Autor: Cossue (Miguel Costa)
miércoles, 27 de enero de 2016
Sección: Edad Media
Información publicada por: Cossue
Mostrado 3.045 veces.


Ir a los comentarios

"Vi coteifes orpelados"

El rey Alfonso X el Sabio es bien conocido por -entre otras obras notables- sus Cantigas de Santa María, cancioneiro del que fue total o parcialmente autor; este conjunto lírico está sin duda entre lo más granado de la producción literaria medieval en lengua gallega (y diré que el gallego-portugués usualmente empleado por Alfonso X es específicamente gallego, tanto por el léxico empleado como por otras características definitorias). Pero Alfonso X es menos conocido por sus otras composiciones poética, que están sin embargo entre mis favoritas, especialmente aquellas que pertenecen al genero de escarño e mal-dizer (que podríamos traducir por “de escarnio y doble sentido”). Este género es a veces extremadamente crudo, tanto por lo que se dice como por cómo se dice, pero es muy revelador de la vida cotidiana en el oeste peninsular durante el siglo XIII, y nos muestra a una gente que -en sus defectos y virtudes- no era distinta de nosotros.

Guardándome de traer algún otro ejemplo más crudo, he aquí un fragmento de un doble sentido, con mi libre traducción a continuación:


Domingas Eanes houve sa baralha

com um genet´e foi mal ferida;

empero foi ela i tam ardida

que houve depois a vencer, sem falha,

e, de pram, venceu bõo cavaleiro;

mais empero era-x´el tam braceiro

que houv´end´ela de ficar colpada.


“Dominga Yanes tubo una disputa

con un jinete [bereber], y fue mal herida;

sin embargo estuvo ella allí tan valiente

que después hubo ella de vencer, sin falta,

y, sin duda, venció [a] buen caballero;

pero érase él tan hábil

que al fin hubo ella de quedar golpeada”


Que continúa después hablando de la lanza del caballero y de heridas abiertas que no cicatrizan.


Como rey que era dedica un buen número de composiciones a atacar de palabra a ricohombres y caballeros, cuya fidelidad no siempre era ni desinteresada ni firme. Entre éstas hay una que se inicia con un extraordinario ritmo de galope, la carga de unos jinetes benimerines contra unas acobardadas tropas cristianas (téngase en cuenta que las cantigas medievales eran composiciones líricas, canciones) :


O genete

            pois remete

            seu alfaraz corredor

            estremece

            e esmorece

            o coteife com pavor.


Vi coteifes orpelados

estar mui mal espantados

e genetes trosquiados

corriam-nos arredor;

tinham-nos mal aficados

[ca] perdian´a color.


Vi coteifes de gram brio

eno meio do estio

estar tremendo sem frio

ant´os mouros d´Azamor;

e ia-se deles rio

que Auguadalquivir maior.


Vi eu de coteifes azes,

com infanções iguazes,

mui peores ca rapazes;

e houveram tal pavor,

que os seus panos d´arrazes

tornarom doutra color.


Vi coteifes com arminhos,

conhecedores de vinhos,

e rapazes dos martinhos

que nom tragiam senhor

sairom aos mesquinhos,

fezerom tod´o peor.


Vi coteifes e cochões

com mui [mais] longos granhões

que as barvas dos cabrões:

[e] ao som do atambor

os deitavam dos arções

ant´os pees de seu senhor.


“El jinete [benimerín]

cuando acomete

con su alfaraz corredor

se estremece

y desfallece

el guerrero [cristiano] con pavor


Vi guerreros con oropeles

Estar muy mal espantados

y jinetes rapados

corrían alrededor;

los tenían en mal lugar,

que perdían el color.


Vi guerreros de gran brío

en medio del estío

estar temblando sin frío

ante los moros de Azamor,

escapaba de ellos un río

como el Guadalquivir mayor


Vi columnas de guerreros

Con nobles “iguazes”

Muy peores que siervos,

Y tuvieran tal pavor

que sus paños de Arrás

cambiaban de color


Vi guerreros con armiños

Conocedores de vinos,

Y siervos y pastores

Que no traían señor

Salieron a los mezquinos

Hicieron todo lo peor.


Vi guerreros y villanos

Con muy más largos bigotes

Que las barbas de los cabrones

y al son de los tambores

Los arrojaban de las sillas

Al pie de sus señores


El siguiente artículo se centra en la producción poética de Alfonso X en los géneros profanos (no religiosos):

González Jiménez, Manuel. Alfonso X, poeta profano.


El conjunto de la obra poética en gallego de Alfonso X el Sabio puede ser consultada aquí:

Cantigas Medievais Galego-Portuguesas


Y aquí:

Cantigas de Santa Maria for Singers




No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Cossue 04 de feb. 2016

    Hola, Percha. ¡Muy interesante! De hecho, en galicia hay no pocos diplomas del siglo XII y XIII donde tal o cual caballero o escudero establece sus últimas voluntades o testamento por ir a la guerra en Andalucia. Y en las cantigas se narra el robo y el apresamiento de “moros”, que eran traídos luego a galicia (en el foro do Bo Burgo de Caldelas, de 1230, se establece el pago de 12 dineros por moro o mora vendidos):


    “Quem seu parente vendia,

    todo por fazer tesouro,

    se xe foss''''em corredura

    e podesse prender mouro,

    tenho que x''''o venderia

    quem seu parente vendia.”

    - Pero da Ponte, s. XIII.


    De modo que, siendo muy aventurado, y pensando en una mesnada de guerreros desarrapados cacheando enseres y llevándose lo que les cuadraba, me pregunto si “coteife” no es sino una adaptación más o menos fonética de un “Ladrón!” árabe, luego llevado, con más ignorancia que otra cosa, a una galicia (o unas Asturias) poco familiarizada con la lengua arábiga. Incluso el gallego moderno cotifar ''''molestar, empujar, sobar…'''' podría caber bien aquí. De hecho, conozco al menos un documento de 1253 en que un paisano se hace llamar coteife:

    “Pelagius Coteyfe, testis” (1253, Monasterio de Pedroso, Ferrol)


    Por otra parte, no creo que los caballeros gallegos de la edad media tomaran por afrenta el ser acusados de ladrones, al menos en la guerra o en la necesidad. El conde de Gondomar, un gallego de pro, narraba en una de sus cartas de 1614, y refiriendo hechos de 100 años atrás:

    “Y el marqués de Sarria, visabuelo del conde de Lemos, que oi es, pediéndole limosna un pobre de Galiçia delande de muchos le respondió con mucho donaire: «Pues eres gallego, ¿por qué no furtas?». El pobre debía de tener también buen gusto, y assi diçen que respondió: «Ja eu quixera, mais no acho geito» Buena prueba de la seguridad y confiança, hablar desta manera.”

    Quiérese decir, al marqués de Sarria no le parecía bien que, pudiendo robar, el hombre se dedicase al limosneo. Así que ladrones, sí ¿Pero rebajarlos de categoría social? ¡Eso sí que les tenía que causar prúrito!

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba