "mitillos hispánicos". Ya juzgarán en su día los que saben juzgar, y ya sentenciará la ley de prelaciones. Crougintoudadigo agradece a Celtiberia.net que permita publicitar estos y otros papeles de Andrés Pena

Artículos relacionados

    No hay artículos relacionados.


Poblamientos relacionados

    No hay poblamientos relacionados.


Imágenes relacionadas (Beta)

No hay imágenes relacionadas.

Volver arriba