Autor: servan
miércoles, 28 de marzo de 2018
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Servan


Mostrado 5.638 veces.


Ir a los comentarios

Estructura cosmológica del Cenacolo vinciano.

Estructura neoplatónica del Cenacolo.

ESTRUCTURA COSMOLOGICA DEL CENACOLO VINCIANO

Del triángulo central de  Cristo se ha dicho que en la iconografía cristiana representa a Dios, habitualmente con un ojo central.

La Trinidad cristiana se remonta a la filosofía griega, especialmente platónica y su desarrollo en la gnosis cristiana neoplatónica. Zeus se manifiesta como Luz (Nous), Palabra (Logos) y como Potencia que genera y/o destruye (Rayo/ Semele).

El triángulo isósceles vinciano tiene un lado rojo y otro azul, indicando, dicen, las dos naturalezas de Cristo, humana y divina.

El rojo corresponde a la sangre (nefesh) del dios Kingu, que absorbe la Tierra (dragona Tiamat), formando arcilla (adamah), a la cual Dios insufla el Espíritu (Pneuma, Ruah), azul, creando al Adán Anthropos.

Juan Episthetos muestra estos colores, pero inversos. (El cuerpo es la túnica del alma).

Me parece que este Triángulo es la Tetraktys pitagórica, objeto de estudio de Leonardo (hombre de Vitruvio, coincidencia del cuadrado y el círculo, número áureo fi) de acuerdo a las enseñanzas del matemático platónico Paccioli (Divina proportione) (para quien dibuja los sólidos platónicos) el cual le acompaña en la realización del Cenacolo.

Tetraktys que resulta de la suma de los números 1+2+3+4= 10, significando la totalidad de la obra divina del alfa al ómega (concepto órfico pitagórico adoptado por el cristianismo).

Lado oscuro, femenino…………………………1………………………………..lado luminoso, fálico

……………………………………………………….*………*…………………………….2

……………………………………………………*……..*……..*………………………..3

……………………………………………….*..……*………*…….*……………………4

Similar a los 10 Sefirot de la Kábala.

El número 10 se indica en hebreo por la letra iota ‘ (yod)

Hipólito, Refutación, VIII, 13:

Ahora bien...el trazo único ‘ es también el diez. Porque esta potencia de la letra de un solo trazo, la iota, también el dos y el tres, el cuatro el cinco y el seis, el siete el ocho y el nueve, hasta el diez.

…Y esto significa la sentencia: Toda la plenitud tuvo su complacencia en habitar corporalmente en el Hijo del Hombre 

Lo cual también se expresa en la teoría musical. Leonardo fue amigo de Gaffurio, (De harmonia musicorum instrumentorum) músico platónico a quien al parecer retrató. The four numbers that comprise these three fundamental ratios form the tetraktys of the decad, the first principle of Pytagorean cosmology: ‘and it may well have seewed the supreme manifestation of the mysterious power of the tetraktys that the same first numbers express the basic ratios of the musical intervals’ (W Burket, Lore and Science)

Hebreo: 1= ALEPH   ……4= DALETH (Triángulo, puerta, pez dag)…10= Yud

Sumerio: Triángulo, delta (puerta o pez) = diez <

Dice Juan 10, 9: Yo Soy la Puerta, si alguno entra en mí será salvo y entrará y saldrá y hallará pasto {como oveja}.

En el sistema romano 10 = X, su origen sería: Djed egipcio (árbol fálico de Osiris)>fenicio samet >griego Xi (tres trazos paralelos) >romano X.

En el Salvator Mundi Leonardo representa a Cristo pleromático, hermafrodita, con una X en su ropaje, que podría aludir al Crismón o a la Tetraktys. Orfeo ha sido representado así.

Los 12 Apóstoles están distribuidos en 4 tríos, de los cuales los 2 del lado luminoso de la Tetraktys corresponden a tríades platónicas (Ficino, De amore commentarium in convivium platonis), el siguiente es un trío del lado oscuro, lado femenino y del mal, que nos recuerda que no debe devolverse mal por mal (Platón, Critón; G Steiner, Las dos cenas). El propio Ficino muestra las coincidencias entre la Cena de Cristo y el Simposio de Sócrates, por ejemplo el gallo.

Puede quizás pensarse que de izquierda a derecha representan las 4 estaciones, otoño, invierno (tiempo de muerte y renacimiento)/ primavera (tiempo del Amor) verano (tiempo de reflexión). Tema frecuente de las iglesias románicas.

Los órfico pitagóricos sostenían que la tierra y los planetas (los errantes) giraban alrededor de Apolo, el Sol.

Aristóteles, Del Cielo: La mayoría de los pueblos dicen que la tierra está situada en el centro del universo, pero los filósofos pitagóricos sostienen lo contrario, dicen que en el centro está el fuego y que la Tierra es uno de los astros que al moverse circularmente en torno del centro, da lugar al día y a la noche.

Opinión de N de Cusa, neo platónico, y de Leonardo.

El techo de la habitación en el Cenacolo consta de 6X5 =30 tablas, sugiriendo las 30 lunaciones.

En las paredes laterales vemos 4 falsas puertas a cada lado y al fondo 3 ventanas luminosas.

Está atardeciendo.

¿Qué significado pueden tener? Lo ignoro.



No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Servan 13 de abr. 2018

    Desde la Edad Media se ha asociado la tumba de David en el monte Zion (pero en la Biblia estaba en el valle Kibron) con el cenáculo de Cristo (coenaculum) en su segundo piso (anagaion), donde en 380 se edifica la basílica bizantina Hagia Sion.

  2. #2 Servan 17 de abr. 2018

    La belleza de la obra de arte puede morir ahogada en un fárrago de conceptos filosóficos, matemáticos, políticos, pero ciertamente no es el caso de, v. gr. la Primavera de Botticelli y muchas obras de arte griego, dirigidas a una clase muy exigente y culta. En este sentido diría que la obra de Leonardo es "inquietante", como si apelara a contenidos psíquicos inexpresados.  Por ej. Pater dice: La impenetrable sonrisa siempre animada por algo siniestro que aletea sobre toda la obra de Leonardo.  Nietzsche:  Hay en él algo no europeo, algo no dicho  y propio de quienes tienen una visión muy amplia de lo bueno y lo malo.

    Tarkovsky, de Ginevra de Benci:  Hay en ella algo inexplicablemente bello y algo declaradamente diabólico, que nos asusta...Algo que simplemente está más allá del bien y del mal...Nos abre la posibilidad de entrar en relación con el infinito...y captar ésto es la suprema meta de toda obra de arte importante.   Rossetti, de la Virgen de las rocas: Mother, is this the darkness of the end,/ The shadow of Death? And is that outer sea/ Infinite imminent Eternity?

    Y el propio Leonardo dice:  La belleza compleja resulta de la ambigüedad, casi de la contradicción.

    Sólo el pintor evoca los espíritus. El pintor es el verdadero mago. El llama a los espíritus y estos toman forma.

    Han pintado antes de mí ángeles adorables, pero de un encanto hecho de inocencia y puerilidad. Yo les he dado la experiencia, fruto de meditaciones profundas; su adhesión al Bien se basa en su conocimiento del Mal.

    Propongo decir lo indecible, expresar lo inexpresable y traducir lo intraducible.   

       Podemos mirar la Primavera desde la perfección de su belleza, pero perderíamos mucho si no fuéramos capaces de entender el complejo significado filosófico de la obra, lo cual ocurre también -opino- con el Cenáculo, que además de su extraordinario valor estético, posee significados filosóficos complejos y profundos, tan sutilmente expresados...que no han sido reconocidos en 500 años...lo cual me mueve a escribir estas líneas...quizás erróneamente.

  3. #3 Servan 23 de jun. 2018

    E Sangalli, en Leonardo é le dodici pietre del Paradiso, nos dice que en el Cenáculo Cristo muestra en el cuello un broche o piedra preciosa que identifica como esmeralda, propia de la tribu sacerdotal levita. Cuenta 8 piedras entre los discípulos.

    Esta piedra marca el ápice de un triángulo rectángulo, por lo tanto mitad de un cuadrado (que se observa en Chartres).

    Las 12 piedras corresponden a las 12 tribus, cuyos sacerdotes concurrían a la cena sagrada en el Templo de Salomón. (Exodo XXVIII, Ezequiel, Apocalipsis XXI).  Graves, en La Diosa Blanca, (relacionándolas con las 12 estaciones) nos dice que pueden haber sido XIII, Isaías XIV: roja, kadkod, ágata  carbúnculo o amatista, la cual se observa en diferentes versiones del Salvator Mundi, en relación al corazón. La piedra es como un fiel de balanza entre la mano que bendice y la que sostiene un globo o un libro.

    La piedra azul de Cristo en el Cenáculo sería sappur, lapislázuli (lapis, piedra- azur, término persa v.gr. heráldica), de la cual dice Graves que "alude a primer mes del verano, pues simboliza el cielo azul oscuro. La Vulgata traduce por zafiro y Ezequiel lo menciona como el color del Trono de Dios."


  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba