Autor: Xabrés da Teixeira
lunes, 26 de noviembre de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: xabres


Mostrado 15.029 veces.


Ir a los comentarios

TEOTIUACAN ?

¿Que fué esto?

TEOTIUACAN.-

 Hace unos cuantos años, aproximadamente 20, he estado unos días en MEXICO, en una convención de una editorial española, con implantación en el país.  

 Nos llevaron a conocer,  Taxco, y sus minas de plata, Acapulco y sus playas y Clavadistas, un poco de Mexico D.F. y una jornada de ida y vuelta a TEOTIUACAN.

 Solo me pude subir a la pirámide de la Luna, la del Sol me tuve que conformar  con verla desde la gran avenida, prácticamente eso fue todo.

Algo nos contaron sobre lo que fue aquello.

Aprovechando que por este foro, hay un Druida mexicano, y que creo que sabría darnos buenas explicaciones de las culturas de ese gran país, aztecas, mayas, toltecas etc. Es por lo que le pido, ruego o como mejor le venga, tenga a bien ilustrarnos con sus conocimientos.

Como también sé que es buen gastrónomo, a ver que le parece si como agradecimiento, le apetece compartir unos marisqitos gallegos, regados con un buen Albariño y algo de lo que por aquí llamamos marisco de terra.(Ahora hay unas jamones de cerdo celta, que ya, ya.), también regados con un buen Ribera del Duero.

 ¿Hace, Arquidioniso?

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 arquidioniso 27 de nov. 2007

    Xabrés...aceptada la invitación...he estado en las Rias Baixas alla en tu tierra, cuando he ido al Camino de Santiago y creeme que el Albariño, para mi,  es cosa de otro mundo...lo he servido en algunas ocasiones y resulta un encuentro con la dimensión poética de los vinos de galicia...de los jabugos y demas delicadezas...la tierra es pródiga con sus milagros. Mi entrada a Celtiberia ha sido entusiasta y crece con el paso de las palabras y los días. Para todos ustedes va mi gratitud por lo que he aprendido.

    Y ahora con tus curiosidades por mi tierra, dejame decirte que abres la puerta para que en la dimensión histórica, se pueda encontrar esa otra cara nuestra, la que se refleja en el espejo de obsidiana. España y México se dan uno a otro lo mejor y lo no tanto de su cultura, omo suele suceder en esta vida, y no hay por que hacer alarmas de ello.

    En las antiguedades mexicanas, hubo mucho escrito y digo hubo por que el expolio que sufrimos en el acervo de nuestras bibliotecas fué escandaloso. Desde la manía incendiaria del obispo Landa, que quemó muchos códices mayas, hasta las marrullerías de los piratas anglosajones que se llevaron libros y más libros a las biblioteca de Texas, sin  olvidar las que fueron a parar a Europa por obra y desgracia de algunos mercachifles que las vendieron por una bicoca.

    En ese sentido la obra de interpretación histórica se vuelve obra de restauración.

     Pero no todo son lamentos...también gozamos de muy buenos estudios sobre nuestro pasado, además de la invaluable aportación que, de primera mano, nos hacen los indígenas, gente extraordinaría que vive en el seno de la tradición. Esa dimensión de nuestro ser, nos da la oportunidad de ver la historia como una forma de vida cotidiana.

    Es imposible el intento de explicar México. Es un país mágico e inexplicable. Pero haremos algo para que mis queridos amigos y contertulios Druidas y Celtiberos conozcan el rico tejido de realidades que nos arropa.

    Celebro la invitación, la acojo con mi mejor ánimo y acoplaré recetas de cocina mexicana, por que creo con firmeza que a una cultura se le prueba en sus deleites para saberla y saborearla. Yo mismo, a veces,  no la entiendo, pero la comprendo.

    Es como querer comprender a Roma sin haber probado el garum.

    O a galicia sin el Albariño y la vieiras y el jabugo.

    Gracias Xabrés de Teixeira

  2. #2 arnulfo 30 de nov. 2007

    Quiero unos pimientos de padron pero de verdad de padron,es a mi entender una de las mas grandes delicadezas de galicia y sabemos que el pimiento en general viene de America como las patatas,el tomate,el maiz,el chocolate...

    Que seria de nosotros sin la aportacion culinaria de america????

  3. #3 xabres 30 de nov. 2007

    Arnulfo, te transcribo la leyenda de la REINA LUPA, tal como la refiere Leandro Carré Alvarellos, que la encuadra como leyenda religiosa.

     La luna rielaba sobre el mar en  calma. Sólo, con un murmullo suave, unas débiles ondulaciones iban a morir en las arenas de la playa con una postrera caricia de besos.

     Flotando sobre el rizo de las aguas, una extraña nave se acercaba al arenal poco a poco, suavemente; no era como las que acostumbraban a surcar las aguas de galicia, sinó mas bien del tipo de aquellas otras en que Jesucristo había navegado con sus discípulos. No llevaba remeros ni marinero al timón, pués la barca navegaba sin guía; Sin embargo, cuatro hombres envueltos en blancos lienzos rodeaban un cuerpo sin vida, al parecer.

     La barca llegó hasta la desembocadura de un río y remontó las aguas de éste hasta un lugar en donde se detuvo, quedando varada. Saltaron a tierra los hombres y amarraron e una especie de media columna de piedra, un pedrón que allí había, la cuerda que sujetaba la barca. Después sacaron el cuerpo inerte de la embarcación y lo posaron sobre una gran losa que, como si fuese de cera, se reblandeció para acoger amorosamente en su seno aquel cadáver. Desde entonces se aplicó a aquel lugar el nombre de Pedrón, en recuerdo del milagro que convirtió la gran piedra en lecho mortuorio.

     Uno de los hombres, después de tender su mirada sobre la parte de la ribera que desde allí se divisa, dijo:

    - ¿Dónde vamos a enterrarlo? No me parece apropiado este lugar; pero, ¿cómo transportarlo a otro más apropiado?

    - Veamos si hay cerca alguna casa, si encontramos un carro.

    - Aguardadme aquí al pié del Santo Patrón; yo iré a ver – dijo el mas joven de los cuatro.

     Y se encaminó por la única vereda que entre las hierbas y los zarzales trazaron las pisadas.

     Anduvo algún tiempo y, al fin, divisó en la lejanía una luz mortecina que, sin duda alguna, señalaba una morada.

     Apresuró el paso y, cuando llegó a la cumbre de una colina en  la cual se asentaba, vió que era un gran castillo. Batió fuertemente la puerta y una voz le preguntó que era lo que allí buscaba a tales horas.

    - Quisiera hablar con el señor amo de este castillo.

    - No son estas horas para hablar con nuestra señora la reina Lupa- le respondieron.

     Fue preciso aguardar hasta el día ; y cuando el sol ya se elevaba sobre los picachos de los montes vecinos, la reina Lupa se dignó recibir a aquel hombre desconocido que había llegado a sus puertas.

     Él pidió ayuda para trasladar aquel cuerpo santo que con ellos traían, diciéndole:

    - Dios te envía muerto aquel a quien tal vez no quisieras recibir en vida; acógelo y hónralo para que seas honrada al llegar tu hora.

     Con una sonrisa burlona la replicó ella:

    - Es preciso que veas a Régulo, el Gran Jefe, el sacerdote de Ara Solis que mora en Duyo. Es él quien puede ayudaros.

     Pero aconteció que Régulo hizo prender y encarcelar a los cuatro navegantes. Y bueno fue que el cuerpo santo que con ellos habían triado, estuviese recubierto por las retamas y codesos que crecían en el lugar; así nadie se dio cuenta de su presencia.

     Cuando la noche cerró, encapotada y oscura, se perfiló en la prisión como una lucecita de luciérnagas o de pequeñisimas estrellas, como una portada que no tenia existencia real, pero que permitió salir a la libertad de los campos a aquellos prisioneros por un milagro de los ángeles. Y los cuatro caminaron en busca del sagrado cuerpo que estaba junto al pedrón. Pero pronto se vieron perseguidos por los soldados de Régulo que iban tras ellos. Fue por poco tiempo. Al pasar un puente sus perseguidores se hundió aquél  con gran estruendo y todos cayeron al agua, muriendo unos bajo las piedras y arrastrados los otros por la corriente del río Támara o Tambre.

     Se extendió rápidamente la noticia y nadie se atrevió a ir contra aquellos hombres. Ellos entonces volvieron al castillo de la reina Lupa y le pidieron ayuda nuevamente.

    - Dios está con nosotros –dijeronle-; mejor será para ti que nos ayudes. Solamente queremos que nos prestes un carro y una pareja de bueyes.

    - Pués si –dijo ella-; pero yo no tengo bueyes en el castillo; todos andan sueltos en el monte. Id allá y tomad los que preciséis.

     Y les indicó el monte, en el cual tenía gran cantidad de toros bravos.

     Fueron los cuatro hombres en busca de los bueyes; y sucedió que aquellos toros acudieron mansamente junto a ellos y se dejaron uncir como si fueran dóciles corderillos. Entonces pusieron en el carro la losa en donde reposaba el santo cuerpo de Sant Yago y, guiados por una estrella del cielo, caminaron hasta un lugar que llaman Libredón. Y allí silenciosamente enterraron el santo cuerpo, donde años más adelante, fue descubierto y venerado.

     Dícese que la cruel  reina Lupa, admirada de tantos milagros, mandó derribar el templo de Ara Solis y se hizo cristiana.

     Leandro Carré Alvarellos.

     Espero que os guste.

     Un cordial saludo.

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba