Realizada por: MARCOVITO
Al Druida: A todos los Druidas
Formulada el domingo, 29 de enero de 2006
Número de respuestas: 2
Categoría: Otros Temas

Destrucción de Obras de Arte por fenómenos naturales.


Como ultimamente los foros, están que echan humo, propongo este tema que creo que es más relajado. La cuestión es la siguiente, desde que me he interesado por la historia y el arte, referente a España, hay siempre una referencia constante en cuanto a desastres naturales, "El terremoto de Lisboa", éste según he oido afectó a la Giralda de Sevilla, a las vidrieras de la Catedral de Ávila, etc, etc. Por tanto, la pregunta sería; ¿Cuantas obras de arte conocéis que se hayan perdido,-excluyendo incendios, y aquellas en las que el hombre ha intervenido-, por desatres naturales en España?; ¿Algunas de esas obras se han perdido para siempre? Gracias a todos.

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 Sophya martes, 31 de enero de 2006 a las 12:08

    El terremoto de Lisboa de 1755 tuvo lugar el 1 de noviembre de 1755, a las 9:20 de la mañana. Fue uno de los terremotos más destructivos y mortales de la historia, causando la muerte de entre 60.000 y 100.000 personas. El seismo fue seguido por un tsunami y un incencio, causando la destrucción casi total de Lisboa. El terremoto acentuó las tensiones políticas en Portugal e interrumpió abruptamente las ambiciones coloniales de Portugal durante el siglo XVIII. El acontecimiento fue discutido extensamente por los filósofos ilustrados europeos, inspirando progresos importantes en la teodicea y la filosofía de lo sublime. Además, al ser el primer terremoto cuyos efectos sobre un área grande fue estudiada científicamente, señaló el nacimiento de la sismología moderna. Los geólogos estiman hoy que la magnitud del terremoto de Lisboa sería de un 9 en la escala de Richter, con su epicentro en el océano Atlántico a unos 200 km al oeste-sudoeste del Cabo de San Vicente. Las ondas sísmicas causadas por el terremoto fueron sentidas a través de Europa hasta Finlandia y África del Norte. Tsunamis de hasta 20 metros de altura barrieron la costa del Norte de África, y golpearon las islas de Martinica y Barbados al otro lado del Atlántico. Un tsunami del tres metros golpeó también la costa meridional inglesa. En España produjo al menos 1.275 muertos y abundantes daños. En Sevilla hubo nueve víctimas, el 89% de las viviendas resultaron dañadas y afectó incluso a la Giralda. El tsunami posterior afectó gravemente a las costas de Huelva y Cádiz. En Ayamonte murieron 1.000 personas; en Cádiz las olas rompieron las murallas, y el mar invadió la ciudad hasta tres veces, ocasionando numerosas víctimas. Conil fue destruida, Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera sufrieron víctimas y desperfectos. El terremoto sacudió mucho más que ciudades y edificios. Lisboa era la capital de un país devotamente católico, con una larga historia de inversiones en la Iglesia y la evangelización de las colonias. Más aún, la catástrofe tuvo lugar un día de fiesta católico y destruyó prácticamente cada iglesia importante. Para la teología y filosofía del siglo XVIII, esta manifestación de la cólera del dios era difícil de explicar. El terremoto influyó profundamente en muchos pensadores de la Ilustración europea. Muchos filósofos contemporáneos mencionaron o hicieron referencia al terremoto en sus escritos, notablemente Voltaire en Candido y en su Poème sur le désastre de Lisbonne (poema sobre el desastre de Lisboa). El carácter arbitrario de la supervivencia fue probablemente lo que más le marcó, llevándose a satirizar la idea, defendida por autores como Gottfried Wilhelm Leibniz o Alexander Pope, de que "este es el mejor de loos mundos posibles". Como escribió Theodor Adorno escribió, "el terremoto de Lisboa fue suficiente para curar a Voltaire de la teodicea de Leibniz". A finales del siglo XX, siguiendo a Adorno, el terremoto de 1755 ha sido presentado a veces como análogo al Holocausto en el sentido de catástrofe tan enorme que tuvo un impacto transformador en la cultura y la filosofía europeas. El concepto de lo sublime, aunque existió antes de 1755, fue desarrollado en filosofía y elevado su más alta expresión por Immanuel Kant, en parte como resultado de sus intentos para comprender la enormidad del seismo y del tsunami de Lisboa. Kant publicó tres textos separados sobre el terremoto de Lisboa. El joven Kant, fascinado con el terremoto, recogió toda la información disponible en gacetillas de noticias, y la usó para formular una teoría sobre las causas de terremotos. Su teoría, que implicaba cambiar de sitio enormes cavernas subterráneas llenas de gases calientes, fue (aunque erróneo en última instancia) una de las primeras tentativas sistemáticas modernas para explicar los terremotos mediante causas naturales, antes que sobrenaturales. Según Walter Benjamin, el delgado libro elaborado por un joven Kant sobre el terremoto "representa probablemente el principio de la geografía científica en Alemania. Y ciertamente el comienzo de la sismología." Por otra parte, Werner Hamacher (un pensador posmoderno, entusiasta de Hegel, y como tal con una postura anti-Ilustración y anti-modernidad) ha afirmado que las consecuencias del terremoto penetraron en el vocabulario de la filosofía, haciendo inestable e incierta la común metáfora que establecía firmes bases sobre la tierra en las discusiones de los filósofos: "bajo la impresión ejercida por el terremoto de Lisboa, que tocó la mentalidad europea en una [de] sus épocas más delicadas, la metáfora del suelo y el temblor perdió totalmente su aparente inocencia; ya no se usaron más como figuras del discurso"(263). Hamacher afirma que la certeza fundacional de la filosofía de Descartes comenzó a convulsionarse como consecuencia del terremoto de Lisboa. Este fenómeno dió lugar al nacimiento de la sismología moderna. (Wikipedia, la enciclopedia libre)


  2. #Gracias MARCOVITO AGRADECIMIENTO

    , Gracias Sophya, mi pregunta iba encaminada a obras de arte en España, y no en el Mundo Mundial. En todo caso, nuevamente Gracias

  3. #2 Sophya martes, 31 de enero de 2006 a las 12:12

    En cuanto a obras de arte que se pierdan por catástrofes , pues desde todas las que habría en Pompeya y Herculano , así como las mismas ciudades , pasando por el último tsunami que azotó Asia , haber debe haber innumerables a lo largo de la historia , q


  4. Hay 2 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net