Autor:
lunes, 15 de octubre de 2007
Sección: Artículos básicos para iniciarse
Información publicada por: jeromor
Mostrado 17.010 veces.


Ir a los comentarios

Fiabilidad de las ediciones del Itinerario de Antonino

Este es el principio lass='resaltar'>de un artículo mío publicado hace unos años en el Miliario Extravagante

Jesús Rodríguez Morales, las fuentes itinerarias antiguas, su lass='resaltar'>Fiabilidad y las dificultalass='resaltar'>des queplantean para el estudio lass='resaltar'>de la red viaria romana en la Península.I: El caso lass='resaltar'>de la A24 lass='resaltar'>del itinerario lass='resaltar'>de Antonino”, El Miliario Extravagante, 74,Septiembre lass='resaltar'>de 2000, pp. 14- 17


Los estudiosos lass='resaltar'>de las vías romanas lass='resaltar'>de la Península Ibérica contamos lass='resaltar'>deslass='resaltar'>de hace 25 años con una herramienta lass='resaltar'>de trabajo fundamental: el libro lass='resaltar'>de J. M. Roldan Hervás, Itineraria Hispana[1].Roldan utilizó para su edición, en lo referente al itinerario lass='resaltar'>de Antonino, la edición lass='resaltar'>de Orto Cuntz, Itineraria romana, publicada por la prestigiosa Biblioteca Teubneriana lass='resaltar'>de Leizpig en 1929, que se consilass='resaltar'>dera como edición lass='resaltar'>definitiva por casi todos los investigadores lass='resaltar'>del tema[2].


Sin embargo, al hacer un repaso diacrónico lass='resaltar'>de los estudios sobre vías romanas lass='resaltar'>del centro lass='resaltar'>de la Península, me he topado con que los pioneros lass='resaltar'>de la investigación, a finales lass='resaltar'>del siglo pasado y principios lass='resaltar'>de éste, utilizaban otra edición, conforme a la cual solían citar las vías, la lass='resaltar'>de Gustav Parthey y Margaret Pinlass='resaltar'>der[3].


Al consultar allí los datos sobre las vías en las que trabajo más asiduamente, la A24, 25, 29 y 30, me he encontrado con que las disparidalass='resaltar'>des lass='resaltar'>de cifras entre estas dos ediciones son verdalass='resaltar'>deramente llamativas.


La primera reacción ante ello ha sido dudar lass='resaltar'>de la capacidad científica lass='resaltar'>de Parthey y Pinlass='resaltar'>der como editores lass='resaltar'>del itinerario, pero, hechas las pertinentes averiguaciones, me he encontrado con que se trata lass='resaltar'>de científicos lass='resaltar'>de primera clase, y particularmente Parthey especializado en Geografía antigua[4].


La edición lass='resaltar'>del itinerario lass='resaltar'>de estos dos autores es una obra lass='resaltar'>de gran categoría científica, que maneja más lass='resaltar'>de 40 manuscritos, con un índice lass='resaltar'>de mansiones y mapas al final.


Así que, si el trabajo lass='resaltar'>de Parthey y Pinlass='resaltar'>der, tiene garantías científicas, ¿cuál puelass='resaltar'>de ser la explicación lass='resaltar'>de sus disparidalass='resaltar'>des con la lass='resaltar'>de Cuntz?


Seguramente la diferencia en el método lass='resaltar'>de trabajo, que implica diferencias lass='resaltar'>de criterio en la elección lass='resaltar'>de variantes. Parthey y Pinlass='resaltar'>der, según apuntan en su obra, han elegido las que les parecían más probables en función lass='resaltar'>de la antigüedad lass='resaltar'>de los manuscritos y la filiación lass='resaltar'>de unos con otros. O. Cuntz advierte en el prólogo lass='resaltar'>de su obra[5] que, aunque el libro lass='resaltar'>de los "diligentísimos editores G. Parthey y M. Pinlass='resaltar'>der utilizó todos los manuscritos lass='resaltar'>del itinerario, en la época lass='resaltar'>de aquellos no se conocía la relación entre los códices, ni se había establecido la primacía lass='resaltar'>de algunos lass='resaltar'>de ellos, puesto que el stemma no se había estudiado todavía.”


En la edición lass='resaltar'>de textos clásicos las variantes o disparidalass='resaltar'>des entre las lecciones lass='resaltar'>de los códices se resuelven, en primer lugar consilass='resaltar'>derando la antigüedad lass='resaltar'>de los manuscritos y su posición relativa en el stemma, y a continuación, mediante el sentido, adoptando la lección que dé un sentido más claro. En el caso lass='resaltar'>de que varias lo lass='resaltar'>den, habría que consilass='resaltar'>derar cual es la lectio difficilior, la lectura más difícil y por tanto la que es más improbable que se haya copiado por distracción. Todas estas reglas son más complicadas lass='resaltar'>de aplicar en el caso lass='resaltar'>de unos manuscritos, los lass='resaltar'>del itinerario, que consisten en gran parte en números. Aquí, por lo tanto, cualquier cifra conservada es posible que sea correcta a priori a no ser que se sepa con seguridad que un manuscrito ha sido copiado lass='resaltar'>de otro y las diferencias se lass='resaltar'>deban a errores lass='resaltar'>de copia o que se conozca perfectamente el trazado lass='resaltar'>de la vía lass='resaltar'>demostrándose así que no es válida. Cuando existen variantes es indudable que ha existido una equivocación en algún paso lass='resaltar'>del proceso lass='resaltar'>de copiado, y lo único que polass='resaltar'>demos hacer es intentar que la suma lass='resaltar'>de las distancias parciales se acomolass='resaltar'>de a alguno lass='resaltar'>de los totales que se han conservado. Si se acomoda, las variantes elegidas serán tan válidas como las lass='resaltar'>de la edición lass='resaltar'>de Cuntz y más si logran alcanzar sumas totales que el editor no haya logrado.


Así que, al consilass='resaltar'>derar el texto lass='resaltar'>de la edición lass='resaltar'>de Cuntz como lass='resaltar'>definitivo y negarnos a consilass='resaltar'>derar las variantes y los posibles errores nos estamos cerrando nosotros mismos las puertas lass='resaltar'>de la mejora lass='resaltar'>del texto; toda la literatura grecolatina, conservada y transmitida en circunstancias análogas a los manuscritos lass='resaltar'>del itinerario, va mejorando y haciéndose las ediciones cada vez más fiables, preciamente por el esfuerzo colectivo lass='resaltar'>de los especialistas que aportan día a día nuevas propuestas y soluciones que, al ser aprobadas por el consenso colectivo, pasana aformar parte lass='resaltar'>de las nuevas ediciones.



[1] J. M Roldan Hervás, Itineraria Hispana. Fuentes antiguas para el estudio lass='resaltar'>de las vías romanas en la Península Ibérica. Universidalass='resaltar'>des lass='resaltar'>de Valladolid y Granada. 1975.



[2] Ver al respecto los comentarios lass='resaltar'>de G. Arias. Repertorio lass='resaltar'>de caminos lass='resaltar'>de la Hispama romana, ed. lass='resaltar'>del autor, 1987, p. 488: '" He utilizado naturalmente la edición lass='resaltar'>de Cuntz (Itineraria romana. Berlín 1929), que es lass='resaltar'>definitiva según todos reconocen mientras no aparezcan nuevos códices." O los lass='resaltar'>de J. M. Roldan Hervás. op. cit. nota 1. p. 28- 29: "A esta edición (la lass='resaltar'>de Parthey y Pinlass='resaltar'>der) ha venido a sustituirla la lass='resaltar'>de Otto Cuntz.... que puelass='resaltar'>de consilass='resaltar'>derarse como plenamente satisfactoria..."


[3]G. Parthey y M. Pinlass='resaltar'>der, Itinerarium Antonini Augusti et Hierosolymilitanum ex libris manu scriptis, Berolini impensis Frilass='resaltar'>derici Nicolai. 1848. Esta edición es la que usan y reproducen los primeros investigadores molass='resaltar'>dernos sobre vías romanas en España: E. Saavedra, Discursos leídos ante ¡a Acalass='resaltar'>demia lass='resaltar'>de la Historia en la recepción pública lass='resaltar'>de D. Eduardo Saavedra, el día 28 lass='resaltar'>de Diciembre lass='resaltar'>de 1862, Madrid, Fortanet, 1914. 2* ed., apéndice 1º, pp. 63- 81, y A. Blázquez, "Nuevo estudio sobre el itinerario lass='resaltar'>de Antonino", Boletín lass='resaltar'>de la Real Acalass='resaltar'>demia lass='resaltar'>de la Historia, 21, 1892, pp. 54- 128.



[4] Aunque esto no lass='resaltar'>demuestra nada porque, como dice Gonzalo Arias, lass='resaltar'>dedicarse a un solo tema muchas veces da mejores resultados, Gustav Parthey tiene en el catálogo lass='resaltar'>de la British Library, como ejemplo lass='resaltar'>de gran biblioteca lass='resaltar'>de humanidalass='resaltar'>des, 23 entradas, entre ellas, aparte lass='resaltar'>de la edición citada, las lass='resaltar'>de Pomponio Mela, el Ravennatis y la Cosmographia Guidonis (con Pinlass='resaltar'>der), el Dicuili liber lass='resaltar'>de mensura orbis terrae, el Onomasticon urbium et locorum Sacrae Scripturae lass='resaltar'>de Eusebius Pamphilus, los Mirabilia Urbis Rome, etc. Margaret Pinlass='resaltar'>der tiene 14 entradas y Otto Cuntz 5, sobre Plinio, Polibio, Ptolomeo y otros temas no geográficos.



[5] O.  Cuntz,  Itineraria romana.   Volumen prius.   Itineraria antonini augusti et burdigalense, Studgard, B.G. Teubner, 1929, pp. iv-vii.


 

 


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba