Autor: Cerbero
miércoles, 07 de mayo de 2008
Sección: Protohistoria
Información publicada por: cerbero
Mostrado 16.813 veces.


Ir a los comentarios

Comienza la Edad del Hierro. ¿Choque de Civilizaciones en el Sudoeste Peninsular?

Parece demostrada una migración colonizadora fenicia con un fuerte componente agrícola y comercial en el Bajo Guadalquivir (entorno al Golfo Tartésico y paleodesembocadura del Guadalquivir) y las costas andaluzas mediterráneas. Casi simultáneamente parece que los celtas ocupan amplias zonas del Sur de Portugal y Extremadura. Esta ocupación simultánea de territorios vecinos lleva a plantearnos una competencia mutua de dos poblaciones con una concepción cultural radicalmente por los recursos sobre todo metalíferos. ¿Pudo llevar esto a un “choque de civilizaciones”

La celticidad de Tartessos al menos en una parte de su existencia es un tema debatido que encuentra argumentos en:

 

1) 

La presencia de celtici y turduli, y de su toponimia en la Baeturia, entre Guadiana y Guadalquivir.

2)     

El onomástico claramente celta de ARGANTONIUS, rey tartesio.

3)     

Las hipótesis de Correa sobre lengua céltica en los textos sudlusitanos.

 

Yo creo acertado el concepto de la “celticidad acumulativa”, que se podría haber producido desde la Edad de Bronce, debido a importantes intercambios comerciales –y las consecuentes relaciones culturales– entre los pueblos asentados en el litoral atlántico de Europa y que por tanto llegaría también al Sudoeste de la Península. Así las relaciones comerciales de los pueblos pre-célticos abrieron paso a un proceso gradual de indoeuropeización, al haberse infiltrado lentamente poblaciones indoeuropeas pre-célticas (en la Edad de Bronce) y ya definitivamente célticas (durante la Edad de Hierro) para acabar fusionándose. Se daría así un continuum de asimilación cultural de la población autóctona, lo que explicaría que no se hubiera producido una brusca alteración en el desarrollo de la cultura misma en todo el arco atlántico peninsular.  De tal manera que el paso final fuese la llegada de celtas a la Península Ibérica en oleadas sucesivas de migraciones o invasiones (que parece indicar Estrabón, en algunos pasajes de su obra III 4, 5 y III 4, 12) cuyo culmen sería el S.VIII a.C donde efectivamente pudieron alcanzar el extremo meridional de la península donde se asentaron por mucho tiempo. La presencia de esta etnia céltica sería simultánea a la de los fenicios en la zona, y si fue así, sabemos que los segundos llegaron buscando metales (plata y cobre), no sería pues extraño que los primeros buscasen la misma materia prima y se asentasen en la franja pirítica de Sierra Morena (norte de Sevilla, de Huelva hasta Aljustrel en Portugal) e inclusos en zonas de Cáceres donde aparecen vetas de estaño superficial. Eso sí manifestando los fenicios cotas mucho más altas de civilización y por tanto dejando más huellas materiales. Las “estelas de guerreros” pudiesen atestiguar la presencia de esta colonización de celtas mineros, sin desdeñar u papel de máxima importancia de la ganadería, pues su zona de distribución coincide con la de esa riqueza metalífera. Por tanto dado que en ambos caso parece demostrada una migración colonizadora (al menos ya nadie pone en duda la colonización agrícola levada a cabo por población fenicia en el Bajo Guadalquivir entorno al Golfo Tartésico y paleodesembocadura del Guadalquivir) esta ocupación simultanea de territorios vecinos lleva a plantearnos una competencia mutua de dos poblaciones con una concepción cultural radicalmente distinta que se pudiesen disputar las riquezas de la zona. Esto me lleva a plantear si se piensa que se dio un autentico “choque de civilizaciones”. Dejo aquí esta cuestión como objeto de discusión.

Escribe aqu? el segundo bloque de texto de tu art?culo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 cerbero 13 de mayo de 2008

    A JFcA

     En relacion a los fenicios y su llegada a las costas del sureste y suroeste de la peninsula, esta sucedio aprox. en el S. VIII a.C. pero los contactos de los cretenses y Micenas con esta tierras está constatado por restos arqueologicos encontrados en Andalucia correspondientes al

    1500 a

    .C. según recuerdo. Por tanto ellos que heredaron las rutas comerciales cretenses  rotas tras la caida de Micenas ya sabían aunque fuese de segunda mano a donde venian. Hay petroglifos en galicia que recogen dibujos de naves claramente micénicas, por lo que si se encuentra una buena datacion para los mismos los micenicos llegarian hasta aquí al menos en viajes exploratorios, sin que se pueda comprobar la fundación de un comercio colonial.  El despertar fenicio como potencia maritima comienza tras las destrucciones y el "periodo oscuro" de los Pueblos del Mar asociados a

    la Guerra

    de Troya entre otras que se dieron en el próximo oriente y Mediterraneo Oriental.

    Tartessos está justo en la confluencia de la nueva ruta comercial fenicia ( y colonizacion perfectamente descrita en#19 por Miletomaro) , en parte es de suponer heredera del circuito comercial del Mediterraneo Occidental (Etruria-Cerdeña-Ibiza-...-Tartessos) con la antiquisima ruta del Estaño de la fachada Occidental Europea o circuito Atlantico.

    Justo en la confluencia de dos circuitos comerciales indudablemente interesados en metales. ¡ Como para echar chispas!

    El circuito del Atlantico esta ya perfilado, como demuestra la distribucion muy anterior y expansión del vaso campaniforme y del megalitismo porlas costas atlanticas de Europa, cuyo centro de irradiacion cultural muchos lo situan precisamente en el Sudoeste peninsular. Si bien tambien hay cierto dolmenes en Oriente y hay quien piensa en un origen mediterraneo del mismo fenomeno del megalitismo. Por eso las migraciones celticas del s. VII a.C., por analogía con las fenicias, "son un ir a donde ya se sabe" aunque fuese de manera imprecisa.

     Con esto enlazo con la idea apuntada por Alvarck que ya llevo pensando desde hace mucho tiempo: un ir hacia Europa desde el suroeste peninsularanteriormente ,para un volver muchos cientos de años despues. ¿Viajaban las personas en migración o viajaban las ideas? ¿Cuales son las chispas iniciadoras de esos flujos? Con ocasion del comienzo de

    la Edas

    del hierro llegaron claramente las personas, se conoce la contribucion de avances fenicios : el burro, la vid, el olivo, etc ¿pero que trajeron los celtas?.

    a propsosito de jfca "montón de migraciones (puede que en Occidente también pórque todo se lleva a cabo durante un cambio climático)" ¿tiene alguien idea de migraciones y cambio climaticos contratados para el 5-1 milenio a.C.? La de la caida del imperio romano no me interesa poque nos salimos por la tangente de este hilo de discusión.

  2. #2 Miletomaro 14 de mayo de 2008

     

    Para las civilizaciones del Próximo Oriente la tecnología del bronce presentaba un problema colateral , y era que el estaño, necesario para obtener la aleación, era escaso en aquella zona y había que buscarlo en lugares lejanos. Por esta razón los viajes de prospección fueron muy tempranos y crearon una extensa red comercial desde Escandinavia hasta Chipre y Siria. Esta red se extendía por mar y por tierra y suponía un número asombroso de intermediarios. En el segundo milenio a. C. las rutas del estaño estaban en pleno funcionamiento y en la Península Ibérica existían ricos yacimientos en galicia y en las regiones norportuguesas de Tras-os Montes, Minho, Douro Litoral y Beira Alta. Otros afloramientos menores se encontraban en la Meseta, Sierra Morena y Cartagena.

    Antes de la llegada de los fenicios en el siglo IX los habitantes de estas tierras ya explotaban los yacimientos de estaño y comerciaban con el mineral. Podemos imaginar sin equivocarnos demasiado como naves de poco calado pero muy marineras practicando una navegación de cabotaje por la costa portuguesa hasta llegar a galicia. Las rutas terrestres serían probablemente más dificultosas y quizás necesitasen la intervención de más intermediarios, lo que encarecería el género.

    Los fenicios pretendieron controlar estas rutas a principios del siglo VIII; para conseguirlo no bastaba con hacer navegación de cabotaje pernoctando en donde fuese posible y siempre al albur de la benevolencia de los caudillos locales. Ahora era necesaria una base firme en un enclave estratégico, y este fue el origen de la fundación de Gadir, dominando las puertas del Atlántico. A partir de ahí el proceso de control de la ruta se hace evidente con la fundación de las factorías de Catro Marim en la desembocadura del Guadiana y de Rocha Branca en el Algarbe. En este último enclave junto a la cerámica fenicia de barniz rojo y gris aparece otra hecha a mano, lo que sugiere una estrecha convivencia con la población indígena. En el estuario del Sado también aparece otra factoría fenicia. También en la desembocadura del Tajo destaca el yacimiento de Quinta do Almaraz sobre un espolón saliente de la bahía que entonces formaba el río. En el mismo casco antiguo de Lisboa se han encontrado restos fenicios, y en el entorno de la ciudad, en un lugar llamado Alcac,ovas de Santarem la ocupación llegó hasta el siglo II a.C. También encontramos en la desembocadura del Montego los asentamientos de Sata Olaia y Conímbriga, dudosos en cuanto a fenicios u orientalizantes.

    Pero, lejos de controlar la ruta, los fenicios no pudieron evitar la penetración de los griegos que encontraron a su más preciado valedor en Argantonio, rey del tramo sur de la ruta atlántica y árbitro en los intereses comerciales de la zona

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba