Realizada por: Kentaber
Al Druida: A todos los Druidas
Formulada el martes, 02 de noviembre de 2004
Número de respuestas: 3
Categoría: Temas Divinos, Mitológicos y Espirituales

Rituales paganos en Carme


Hola a todos, me preguntan sobre unos supuestos rituales paganos que se celebran en Carme (Costa de la Muerte) y no tengo ni la menor idea de ese asunto. ¿Alguien sabe algo de esto?, gracias.

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 Daimon jueves, 04 de noviembre de 2004 a las 23:18

    Hola, no sé si lo que sigue a continuación te servirá, pero al menos guarda bastante relación con lo que solicitas: En A Costa da Morte hay una serie de lugares que por la riqueza legendaria que conservan se puede afirmar que allí se practicaba algún tipo de culto pagano. Esta religiosidad pagana hace referencia sobre todo al culto a las piedras, como se puede comprobar en las leyendas sobre el Monte Pindo, el Monte de San Guillerme (en Fisterra) y las Piedras de Muxía. Pero además aparecen otros cultos a elementos naturales, como el sol, el mar o las serpientes. Uno de los hechos que nos muestra la fuerza de estas antiguas divinidades es el interés que la iglesia católica puso en cristianizar estos lugares, lo que dio origen a santuarios tan importantes como el Cristo de Fisterra o la Virxe da Barca de Muxía. La piedra, para los primitivos, era símbolo de la invariabilidad, a diferencia de otros elementos de la naturaleza sujetos a cambios. Por tener esa propiedad, transciende de la precaria cualidad humana, que también está sometida a este proceso de cambio, muerte y desaparición. Pero la piedra tan sólo será objeto de adoración o culto en la medida que se relacione con un hecho transcendente que le otorgue sacralidad. Por lo tanto, no se adora a las piedras por el simple hecho de su constitución, sino por una simbología que representa debido a su forma, tamaño, origen, etc. La importancia que tuvo el culto a las piedras en esta parte del noroeste peninsular no fue sólo debido a la variedad de formas que adquieren en estos lugares los granitos, sino por ser para los antiguos el fin de la tierra conocida; y según la creencia de los pueblos celtas, próximo al Alén, para quien el Más Allá, se encuentra en una isla de occidente, denominada Tierra de la Juventud, donde no se conocía la muerte y la felicidad era eterna. Los intentos de la Iglesia católica para acabar con los cultos paganos fueron muchos; sin embargo, a pesar de las prohibiciones dictadas en concilios, homilías o amenazas de excomunión, no fueron capaces de terminar de una manera definitiva con estas creencias. Viendo el poco efecto que tenían las prohibiciones, la iglesia optó por cristianizarlos, dándole una versión cristiana a todo aquello que tenía un origen pagano. Existen en A Costa da Morte muchas piedras que fueron, o aún son, objeto de culto. El tipo de piedras que en esta comarca costera tienen o tuvieron relación con los cultos paganos son muy variadas. Según el etnógrafo Taboada Chivite, podemos clasificarlas en: Piedras grabadas o con insculturas, como A Pedra da Serpe de Gondomil (Corme), donde se representa la figura de una serpiente alada. Esta piedra podría ser un antiguo altar druídico, simbolizando el culto a la serpiente. Con motivo de su cristianización aparece una leyenda relacionada con San Hadrián, que es el santo patrón de la parroquia. Cuenta la leyenda que aquellas tierras estaban invadidas de serpientes y que, estando predicando por allí San Hadrián, pisó fuerte con su pie en el suelo y todas las serpientes escaparon encantadas para debajo de la piedra, desapareciendo así la terrible plaga que afectaba a la zona. Relacionada con esta leyenda está también la de San Hadrián de Malpica, donde se cuenta que este mismo santo, con su pie impidió que las serpientes pasaran a las Islas Sisargas,. Por este motivo, según la tradición popular en estas islas no hay este tipo de reptil. Como señal de este hecho, en unas piedras que hay en la orilla del mar, cerca de la capilla, se encuentra grabada la serpiente que dejó petrificada el santo, así como la huella de su pie. Piedras fertilizantes. Existen en la zona varias piedras que desde tiempos antiguos seles atribuye esta propiedad. La más conocida es la denominada cama do santo, situada en el Monte de San Guillerme de Fisterra, a la que hace referencia Frei Martín Sarmiento, en su viaje por galicia, quien nos dice que allí había una pila o cama de piedra en la que se ponían a dormir marido y mujer que, por estériles que fueran, acudían a aquel lugar y procreaban. Aquella pila o cama no era más que un sepulcro antropoide que había dentro de la ermita y que el cardenal Del Hoyo nos dice que allí estuviera el cuerpo del santo, que fue robado por los franceses cuando saquearon la villa de Fisterra. Relacionado con el culto a la fecundidad también está, según José Luis Pensado, la leyenda de Orcabella, mujer vieja y fea que llegó a galicia en tiempos de los moros, gran encantadora que perseguía a todo ser viviente, quien, después de cavar una tumba se encerró dentro con un pastor. Según Benjamín Trillo, la tumba de Orcabella es un dolmen, que tiene la cubierta desplazada. Para Luis Pensado, la palabra Orcabella significa dolmen viejo o arca vieja, sobre la que se realizarían prácticas de fecundidad. Con este mismo culto también estaría relacionada una roca situada a la orilla del mar, en el cabo Fisterra, sobre la que el Cardenal del Hoyo nos dice: “En un roquedo que bate el mar, está un altar, donde por tradición, en habiendo falta de agua, va esta villa en procesión y dicen allí misa y luego dicen que llueve “ Del Monte Pindo nos cuenta Sarmiento que oyó decir que los matrimonios estériles acudián allí para tener hijos, como sucedía con el monte de San Guillerme. Barreiro Barral opina que uno de los huecos de forma oblonga que hay en la piedra más alta del Monte Peñafiel podría ser la cama para los matrimonios estériles de los que nos habla Sarmiento. Piedras adivinadoras. Se incluyen en este apartado todas las piedras de abalar que denotan creencias adivinadoras o cumplimiento de alguna promesa. A Pedra de Abalar de Muxía es, de todas, la más conocida. Hay una creencia popular que dice que la piedra abala cuando quiere, y que cuando lo hace presagia una desgracia. Hay varios testimonios que hacen alusión a acontecimientos que alertó con su abalar, como el que nos cuenta Carré Aldao, cuando a mediados del siglo pasado, unos ladrones pretendían robar en el santuario y la piedra abaló sola, ahuyentándolos. Antiguamente existía la creencia de que la gente que movía la piedra tenía que estar libre de pecado porque, de lo contrario no abalaba. Los romeros que acuden a este santuario tienen como pretensión abalar la piedra, interpretando su movimiento como una buena disposición de la Virgen a conceder lo que se le pide. Hay también quien dice que esta piedra tiene facultades de predecir las desgracias que van a ocurrir en el mar, abalando sola unos días antes de que ocurran. Murguía, apuntó también la posibilidad de que la piedra hubiese sido en la antigüedad probatoria de fidelidad conyugal, a semejanza de otras piedras de abalar bretonas; o también que tuviese facultad para probar la culpabilidad de los reos, que eran condenados cuando no conseguían que la piedra abalase. Piedras agujereadas. La principal ceremonia que se hace en estas piedras es el denominado “rito del paso”; en galicia, este rito se hace sobre todo con los niños pequeños para curar el mal del raquitismo. La piedra de Os Cadrís, de Muxía, es una de ellas, por la que la gente pasa nueve veces por debajo para curar las enfermedades de los riñones o los dolores de espalda. Piedras de sacrificio. Son aquellas que tienen huecos o pozas, que fueron objeto de veneración por haberse realizado en ellas algún tipo de rito pagano. Hay historiadores que en su interpretación de textos clásicos sitúan en el Cabo Fisterra las aras sextianas, dedicadas al culto del emperador romano Augusto. Barreiro Barral, estudioso del Monte Pindo, sitúa en este monte las tres aras, diciendo que una de ellas estaría situada en la cima del Monte Peñafiel, donde en la roca se pueden observar unos agujeros a modo de escalera para subir a ella, y en la parte más alta tiene unos agujeros artificiales, donde se realizaban los sacrificios. Piedras figurativas. Son aquellas que por su forma inspiraron la imaginación popular, creándose sobre ellas diversas leyendas. Donde más abunda este tipo de rocas es en el Monte Pindo, allí, debido a la erosión, resulta fácil encontrar multitud de piedras de formas muy diversas, sobre todo en el denominado Valle Encantado o en el Chan da Mina. Un saludo. Daimon


  2. #2 Kentaber jueves, 04 de noviembre de 2004 a las 23:49

    Muchas gracias Daimon por haberte molestado en escribir esto extensamente. Te lo agradezco. Muy interesante.


  3. #3 norlingen jueves, 16 de diciembre de 2004 a las 02:51

    En las festividades paganas se realizan hoy dia ritos paganos en Carme, ademas de lo expresado correctamente por Daimon.


  4. Hay 3 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net