Autor: Servan
viernes, 26 de octubre de 2007
Sección: Opinión
Información publicada por: Servan
Mostrado 33.416 veces.


Ir a los comentarios

España, Iberoamérica

Tenemos un pasado común. ¿Puede haber un futuro?

Después del desplome soviético, USA queda como el poder omnímodo. A lo lejos, emerge China. El resto, es satelizado o predado.
¿El fin de la historia?
En Iberoamérica hay muchos que rechazan esta disyuntiva, no desean el papel de patio trasero ni ser presa, desean conservar su identidad cultural, su albedrío. Atomizados, con querellas internas, débiles. Sardinas frente al tiburón. Peones de un ajedrez en que no pueden coronar.
¿Es muy diferente la situación europea? ¿No están también atomizados, debilitados, satelizados, funcionales a los intereses económicos y estratégicos del Imperio?
No me parece posible un futuro para Iberoamérica sino en la medida de una conjunción, una estructuración de intereses comunes (que en alguna medida se han dado en Europa, superando viejos antagonismos).
Así también me parece importante para los intereses de España e Iberoamérica un reencuentro, la búsqueda de intereses comunes, un mutuo fortalecimiento.
Desconozco el caso Brasil/Portugal, tengo la impresión que sus lazos son mucho más estrechos.
En este sentido, dada la -supuesta- importancia de estrechar lazos entre pueblos que tienen una historia, cultura, religión, raíces étnicas e idioma en común, quisiera plantear algunos problemas que me parecen importantes.
Ante la aplastante invasión cultural USA, propiciada por la burguesía satelital, manifestada en la TV, cine, ropa, spanglish, american way of life, alimentación, modelos políticos, etc. etc., valorizar nuestra herencia cultural mediterránea, grecolatina, cristiana.
Estimular el fortalecimiento de nuestra cultura, idioma, costumbres, y desincentivar la introducción de culturas foráneas desintegradoras, a todo nivel.
Tener una política preferencial de tránsito de personas. La actuales restricciones son a mi parecer muy negativas.
Sancionar enérgicamente toda manifestación de racismo. El racismo es, a mi parecer, esencialmente imbécil, anticristiano, antihumano. Ello me parece ya razón suficiente, pero además es muy dañino para las relaciones entre los pueblos y conspira contra toda posibilidad de acercamiento y -por lo tanto, a mi juicio- de fortalecimiento autónomo de ellos en el futuro.
En estos días se vé en TV la penosa escena de un rufián que en Barcelona atacó cobardemente a una muchacha ecuatoriana. Lamentable; son cosas que pasan. Pero es desagradable que nadie le prestara ayuda, que el malhechor no fuera inmediatamente arrestado, y peor aún, escucho la noticia que ha sido liberado. Esta lenidad ante un acto brutal que ofende a todos los iberoamericanos, da para muchas interpretaciones y perjudica seriamente los esfuerzos de acercamiento.

Es


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios cerrados por el administrador Ego
Motivo: Desvío de la cuestión.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Sotero21 26 de oct. 2007

    Los EE.UU. no están caídos, son todavía un país demasiado jóven como para no dejar de influir durante décadas. Europa es la Vieja Dama corrupta que se escandaliza de todo pero pica en todas las tartas. Nada que hacer, depredación económica punta y dejarse llevar por los acontecimietos. Rusia seguirá siendo la frontera de Europa y el tapón que obture el paso al musulmán asiático, son duros los rusos, volverán a dar que hablar. China engordará como Buda y dejará vivir, son un mundo dentro del mundo. España no existe más que en los mapas y tiene suerte de ser una península porque así destaca más. América es un continente, aunque parezcan dos. Chávez es un esperpento político que caerá como otros esperpentos que el mundo ha parido. Los tipos que salen vestidos de militar me repugnan siempre.

  2. #2 arquidioniso 08 de nov. 2007

    Me has picado la cresta Xatu...sentirme menos, nunca...y unirnos los americanos: Ameriberia, Iberoamérica, Latinoamérica, América Latina, Hispanoamérica como sea el nombre, es más una solución que un problema. Que queramos o podamos es otra cosa. Tienes razón. Pero ...¿Cómo sabes eso?...está la obra titulada "Las Américas" de Felipe Fernandez -Armesto que bien vale una tarde de lectura y café.

    Sotero 21 te platico algo...cuando el Baron de Humboldt visitó México, quedó impresionado por la abundancia y riqueza de la Nueva España. En su viaje a Norteamérica, visitó a Jefferson y le platico que en la Nueva España habia una región conocida como el Bajio, inmensa, generosa y riquísima. Le mostró mapas y apuntes de sus investigaciones y se despidió. (El Bajio se extiende en el centro de Mexico, desde los límites orientales de Jalisco, hasta los bordes de la Sierra Gorda en el estado de Queretaro, pasa por Guanajuato y Michoacan. Es la zona más rica del país, tanto en cultura como en agricultura.)

    Eso le sirvió a Jefferson para delinear la cepa ideológica y programática que se convertiría después en la Doctrina Monroe, al proponerse y lograr el desplazamiento del centro económico de la Nueva España, del Bajio a la región de Nueva Inglaterra por medio de la instalación de los centros de capital en la nueva Amsterdam, hoy Nueva York.

    Ahi comenzaron con los "purchase plan" de Louisiana, de Florida, y le siguieron con Alaska...Cuba fué arrebatada al igual que Texas y la alta California, Oregon, Nuevo México, Nevada etc. Su estrategia fué de afuera hacia dentro. Ahora lo hacen, de dentro hacia afuera, con la bio-piratería.

     Te recomiendo la obra de Martin Khor titulada "El saqueo del conocimiento." de Icaria editorial. De la ONU ni que decir...creo que es una facha obsoleta e inoperante que solo sirve como escenario para las declaraciones de los "jefes de estado".

    Y vale la conversa, que siga dando de que hablar.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Comentarios cerrados por el administrador Ego
Motivo: Desvío de la cuestión.

Volver arriba