Realizada por: diviciaco
Al Druida: A todos los Druidas
Formulada el sábado, 31 de enero de 2004
Número de respuestas: 18
Categoría: Temas Históricos y Artísticos

Una hipótesis sobre los Ruccones


Lo primero es identificarlos con los Luggones de las fuentes antiguas. Este poderoso pueblo, de nombre petulantemente celta, ha dejado media Asturias marcada con sus topónimos (Lugones es una de las mayores poblaciones del centro de Asturias) e incluso los habían llevado hasta las islas Británicas (Cilurnum, Chester) de la mano de los auxiliares astures de una gens de los Luggones, los cilúrnigos (caldereros en lengua céltica) de Noega. Estos fragmentos de San Isidoro y de la crónica Albeldense apenas dejan margen para la duda. Albeldense: 24. Sisebutus rg. an. VIII°. Iste potestate Iudeos ad fidem Xpi perduxit. Eclesiam sancte Leocadie Toleto opere miro fundabit. Astures et Ruccones in montibus reuellantes humiliabit et suis per omnia benibolus fuit. Hunc uni proprio morbo, alii inmoderato potionis austo asserunt interfectum sub imperatore Eraclio. Tune nefandus Mahomat in Africa nequitiam legis stultis populis predicabit. Etimologías: "Astures, gens Hispaniae, vocati eo quod circa Asturam flumen, septi montibus sylvisque crebiris inhabitent". Historia Gothorum: "Sisebuto redujo -reduxit- a los ástures, que se habían rebelado, enviando contra ellos un ejército a las órdenes de Richila." "Dominó -devicit- por medio de sus generales a los roccones Rodeados por todas partes de abruptos montes" Como se ve se cita a los Astures junto a los Ruccones, como en el epígrafe romano del Sueve: http://www.asturies.com/belenos/memoriacelta/imaxen/hestoria17e.JPG se los ubica en los montes y siempre con ánimo de rebelión. La utilización por San Isidoro de dos verbos distintos en la Historia Gothorum para describir las dos acciones guerreras ha sido interpretada por Diego Santos como que los visigodos habrían realizado una campaña efectiva sobre los Astures, mientras que sólo obtuvieron una victoria contra los Luggones al estilo, podríamos decir, de la de Agrícola contra los Pictos en el monte Graupio. Según la crónica rotense http://www.ih.csic.es/departamentos/medieval/fmh/rotensis.htm Pelayo estaba en Brece (conceyu de Piloña) cuando las tropas musulmanas se aprestan a prenderlo cuando le avisan los suyos y huye a caballo: Qui dum Asturias peruenissent uolentes eum fraudulenter conprendere, in uico cui nomen erat Brece per quendam amicum Pelagium manifestum est consilio Caldeorum. Sed quia Sarrazeni plures erant, uidens se non posse eis resistere de inter illis paulatim exiens cursum arripuit et ad ripam flubii Pianonie peruenit. Que foris litus plenum inuenit, sed natandi adminiculum super equum quod sedebat ad aliam ripam se trantulit et montem ascendit. ¿Que hacía Pelayo en Piloña? Lo cierto es que en ese concejo precisamente, estaba o había estado la antigua capital de los Lugones Argandenos: Paelontium, el actual pueblo de Belonciu. Si los Luggones mantuvieron el historial de rebelión que manifiestan las crónicas: ¿la presencia de Pelayo en su territorio -suponemos que no estaría pescando salmón- significa que ese pueblo aún existía por aquellas fechas y que fué agente del levantamiento contra los agarenos?. ¿Dominaba este pueblo por aquel entonces todo el área oriental de Asturias y de la montaña de Covadonga -antiguo solar de los Cntabros Vadinienses- y por ésta razón el incipiente reino se vertebró sobre los territorios astures, en vez de hacerlo sobre territorio cántabro?

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 diviciaco sábado, 31 de enero de 2004 a las 00:00

    Bueno ¿que opinais..?


  2. #2 diviciaco sábado, 31 de enero de 2004 a las 00:00

    Increible. Ni una sola respuesta. ¿No es esto un portal de historia y protohistoria?. Por lo visto para comentar una hipótesis histórica con algun público no hace falta documentarla: Basta teñirla de tintes polémicos y nacionalistas aunqie no aporten nada ¿galicia y Portugal una misma nación? ni tengan mucho que ver con la historia...


  3. #3 Bea sábado, 31 de enero de 2004 a las 00:00

    Dividiaco, ers un poquito impaciente... sinceramente, no contesto porque no conozco el tema en profundidad. Madre mía, qué humos. Y no te sorprendas, las cosas son así. Bea


  4. #4 flavio sábado, 31 de enero de 2004 a las 00:00

    Hola Diviciaco: ¿No esperarás que estemos sentados ante el pc esperando que preguntes par abalanzarnos a responder...? ;) Tranquilizate, que ya te responderá el que te pueda ayudar. Y ya que estamos, dos cositas: Lo 1º, una sugerencia, ya que yo no sé latín, y creo que ya no es una lengua muy hablada por aquí, ¿podrías poner la traducción debajo? y ya que en distintos foros se suelen o pueden repetir estas citas...¿no sería mejor ponerlas en un artículo en la biblioteca y poner en el foro donde encontrarlas?(ésto va para todos) Lo 2º, parece que no está demostrado que los ruccones fueran los luggones, ni siquiera creo que se les pueda situar concretamente, de hecho la hipótesis de J.Caro Baroja los situa en el valle de Roncal, Navarra. Bueno un saludo y espero que no te ofendas ;)


  5. #5 DUBIERGOS sábado, 31 de enero de 2004 a las 00:00

    Personalmente creo que Caro baroja estaba más en lo cierto de identificar los Ruccones con el actual Roncal. Xoménez de Rada en su "De Rebus Hispaniae" obra de 1243, por lo tanto en una época en que quizás aún no se perdiera memoria de los Ruccones citando los lugares que quedaron en las montañas haciendo frente a los musulmanes así: " Asturias, Vizcaya, alava, uipúzcoa, Ruconia y Aragón".


  6. #6 diviciaco sábado, 31 de enero de 2004 a las 00:00

    Gracias Gracias por vuestros comentarios ya contengo mi nerviosismo con el palo en la boca... Paso a dar la información pedida por flavio: Historia Gothorum En la era 592 [año 554]. Como éste [Atanagildo] con anterioridad hubiera tomado la tiranía y se esforzara en privar del reino a Agila, solicitó el Emperador Justiniano tropas que le auxiliasen, las cuales, fortificadas, no pudo después alejar de las fronteras del reino. Con ellas hasta hoy se está en conflicto: antes con frecuentes combates mortales, pero ahora con muchas incursiones y escaramuzas. En la era 641 [año 603], Witerico (...), aunque combatió muchas veces contra las tropas romanas, no alcanzó gloria bastante, aparte la que obtuvo por sus generales sobre ciertas tropas en Gisgonza. En la era 648 [año 610], Gundemaro (...) devastó en una expedición a los vascones y en otra cercó a las tropas romanas. [Sisebuto fue] esclarecido en las lecciones de la guerra y en la victoria. A los astures rebeldes, enviando su ejército, los redujo a su dictado. A los rucones, cercados por todas partes en los montes escarpados por los duques, los venció. Sobre los romanos, hallándose presente, triunfó felizmente dos veces y sometió luchando ciertas ciudades de ellos; hasta tal punto fue clemente después de la victoria que a muchos enemigos capturados por su ejército y reducidos a servidumbre, los dejó en libertad dando el precio, y del tesoro salió la libertad de los cautivos. Éste [Suintila], habiendo alcanzado bajo el Rey Sisebuto el oficio de duque, dominó los castillos romanos, venció a los rucones (...). Pero luego que ascendió a la cumbre de la supremacía Real, las otras ciudades que en España había en manos de los romanos, entablando batalla, las obtuvo; y aumentada la gloria del triunfo sobre los otros Reyes con felicidad admirable, de toda España, hasta el estrecho del océano, fue el primer dueño de la Monarquía del reino, que ningún príncipe anterior había reunido. Acrecienta la virtud de su título haber vencido en el combate a dos patricios: a uno lo hizo con la prudencia, y al otro sometió con valor. Tuvo al comienzo de su reinado una expedición contra las incursiones de los vascones que infestaban la provincia Tarraconense, donde hasta tal punto los pueblos montaraces fueron abatidos por el terror, que al punto, como conociendo los derechos debidos, dejadas las armas, con las manos suplicantes extendidas para rogar, sometieron sus cuellos, dieron rehenes, fundaron Ologico, ciudad de los godos, con sus estipendios y trabajos, prometiendo estar en su reino y dictado y hacer cualquier cosa que se les mandase. Rotense: "Cuando ellos llegaron a Asturias y pretendieron cogerlo con engaños en un lugar llamado Brece [que se suele localizar cerca del actual Infiesto] un amigo de Pelayo le reveló la intención de los musulmanes. Pero siendo más los sarracenos, y viendo que no podía hacerles frente, se escapó hábilmente de ellos, picó espuelas y llegó a la orilla del río Piloña. Lo encontró crecido y desbordado, pero nadando con la ayuda del caballo que montaba pasó a la otra orilla y subió a la montaña. Los sarracenos dejaron de perseguirlo..." Luego buscaré mas información. Con respecto a la ubicación de los Ruccones no me parece que haya pruebas suficientes para situarlos en el Roncal. En las crónicas se les cita casi siempre con los astures, como veis, igual que el epígrafe del sueve que podeis ver en el enlace de arriba. Aunque puedo equivocarme, no he visto toda la información disponible. ¿alguien ha leido esto?: Pueblos y crónicas. Interpretaciones sobre el enigma de los rucones bajo una perspectiva etnohistórica. Revista Mnemosyne. Revista de la Asociación de Jóvenes Historiadores de España. ISSN: 1135-2426 Volumen 4 1997 106-140 págs. Saludinos


  7. #7 diviciaco domingo, 01 de febrero de 2004 a las 00:00

    Hola Dubiergos!. Realmente la fecha de esa obra cae bastante tardía: El abismo histórico era pavoroso entonces desde la época de Sisebuto: desde el 612 habían trasncurrido la friolera de 631 años, tanto como para no tener idea ya de por donde caían los Ruccones. Quizá los ástures de que hablaban las crónicas eran los que S.Isidoro situa a orillas del Esla, en tanto que los Ruccones fueran propiamente los ástures trasmontanos Ahora observa esto: En el 572 el rey Suevo Teudemiro "Llevó la guerra contra los Roccones" según S.Isidoro y Segun Juan de Bíclaro, pues ambas noticias son coincidentes. Dada la extensión del reino suevo, este hecho sería incomprensible, de estar localizados los Roccones en el Roncal, pero cobra pleno sentido si fuesen, efectivamente los Luggones, ya que sabemos por el Parroquial Suevo (Compilado por Teudemiro) que la parroquia de Pésicos en los astures trasmontanos era dependiente de la sede de Astorga, y quizás por tanto los Pesgos dependían políticamente del reino Suevo. Los Pésicos o Pesgos eran los vecinos occidentales inmediatos de los Luggones, de forma que la acción de Teudemiro seguía una lógica de conquista. En otro orden de cosas: ¿cual sería el origen del nombre ruccones si no los identificamos con los luggones? ¿los "ruiseñores"? :) (Roncal es sinónimo de ruiseñor). Si lo derivamos de "roca" cualquier lugar podría ser su origen..¿y la doble c? Creo que no hay ninguna buena razón para no identificar Luggones con Ruccones. Como mínimo ha de ser la hipótesis de partida.


  8. #8 diviciaco domingo, 01 de febrero de 2004 a las 00:00

    Perdón se me había olvidado la fuente: (desde el desliz de Gausón estoy hipersensible) Por cierto: ¿No me podría echar una mano la Dra Canto? Lo de los runcones está en AÑO SEXTO DEL EMPERADOR JUSTINO Y CUARTO DEL REY LEOVIGILDO [¿572?] http://www.geocities.com/milan313/toledo.html CRÓNICA DE JUAN, ABAD DEL MONASTERIO BICLARENSE Hasta aquí Víctor Tonense, obispo de la iglesia de la provincia africana, compuso el orden de los años precedentes; nosotros nos hemos encargado de añadir los hechos que siguieron. Después de Eusebio, obispo de la iglesia de Cesarea, Jerónimo, presbítero conocido en todo el orbe, Próspero, varón religioso, y Víctor Tonense, obispo de la iglesia africana, de los cuales se ssabe que compusieron, con brevedad y cuidado sumos, la historia de casi todos los pueblos, extendieron hasta nuestra edad la serie de los años y transmitieron a nuestro conocimiento lo que aconteció en el mundo, nosotros, con la ayuda de Nuestro Señor Jesucristo, hemos procurado legar a la posteridad, con brevedad de estilo, el conocimiento de los hechos acontecidos en nuestros tiempos, que en parte vimos con nuestros propios ojos y en parte conocimos por el relato de amigos. 1. En la décima quinta indicción, como se ha dicho, después de la muerte de Justiniano, es hecho emperador de los romanos Justino el joven, su nieto. 2. En el año 53 de los romanos [¿567?] reinó Justino el joven, por espacio de once años. Este Justino, en el primer año de su reinado, anuló lo que fue hecho contra el sínodo de Calcedonia e introdujo en toda la Iglesia católica, para que fuera cantado por el pueblo antes de la oración dominical, el símbolo de los 150 padres reunidos en Constantinopla y loablemente acogido en el sínodo de Calcedonia. 3. Los pueblos armenios e iberos, los cuales recibieron la fe merced a la predicación de los apóstoles de Cristo, impulsados por Cosroes, emperador de los persas, hacia el culto de los ídolos, rechazaron orden tan impía y se entregaron con sus territorios a los romanos; esto rompió los pactos de alianza entre los romanos y los persas. SEGUNDO AÑO DEL MENCIONADO PRÍNCIPE [¿568?] 1. En la ciudad real los patricios Eterio y Adeo, quienes, con la ayuda de los médicos, querían provocar la muerte de Justino con el veneno más que con el hierro, fueron descubiertos y obligados a sufrir la pena capital; el primero fue devorado por las fieras y el segundo pereció quemado por las llamas. 2. Justino, hijo del patricio Germano y primo del emperador Justino, recibe la muerte en Alejandría por conspiración de Sofía Augusta. 3. En esos tiempos Atanagildo, rey de los godos en España, llegó al fin de su vida y en su lugar subió al trono Liuva. TERCER AÑO DEL EMPERADOR JUSTINO [¿569?] 1. Los garamantes desean y piden, por intermedio de embajadores de paz, unirse al Estado romano y [recibir] la fe cristiana, y al punto obtienen ambas cosas. 2. Teodoro, prefecto de África, perece a manos de los moros. 3. En esos tiempos el pueblo macurritano se acoge a la fe de Cristo. 4. En el año tercero de ese imperio, Leovigildo, hermano del rey Liuva, en vida del hermano, se establece en el reinado de la España Citerior, toma como esposa a Gosuinda, viuda de Atanagildo, y restablece, en forma admirable, en los antiguos términos del reino de los godos, que se había reducido por diversas rebeliones. AÑO CUARTO DLE EMPERADOR JUSTINO Y SEGUNDO DEL REY LEOVIGILDO [¿570?] 1. Teoctisto, general del ejército de la provincia de África, es derrotado y muerto por los moros. 2. El rey Leovogildo, rechazados los soldados [bizantinos] destruye los lugares de Bastitania y de la ciudad de Málaga, y vuelve al solio vencedor. 3. El emperador Justino lleva la guerra a la Tracia contra el pueblo de los ávaros por medio de Tiberio, conde [jefe] de la guardia, y Tiberio vuelve vencedor a Constantinopla. 4. En el reino de galicia, Miro es hecho rey de los suevos después de Teudemiro. AÑO QUINTO DEL EMPERADOR JUSTINO Y TERCERO DEL REY LEOVIGILDO [¿571?] 1. El emperador Justino, rechazados los persas, convierte en provincias romanas a Armenia e Iberia y prepara la guerra contra los persas por medio de sus duques. 2. Amable, general del ejército de África, es muerto por los moros. 3. El rey Leovigildo se apodera de noche, por la traición de un cierto Framidáneo, de Sidonia, ciudad muy fuerte, y después de dar muerte a los soldados, establece a esa ciudad bajo la ley de los godos. 4. Donato, abad del monasterio servitano, tiene fama de eminente taumaturgo. AÑO SEXTO DEL EMPERADOR JUSTINO Y CUARTO DEL REY LEOVIGILDO [¿572?] 1. Llega a su término el reino de los gépidos, vencidos en guerra por los lombardos; el rey Cuniemundo cae en el campo de batalla y todos sus tesoros son llevados a Constantinopla al emperador Justino por Trasarico, obispo de la secta arriana, y por Reptila, nieto de Cuneimundo. 2. El rey Leovigildo ocupa de noche la ciudad de C´rdoba, rebelde a los godos durante largo tiempo, y se enseñorea de ella después de dar muerte a los enemigos; también reintegra a muchas ciudades y castillos bajo el dominio de los godos, luego de matar a una gran cantidad de campesinos. 3. Miro, rey de los suevos, mueve guerra a los runcones. 4. El jefe de la iglesia de Elena goza fama de obispo eminente. AÑO SÉPTIMO DEL EMPERADOR JUSTINO Y QUINTO DE LEOVIGILDO [¿573?] 1. Albuíno, rey de los longobardos, debido a la conspiración de su esposa, es muerto de noche por los suyos; sus tesoros y la misma reina llegan a poder del Estado romano, y los longobardos quedan sin rey y sin tesoro. 2. En esos días llegó al fin de su vida el rey Liuva, y toda España y la Galia narbonense cayeron bajo el poder y el reino de Leovigildo. 3. El emperador Justino es aquejado por una grave enfermedad, que algunos consideran trastorno cerebral y otros mal demoníaco. 4. En la ciudad real cundió la mortandad, provocada por una plaga inguinal, por la cual vimos morir a muchos miles de hombres. 5. El rey Leovigildo, después de haber entrado en Sanabria devasta a los sappos, somete a su poder aquella región y hace partícipes de su reino a Hermenegildo y recaredo, hijos de su finada esposa. 6. Los embajadores del pueblo macurritano llegan a Constantinopla, ofreciendo en regalo al príncipe Justino dientes de elefantes y de camellos pardales y estrechan amistad con los romanos. 7. Después de Juan, Benedicto fue ordenado obispo de la Iglesia Romana; permaneció cuatro años en ese cargo. 8. Mausona, obispo de la iglesia emeritense, goza de gran fama en nuestra religión. AÑO OCTAVO DE JUSTINO Y SEXTO DE LEOVIGILDO [¿574?] 1. Los persas rompen el tratado de paz con los romanos y en un combate derrotan la muy fuerte ciudad de daras; después de dar muerte a una multitud de soldados romanos, entran en esa ciudad y la saquean. 2. En esos días el rey Leovigildo entra en Cantabria, extermina a los usurpadores de esa región, ocupa Amaya, se apodera de los bienes de aquéllos y somete la provincia [de Cantabria] a su poder. 3. El emperador Justino nombra César a Tiberio, a quien recordamos antes como conde [jefe] de la guardia, y no mucho después lo eleva a la dignidad imperial y lo designa príncipe del estado. 4. El primer día de [la elevación a] César de Tiberio desapareció en la ciudad real la plaga inguinal. AÑO NOVENO DEL EMPERADOR JUSTINO Y SÉPTIMO DEL REY LEOVIGILDO [¿575?] 1. Cosroes, emperador de los persas, se dispone a saquear el territorio romano con un ejército muy numeroso. Justiniano, elegido por Tiberio duque del ejército romano y general de Oriente, prepara la guerra contra aquél, y en una encarnizada batalla en los campos situados entre Daras y Nazivios, [donde] disponía de un pueblo muy valiente que en el idioma bárbaro se llama Herina, supera a ese emperador. Justiniano, después de haberlo obligado a huir con el ejército, invade su campamento, saquea vencedor los territorios del reino de Persia y envía a Constantinopla, para el triunfo, el botín [obtenido]. Entre las demás cosas [se hallaban] 23 elefantes, que ofrecieron un gran espectáculo a los romanos en la ciudad real. Una multitud de persas, [que formaban] parte del botín de los romanos, fue vendida con gran utilidad para el tesoro público. 2. El rey leovigildo penetra en los montes Aregenses, hace cautivo a Aspidio, señor del lugar, junto con su esposa e hijos, y se adueña de sus bienes y tierras. 3. Aramundaro, rey de los sarracenos, llega a Constantinopla y con todos los signos de su linaje se presenta al príncipe Tiberio llevándole regalos de su país. Recibido benignamente por Tiberio y favorecido con óptimas dádivas, obtiene el permiso de volver a su patria. AÑO DÉCIMO DEL EMPERADOR JUSTINO Y OCTAVO DEL REY LEOVIGILDO [¿576?] 1. Baduario, yerno del príncipe Justino, es derrotado en Italia por los longobardos y no mucho después muere allí. 2. El general Romano, hijo del patricio Anagasto, toma vivo al rey del pueblo suano, lo envía a Constantinopla con su tesoro, su mujer y sus hijos y somete ese reino al poder de los romanos. 3. El rey Leovigildo trastorna en galicia el territorio de los suevos, y habiéndole el rey Miro pedido la paz por medio de sus embajadores, se la concede por breve tiempo. 4. Los esclavinios en Tracia invaden muchas ciudades de los romanos, las saquean y dejan vacías. 5. Los ávaros ocupan con engaños el litoral marítimo y perjudican las naves que pasan por las costas de Tracia. 6. Después de benedicto, es ordenado obispo de la Iglesia romana Pelagio el joven; permanece en su cargo once años. [¿577?] 1. En el año onceno de su reinado, Justino llega al último día de su vida y Tiberio obtuvo la monarquía. 2. En el año 54 de los romanos Tiberio reina por espacio de seis años. PRIMER AÑO DEL IMPERIO DE TIBERIO Y NOVENO DEL REINADO DE LEOVIGILDO 1. Los ávaros saquean Tracia y asedian la ciudad real desde un gran muro. 2. El rey leovigildo entra en Orospeda, ocupa las ciudades y los castillos de esa provincia y la somete. No mucho después allí mismo son vencidos los campesinos rebeldes a los godos y luego toda Orospeda es poseída por los godos. AÑO SEGUNDO DEL EMPERADOR TIBERIO Y DÉCIMO DEL REY LEOVIGILDO [¿578?] 1. Genadio, general en África, aniquila a los moros, derrota en la guerra y mata con la espada al mismo rey Garmules, muy valiente, quien con anterioridad había dado muerte a tres generales del ejército romano, mencionados antes. 2. Tiberio nombra general en Oriente a mauricio, conde [jefe] de la guardia, y lo envía a luchar contra los persas. 3. Los romanos sostienen en Italia una deplorable guerra contra los longobardos. 4. El rey leovigildo, exterminados por doquier los tiranos y vencidos los invasores de España, una vez obtenida la calma, descansa con su pueblo y funda en Celtiberia una ciudad que, del nombre de su hijo, llama Recópolis. Adorna el casco de la ciudad con obras maravillosas y también los suburbios, y establece privilegios para el pueblo de la nueva ciudad. 5. Adquiere fama Juan, presbítero de la iglesia emeritense. AÑO TERCERO DEL EMPERADOR TIBERIO Y ONCENO DE LEOVIGILDO [¿579?] 1. Los ávaros, rechazados de los territorios de Tracia, ocupan parte de Grecia y de Panonia. 2. El rey Leovigildo da como esposa a su hijo Hermenegildo la hija de Sisberto, rey de los francos, y le entrega parte del reino para gobernarlo. 3. Mientras Leovigildo reina en tranquila paz con sus enemigos, una riña doméstica perturba la seguridad, pues en aquel año su hijo Hermenegildo, por conspiración de la reina Gosuinda, asume la tiranía, se encierra en la ciudad de Sevilla, después de haberse rebelado, y lleva consigo la rebelión contra el padre a otras ciudades y castillos. Esta causa produjo mayores daños en el reino de España, tanto para los godos como para los romanos, que la incursión de los enemigos. 4. Novel, obispo complutense, goza de estimación. AÑO CUARTO DE TIBERIO Y DÉCIMOSEGUNDO DE LEOVIGILDO [¿580?] 1. Mauricio, general de Oriente, mueve guerra a los persas, y rechazada una multitud de ellos, inverna en Oriente. 2. El rey Leovigildo reúne en la ciudad de Toledo un sínodo de obispos de la secta arriana y reforma la antigua herejía con un nuevo error, diciendo de la religión romana que los que vayan [a su secta] desde nuestra católica fe, no deben ser bautizados, sino purificados por la imposición de las manos y la prescripción de la comunión y [que deben] dar gloria al Padre por el Hijo en el espíritu santo. Con este engaño muchísimos de los nuestros pasan al dogma arriano, más por su propio deseo que por imposición. AÑO QUINTO DE TIBERIO Y DÉCIMOTERCERO DE LEOVIGILDO [¿581?] 1. Los longobardos se eligen en Italia, entre [los de] su estirpe, un rey de nombre Autarico, en cuyos tiempos los soldados romanos fueron destrozados por completo y los longobardos ocuparon los territorios de Italia. 2. El pueblo esclavinio saquea la Iliria y la Tracia. 3. El rey Leovigildo ocupa parte de la Vasconia y funda la ciudad que se llama Victoríaco. 4. El emperador Tiberio casa a su hija con mauricio, general de Oriente. AÑO SEXTO DE TIBERIO Y DÉCIMOCUARTO DE LEOVIGILDO [¿582?] 1. Tiberio alcanzó el término de su vida, y en su lugar fue elegido emperador de los romanos Mauricio. 2. En el año 55 de los romanos, Mauricio reina por espacio de veinte años. 3. El rey Leovigildo reúne un ejército para someter a su hijo, convertido en tirano. AÑO PRIMERO DEL EMPERADOR MAURICIO Y DÉCIMOQUINTO DEL REY LEOVIGILDO [¿583?] El rey Leovigildo, reunido un ejército, sitia la ciudad de Sevilla y ciñe con apretado asedio al hijo rebelde. Miro, rey de los suevos llega en ayuda de Hermenegildo para tomar Sevilla y allí concluye su último día. Le sucede en el reino de galicia su hijo Eborico. Mientras tanto el rey Leovigildo conturba la nombrada ciudad, ora con el hambre, ora con el hierro, ora torciendo el curso del Guadalquivir. SEGUNDO AÑO DEL EMPERADOR MAURICIO Y DÉCIMOSEXTO DE LEOVIGILDO [¿584?] 1. Leovigildo reconstruye los muros de Itálica, antigua ciudad, lo cual representa un obstáculo gravísmo para el pueblo sevillano. 2. En esos días, en galicia, Andeca asume un gobierno tiránico sobre los suevos y toma como esposa a Sisegunda, viuda del rey Miro. Priva del reino a eborico y lo obliga a ingresar en un monasterio. 3. El rey Leovigildo, mientras su hijo Hermenegildo viaja por intereses políticos, entra en Sevilla luchando, toma las ciudades y los castillos que había ocupado el hijo y no mucho después lo sorprende en la ciudad de Córdoba y lo envía desterrado a Valencia, privándolo del reino. 4. El emperador Mauricio envía contra los longobardos a los francos, en calidad de mercenarios, y ello acarrea no pocs daños a ambos pueblos. 5. Eutropio, abad del monasterio servitano y discípulo de Donato, adquiere fama. TERCER AÑO DE MAURICIO Y DÉCIMOSÉPTIMO DE LEOVIGILDO [¿585?] 1. Mauricio inicia hostilidades contra los persas por medio de sus duques. 2. El rey Leovigildo asuela galicia, toma prisionero al rey Andeca, y se apodera del pueblo, del tesoro y de la tierra de los suevos, convirtiéndola en una provincia gótica. 3. Hermenegildo pierde la vida a manos de Sisberto en la ciudad de Tarragona. 4. Los francos entran con un ejército en la galia narbonense, deseando ocuparla. Leovigildo envía en contra de ellos a su hijo Recaredo, quien rechaza al ejército de los francos, y [así] el reino de la Galia queda libre de la incursión de aquéllos. de dos campamentos que contenían gran cantidad de hombres, toma uno en paz y otro por las armas. El campamento llamado Hodierno, muy seguro, está colocado a orillas del Ródano; el rey Recaredo lo acomete y lo toma en encarnizada lucha y vuelve vencedor a su padre y a su patria. 5. A Andeca se le corta el pelo y la barba, después de privarle del reino, y luego él mismo experimenta lo que había hecho a Eborico, hijo del rey, su rey, pues recibe el honor del presbiterio y es relegado a la ciudad de Beja. 6. En galicia, Malarico se hace tirano y hasta quiere reinar, [pero] al instante, vencido por los duques de Leovigildo, es hecho prisionero y encadenado es presentado al rey. 7. Leandro, obispo de la iglesia de Sevilla, goza de [gran] fama. AÑO CUARTO DEL EMPERADOR MAURICIO Y DÉCIMOOCTAVO DEL REY LEOVIGILDO [¿586?] 1. Autarico, rey de los longobardos, supera en un encuentro a los romanos, y aniquilada una multitud de soldados enemigos, ocupa el territorio de Italia. 2. En ese año el rey Leovigildo concluye el último día [de su vida] y su hijo Recaredo toma el cetro del reino en plena tranquilidad. QUINTO AÑO DE MAURICIO, PRÍNCIPE DE LOS ROMANOS, Y PRIMER FELIZ AÑO DEL REY RECAREDO [¿587?] 1. Mauricio nombra César a su hijo Teodosio, nacido de la hija del emperador Tiberio. 2. A la muerte de Pelagio el joven, Gregorio le sucede en el episcopado de la Iglesia Romana. Permanece quince años en el cargo. 3. Los romanos, con la ayuda de los francos, aquejan a los longobardos y se apoderan de una parte de Italia. 4. Sisberto, el asesino de Hermenegildo, padece de horrible muerte. 5. Recaredo, en el décimo mes del primer año de su reinado, se hace católico con la ayuda de Dios; mantiene una prudente entrevista con los sacerdotes de la secta arriana, los hace convertir a la fe católica, más por convencimiento que por imposición, y reintegra en la unidad y la paz de la Iglesia cristiana a todo el pueblo de los godos y de los suevos. La secta arriana, con la gracia divina, acepta el dogma cristiano. 6. Desiderio, duque de los francos, bastante molesto a los godos, es derrotado por los generales del rey Recaredo y muere en el campo de batalla junto con una gran cantidad de francos. 7. El rey Recaredo restituye apaciblemente los bienes ajenos sustraídos por sus predecesores y asimilados al fisco. Empieza a fundar y a dotar iglesias y monasterios. AÑO SEXTO DE MAURICIO Y SEGUNDO DE RECAREDO [¿588?] 1. Algunos arrianos, el obispo Sunna y Segga, en compañía de otros, quieren asumir la tiranía; descubiertos y comprobada su culpa, Sunna es enviado al destierro y a Segga se lo confina a galicia, después de cortarle ambas manos. 2. Mauricio hace emperador de los romanos a su hijo teodosio, a quien antes recordamos como César. AÑO SÉPTIMO DE MAURICIO Y TERCERO DEL REY RECAREDO [¿589?] 1. El obispo Uldida y la reina Gosuinda, habiendo conspirado contra Recaredo, fueron descubiertos y se supo que, habiendo tomado comunión bajo las sagradas formas, la arrojaban luego. Conocido este delito, Uldida fue condenado al destierro. En cuanto a Gosuinda, la cual fue siempre hostil a los católicos, dejó de existir en ese tiempo. 2. Un ejército franco, al mando de Boso, enviado por el rey Gontrán, llega a la Galia narbonense y asienta sus reales cerca de la ciudad de Carcasona. Claudio, duque de Lusitania, enviado por el rey Recaredo, se presenta allí. Entonces, trabada la lucha, los francos son puestos en fuga, su campamento es destruído y su ejército destrozado por los godos. Por cierto que en esa batalla se puso de manifiesto la acción de la gracia divina y de la fe católica, que el rey Recaredo y los godos habían recibido fielmente, pues para el Señor no es difícil que se dé victoria a pocos contra muchos. En efecto, se sabe que el duque Claudio ahuyentó, con apenas trescientos hombres, a casi sesenta mil francos y mató con la espada a la mayor parte de ellos. Con toda justicia, en nuestra época, se atribuye la gloria de haber actuado en esa batalla a Dios, quien se sabe que, de un modo similar, en tiempos lejanos, dio muerte a muchos millares de medianitas, hostiles al pueblo de Dios, por mano de Gedeón y con sólo trescientos hombres. AÑO OCTAVO DEL EMPERADOR MAURICIO Y CUARTO DEL REY RECAREDO [¿590?] 1. Se reúne en la ciudad de Toledo un santo sínodo de obispos de toda España, Galia y galicia, por orden del príncipe Recaredo y [con la participación de] 72 obispos. En ese sínodo intervino el cristianísimo rey Recaredo, quien presentó a los obispos la declaración de su conversión, de la de todos los sacerdotes y del pueblo godo en un libro escrito de su propia mano, donde señalaba todo lo que pertenece a la profesión de la fe ortodoxa. Ordenó que el santo sínodo de los obispos aplicase a sus escritos canónicos las disposiciones de ese libro. Sin embargo, todo el trabajo del Sínodo estuvo a cargo de San Leandro, obispo de la iglesia sevillana, y del beato Eutropio, abad del monasterio servitano. El rey Recaredo, como hemos dicho, había intervenido en el santo sínodo, renovando en nuestros tiempos [el hecho del] antiguo príncipe Constantino el Grande, quien ilustró con su presencia el santo sínodo de Nicea, y [el del] cristianísimo emperador Marciano, a cuya instancia se firmaron los decretos del sínodo de Calcedonia. En efecto, en la ciudad de Nicea tuvo comienzo la herejía arriana y mereció condena sin ser extirpada de raíz, mientras en calcedonia fueron condenados Nestorio y Eutiques, juntamente con Dióscoro, su defensor, y sus secuaces. En cambio, en el santo sínodo toledano, la perfidia de Arrio, después de [haber provocado] numerosas muertes de católicos y matanzas de inocentes, fue extirpada de raíz por el celo del príncipe Recaredo, de modo tal que no pululó más y la paz católica fue otorgada a las iglesias. Esta nefanda herjía, según está escrito: "de la casa del Señor surgirá la tentación", creció en la iglesia de Alejandría por obra del presbítero Arrio y fue descubierta por el santo obispo de la ciudad, Alejandro. En el sínodo de Nicea, a juicio de 318 obispos, en el año vigésimo del imperio de Constantino el Grande, conforme a las decisiones del sínodo, se condenó a Arrio y su error. Esta herejía, no sólo manchó parte del Oriente y del Occidente, sino también, con su perfidia, atrapó en sus redes las tierras meridionales y septentrionales e incluso islas. Desde el año vigésimo del imperio del príncipe Constantino, cuando comenzó la herejía arriana, hasta el año octavo de Mauricio, príncipe de los romanos, que corresponde al cuarto año del reinado de Recaredo, son 280 años, durante los cuales la Iglesia católica fue infestada por esa herejía; pero venció con la ayuda del Señor, porque está fundada sobre piedra. 2. En esos tiempos, en los cuales Dios todopoderoso, eliminado el veneno de la antigua herejía, restituyó la paz a su Iglesia, el emperador de los persas abrazó la fe [cristiana] y selló la paz con el emperador Mauricio. 3. Mientras el ortodoxo [rey] Recaredo reinaba en paz y quietud, acechanzas domésticas se levantaron contra él. En efecto, uno de sus cubicularios y duque de una provincia, de nombre Argimundo, deseaba, en contra del rey Recaredo, asumir la tiranía de modo tal de quitarle el reino y la vida, si fuera posible. Sin embargo, una vez descubiertos sus nefandos propósitos, fue preso y encadenado y luego de una investigación, sus cómplices confesaron la impía maquinación y murieron con castigo proporcionado a sus culpas. Argimundo, el cual deseaba llegar al reino, primero fue interrogado a latigazos, luego vergonzosamente decalvado y por fin le fue amputada la mano derecha y sirvió de escarmiento a todos en la ciudad de Toledo paseado en el lomo de un asno con burlona solemnidad, mostrando [así] que los siervos no deben ser arrogantes con sus señores. Se suman en total 2242 años desde Adán hasta el diluvio. Desde el diluvio hasta Abraham 942. Desde Abraham hasta el nacimiento según la carne de Nuestro Señor Jesucristo 2015. En total son 5199 años. En fin, desde el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo hasta el octavo año de Mauricio, príncipe de los romanos, son 529 años. En total, desde Adán hasta el año octavo de Mauricio, príncipe de los romanos, que corresponde al año cuarto de Recaredo, rey de los godos, son 5791. Trad. de Irene A. Arias, de la edición de los MGH, Auct. Antiq., XI, pp. 211 y ss., en: Cuadernos de Historia de España, X, 1948, Buenos Aires, pp. 130-141. ARRIBA ..................................


  9. #9 diviciaco lunes, 02 de febrero de 2004 a las 00:00

    En vista del escaso exito de mi propuesta la trasladé celtas.org, donde puede verse con algunas fotos...


  10. #10 chelalo miércoles, 25 de febrero de 2004 a las 12:30

    La leyenda de Bernardo del Carpio, sitúa a los roccones al sur de Aquitania, en la Gascuña. Podría ser el nombre dado a un grupo hispano romano (no vascon) que se defendieron en la zona vasco-cantabra y su resto espacial, queda recogida en la leyenda. Habría que considerar mito lo de una cantabria (de cantabros) independiente y un actual pais vasco, en igual situación.


  11. #11 diviciaco miércoles, 25 de febrero de 2004 a las 14:27

    Hola chelao, ya había dicho que son interpretaciones tardías, puedes ver mi artículo de celtiberia: http://www.celtiberia.net/verrespuesta.asp?idp=3325&cadena=ruccones


  12. #12 diviciaco miércoles, 25 de febrero de 2004 a las 14:28

    Perdón http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=899&cadena=ruccones


  13. #13 diviciaco miércoles, 25 de febrero de 2004 a las 14:47

    Aqui esta el romance, donde no se menciona alos ruccones: http://www.sewanee.edu/Spanish/santiago/carpio.html Y aquí algunos comentarios: http://www.ukans.edu/ftp/pub/history/primary_texts/bernardo_del_carpio.html Las fuentes antiguas , los valiosos escritos de San Isidoro, Juan de Bíclaro y la crónica Albeldense no indican esa hipótesis.


  14. #14 DUBIERGOS miércoles, 25 de febrero de 2004 a las 22:46

    No se trata del romance, sino de la leyenda tal como la recoge la primera Crónica General de España de Alfonso X y literalmente dice en una de varias menciones a Ruconia. "Mas quando lo supieron en Asturias, en Alava en Vizcaya, en Navarra et en Ruconia- esto es Gasconna- et en Aragon"


  15. #15 diviciaco miércoles, 25 de febrero de 2004 a las 23:21

    Si aquí están: Hablando de las conquistas de Alfonso I dice: "Ganó de los moros a Transmiera, Sopuerta,Garnica, Bardulia, que ahora dicen Castilla la vieja, Alava, Orduña, Vizcaya, Ayco,Pamplona e Besera: esta es la que ahora llaman Vitoria, e Navarra e Ruconia,Pancorbo, Carracio, bien fasta los montes Pirineos. E aun sin estos lugares que aquí hemos dicho, tomó otros muchos, e retubo muchos de ellos, e basteciólos mui bien, e retornó a la tierra muchos christianos captivos de los moros, e pobló la tierra de ellos,e mandolos morar en aquellos lugares que él pudo librar e retener". Y más Andados cuatro annos del sennorio dell infante don Pelayo, que fue en la era de sietecientos et cinquanta et cinco, cuando andava ell anno de la Encarnación en sietecientos et dizesiete, e el dell imperio de Leo en cuatro, estando toda Espanna cuetada e crebantada de los muchos males et crebantos que vinieran sobrella assi como avemos dicho, Dios, poderoso de todas las cosas, pero que era ya yrado contra ella, non quiso oblidar la su misericordia, et menbrose de la su merce, et quiso por ende guardar all infante don Pelayo por ante la su faz, assi como una pequeña centella de que se levantasse despues lumbre en la tierra. Este don Pelayo fuera ante Vitiza quandol quisiera cegar, Así como dixiemos antes desto, pero que era su escudero yl traye la espada; et acogierase a Cantabria et amparosse y. E cuando oyo que los cristianos eran vençudos et toda la cavalleria perduda, tomo una hermana que avie, et fuesse con ella pora las Asturias que siquentre las estrechuras de las montannas pudiesse guardar alguna lumbrera pora la cristiandad a que se acogiesse, ca los moros avien ya conquerida todo lo mas de Espanna, assi como avemos dicho, e crebantaron el poder de los godos de guisa que que non avie y ninguno que se les defendiese, sinon unos pocos que fincaran et se alçaran otrossi en las Asturias et en Vizcaya et en Alava et en Guipozcoa porque son muy grandes montannas, et en los montes Rucones et en Aragón. E a estos quiso lod Dios guardar por que la lumbre de la cristiandad et de los sus siervos non se amatasse de tod. Sin embargo hay 600 años de distancia con los hechos que relata, lo que es mucho y quizá solo extrapolaba por donde caía esos rucones. lo cierto es que las crónicas que te menciono, fiables y valiosas por ser contemporáneas o casi a los hechos, y no se entiende en ellas que los rucones esten en Gascuña: "Pero hay algo aún mas importante: Dada la extensión del reino Suevo, esta guerra sería incomprensible, de estar localizados los Roccones en el Roncal, pero cobra pleno sentido de ir dirigida contra los Luggones, ya que sabemos por el Parroquial Suevo (Compilado por Miro en el 569) que la parroquia de Pésicos en la Asturia Trasmontana era dependiente de la sede de Astorga, y quizás por tanto los Pesgos dependían políticamente del reino Suevo: Los Pésicos o Pesgos eran los vecinos occidentales inmediatos de los Luggones, de forma que la acción de Miro seguiría una lógica de conquista."


  16. #16 diviciaco jueves, 26 de febrero de 2004 a las 11:27

    Aquí está la crónica de Alfonso X http://www4.gvsu.edu/wrightd/SPA420Camino/619CoronicadeEspanna.htm Sospecho que es sólo una extrapolación basada en el nombre Roncal y en la tradición de la batalla de Rooncesvalles. Mira donde está el Roncal, en la raya de Francia a 82 km al norte de Pamplona! http://www.viamichelin.com/viamichelin/esp/tpl/mag3/art20020901/img/Navarra_sept_esp.gif Es imposible que a Miro, rey de los Suevos en el confín occidental de la península, se le hubiera perdido nada ahí.


  17. #17 DUBIERGOS jueves, 26 de febrero de 2004 a las 19:46

    Diviciaco, los límites del reino suevo no siempre fueron los mismos y hay algun autor que para su tiempo situa su frontera oriental con Austrogonia, que evidentemente no es Asturia


  18. #18 diviciaco jueves, 26 de febrero de 2004 a las 23:15

    Lo siento Dubiergos, pero llevar el reino Suevo hasta el confin con Francia y a falta de 13 años de su destrucción por Leovigildo es una aberración integral. No se quien será ese "autor" pero yo me quedo con las fuentes: La Albeldense, Juan de Bíclaro, San Isidoro y el parroquial Suevo. Todas de la época del reino. Con repecto al límite del reino, que dices no era Asturias, mira el parroquial Suevo compilado por Miro: Sólo tiene la parroquia de Pésicos en la Asturia Trasmontana. Los vecinos occidentales de los Luggones, mira tú por donde. Y no hay más en la Asturia trasmontana. Tras la destrucción por los Visigodos del desvencijado reino Suevo, el rey Sisebuto pasa a otra cosa: A los astures rebeldes, enviando su ejército, los redujo a su dictado. A los rucones, cercados por todas partes en los montes escarpados por los duques, los venció. (S. Isidoro) Astures et Ruccones in montibus reuellantes humiliabit et suis per omnia benibolus fuit (Albeldense) Una hipótesis sobre los Ruccones


  19. Hay 18 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net