Autor: Hannon
miércoles, 04 de octubre de 2006
Sección: Roma y Grecia en Celtiberia
Información publicada por: Hannon
Mostrado 27.863 veces.


Ir a los comentarios

...



-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 A.M.Canto 01 de ene. 2004



    Enhorabuena por esta interesante puesta al día.
    Me gustaría hacer una contribución relativa a la causa por la que los mercenarios hispanos, especialmente los celtíberos, fueron tan apreciados en la segunda mitad del primer milenio a.C. por las potencias mediterráneas, e incluso por otros hispanos (el caso de los turdetanos, que en el 195 a.C. para enfrentarse a Roma contratan a 10.000 celtíberos).
    Siempre se ha dicho que esto se debía a su belicosidad. Sin excluirlo que esto tuviera también importancia, en mis diversos estudios desde 1991 sobre la Beturia Céltica he propuesto que la causa de esta predilección pudo ser más bien la excelencia y eficacia de las armas celtíberas. Hay distintas citas antiguas acerca de su dominio del temple del hierro, llegando a veces a conseguir un acero flexible. Su espada recta y corta (alrededor del medio metro) apoyada en un punto podía doblarse, y su doble filo y punta afilada eran tan eficaces al hundirse como cortando una cabeza por la cerviz, como dice Livio. Tanto es así que, como es sabido (aunque hay quien confunde la referencia con las falcatas), los romanos adoptaron la espada celtíbera como una de las armas de base del propio ejército romano bajo el nombre de "gladius hispaniensis", porque la sabían más potente que las suyas (hasta entonces la "machaira" macedónica). Y, por lógica, eran los celtíberos los que les sabían sacar el mayor partido. Si además las potencias les pagaban más como mercenarios de lo que ellos podían ganar en su tierra, es normal que prefirieran ocasionalmente este tipo de vida a pesar de sus riesgos.
    Esta evidencia sobre la pericia de los celtíberos en el trabajo del hierro me llevó a sugerir también, yendo más atrás, que la causa real del paso de pueblos celtas a la península, hacia el siglo VIII-VII a.C., no fuera la trashumancia o a los problemas demográficos en Galia o Germania, como también se ha dicho siempre, sino su interés por ocupar y explotar los riquísimos filones de hierro hispanos. Sobre esto, que ya no afecta al tema que aquí interesa, voy a colgar un breve comentario en el artículo de Bea sobre Los Celtas en la Península Ibérica.
    Saludos y Feliz Año.

  2. #2 Hannon 01 de ene. 2004

    Gracias por su aportación, profesora Canto. Siempre es un placer contar con su colaboración.

    Totalmente de acuerdo, por otra parte, con sus afirmaciones. De hecho, algunas fuentes clásicas dicen que los romanos nunca consiguieron dotar a la hoja del gladius de una calidad semejante a la que conseguían los pueblos celtiberos. No obstante, no creo que haya que buscar un único motivo en el mercenariado, sino una interacción de varios.

    En cuanto a la participación de los celtiberos como mercenarios en las tropas turdetanas, durante las campañas del púnico Amílcar en la Península (años 237-229 a.C), en las que el Bárcida emprendió la sumisión del valle del Gualdalquivir, se registra ya un enfrentamiento con los turdetanos. En dicho enfrentamiento tenemos ya a los celtiberos presentes. A este respecto, los historiadores no se ponen de acuerdo; por un lado están aquellos, como García y Bellido y Blázquez, que afirman que no se produjo una penetración púnica en los territorios ocupados por las tribus celtiberas, sino que éstos debieron de formar parte de tropas mercenarias al servicio de los turdetanos. Sin embargo otros, como González Wagner, son partidarios del enfrentamiento de lusitanos y turdetanos por separado, argumentando que, desde el principio, Amílcar estuvo interesado en el control de las áreas mineras de Sierra Morena, habitadas algunas por tribus “célticas”. El episodio en cuestión es el de los caudillos Istolacio e Indortas.

    Gracias de nuevo por su atención y Feliz Año Nuevo.


  3. #3 Hannon 01 de ene. 2004

    Le ruego me disculpe, la cita de Diodoro a la que me refería es:

    ” Luchando (Amílcar) contra los iberos y los tartesios, con Istolacio, general de los celtas, y su hermano, dio muerte a todos, entre ellos a los dos hermanos, con otros sobresalientes jefes, y alistó a sus propias órdenes tres mil, que había apresado con vida. Pero Indortas reunió de nuevo cincuenta mil hombres, y retirándose antes de presentar batalla a una colina, fue sitiado por Amílcar; durante la noche intentó escaparse, perdiendo la mayor parte de sus tropas y siendo él mismo capturado vivo. Amílcar le sacó los ojos, lo atormentó y lo crucificó”.

    He repetido por error dos veces la de González Wagner...

  4. #4 jugimo 01 de ene. 2004

    La resistencia y eficacia de las armas celtibéricas no sólo eran debidas el temple del hierro sino tambien a la adicción de pequeñas cantidades de otros minerales accesorios, como la "Ilmenita" que es Óxido de Titánio, y que como mineral pesado se encuentra al lavar los aluviones de los rios mediante bateas.
    Hoy se usa el Titánio para la fabricación de planchas blindadas pero los celtíberos ya lo usaban (sin saberlo) porque algunas armas de hierro contienen pequeñas cantidades de Ilmenita y este titanio en aleación con el hierro les confiere gran resistencia.

  5. #5 falkata 11 de ene. 2004

    entonces los guerreros celtiberos no tienen nada que envidiar a los mitificados galos,e incluso eran mas apreciados que estos por romanos y cartagineses ¿no? me a gustado mucho su articulo profesora canto un saludo

  6. #6 Hannon 11 de ene. 2004

    Falkata, gracias, je je je,pero el artículo es mío... Pero bueno, reconozco que la profesora Canto lo ha hecho mucho más interesante.

    Efectivamente, los púnicos (bueno, Aníbal en particular) prefería a los guerreros peninsulares, entre los que también debes incluir a los iberos. No obstante, debo decir en favor de los galos que es comprensible su mayor "infidelidad", puesto que los hispanos estaban a miles de Km. de sus hogares y lo tenían mucho más difícil para desertar (no les iba a servir de mucho). Dejemos el patrioterismo para otros foros...
    Hannon

  7. Hay 6 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba