Autor: pikxo
martes, 02 de septiembre de 2003
Sección: Leyendas
Información publicada por: pikxo
Mostrado 22.001 veces.


Ir a los comentarios

La Muerte de Don Rodrigo

Una leyenda andevaleña sobre la muerte del último rey visigodo

La leyenda.

Sotiel Coronada es una pequeña aldea minera que pertenece al término municipal de Calañas, País de Andévalo, en la provincia de Huelva. Justo en la margen derecha del Río Odiel, las minas de Sotiel ya fueron explotadas en Época Imperial. La abundancia de trabajos romanos así lo atestiguan, y hace pensar que esta mina fue una de las más trabajadas de la época: pozos socavones, galerías, etc. Se puede visitar incluso los restos de algo parecido a un poblado cerca de un paraje conocido como Corta Tiberio. También en Sotiel Coronada, junto al Río, y frente a tales minas se hallan dos preciosas ermitas. Una frente a la otra son de tal blancura, por la cal que las baña, que se encandilan mutuamente. El Río las susurra en su bajada desde la Sierra, y los cabezos de pinos las perfuman en cada atardecer junto con coloridos aromas de jaras, brezos y eucaliptos. Una ermita guarda a Nuestra Señora de Coronada, patrona de la Villa de Calañas; la otra lo hace con Nuestra Señora de España, la Virgen de España, a quienes los vecinos del pueblo de Beas le brindan una romería en el mes de mayo. Cuenta una extendida leyenda por estas tierras de Andévalo que: Malherido y masacrado, en su huída del general beréber Muza, y tras las pérdida de la batalla de Guadalete ante unos ocho mil sarracenos bajo las órdenes de Tariq ibn Ziyad, el Rey Visigodo Roderico junto con algunos de los supervivientes de su fuerza real, llegó hasta el lugar donde hoy se emplaza la ermita de la Virgen de España. Allí sin fuerzas esperó escondido y murió el último Rey Godo.

Revisión histórica.

¿Qué es leyenda y qúe parte es verdad?. Se sabe que Rodrigo no murió en Batalla y que huyó malherido. Veamos por que rutas pudo escapar el Rey y su guardia: Tarik, justo después de Guadalete, tomo Écija, para después por Despeñaperros llegar a Toledo. Esto supone que la huída de Don Rodrigo a Toledo por el Valle del Guadalquivir estaba cortada por los moros. Muza se separó de Tarik y desde Sevilla partió hacia Mérida en expedición junto a sus lugartenientes. Posiblemente perseguido por el moro Muza, Rodrigo le diera esquinazo desviándose por una ruta alternativa hacia el oeste en su regreso. Es bastante probable que en la huída Don Rodrigo pasara por este lugar de Sotiel Coronada. Debía saber de la existencia de un puente sobre el Odiel, de época romana, junto a las minas de Sotiel. Así, lejos de las rutas conocidas que comunicaban Hispania, y escondido por las antiguas selvas del Andevalo, podría salvarse y llegar a tiempo a Toledo para reorganizar una resistencia y salvar el reino. Es posible que Rodrigo no muriera en Sotiel, en el lugar de la actual ermita de la Virgen de España, y que solo pasara malherido. De hecho la otra leyenda que hay sobre su muerte la ubican en la Sierra de la Peña de Francia, en Salamanca, donde Rodrigo fue finalmente alcanzado por Muza y donde éste le dio muerte. La salmantina Ciudad Rodrigo tendría pues su nombre en honor al Godo. Además en un pueblo portugués cercano, Viseo, se encontró una sepultura con una inscripción que decía "HIC REQUIESCIT RUDERICUS REX GOTHORUM". Mirando también mapas históricos se puede comprobar que Muza (según Sanchez Albornoz, Historia de España Menendez Pidal, tomo III, España Visigoda) llegó hasta Mérida y que después hasta Toledo, y que desde allí partió hacia Extremadura, en una expedición, para llegar hasta Astorga. Solo hay un paso natural desde Extremadura a León y es siguiendo el cauce del Río Alagón por Las Hurdes, todo muy cerca de la Sierra de la Peña de Francia. La historia podría reflejar que por Sotiel Coronada tan solo pasara y que llegara, en su huída hacia el norte, hasta la Sierra de la Peña de Francia donde murió finalmente. No obstante la leyenda de su muerte en Sotiel está muy extendida. Prueba de ello es la cantidad de varones que son llamados Rodrigo por estas tierras, especialmente en Calañas, donde el nombre Rodrigo es casi tan común, o más incluso, que el de Juan, Manolo o Antonio, por poner un ejemplo. Pikxo 2003.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba