Autor: Cornelius Anatole
domingo, 20 de abril de 2008
Sección: Artículos básicos para iniciarse
Información publicada por: Arkeofuturista
Mostrado 16.206 veces.


Ir a los comentarios

Buscando las raíces clásicas del paganismo moderno.

¿Cual es la relación entre el Paganismo de hoy en día y el paganismo de la Antigüedad o el del Renacimiento? Existen al menos tres posibles respuestas a esta pregunta: 1) El paganismo moderno no tiene nada que ver con el paganismo Renacentista o el paganismo clásico. 2) El paganismo moderno es exactamente lo mismo que el paganismo clásico o el paganismo renacentista. 3) El paganismo clásico, renacentista o medieval tienen entre sí ciertas similitudes, de igual forma que lo tiene el cristianismo primitivo, medieval y moderno.

LA SABIDURIA DE PLETHON

En el año de 1452, el filósofo bizantino Plethon moría a la edad de 97 años. Durante su larga y controvertida vida, fue acusado de herejía e incluso de apostasía, el crimen consistente en abandonar la fe Cristiana para abrazar el paganismo. Uno de sus discípulos, llamado Juvenal, había sido juzgado y acusado de herejía, por lo que fue condenado a muerte: le cortaron la lengua, también sus orejas, le partieron sus brazos y piernas y llevado a alta mar, lo tiraron por la borda aun vivo.

Tras su muerte, se descubrió que en efecto, Plethon había sido efectivamente un pagano. Dejo tras de si una especie de manifiesto religioso pagano con el título "Libro de Leyes". Plethon escribía en griego antiguo y la palabra que utilizó para "Leyes" era "Nomoi", el plural de "Nomos", cuya etimología viene del sánscrito "Dharma". Plethon quiso entender con "Nomoi" no sobre las leyes que son proclamadas por las comunidades humanas, sino más bien las leyes cósmicas que tratan, en palabras de Plethon, con "materias de suprema importancia", y en particular, con materias religiosas.

Plethon también estaba aludiendo a uno de los últimos diálogos del gran filósofo pagano Platón, denominado simplemente, Nomoi (Las Leyes). (Plethon admiraba de tal forma a Platón que incluso cambió su nombre verdadero "Gemistos" por el de "Plethon"). El libro de Plethon, "Libro de Leyes" comienza con la tan llamativa y sin duda pagana afirmación: "Los Dioses realmente existen".

Un millar de años antes, un misionero cristiano denominado Juan había viajado por toda Anatolia (hoy en día Turquía). Juan se horrorizó el encontrar 1500 lugares de culto pagano aun operativos, formando una red con un Templo central a la cabeza. Una vez al año, representantes de todos los lugares eran enviados a este Templo central "para recibir el Nomos", según el propio testimonio de Juan. Todo esto sucedía en el año 545, una fecha en la que se pensaba que el Paganismo estaba muerto y enterrado.

RENACIMIENTO PAGANO Y PAGANISMO CLÁSICO

En 1438, Plethon formó parte de la delegación que viajó a la ciudad italiana de Florencia para formalizar una alianza entre el Imperio Bizantino de los griegos ortodoxos, y los católicos latinos del oeste. La razón era que los musulmanes otomanos estaban llamando a las puertas de las fronteras del Este de Bizancio y pronto estarían cercando a la propia Constantinopla.

Las negociaciones fueron militar y políticamente un fracaso para los Bizantinos, pero Plethon aprovechó la oportunidad para conocer algo de la cultura del lugar, incluyendo especialmente a la familia Medici y su círculo. Plethon terminó dando clases sobre Platón y platonismo a las élites culturales y artísticas de la ciudad que darían lugar al Renacimiento.

Durante el Renacimiento, la influencia del paganismo clásico se notaba por todos lados. Cosimo de Medici estableció una "Academia Platónica" en Florencia y el sabio Marsilio Ficino fue elegido como su director. Ficino escribió que Plethon, a quien Ficino denominaba "el segundo Platón", inspiró a Cosimo la idea de la Academia. Uno de las máximos logros de Ficino fue la traducción de todos los trabajos de Platón al Latín.

renacimiento pagano

Ficino también tradujo los trabajos atribuidos al legendario "Hermes Trismegistus", así como los trabajos de Plotinus y sus "Himnos Orficos". Además, Ficino escribió sus propios comentarios a tres de los diálogos de Platón, produciendo otras dos grandes obras: "Tres Libros de la Vida", sobre magia astrológica, y "Teología Platónica", que es un intento por presentar las enseñanzas de Platón de forma que no le valieran a Ficino una condena a muerte a manos de la Inquisición.

"Ocultamiento", pretender hacia afuera ser un seguidor de la Iglesia Ortodoxa mientras que secretamente se mantienen creencias heréticas o incluso paganas, era una simple cuestión de supervivencia práctica en aquellos años. A pesar de las precauciones, Ficino acabó siendo acusado de herejía en 1489, pero pudo evitar la condena.

El nombre de Ficino es sinónimo de "Renacimiento Filosófico". Las mentes más brillantes de Europa siguieron la estela de Ficino y pronto todo el Continente estaba hablando vivamente no solo de Platón y Hermes, sino también de la Cabala y la Magia, así como de Astrología y Alquimia.

Sin embargo, no debemos pensar que toda la sabiduría pagana se perdió totalmente en el Occidente Latino antes del Renacimiento. De hecho, hubo un número importante de obras de literatura pagana que continuaban latiendo en el corazón de la cultura europea incluso durante los Años Oscuros.

La Eneida de Virgilio, por ejemplo, fue una de las más influyentes obras de literatura latina durante la Cristiandad Medieval durante más de mil años. Y su influencia no se limitó a las élites mejor educadas. Versiones "vernaculas" de la Eneida fueron muy divulgadas, tanto en su versión escrita como en forma de cultura oral para las masas iletradas.

Virgilio fue por sí mismo una pieza central de la cultura popular de la Europa Medieval. Se decía de el que era a la vez un curandero, un mago y un santo pagano que había profetizado el nacimiento de Cristo. Este último detalle ayudó a asegurar que los trabajos de Virgilio no acabaran en la hoguera y quien sabe si no fue una inteligente estratagema, por parte de paganos clandestinos o al menos despiertos amantes de la gran literatura.

El legendario héroe Eneas, cuya madre es la diosa Venus, es uno de los supervivientes de la caída de Troya y llega a fundar la ciudad de Roma. Por el camino, se enamora de la reina Cartaginesa, Dido, quien acabará suicidándose cuando Eneas la deja para continuar su destino en Italia. Una vez en Italia, Eneas tendrá que combatir al rey Turnus y todas las demás fuerzas que se oponen a la "Troyanización" del Latium. Los aliados de Eneas incluye a los Etruscos y al misterioso rey de los Arcadios, Evander (cuyo padre es el Dios Hermes).

La consiguiente guerra se llevará casi la mitad de todo el libro y antes de que termine, la reina guerrera Camila lucha heroicamente y muere trágicamente en el campo de batalla. Finalmente Eneas y Turnus se enfrentan en un cara a cara, pero con resultado predestinado. Eneas gana el premio: la joven Lavinia, hija del rey Latinus, de cuyo matrimonio saldrá la descendencia del mismo Julio Cesar. Por cierto, que hacia la mitad del libro, hay una parte muy interesante en el que Eneas, con la ayuda de Sibyl de Cumae, viaja por debajo de la Tierra y consigue hablar con su difunto padre.

Todo esto es material de primera calidad, y sirvió como tal para forjar novelas románticas, cuentos para dormir, historias de fantasmas, etc, disfrutadas por todas las clases sociales por todo el continente occidental europeo. Recordemos que entonces no existía internet.

Además de la Eneida (y el resto de poemas de Virgilio), hubo otras importantes obras paganas de autores latinos que habían seguido ininterrumpidamente en circulación, como "Las Saturnales" de Macrobio, en el que Pan es celebrado como un Gran Dios identificado con el Sol; o "Las Metamorfosis" de Apuleo, en la que la Gran Diosa Isis se revela a sí misma como "Reina de los Cielos" y "la de los diez mil nombres"; o Lucrecio con su "Rerum Natura", el famoso poema científico/filosófico, que, por cierto, fue dedicado a la Diosa Venus, que es alabada por Lucrecio como la Diosa de la Vida y de la Naturaleza, y especialmente también la diosa de la Paz; y, por supuesto, la obra maestra de la narración mitológica por Ovidio, "Metamorfosis" (no confundir con el libro de Apuleo del mismo nombre).

El impacto del paganismo clásico, especialmente el romano, se encuentra sin ir más lejos en toda la producción artística, literaria, urbanística, filosófica y demás del Renacimiento. Es la pintura de Botticelli "La Primavera" la que mejor captura la esencia de ese periodo, y justo en el centro de esa pintura se alza la Gran Diosa Venus, la madre de Eneas, y la Patrona de la Roma Clásica. Botticelli, por cierto, para los que no conocen a los personajes del Renacimiento, vivió y murió en Florencia bajo el mecenazgo de los Medici, junto con Ficino.

No mucho después de Ficino, viene un nombre muy conocido tanto para aficionados como adeptos a la Magia Ceremonial, Cornelius Agrippa. Agrippa fue acusado de herejía durante toda su vida. Fue hecho prisionero, excomulgado, forzado al exilio, y fue sentenciado a muerte al menos una vez (sentencia que no llegó a ejecutarse). Su mayor obra, "Filosofía Oculta", es un tesoro oculto tanto de "magia natural" como de la sabiduría espiritual de la filosofía clásica. No es difícil imaginar a Agrippa como un co-partícipe en la divulgación del Nomos pagano Plethoniano.

Giordano Bruno era o más imprudente que Agrippa, o más desafortunado. Bruno fue acusado de herejía basándose en sus diálogos, "Expulsión de la Bestia Triunfante", en el que tanto Hermes como Isis desempeñan un papel protagonista. Bruno estaba condenado y quemado públicamente en la hoguera el 17 de febrero de 1600. De igual forma que el desafortunado estudiante de Plethon, Juvenal, Bruno casi con toda seguridad que no fue un simple "librepensador" y un herético, sino un activo defensor del paganismo platónico, que era por lo demás el corazón y el alma del Renacimiento.

El triste destino de Giordano Bruno no fue algo aislado. El Renacimiento había provocado una reacción de intolerancia, fundamentalismo y guerras religiosas. Aunque la Reforma había creado, en teoría, la posibilidad de una Cristiandad menos monolítica, en la práctica cada nueva secta tendía a autoproclamarse como la "única y verdadera" cristiandad. Si por algo se distinguieron los Calvinistas, Luteranos y Anglicanos fue por ser aun menos tolerantes de lo que lo habían sido hasta entonces los Católicos.

Así que no nos debe sorprender que las sociedades secretas fueran la forma preferida de organización de los herméticos, cabalistas, magos ritualistas, y cualesquiera otros que eligieran la libertad de pensamiento y creencia sobre la ciega obediencia en asuntos espirituales. ¡Los "rosacrucianos" era una secta tan secreta que probablemente jamás llegó a existir!, al menos, en un principio. Tan pronto como los famosos (y probablemente ficticios) "manifiestos" aparecieron, le siguieron oleadas de imitadores por toda Europa bajo la bandera de los "Rosacruces".

JULIANO Y LA LUCHA DEL PAGANISMO PARA SOBREVIVIR

Si el Renacimiento supuso un renacer del paganismo clásico, ¿como es que el paganismo clásico necesitó de un renacer?. La respuesta es que las religiones paganas de Europa, Norte de Africa y Oriente Medio habían sido brutalmente suprimidas un millar de años antes, primero en nombre del cristianismo, y luego en nombre del islam. Pero el paganismo no se iría sin presentar su batalla.

En el año 312, Constantino "el Grande") tuvo un sueño y/o visión en el que se le aparecía una cruz y desde entonces mandó que sus soldados combatieran con cruces pintadas en sus escudos. Para el año 325, Constantino había asesinado a sus últimos rivales y por fin había conseguido su objetivo de convertirse en el único Emperador de Roma (y el primer Emperador Cristiano). Antes de eso, Constantino había hecho el esfuerzo por mantener las apariencias de justicia en materia religiosa, pero ahora pretendía limpiar el paganismo de la faz de la Tierra.

Los sucesores de Constantino también eran Cristianos, en el peor de los términos. De esta forma familias enteras fueron sacrificadas para eliminar toda duda sobre quien debía suceder a quién. En una de estas familias, un niño llamado Juliano consiguió salvarse. Aunque creció en una casa cristiana, en un momento dado Juliano apostasió secretamente y se volvió hacia lo que en el siglo cuarto era ya la Vieja Religión del Paganismo.

Juliano era básicamente un "empollón". Siempre estaba rodeado de libros y le gustaba estudiar filosofía e historia, de forma que amaba los viejos mitos con sus héroes, su magia y sus extraños seres. También se convirtió en el predilecto de sus profesores, especialmente de su maestro de clásica Mardonius. Finalmente el Emperador Cristiano Constantino (el primo de Juliano, el asesino de la madre de Juliano, de su padre y de todos salvo uno de sus hermanos) decidió que era hora de neutralizar a Juliano, pero en vez de matarlo directamente, ofreció al "filósofo" de 24 años el mando militar de la provincia Gala.

Constantino estaba seguro de que Juliano bien causaría baja, o al menos, sufriría una completa humillación. En cualquiera de los casos Juliano sería así eliminado como potencial rival. Constantino incluso escogió a algunos de sus oficiales subordinados, asegurándose así su obediencia.

La provincia gala se había convertido en el atolladero militar de Roma durante el siglo IV, como Vietnam o Irak para los Estados Unidos, o como Afganistán para la Unión Soviética. Sin embargo algo realmente extraño ocurrió, Juliano demostró ser un genio militar. O, al menos, se encontró con una serie de brillantes éxitos en el campo de batalla. Como Constantino murió enfermo antes de que pudiera preparar el asesinato de Juliano, de repente el nuevo héroe militar del imperio fue proclamado Emperador.

Emperador juliano

Solo ahora podía Juliano declararse abiertamente pagano. Su reinado demostró ser corto (361-363), pero como "el Apóstata" Juliano consiguió marcar un hito en la historia. Libanius fue uno de los intelectuales paganos más importantes de este periodo, y así es como caracteriza a Juliano en su "Oración Fúnebre":

"Lo primero que hizo fue restablecer el culto como antaño. Construyó algunos templos, restauró otros, y decoró otros con estatuas. Los que habían construido casas para uso personal con las piedras de los Templos empezaron a hacer donativos. Se transportaron las columnas llevadas hasta los dioses antes saqueados. Por todas partes volvieron los altares, fuegos y ofrendas de sangre, con incienso y humo: se llevaron a cabo los rituales místicos, los videntes volvieron a sus adivinaciones, y hasta las cumbres llegaron las procesiones, sirviendo los bueyes como ofrenda a los dioses y festejo para los hombres. Pero como no era fácil para el emperador ir del palacio a los templos a diario, y sin embargo la relación con los dioses es algo de la mayor importancia, un Templo al Dios del buen gobierno se construyó en medio del palacio, tomando parte en sus misterios, iniciados y también por iniciar. También estableció culto separado para los dioses, y su primera tarea desde que se despertaba por la mañana fue la de vincularse a los dioses por medio de su sacrificio, para el que era más asiduo que incluso Nicias. Hasta este extremo llegó a extender los límites de su celo en este asunto, que lo primero que deseó fue restaurar los antiguos ritos de nuevo a su lugar, y después añadir nuevos ritos a los tradicionales."

El paganismo ecléctico y mágico que Juliano practicaba difumina la falsa distinción algunas veces usada para "dividir y conquistar" al paganismo. Juliano estaba muy influenciado no solo por lo que podría llamarse "religión tradicional hermética", sino también por el Platonismo Teúrgico de filósofos como Iamblichus, el hermetismo egipcio y los oráculos caldeos.

Este paganismo fue un rico, picante, y espiritualmente nutritivo caldo en el que la magia, los rituales, la adivinación, la curación, las religiones "exóticas", la filosofía mística, la alabanza de los Dioses (llegando hasta el éxtasis de unión con lo divino), y ritos iniciáticos todo se combinaban con una ética social y personal, un amor reverencial a la naturaleza, un respeto por la tradición, y una creencia de que todos los seres humanos son hijos de los divino. (Solo es a mi, ¿o esto también les suena familiar también a ustedes?)

LA GRAN PREGUNTA

¿Cual es la relación entre el Paganismo de hoy en día y el paganismo de la Antigüedad o el del Renacimiento? Existen al menos tres posibles respuestas a esta pregunta:

1) El paganismo moderno no tiene nada que ver con el paganismo Renacentista o el paganismo clásico.

2) El paganismo moderno es exactamente lo mismo que el paganismo clásico o el paganismo renacentista.

3) El paganismo clásico, renacentista o medieval tienen entre sí ciertas similitudes, de igual forma que lo tiene el cristianismo primitivo, medieval y moderno.

Ronald Hutton ha mostrado como lo que el denomina "brujería moderna pagana" hunde sus raíces en el Movimiento Romántico que barrió Europa durante el final del siglo XVIII. Es evidente que las corrientes mágico-esotérico-ocultistas del periodo romántico (las mismas corrientes que finalmente darían nacimiento a la "brujería moderna pagana") fueron una continuación del resurgimiento pagano renacentista, aunque aun está pendiente trazar esta genealogía en detalle.

pentagrama

Como ya hemos dicho, el Renacimiento surgió a partir de "supervivencias paganas" salidas de la cultura popular y de la literatura latina, así como del estudio de la Alquimia y la Astrología. Por supuesto que es difícil determinar hasta que punto los admiradores de Virgilio o los practicantes de la Alquimia, por ejemplo, eran o no eran conscientemente paganos.

Lo que sí que sabemos con seguridad es que una declaración explícita de paganismo durante el periodo en cuestión suponía una rápida puesta en prisión, tortura o ejecución. Por tanto, no podemos sacar conclusiones fáciles por la simple ausencia de una declaración explícita.

En todo caso, todos los que estudiaron a Virgilio, o siguieron contando romances basados en antiguas historias paganas, así como los practicantes de artes como la Astrología o la Alquimia, estaban en el fondo manteniendo la llama del paganismo, aunque lo tuvieran que adornar con parafernalia cristiana para evitar la hoguera.

Pero no solo fue en el Occidente Latino que el paganismo pudo encontrar varias formas de supervivencia. De hecho, si nos detenemos en las raíces del paganismo filosófico que llegó a Florencia desde Bizancio, encontramos que Plethon llevaba consigo siglos de antigua tradición y que llegaba hasta el redescubrimiento del platonismo filosófico iniciado en el siglo XI Michael Psellus.

De nuevo, no encontramos pruebas irrefutables que prueben que Psellus se considerase a sí mismo como pagano, pero si alguna evidencia al respecto se hubiera encontrado, su escuela de filosofía platónica habría sido fuertemente represaliada, por lo que jamás podría haber contribuido al Renacimiento.

Tanto en el Occidente Latino como en el Oriente Griego, la única forma que tenía el paganismo de sobrevivir era permaneciendo oculto, un verdadero Catch-22 para cualquiera que busque el "continuum" de la tradición pagana.

Por todas estas razones, es obvio que el paganismo mágico y ecléctico practicado en tiempos del Emperador Juliano tiene una impresionante semejanza al paganismo de hoy en día, de igual forma que el resurgimiento del paganismo del Renacimiento jugó un papel importantísimo en este "parecido familiar".

________________________________________

Bibliografía:

Domenico Comparetti Virgil in the Middle Ages

Pierre Hadot What Is Ancient Philosophy?

Ramsay MacMullen Paganism in the Roman Empire

Joseph Hoffmann Julian's 'Against the Galileans'

Gregory Shaw Theurgy and the Soul: The Neoplatonism of Iamblichus

Frances Yates Giordano Bruno and the Hermetic Tradition

Perez Zagorin How the Idea of Religious Toleration Came to the West

John Monfasani Platonic Paganism in the Fifteenth Century

C.M. Woodhouse George Gemistos Plethon: Last of the Hellenes

Basil Tatakis Byzantine Philosophy

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo

Más informacióen en: http://www40.brinkster.com/celtiberia/paganismos.html


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Servan 20 de abr. 2008

     Me parece que los florentinos en ningún momento buscaron un simple renacimiento de la antigüedad pagana, sino un movimiento dialéctico que enriqueciera el paganismo (platonismo) con la verdad cristiana, y que enriqueciera el cristianismo con la filosofía platónica, esto es, una conversación, un diálogo que toma la forma de ágape, de simposio, el Cenacolo de Leonardo, que toma el discurso platónico y lo centra en la idea del amor de Cristo.  Idea que también está en la Primavera sin acudir a la simbología cristiana, centrando el conjunto en el Amor (Venus). El Amor que mueve al sol y a las otras estrellas.

    Dada la antinomia paganismo/cristianismo, el renacimiento es un nacimiento, una síntesis que supera los contrarios.

  2. #2 Servan 21 de abr. 2008

    El proceso del renacimiento es interesante y complejo. El enriquecimiento de las ciudades italianas y su contacto con el oriente helénico, la expulsión de judíos y musulmanes de España, el ambiente que desea gozar estas bellezas y sabidurías, de modo que los príncipes italianos encargan a Bizancio la compra de libros preciosos, así como de objetos de arte e incluso antigüedades griegas, que impulsan la valoración del arte romano, todo ello lleva a una orientalización, a una helenización de las ricas ciudades italianas. Desde ese punto de vista, hay tambien una dialéctica oriente/occidente.

  3. #3 alfaiome 21 de abr. 2008

    (rata: Sibyl de Cumae: la Sibila de Cumas)

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba