Autor:
martes, 11 de septiembre de 2007
Sección: TardoAntigüedad
Información publicada por: Gastiz
Mostrado 33.968 veces.


Ir a los comentarios

Sobre el origen de García y de Gasteiz

Se trata sobre el origen del apellido García, antiguo nombre de persona, a partir de Gartze(a); se muestran unas cuantas variantes y derivados. Por último, se da cuenta de algunos topónimos surgidos a partir de dicho nombre, como Gasteiz, nombre vasco de la capital de Álava.

Este año se cumple el 26 aniversario del congreso “Vitoria en la Edad Media”, donde entre trabajos que trataban de tema histórico había uno dedicado al antiguo nombre de la capital alavesa, Gasteiz. El autor, Alfonso Irigoien, expuso en el trabajo titulado “Sobre el topónimo Gasteiz y su entorno antroponímico” cual era el origen del nombre Gasteiz, relacionándolo con el del antiguo nombre personal García y actual apellido. Las líneas que siguen están basadas, en su mayor parte, en los datos y conclusiones a las que llegó Irigoien, de cuya muerte se cumple próximamente el undécimo aniversario. Que sea este texto un homenaje al incansable investigador vizcaíno, que alumbró en trabajos memorables un enorme caudal de nombre antiguos vascos.

Aunque casi todos los datos han sido extraídos del ya mencionado trabajo de Irigoien, también ha sido utilizado otro libro para extraer datos puntuales. El autor es Patxi Salaberri y el libro “Euskal deiturategia. Patronimia”.

 

De Garce(a) a García

En el códice rotense, escrito en los últimos años del siglo X, que recoge la genealogía de los reyes navarros aparece Garsea Enneconis, hijo de Enneco Aresta, el primer rey navarro, que murió entre los años 851-2: “Ordo nvmervm regvm Pampilonensivm. [E]nneco,  cognomento Aresta, genuit Garsea Enneconis, et domna Assona, qui fuit uxor de domno Muza, qui tenuit Borza et Terrero, et domna... qui fuit uxor de Garsea Malo”. Como ocurre con los más conocidos nombres vascos, García se registra antes fuera del País Vasco, con uno de los dos hijos del rey Bermudo (789-791) se llamaban Ramiro y Garcia. Poco después aparece registrado en Asturias, según puede leerse en la Colección de documentos de la Catedral de Oviedo, doc. 2: “Reliquia uero mancipia id est Galindonem cum uxore sua nomine Deouota [sic] et filios quatuor id est Centullum, Garseam et Iohannem quos abuimus de Christofori et filia sua nomine Humma quam conparauimus de Eliate... ”.

 

Aparece Garsea y también Garzea: Garçea Içurra, Garçea Beeticoa, Garçea Ortitz, 1229, Colegiata de Roncesvalles. García se explicaría como disimilación de las vocales finales de Garzea > García, que ya aparece en los primeros textos: Ego rexo Garsia, 880, Leire, 3, en otras copias Garsea; Garcia Fortuniones, 1024, Iratxe, 2; Garcia regulus confirmat, 1024, Iratxe, 2; Senior Garcia Lopis, 1024, Iratxe, 2.

 

Hay otras variantes, menos usuales, con /j/ intervocálica Garceia: Senior Lope Garceia in Lugarri (año 1063, Leire), con -o final, Garceo: Pero Garçeo de Ardanaz (año 1262, El gran Pr de Nav., doc. 396); Garcio: Garcio Periz (año 1366, PN-XIV, F.Pamp.-Mont., p 520), en Liçassoayn; Garsio: Garsio texener, Garsio cabater Garsio de Baseia, Garsio de Morlans (año 1137, Sobre dem. aragonesa, doc. 11), en zona aragonesa. De éstas, considera Irigoien que la -o final no está relacionada con la moción de masculino y piensa en el artículo vasco de grado próximo -o, aunque sería perfectamente asumible que así hubiera ocurrido en algunos casos.

 

Hay formas con Garci, recogidas por Irigoien: “Garçi Çuriquo (año 1366, PN-XIV F. Tud., p. 436), en Tafaylla, labradores de la dicha uylla de Tafalla, y en la misma villa y año Garçi Periz de Domingo Johan (id, p. 436), Garci Guisabel (año 1366, PN-XIV ESang., p. 449), en Murieyllo del Cuende, La Ribera, Garci Rollan (año 1366, PN-XIV, F.Sang., p. 455), en Puyo cabo Taphailla, Val d’Orba”. Son anteriores otras recogidas por Menéndez Pidal, “Garci Sanchet, Garci Albaret” para 1107 en “Ibeas de Juarros”. A partir de García, con pérdida de -a final.

 

Es bastante antigua una forma con -s final, Garsias: Garsias presbiter, 1024, Iratxe, 3; ego Garsias rex, 1042, Iratxe, 7, que Irigoien explica “en la Colección diplomática de Irache podemos ver Garcia Ossoco (año 1102, doc. 81), domnus Garsias Oxoco (año 1110, doc. 91), dompnus Garsias Ochoco, clauiger (año 1111, doc. 93), Garcia Oxoco (año 1112, doc. 95), la misma persona en distintas versiones, y, curiosamente, las formas con dom(p)nus llevan Garsias, con una -s final, sufijo que acaso perdió una vocal por influencia del romance pirenaico, a no ser que se trate de una contracción de Garsians, patronímico en genitivo, con -s a la románica, usado como nombre.”

 

Se registran numerosos derivados:

Garcheot: Garcheot (de Fortuyn Garçeiç) (año 1284, El gran Pr. de Nav., doc. 480), con palatalización expresiva de la sibilante, seguramente sobre Garçeo más el sufijo -t(e), o a partir de *Garche, forma palatalizada de Garce, con la adición del sufijo -ot.

 

Garchot: Garchot d’Aguoreta (año 1351, PN, Peaje de Pamplona, n° 376), Garchot Çalaeco (año 1366, PN-XIV, F.Sang., p. 475), en Abeurrea, Aezquoa, Garchot Landa Arteco (año 1366, PN-XIV F.Pamp. -Mont., p. 565), relacionado este nombre con el anterior, quizás con forma intermedia *Garchiot.

 

Garçolet, que se lee en Sancho Garceiz fill de Garçolet (año 1286, El gran Pr. de Nav., doc. 489).

 

Garcet: Garcet (año 1366, PN-XIV f.Pamp. -Mont., p. 569), en Yturen, en Ual de Lerin, con sufijo -t(e) o -t(o), considerándose en romance como -et.

 

Garsiola en cum filiolo nostro Garsiola (año 1086, San Millán, supl. 32), masculino, con sufijo -ola, y en forma romanceada Garçuella, macip de Johan Curia —sin duda por Çuria— (año 1351, PN. Peaje de Pamplona, n° 332), cuyo equivalente vasco podría ser Garzola: Pero Garçola (PN-XIV Lib.mon.Est., p. 357), si no se trata de una forma con Gartze + ola ‘cabaña, choza’.

 

Con otro sufijo hipocorístico hay Garzando: Garçando de Iturgoien (año 1213, El gran Pr de Nav., doc. 149), con Garza- variante en composición de Garce, y el sufijo -ndo, presente por ejemplo en Otsando, a partir de Otso(a) ‘el lobo’, luego conservado como apellido Otxoa u Ochoa.

 

Hay en el valle del Roncal, Navarra, Sancio Garceandi de Ronkali (año 922, C. Siresa, doc. 6), interpretable como Garce + handi ‘grande’ ‘García el grande’, registra variante en Garsandi: Sancio Garsandi abba (año 933, C. Siresa, doc. 7), que considera Irigoien que podría ser doblete de Garzando.

 

También aparece Archango, Miguel Archango (año 1366, PN-XIV, F.Sang., p. 487), con sufijo -ngo, variante sonorizada de -nco que aparece en Lupanco  (año 1027, San Millán, doc. 92), con Lupo + -nco. Archango, además de la palatalización, como en Garcheot  y Garchot, sufre la pérdida de la velar inicial, que se repite en otras variantes.

 

De García y variantes y de muchos de los nombres derivados se encuentran patronímicos:

 

Garceiz: Sancio Garceiz de Murco, 1024, Iratxe, 2

 

Arzeitz, Arzeiz: Eneco Arceiz Iriarteco (1110, Art., 40); Fortunii Arçeitz de Sarassa (1229, Iratxe, 341); Maria Arceytz de Sanssoayn (Pamplona, 1309, CDSCernin, 3); Lop Arceytz de Sarria (1321, Zier. & Ram., 1998, III. 8), con las formas patronímicas es mucho más común encontrar testimonios sin la oclusiva inicial.

 

Garzeize: Sancho Garceice, Acenar Garceice, Fortun Garceice filio de Garcia Chico (Sorlada, 1127, Iratxe, 115).

 

Garzeaiz: senior Petro Garzeaiz (1067, Iratxe, 39); Senior Fortuin Garceaiz en Funes (1067, Leire, 80); Fortun Garceayç de Çizur Minor = Furtin Garcia Arceyz de Cicur Menor  (1138, Goñi, 208). Con el sufijo del patronímico, a partir de Garzea.

 

Garziaz: Eximino Garciaz (1024, Iratxe, 2); Auriol Garciaz, Enego Garciaz de Ceia (1131, Zier., 1970: 278); Eneco Garciaz (1161, Mont., 130).

 

Garciz: Garcia Garciz (año 1366, PN-XIV, F.Sang., p. 452, FEst., p. 583)

 

Arciz: Pero Arçyz Chapel (año 1330, PN-XIV, F.Est., p. 297), Miguel Arciz (año 1366, PN-XIV, F.Pamp. -Mont., p. 534).

 

Garzandoiz: Asnar Garçandoiz (año 981, Leyre, f. 262),

 

Garzoiz: Miguel Garçoyz d’Otieylla (año 1330, PN-XIV, F.Est., p. 299), en Artajona.

 

Actualmente está difundido sobre todo por Navarra el apellido Garcés, que parece el único que ha quedado de los diferentes patronímicos.

 

 

De Garce(a) a Gaste(a)

A partir de Gartze, forma oriental se explica fácilmente una forma derivada Gaste. Gartze y Gaste tienen en euskera paralelos, como bortz / bost ‘5’, el primero oriental, el segundo occidental. Lo mismo ocurre con bertze / beste ‘otro’.

 

Aparece normalmente como Gastea: Gastea d’Alçayaga (año 1366, PN-XIV F.Pamp. -Mont., p. 567), Gastea de Lana (año 1366, PN-XIV F.Est., p. 609)

Hay variante Gazte: Gazte madre de Puyah (año 1366, PN-XIV, F.Pamp.-Mont., p. 532), que también funciona como sobrenombre: Johan Gaztea (año 1366, PN-XIV F.Pamp. -Mont., p. 569), Xemen Gaztea, Miguel Gaztea, Maria Gaztea (año 1366, PN-XIV, F.Tud., p. 437), en Artajona. Ese podría ser el caso de Sant Gaste en el Testamento de Carlos III de Navarra en 1412, esta vez con < s >.

 

En cuanto a Gaste(a) de origen occidental, Irigoien recoge: don Gastea d’Arburu de Alaua (s. XV, B. y Fortunas, libro XXI, f. 59), Gastea Ferrero, que era de Retuerto (libro XXV, f. 156, teniendo en cuenta que Retuerto pertenece a Baracaldo),

 

Gaste es un nombre de mucho menor uso que Garze, y parece no haber conocido una expansión fuera de tierras vascas. Cuenta con diversos derivados, aunque en número mucho menor:

 

Gasteako: Gasteaco de Lizarazu (año 1412, C.A.G.Nav., t. XXIX, doc. 30), con sufijo hipocorístico -ko.

 

Gastetxo: Gastecho Barrueta (O.G.R.Band.), gamboíno marquinés que concurrió al ataque de Mondragón en 1448, con sufijo -txo, común actualmente.

 

Gastean: Gastean Balestaria (año 1350, PN-XIV L.mon.Est., p. 363), en Oyllogoyen, que tiene elemento final -n, de *Gasteani, / *Gasteane / *Gasteano, con pérdida de vocal final.

 

Debió de existir el nombre *Gastaro, teniendo en cuenta el patronímico Garçia Gastaroyz (año 1350, PN-XIV, L.mon.Est., p. 365), en Sant Martin, Val de Amescoa, con sufijo hipocorístico -ro.

 

 

De Gaste(a) a Gasteiz

Patronímicos de Gaste(a) serían Gasteiz: Pero Gasteyz y Lope Gasteyz, su hermano (año 1350, PN-XIV, L.mon.Est., p. 364) en Artaça, Val de Amescoa, así como Enequo Gasteyz, Lope Gasteyz, Sancho Gasteiz (id, p. 365) en Artaça el primero y en Goyllano, Val de Amescoa los dos siguientes. Sin oclusiva inicial hay: Miguel Asteyz (año 1366, PN-XIV, FPamp. -Mont., p. 527), en Aylli, Val de Larraun, y Miguel Asteyz (id, p. 570), en Erassun, en la Basaburua menor estando al parecer también relacionada la variante Esteyz que se registra en Maria Esteyz (año 1350, PN-XIV, L.mon.Est., p. 367), en Eraul, Val de Deyerri. De la misma forma que se conocen patronímicos en Garceiz y en Arceiz. Las formas en Asteiz, mantiene Irigoien, muestran un uso patronímico, ya que es en dicha posición cuando más aparecen las variantes con vocal inicial. Ocurre frecuentemente que el nombre acaba en vocal, de tal manera el patronímico queda en posición intervocálica, donde resulta fácil que desaparezca, así de los ejemplos en Raséis mostrados anteriormente, aparece en varios el nombre con vocal final: Eneco Arceiz Iriarteco  (1110, Art., 40), Maria Arceytz de Sanssoayn  (Pamplona, 1309, CDSCernin, 3); a partir de estas variaciones, las formas sin velar inicial pudieron extenderse a nombres acabados en consonante, que aparecen en número menor.

 

Como se puede observar, el patronímico de Gaste(a) fue Gasteiz (o Asteiz), que también es conocido por ser el nombre antiguo de la capital alavesa, con cambio de nombre como se documenta en el Fuero de Vitoria: “Placuit mihi libenti animo et sana mente populare vos in praefata villa, cui novum nomen imposui, scilicet Victoria, quae antea vocabatur Gasteiz”. En la Reja de San Millán del año 1025 aparece escrito de diferente manera, Gastehiz: “Malizhaeza, XXII regas: Abendangir, una rega. Armenter, tres regas. Ehari, una rega. Gazaheta, una rega. Berroztegieta, duas regas; Lassarte, tres regas. Harizavalleta et Gardellihi, tres regas. Gaztellu et Meiana, tres regas. Mendiolha, Hollarruizu et Adurzaha, tres regas. Gastehiz, tres regas. Arriaga, una rega”.

 

Además de Gasteiz/Asteiz se conocen otras dos variantes:

Astea(t)x: Maria Asteax, cosdurera (Bilbao, 1464).

Astes: Martin Astes de Çilaurren (Arrasate/Mondragón, 1515).

 

Hay, aparte de Gasteiz, otro nombre de localidad, en este caso navarro, con la misma formación, Astitz/Astiz, en el valle de Larraun. Se documenta en 1350 y 1356 con la misma forma que la actual, según Irigoien.

 

 

Conclusión

A partir del antropónimo Gar(t)ze(a) surge García, primero como nombre personal, luego como apellido. De Gar(t)ze(a) aparece como forma ‘simplificada’ Gaste(a), que tuvo como patronímico Gasteiz, que es exactamente el antiguo nombre de la capital de Álava. Irigoien considera que Gaste es identificable con el adjetivo vasco gazte ‘joven’, cuyo equivalente latino sería Ivvenis

 

Hay de todas formas, problemas. Para empezar, no es necesario que el nombre de ciudad Gasteiz tenga origen en Gaste, también podría haberlo tenido en el antropónimo Gartze, con africada. De Gartze  más el sufijo de genitivo, pudo haber surgido *Gartzeiz, que luego se simplificó, antes de ser recogida en los texto.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 dagar 12 de sep. 2007

    Saludos 

     Respecto al origen del vocablo garcía, con el animo de colaborar, aporto una serie de datos que hacen vislumbrar su origen y significado.

                El vocablo García, tiene, al menos, un desarrollo y significado que lo emparenta con los vocablos, por ejemplo, harpa, harpía, raposa, garfio o garciella, 

    Comenzaré por tanto por el vocablo harpa, y mostraré como puede desarrollarse para llegar a otras formas.

    Puede extrañar ver la palabra harpa escrita con H, pero la documentación etimológica nos lleva a recuperar esta grafía que desapareció o se abandonó en algunas lenguas, aunque esta letra tiene muchísima importancia para su estudio.

                La palabra llega a nosotros a través del vocablo Germánico harfe y el Griego arpa.(arpa).

                En este caso, en Griego, el vocablo harpa llevaba encima de la vocal inicial la grafía del denominado espíritu áspero "c" lo que señalaba su pronunciación aspirada.

                En el Latín, y en otras lenguas modernas, se conservó la grafía H para representar ese sonido y todavía se conserva en el Alemán: harfe; en Francés: harpe; en Inglés: harp; en Sueco harpan; en Holandés harpen y en el Portugués y Catalá: harpa.  Sin embargo, el Castellano o el Italiano abandonaron esta grafía.

                La palabra harpa, en Griego y en Germánico, acoge el significado de hoz o gancho y tiene relación con el vocablo harpía.  Esta relación está presente todavía hoy y puede notarse, por ejemplo, a lo largo de la historia del instrumento musical llamado harpa, sobre todo en la época medieval y en su ornamentación.

                En lengua francesa harpe tiene la acepción de garra o gancho. Harpar, en Castellano, vale como término con el significado de arañar o rasgar.

                Harpadura también es un arañazo o raspón en el cuerpo. Harpeo es un apero de hierro que vale para rastrillar el suelo marino como arte de pesca. En las batallas navales se utilizó para enganchar un barco a otro en el abordaje.

                Arpel es el vocablo con el que se define un apero parecido a una raedera, o zuela, con tres dientes que se rematan en punta.

                Arpaz es el adjetivo de rapaz o rapante en la zoología. Es un órden de pájaros carnívoros que viven de la rapiña.

                Arpa, en Griego arpa, quiere decir hoz, vocablo que también sirve para definir una especie de águila.

                Harpazo, en Griego arpazw, quiere decir arrebatar. Harpage, arpagh, quiere decir robo y también es un apero para rastrillar el campo. Era el apero que los latinos llamaban irpex o hirpex, que también existe en el Sabino urpex por hurpex, que viene de la raiz griega arpuia, harpyia, que quiere decir la que lo arrebata todo. Harpagare en Latín es agarrar.

                Harpa, en Catalá, es la mano del animal con dedos y uña corva, que en Castellano se convirtió en zarpa.

                Harpón, arpón, es un apero de hierro usado como arma, tipo lanza. Harpón también da nombre al objeto o la pica que señala la dirección del viento en una veleta.

                Harpe, es el vocablo que se utilizó para denominar un arma guerrera. Era una espada, sable curvo o cimitarra. Lo usó Mercurio contra Argos y Perseo contra Medusa. Este arma ya se utilizaba en las culturas mesopotámicas.

                Harpón, en arquitectura es una pieza de hierro soldada que sirve para unir dos muros o piezas de armadura. En este ámbito tambíén se le llama grapa. Arpicel es el vocablo que define una bisagra o gozne.

                Harpón, en medicina, es una herramienta puntiaguda con púas que se usa para sacar trocitos de tejidos con el fin de examinarlos en el microscopio.

                Harpaga, es un garfio de hierro; también es el adjetivo que se le da a una persona ladrona.

                Harpago significa robar y ladrón. Harpago, es quitar, robar, arrebatar con garfios; también significa harpón y gancho de abordaje. En Francés harpeau es un gancho de abordaje.

                Harpaxofobia, en medicina, es el nombre que se le da a la enfermedad que tienen las personas a las que les dan miedo obsesivo los ladrones.

                Harpin, en Francés, es el vocablo utilizado para denominar un gancho usado por los barqueros. Harpófilo es un género de plantas de la familia de las orquidaceas. Viene del Griego harpe, hoz y phyllon, hoja. Lo que viene a decir hojas en forma de hoz.

                Harpiae, es el adjetivo que se pone a una persona avara, rapaz. Harpiar es robar las cosas con violencia y rapidez.

                Harpar, según Covarrubias, es dividir en tiras, quasi farpar, de farpa, que en la antigua lengua castellana es una tira o trozo que cuelga de alguna ropa y llama farpas a las puntas de los pendones y estandartes.

                Harapo, es un pedazo o trozo cortado de una tela, en Coromines, dice que viene de farpar o harpar, que es romper en trocitos pequeños. Sobre todo se aplíca a la tela y los trajes. En Portugués y Galego se dice farrapo, en Italiano, frappare, en Francés, frape, todos estos vocablos tienen el significado de deshacer algo en pedacitos o desmenuzarlo.

                Jarapa, vocablo que conserva la pronunciación de la h aspirada, define una manta o alfombra hecha con los retales o recortes de otras telas.

                Harapiento, en Castellano es el adjetivo de una persona que anda vestida con harapos. También se dice desharrapado. En Asturianu se dice esgarrapáu.

                Harpillera, a la funda con que se envuelve la pieza de paño o seda por ser como deshecho y trozo de otro paño.

                En Asturianu se conserva otra grafía de inicio en el vocablo,

    la F

    , y nos encontramos con varios vocablos como:

                Farpa, que en el entorno del mundo de la indumentaria es una abertura en una falda o vestido.

                Farpón que es un aparejo de pesca, como un tridente, para pescar en el río y en la mar. También se denomina así al apero que sirve para agarrar la hierba y realizar los montones o balagares. Nos encontramos también Farpón como apellido.

                Farrapiu es el vocablo que sirve para definir una cosa menuda desprendida de otra. Farrapiezu es un trozo de tela o recorte. Farraperu o farramplu es el adjetivo que se les da a las personas que andan con la ropa destrozada. Desfarrapáu quiere decir destrozado y es el adjetivo de la persona que va mal vestida con recortes de tela o la ropa rota.

                Farraspa, farrasca, farraspiar y farramplar son términos que definen cuando nieva en pequeños copos. Esfarapar, esfarrapar y esfarraplar es destrozar en pequeños pedazos.

                Farpa está recogido como instrumento musical en varios textos desde el siglo 13, por ejemplo, en el verso 1545 del Libro d'Alexandre:

    Y havíe sinfonías, farpa, giga e rota.

                Otro texto es el del poema de Alfonso onceno escrito para commemorar la boda del Rey que se hizo en el año 1328 en el monasterio de las Huelgas, en Burgos, dice así:

    Otros estromentos mill con la farpa de Don Tristán. Hay que darse cuenta del uso del artículo femenino "la" harpa.

     

                Otro ejemplo del desarrollo en el vocablo de la pronunciación aspirada o áspera de la grafía de inicio "c", ademá de su paso por H y F, la tenemos en la grafía Z y en el vocablo zarpa, vocablo que todavía conserva la acepción de garra en varios animales y que también es término que se usa en el mundo de la mar cuando un barco va a partir, zarpar, que viene a ser quitar la zarpa para poder navegar.

                En Asturies encontramos los vocablos que vienen a continuación:

                Zarpa, que es el vocablo que sirve para denominar la mano con uñas puntiagudas para agarrar, generalmente de los animales aunque también se dice de las personas.

                Zarpón, es un aumentativo que da significado a una zarpa grande. Zarpazu o farpazu, que es un golpe dado con la zarpa.

                También encontramos relación de la palabra harpa con vocablos que comienzan con la grafía G, por ejemplo:

                Garfa, Garfia y Garfiu, son términos que dan nombre a aperos con forma de garra, sobre todo relacionados con la mar.

                Garfa o Garfia, son vocablos que sirven para denominar a la mano o pie de un animal que tiene uñas o garras. Echar la garfa es agarrar algo con las uñas.

                Garfiella o garciella, es un cacillo con mango para agarrar la comida y echarla en el plato. Garfiellá es una porción de comida echada con la garfiella. Esgarfiellar es hacer ruido con las garfielles.

                Garfiellu es cada uno de los ganchos que cuelgan de las cadenas usadas en las antiguas cocinas de lar.

                Garfiu o Garciu, es un injerto. Esgarciar es estropear un árbol recien injertado por remover las garcias. Garciu, es un ganchu. Engarzar, es meter un ganchu o garciu por otro.

                Garcia, es nombre de animal, la garza. Quizás le venga dado por sus garras o la forma de su cuerpo.

                García y Garfiella se le llama a la raposa o zorra. Es un hecho que este animal por su ciclo vital de alimentación y en el contacto con los humanos tiene fama de robar, agarrar y rapiñar. De hecho raposu o raposa es un adjetivo que se da a los humanos que se comportan de forma semejante al animal. En Asturies también se le llama rapiega. Lo que enlaza con el vocablo rapio y harpago mencionado anteriormente en Coromines y Covarrubias. Esto está relacionado con los atributos de las harpías y también con el adjetivo que se les da a las personas que actúan con esas maneras de rapiñar o agarrar para ellas.

                Garfiñar es sinónimo de robar. Garrapiñar y Garrafiñar, es quitar una cosa agarrándola. Garsinar, es lo mismo que robar.

                Garbillo, se llama así al esparto largo y escogido que sirve para ramales y alpargatas. Parece tener relación con harpillera.

                Garbillo, se llama así a un arte de pesca. Garapiello, es un aparejo de pesca utilizado en galicia para recolectar mariscos.

                Garapiellu es el vocablo con que denominamos lo que envuelve las avellanas según crecen y las une a la rama del árbol.

                Garbín, en Asturies, es un aparejo de pesca lleno de anzuelos utilizado para coger la sepia.

                Garabatu es un aparejo de pesca usado en la mar cantábrica para coger centollos. Garabatu o garabata, en Asturies, es un apero usado en las tareas del campo hecho de un mango largo rematado en un extremo con un travesaño lleno de dientes o púas que sirven para recoger o atropar la hierba.

               

                Garráu y pigarru o pigarra, se dice en Asturies de las personas avaras y que usan engaños para sacar beneficio.

                Garra, es la mano o pie de animal cuando estan armados de uñas corvas y fuertes, como las del águila.

                Garro, es un vocablo sinónimo de mano. Garrar, es coger con la mano. Desgarrar, es descuartizar algo en trocitos, generalmente con la mano o con algún objeto con forma de garra.

                Garrear, es un término usado en la mar que sirve para denominar el arrastre del ancla de un barco fondeado.

                Garrear, es un término que significa robar y vivir a expensas de otro. Garruchear, en Chile, es robar.

                Garrocha, con este vocablo se define una vara que en un extremo tiene un harpón de hierro para que se agarre cuando clave y no se desprenda. También se le llama así a una vara larga para picar a los toros.

                Garrochazo, es el término que sirve para definir un golpe dado con la garrocha. Garrancha, es un objeto semejante a un gancho.

                Garrote, es el vocablo que da nombre a una arma, maza o cachiporra de madera, utilizada antiguamente. Se aprovechaba para su construcción una rama, o raíz, de un árbol y se dejaban en un extremo los salientes laterales de la propia rama, para que, con su forma puntiaguda y curva, hiciera más daño al golpear. También se le llamó clava.

                Garrotero, en Chile, es el adjetivo que se usa habitualmente para denominar a la persona ruin y cicatera.

     

    De todos estos datos, puede vislumbrarse el significado del vocablo y su relación con otros a través del tiempo y en diferentes lenguas que parecen tener un origen común en un vocablo muy antiguo.

                Harpa es entonces igual a hoz, gancho, garra, garfio. Parece que es el vocablo que define aquello que es curvo, con forma de "C", que tiene capacidad de clavar, agarrar o pinchar, y que con el paso del tiempo va dando significado a una serie de objetos, herramientas, etc..., incluso apellidos como el caso que nos ocupa García y Farpón. Por lo que tenemos un gran desarrollo de este vocablo y de harpa, poemos encontrarnos con zarpa, farpa, harfe, con hache aspirada, garfio, garbín, garbillo, o garfiella, garciella, o garcía

                El momento en el cual se les ocurre a algunas personas utilizarlo como apellido, puede surgir de un mote, o del conocimiento de su significado y comparación con los adjetivos de animales y personas, y su aplicación para realzar el nombre. Los posibles derivados aplicados a la toponimia, ¿Quizá posesiones de personas con este nombre?, ¿Lugares donde habitaban animales como la garza o la garcía, si es que se les conocía por estos nombres?, ¿Lugares donde se utiliza para trabajar algún objeto-herramienta con este nombre?

     

          Este texto está entresacado de un trabajo publicado por mi y titulado: Harpa y la so presencia n’Asturies: www.asturshop.com/asturshop/infoprod.asp?idproducto=2081

     

     

     

  2. #2 dagar 12 de sep. 2007

    Saludos 

     Respecto al origen del vocablo garcía, con el animo de colaborar, aporto una serie de datos que hacen vislumbrar su origen y significado.

                El vocablo García, tiene, al menos, un desarrollo y significado que lo emparenta con los vocablos, por ejemplo, harpa, harpía, raposa, garfio o garciella, 

    Comenzaré por tanto por el vocablo harpa, y mostraré como puede desarrollarse para llegar a otras formas.

    Puede extrañar ver la palabra harpa escrita con H, pero la documentación etimológica nos lleva a recuperar esta grafía que desapareció o se abandonó en algunas lenguas, aunque esta letra tiene muchísima importancia para su estudio.

                La palabra llega a nosotros a través del vocablo Germánico harfe y el Griego arpa.(arpa).

                En este caso, en Griego, el vocablo harpa llevaba encima de la vocal inicial la grafía del denominado espíritu áspero "c" lo que señalaba su pronunciación aspirada.

                En el Latín, y en otras lenguas modernas, se conservó la grafía H para representar ese sonido y todavía se conserva en el Alemán: harfe; en Francés: harpe; en Inglés: harp; en Sueco harpan; en Holandés harpen y en el Portugués y Catalá: harpa.  Sin embargo, el Castellano o el Italiano abandonaron esta grafía.

                La palabra harpa, en Griego y en Germánico, acoge el significado de hoz o gancho y tiene relación con el vocablo harpía.  Esta relación está presente todavía hoy y puede notarse, por ejemplo, a lo largo de la historia del instrumento musical llamado harpa, sobre todo en la época medieval y en su ornamentación.

                En lengua francesa harpe tiene la acepción de garra o gancho. Harpar, en Castellano, vale como término con el significado de arañar o rasgar.

                Harpadura también es un arañazo o raspón en el cuerpo. Harpeo es un apero de hierro que vale para rastrillar el suelo marino como arte de pesca. En las batallas navales se utilizó para enganchar un barco a otro en el abordaje.

                Arpel es el vocablo con el que se define un apero parecido a una raedera, o zuela, con tres dientes que se rematan en punta.

                Arpaz es el adjetivo de rapaz o rapante en la zoología. Es un órden de pájaros carnívoros que viven de la rapiña.

                Arpa, en Griego arpa, quiere decir hoz, vocablo que también sirve para definir una especie de águila.

                Harpazo, en Griego arpazw, quiere decir arrebatar. Harpage, arpagh, quiere decir robo y también es un apero para rastrillar el campo. Era el apero que los latinos llamaban irpex o hirpex, que también existe en el Sabino urpex por hurpex, que viene de la raiz griega arpuia, harpyia, que quiere decir la que lo arrebata todo. Harpagare en Latín es agarrar.

                Harpa, en Catalá, es la mano del animal con dedos y uña corva, que en Castellano se convirtió en zarpa.

                Harpón, arpón, es un apero de hierro usado como arma, tipo lanza. Harpón también da nombre al objeto o la pica que señala la dirección del viento en una veleta.

                Harpe, es el vocablo que se utilizó para denominar un arma guerrera. Era una espada, sable curvo o cimitarra. Lo usó Mercurio contra Argos y Perseo contra Medusa. Este arma ya se utilizaba en las culturas mesopotámicas.

                Harpón, en arquitectura es una pieza de hierro soldada que sirve para unir dos muros o piezas de armadura. En este ámbito tambíén se le llama grapa. Arpicel es el vocablo que define una bisagra o gozne.

                Harpón, en medicina, es una herramienta puntiaguda con púas que se usa para sacar trocitos de tejidos con el fin de examinarlos en el microscopio.

                Harpaga, es un garfio de hierro; también es el adjetivo que se le da a una persona ladrona.

                Harpago significa robar y ladrón. Harpago, es quitar, robar, arrebatar con garfios; también significa harpón y gancho de abordaje. En Francés harpeau es un gancho de abordaje.

                Harpaxofobia, en medicina, es el nombre que se le da a la enfermedad que tienen las personas a las que les dan miedo obsesivo los ladrones.

                Harpin, en Francés, es el vocablo utilizado para denominar un gancho usado por los barqueros. Harpófilo es un género de plantas de la familia de las orquidaceas. Viene del Griego harpe, hoz y phyllon, hoja. Lo que viene a decir hojas en forma de hoz.

                Harpiae, es el adjetivo que se pone a una persona avara, rapaz. Harpiar es robar las cosas con violencia y rapidez.

                Harpar, según Covarrubias, es dividir en tiras, quasi farpar, de farpa, que en la antigua lengua castellana es una tira o trozo que cuelga de alguna ropa y llama farpas a las puntas de los pendones y estandartes.

                Harapo, es un pedazo o trozo cortado de una tela, en Coromines, dice que viene de farpar o harpar, que es romper en trocitos pequeños. Sobre todo se aplíca a la tela y los trajes. En Portugués y Galego se dice farrapo, en Italiano, frappare, en Francés, frape, todos estos vocablos tienen el significado de deshacer algo en pedacitos o desmenuzarlo.

                Jarapa, vocablo que conserva la pronunciación de la h aspirada, define una manta o alfombra hecha con los retales o recortes de otras telas.

                Harapiento, en Castellano es el adjetivo de una persona que anda vestida con harapos. También se dice desharrapado. En Asturianu se dice esgarrapáu.

                Harpillera, a la funda con que se envuelve la pieza de paño o seda por ser como deshecho y trozo de otro paño.

                En Asturianu se conserva otra grafía de inicio en el vocablo,

    la F

    , y nos encontramos con varios vocablos como:

                Farpa, que en el entorno del mundo de la indumentaria es una abertura en una falda o vestido.

                Farpón que es un aparejo de pesca, como un tridente, para pescar en el río y en la mar. También se denomina así al apero que sirve para agarrar la hierba y realizar los montones o balagares. Nos encontramos también Farpón como apellido.

                Farrapiu es el vocablo que sirve para definir una cosa menuda desprendida de otra. Farrapiezu es un trozo de tela o recorte. Farraperu o farramplu es el adjetivo que se les da a las personas que andan con la ropa destrozada. Desfarrapáu quiere decir destrozado y es el adjetivo de la persona que va mal vestida con recortes de tela o la ropa rota.

                Farraspa, farrasca, farraspiar y farramplar son términos que definen cuando nieva en pequeños copos. Esfarapar, esfarrapar y esfarraplar es destrozar en pequeños pedazos.

                Farpa está recogido como instrumento musical en varios textos desde el siglo 13, por ejemplo, en el verso 1545 del Libro d'Alexandre:

    Y havíe sinfonías, farpa, giga e rota.

                Otro texto es el del poema de Alfonso onceno escrito para commemorar la boda del Rey que se hizo en el año 1328 en el monasterio de las Huelgas, en Burgos, dice así:

    Otros estromentos mill con la farpa de Don Tristán. Hay que darse cuenta del uso del artículo femenino "la" harpa.

     

                Otro ejemplo del desarrollo en el vocablo de la pronunciación aspirada o áspera de la grafía de inicio "c", ademá de su paso por H y F, la tenemos en la grafía Z y en el vocablo zarpa, vocablo que todavía conserva la acepción de garra en varios animales y que también es término que se usa en el mundo de la mar cuando un barco va a partir, zarpar, que viene a ser quitar la zarpa para poder navegar.

                En Asturies encontramos los vocablos que vienen a continuación:

                Zarpa, que es el vocablo que sirve para denominar la mano con uñas puntiagudas para agarrar, generalmente de los animales aunque también se dice de las personas.

                Zarpón, es un aumentativo que da significado a una zarpa grande. Zarpazu o farpazu, que es un golpe dado con la zarpa.

                También encontramos relación de la palabra harpa con vocablos que comienzan con la grafía G, por ejemplo:

                Garfa, Garfia y Garfiu, son términos que dan nombre a aperos con forma de garra, sobre todo relacionados con la mar.

                Garfa o Garfia, son vocablos que sirven para denominar a la mano o pie de un animal que tiene uñas o garras. Echar la garfa es agarrar algo con las uñas.

                Garfiella o garciella, es un cacillo con mango para agarrar la comida y echarla en el plato. Garfiellá es una porción de comida echada con la garfiella. Esgarfiellar es hacer ruido con las garfielles.

                Garfiellu es cada uno de los ganchos que cuelgan de las cadenas usadas en las antiguas cocinas de lar.

                Garfiu o Garciu, es un injerto. Esgarciar es estropear un árbol recien injertado por remover las garcias. Garciu, es un ganchu. Engarzar, es meter un ganchu o garciu por otro.

                Garcia, es nombre de animal, la garza. Quizás le venga dado por sus garras o la forma de su cuerpo.

                García y Garfiella se le llama a la raposa o zorra. Es un hecho que este animal por su ciclo vital de alimentación y en el contacto con los humanos tiene fama de robar, agarrar y rapiñar. De hecho raposu o raposa es un adjetivo que se da a los humanos que se comportan de forma semejante al animal. En Asturies también se le llama rapiega. Lo que enlaza con el vocablo rapio y harpago mencionado anteriormente en Coromines y Covarrubias. Esto está relacionado con los atributos de las harpías y también con el adjetivo que se les da a las personas que actúan con esas maneras de rapiñar o agarrar para ellas.

                Garfiñar es sinónimo de robar. Garrapiñar y Garrafiñar, es quitar una cosa agarrándola. Garsinar, es lo mismo que robar.

                Garbillo, se llama así al esparto largo y escogido que sirve para ramales y alpargatas. Parece tener relación con harpillera.

                Garbillo, se llama así a un arte de pesca. Garapiello, es un aparejo de pesca utilizado en galicia para recolectar mariscos.

                Garapiellu es el vocablo con que denominamos lo que envuelve las avellanas según crecen y las une a la rama del árbol.

                Garbín, en Asturies, es un aparejo de pesca lleno de anzuelos utilizado para coger la sepia.

                Garabatu es un aparejo de pesca usado en la mar cantábrica para coger centollos. Garabatu o garabata, en Asturies, es un apero usado en las tareas del campo hecho de un mango largo rematado en un extremo con un travesaño lleno de dientes o púas que sirven para recoger o atropar la hierba.

               

                Garráu y pigarru o pigarra, se dice en Asturies de las personas avaras y que usan engaños para sacar beneficio.

                Garra, es la mano o pie de animal cuando estan armados de uñas corvas y fuertes, como las del águila.

                Garro, es un vocablo sinónimo de mano. Garrar, es coger con la mano. Desgarrar, es descuartizar algo en trocitos, generalmente con la mano o con algún objeto con forma de garra.

                Garrear, es un término usado en la mar que sirve para denominar el arrastre del ancla de un barco fondeado.

                Garrear, es un término que significa robar y vivir a expensas de otro. Garruchear, en Chile, es robar.

                Garrocha, con este vocablo se define una vara que en un extremo tiene un harpón de hierro para que se agarre cuando clave y no se desprenda. También se le llama así a una vara larga para picar a los toros.

                Garrochazo, es el término que sirve para definir un golpe dado con la garrocha. Garrancha, es un objeto semejante a un gancho.

                Garrote, es el vocablo que da nombre a una arma, maza o cachiporra de madera, utilizada antiguamente. Se aprovechaba para su construcción una rama, o raíz, de un árbol y se dejaban en un extremo los salientes laterales de la propia rama, para que, con su forma puntiaguda y curva, hiciera más daño al golpear. También se le llamó clava.

                Garrotero, en Chile, es el adjetivo que se usa habitualmente para denominar a la persona ruin y cicatera.

     

    De todos estos datos, puede vislumbrarse el significado del vocablo y su relación con otros a través del tiempo y en diferentes lenguas que parecen tener un origen común en un vocablo muy antiguo.

                Harpa es entonces igual a hoz, gancho, garra, garfio. Parece que es el vocablo que define aquello que es curvo, con forma de "C", que tiene capacidad de clavar, agarrar o pinchar, y que con el paso del tiempo va dando significado a una serie de objetos, herramientas, etc..., incluso apellidos como el caso que nos ocupa García y Farpón. Por lo que tenemos un gran desarrollo de este vocablo y de harpa, poemos encontrarnos con zarpa, farpa, harfe, con hache aspirada, garfio, garbín, garbillo, o garfiella, garciella, o garcía

                El momento en el cual se les ocurre a algunas personas utilizarlo como apellido, puede surgir de un mote, o del conocimiento de su significado y comparación con los adjetivos de animales y personas, y su aplicación para realzar el nombre. Los posibles derivados aplicados a la toponimia, ¿Quizá posesiones de personas con este nombre?, ¿Lugares donde habitaban animales como la garza o la garcía, si es que se les conocía por estos nombres?, ¿Lugares donde se utiliza para trabajar algún objeto-herramienta con este nombre?

     

          Este texto está entresacado de un trabajo publicado por mi y titulado: Harpa y la so presencia n’Asturies: www.asturshop.com/asturshop/infoprod.asp?idproducto=2081

     

     

     

     

  3. #3 dagar 12 de sep. 2007

    Saludos 

     Respecto al origen del vocablo garcía, con el animo de colaborar, aporto una serie de datos que hacen vislumbrar su origen y significado.

                El vocablo García, tiene, al menos, un desarrollo y significado que lo emparenta con los vocablos, por ejemplo, harpa, harpía, raposa, garfio o garciella, 

    Comenzaré por tanto por el vocablo harpa, y mostraré como puede desarrollarse para llegar a otras formas.

    Puede extrañar ver la palabra harpa escrita con H, pero la documentación etimológica nos lleva a recuperar esta grafía que desapareció o se abandonó en algunas lenguas, aunque esta letra tiene muchísima importancia para su estudio.

                La palabra llega a nosotros a través del vocablo Germánico harfe y el Griego arpa.(arpa).

                En este caso, en Griego, el vocablo harpa llevaba encima de la vocal inicial la grafía del denominado espíritu áspero "c" lo que señalaba su pronunciación aspirada.

                En el Latín, y en otras lenguas modernas, se conservó la grafía H para representar ese sonido y todavía se conserva en el Alemán: harfe; en Francés: harpe; en Inglés: harp; en Sueco harpan; en Holandés harpen y en el Portugués y Catalá: harpa.  Sin embargo, el Castellano o el Italiano abandonaron esta grafía.

                La palabra harpa, en Griego y en Germánico, acoge el significado de hoz o gancho y tiene relación con el vocablo harpía.  Esta relación está presente todavía hoy y puede notarse, por ejemplo, a lo largo de la historia del instrumento musical llamado harpa, sobre todo en la época medieval y en su ornamentación.

                En lengua francesa harpe tiene la acepción de garra o gancho. Harpar, en Castellano, vale como término con el significado de arañar o rasgar.

                Harpadura también es un arañazo o raspón en el cuerpo. Harpeo es un apero de hierro que vale para rastrillar el suelo marino como arte de pesca. En las batallas navales se utilizó para enganchar un barco a otro en el abordaje.

                Arpel es el vocablo con el que se define un apero parecido a una raedera, o zuela, con tres dientes que se rematan en punta.

                Arpaz es el adjetivo de rapaz o rapante en la zoología. Es un órden de pájaros carnívoros que viven de la rapiña.

                Arpa, en Griego arpa, quiere decir hoz, vocablo que también sirve para definir una especie de águila.

                Harpazo, en Griego arpazw, quiere decir arrebatar. Harpage, arpagh, quiere decir robo y también es un apero para rastrillar el campo. Era el apero que los latinos llamaban irpex o hirpex, que también existe en el Sabino urpex por hurpex, que viene de la raiz griega arpuia, harpyia, que quiere decir la que lo arrebata todo. Harpagare en Latín es agarrar.

                Harpa, en Catalá, es la mano del animal con dedos y uña corva, que en Castellano se convirtió en zarpa.

                Harpón, arpón, es un apero de hierro usado como arma, tipo lanza. Harpón también da nombre al objeto o la pica que señala la dirección del viento en una veleta.

                Harpe, es el vocablo que se utilizó para denominar un arma guerrera. Era una espada, sable curvo o cimitarra. Lo usó Mercurio contra Argos y Perseo contra Medusa. Este arma ya se utilizaba en las culturas mesopotámicas.

                Harpón, en arquitectura es una pieza de hierro soldada que sirve para unir dos muros o piezas de armadura. En este ámbito tambíén se le llama grapa. Arpicel es el vocablo que define una bisagra o gozne.

                Harpón, en medicina, es una herramienta puntiaguda con púas que se usa para sacar trocitos de tejidos con el fin de examinarlos en el microscopio.

                Harpaga, es un garfio de hierro; también es el adjetivo que se le da a una persona ladrona.

                Harpago significa robar y ladrón. Harpago, es quitar, robar, arrebatar con garfios; también significa harpón y gancho de abordaje. En Francés harpeau es un gancho de abordaje.

                Harpaxofobia, en medicina, es el nombre que se le da a la enfermedad que tienen las personas a las que les dan miedo obsesivo los ladrones.

                Harpin, en Francés, es el vocablo utilizado para denominar un gancho usado por los barqueros. Harpófilo es un género de plantas de la familia de las orquidaceas. Viene del Griego harpe, hoz y phyllon, hoja. Lo que viene a decir hojas en forma de hoz.

                Harpiae, es el adjetivo que se pone a una persona avara, rapaz. Harpiar es robar las cosas con violencia y rapidez.

                Harpar, según Covarrubias, es dividir en tiras, quasi farpar, de farpa, que en la antigua lengua castellana es una tira o trozo que cuelga de alguna ropa y llama farpas a las puntas de los pendones y estandartes.

                Harapo, es un pedazo o trozo cortado de una tela, en Coromines, dice que viene de farpar o harpar, que es romper en trocitos pequeños. Sobre todo se aplíca a la tela y los trajes. En Portugués y Galego se dice farrapo, en Italiano, frappare, en Francés, frape, todos estos vocablos tienen el significado de deshacer algo en pedacitos o desmenuzarlo.

                Jarapa, vocablo que conserva la pronunciación de la h aspirada, define una manta o alfombra hecha con los retales o recortes de otras telas.

                Harapiento, en Castellano es el adjetivo de una persona que anda vestida con harapos. También se dice desharrapado. En Asturianu se dice esgarrapáu.

                Harpillera, a la funda con que se envuelve la pieza de paño o seda por ser como deshecho y trozo de otro paño.

                En Asturianu se conserva otra grafía de inicio en el vocablo,

    la F

    , y nos encontramos con varios vocablos como:

                Farpa, que en el entorno del mundo de la indumentaria es una abertura en una falda o vestido.

                Farpón que es un aparejo de pesca, como un tridente, para pescar en el río y en la mar. También se denomina así al apero que sirve para agarrar la hierba y realizar los montones o balagares. Nos encontramos también Farpón como apellido.

                Farrapiu es el vocablo que sirve para definir una cosa menuda desprendida de otra. Farrapiezu es un trozo de tela o recorte. Farraperu o farramplu es el adjetivo que se les da a las personas que andan con la ropa destrozada. Desfarrapáu quiere decir destrozado y es el adjetivo de la persona que va mal vestida con recortes de tela o la ropa rota.

                Farraspa, farrasca, farraspiar y farramplar son términos que definen cuando nieva en pequeños copos. Esfarapar, esfarrapar y esfarraplar es destrozar en pequeños pedazos.

                Farpa está recogido como instrumento musical en varios textos desde el siglo 13, por ejemplo, en el verso 1545 del Libro d'Alexandre:

    Y havíe sinfonías, farpa, giga e rota.

                Otro texto es el del poema de Alfonso onceno escrito para commemorar la boda del Rey que se hizo en el año 1328 en el monasterio de las Huelgas, en Burgos, dice así:

    Otros estromentos mill con la farpa de Don Tristán. Hay que darse cuenta del uso del artículo femenino "la" harpa.

     

                Otro ejemplo del desarrollo en el vocablo de la pronunciación aspirada o áspera de la grafía de inicio "c", ademá de su paso por H y F, la tenemos en la grafía Z y en el vocablo zarpa, vocablo que todavía conserva la acepción de garra en varios animales y que también es término que se usa en el mundo de la mar cuando un barco va a partir, zarpar, que viene a ser quitar la zarpa para poder navegar.

                En Asturies encontramos los vocablos que vienen a continuación:

                Zarpa, que es el vocablo que sirve para denominar la mano con uñas puntiagudas para agarrar, generalmente de los animales aunque también se dice de las personas.

                Zarpón, es un aumentativo que da significado a una zarpa grande. Zarpazu o farpazu, que es un golpe dado con la zarpa.

                También encontramos relación de la palabra harpa con vocablos que comienzan con la grafía G, por ejemplo:

                Garfa, Garfia y Garfiu, son términos que dan nombre a aperos con forma de garra, sobre todo relacionados con la mar.

                Garfa o Garfia, son vocablos que sirven para denominar a la mano o pie de un animal que tiene uñas o garras. Echar la garfa es agarrar algo con las uñas.

                Garfiella o garciella, es un cacillo con mango para agarrar la comida y echarla en el plato. Garfiellá es una porción de comida echada con la garfiella. Esgarfiellar es hacer ruido con las garfielles.

                Garfiellu es cada uno de los ganchos que cuelgan de las cadenas usadas en las antiguas cocinas de lar.

                Garfiu o Garciu, es un injerto. Esgarciar es estropear un árbol recien injertado por remover las garcias. Garciu, es un ganchu. Engarzar, es meter un ganchu o garciu por otro.

                Garcia, es nombre de animal, la garza. Quizás le venga dado por sus garras o la forma de su cuerpo.

                García y Garfiella se le llama a la raposa o zorra. Es un hecho que este animal por su ciclo vital de alimentación y en el contacto con los humanos tiene fama de robar, agarrar y rapiñar. De hecho raposu o raposa es un adjetivo que se da a los humanos que se comportan de forma semejante al animal. En Asturies también se le llama rapiega. Lo que enlaza con el vocablo rapio y harpago mencionado anteriormente en Coromines y Covarrubias. Esto está relacionado con los atributos de las harpías y también con el adjetivo que se les da a las personas que actúan con esas maneras de rapiñar o agarrar para ellas.

                Garfiñar es sinónimo de robar. Garrapiñar y Garrafiñar, es quitar una cosa agarrándola. Garsinar, es lo mismo que robar.

                Garbillo, se llama así al esparto largo y escogido que sirve para ramales y alpargatas. Parece tener relación con harpillera.

                Garbillo, se llama así a un arte de pesca. Garapiello, es un aparejo de pesca utilizado en galicia para recolectar mariscos.

                Garapiellu es el vocablo con que denominamos lo que envuelve las avellanas según crecen y las une a la rama del árbol.

                Garbín, en Asturies, es un aparejo de pesca lleno de anzuelos utilizado para coger la sepia.

                Garabatu es un aparejo de pesca usado en la mar cantábrica para coger centollos. Garabatu o garabata, en Asturies, es un apero usado en las tareas del campo hecho de un mango largo rematado en un extremo con un travesaño lleno de dientes o púas que sirven para recoger o atropar la hierba.

               

                Garráu y pigarru o pigarra, se dice en Asturies de las personas avaras y que usan engaños para sacar beneficio.

                Garra, es la mano o pie de animal cuando estan armados de uñas corvas y fuertes, como las del águila.

                Garro, es un vocablo sinónimo de mano. Garrar, es coger con la mano. Desgarrar, es descuartizar algo en trocitos, generalmente con la mano o con algún objeto con forma de garra.

                Garrear, es un término usado en la mar que sirve para denominar el arrastre del ancla de un barco fondeado.

                Garrear, es un término que significa robar y vivir a expensas de otro. Garruchear, en Chile, es robar.

                Garrocha, con este vocablo se define una vara que en un extremo tiene un harpón de hierro para que se agarre cuando clave y no se desprenda. También se le llama así a una vara larga para picar a los toros.

                Garrochazo, es el término que sirve para definir un golpe dado con la garrocha. Garrancha, es un objeto semejante a un gancho.

                Garrote, es el vocablo que da nombre a una arma, maza o cachiporra de madera, utilizada antiguamente. Se aprovechaba para su construcción una rama, o raíz, de un árbol y se dejaban en un extremo los salientes laterales de la propia rama, para que, con su forma puntiaguda y curva, hiciera más daño al golpear. También se le llamó clava.

                Garrotero, en Chile, es el adjetivo que se usa habitualmente para denominar a la persona ruin y cicatera.

     

    De todos estos datos, puede vislumbrarse el significado del vocablo y su relación con otros a través del tiempo y en diferentes lenguas que parecen tener un origen común en un vocablo muy antiguo.

                Harpa es entonces igual a hoz, gancho, garra, garfio. Parece que es el vocablo que define aquello que es curvo, con forma de "C", que tiene capacidad de clavar, agarrar o pinchar, y que con el paso del tiempo va dando significado a una serie de objetos, herramientas, etc..., incluso apellidos como el caso que nos ocupa García y Farpón. Por lo que tenemos un gran desarrollo de este vocablo y de harpa, poemos encontrarnos con zarpa, farpa, harfe, con hache aspirada, garfio, garbín, garbillo, o garfiella, garciella, o garcía

                El momento en el cual se les ocurre a algunas personas utilizarlo como apellido, puede surgir de un mote, o del conocimiento de su significado y comparación con los adjetivos de animales y personas, y su aplicación para realzar el nombre. Los posibles derivados aplicados a la toponimia, ¿Quizá posesiones de personas con este nombre?, ¿Lugares donde habitaban animales como la garza o la garcía, si es que se les conocía por estos nombres?, ¿Lugares donde se utiliza para trabajar algún objeto-herramienta con este nombre?

     

          Este texto está entresacado de un trabajo publicado por mi y titulado: Harpa y la so presencia n’Asturies: www.asturshop.com/asturshop/infoprod.asp?idproducto=2081

     

     

     

     

     

  4. #4 dagar 18 de sep. 2007

    Saludos. 

    Creo que, a veces, ante la complicada explicación de un vocablo según ciertas reglas etimológicas, ayuda mucho a vislumbrar su desarrollo, y significado, contemplar el campo semántico que todavía queda vivo y en uso de un vocablo, lo que nos da una visión de su significado a través de la trasmisión oral, cuestión que, a veces, la escritura no nos proporciona, debido, en ocasiones, a la diferente forma en que cada persona haya creído que debía escribirse su pronunciación, dependiendo del lugar por donde se usó. Pero, a veces, sí queda vivo su significado, lo que me parece muy alentador para un estudio, y da resultados satisfactorios.

    Creo que en este caso, con garcía, tenemos un vocablo con estas características, en las que el campo semántico y su significado nos abre las puertas de su desarrollo, y podemos utilizar este sistema sin mucho recelo, ya que las posible soluciones se adaptan bien y parece que nos dan explicaciones que todas las personas podamos compartir en el mismo sentido.

    Verdaderamente, creo que el estudio de la palabra harpa, harfe, garfiella, garcía, etc…, es un tema muy agradecido de realizar por todo lo que conlleva y a los campos que nos transporta, que, ciertamente, son muchos, quizás por eso no encontrabamos una clave para todo.

    Por ejemplo, me parece muy interesante que en La Rioja también se conozca al zorro, raposo, como garcía, como ya expuse, este nombre vendría por el hecho de que este animal, por su ciclo vital de alimentación y en el contacto con los humanos tiene fama de robar, agarrar y rapiñar. De hecho, raposu o raposa es un adjetivo que se da a los humanos que se comportan de forma semejante al animal. En Asturies también se le llama rapiega. Lo que enlaza con el vocablo rapio y harpago mencionado en Coromines y Covarrubias.

    Para una posible explicación del vocablo garçon, esta idea del campo semántico también nos acerca a una solución.

    Recordemos que harpa, arpaz y rapio, rapaz, están relacionadas desde la antigüedad, con el significado de agarrar, robar y raptar. Arpaz es el adjetivo de rapaz o rapante en la zoología. Harpa, en Griego, también sirve para definir una especie de águila. Aves rapaces, por su conducta de robo, o de agarrar.

    Harpiae, es el adjetivo que se pone a una persona avara, rapaz. Harpiar es robar las cosas con violencia y rapidez.

    Rapaz es el vocablo que se aplica a un chiquillo por su avidez en la vida por coger las cosas, y se le aplicó a los jovenes que realizaban pequeños hurtos.

    Ser un aguililla, ave rapaz, también se suele aplicar en este sentido de los jovenes inquietos e inteligentes que saben como conseguir cosas.

    Rapaz, rapacín, o rapaciña, son vocablos todavía de uso cotidiano, al menos en Asturies y galicia, y seguro que en muchos más lugares.

    Si tomamos la acepción francesa de garçon como mozo, chiquillo, estamos ante la misma explicación y el vocablo estaría emparentado directamente con lo ya expuesto.

    El hecho del vocablo garçon, aplicado al oficio de sirviente, o el que recoge, creo que sería una acepción del uso de chiquillos para servir en otros tiempos, que se trasmitió hasta nuestros días para este oficio, aunque actualmente lo desempeñen adultos. Por tanto, no habría problema para identificar garçon con garcía y lo ya expuesto.

  5. #5 Cossue 02 de oct. 2007

    En galicia, donde se documentan desde muy temprano nombres vascos como Garcia/Garsea o Semeno, también abundan (hay una decena) los pueblos cuyo nombre se retraen a un Báscones (p.ej. Báscuas) o un Bascónes (p.ej. Bascóis). Esta gente trajo su lengua y nombres con ellos; y dado lo temprano y extenso de la  documentación medieval gallega, no extraña su presencia. Un saludo.

  6. #6 alfaiome 03 de oct. 2007

    Y Báscuas, tan repetido, y pese a alguna grafía ocasional que lo identifica como Bascoes, va pareciendo claro que son dos cosas distintas los Bascóis, Vasconcelos de las Bascuas. Y dado que en Castilla hay Narros, Narrillos con Bascones y Basconcillos, podemos subrayar como indicio que no haya en galicia Narros ni Narrelos.

    En la documentación latina galaica se repite monótonamente: pascua, rura: 'pastos y campos' ¿Qué resultaría de illa-pascua: 'los pastizales'?

  7. #7 Cossue 03 de oct. 2007

    Dicúlpeme, Alfaiome, pero lo que no hay, es documentación medieval que haga venir Báscuas de cualquier otra cosa que no sea Vascones y Vasconos. Y si la hay, espero prueba en contra aquí mismo o en cualquier otro lugar. Y no es ocasinal lo que es constante, y es constante porque no se documenta en otra forma. Repito, y puedo probarlo si alguien lo exige: muchos de los actuales Báscuas se encuentran por vez primera en la documentación medieval como Vascones o Bascones; y no como otras cosas.  

    Y a la evolución fonética

    Báscuas < Báscões < Báscones

    añado

    Cánduas < Quandoes, y

    Brántuas < Brantões.

    El que no haya Navarros en galicia tal vez es indicio de una mayor lejanía en tiempo y espacio.

    ***

    A riesgo de hacerme aún más odioso, doy muestra y referencia de lo que digo (y me copy-pego):

    "
    i) Existen topónimos Báscones. Así de principio Báscones (Grado-Asturies). Me consta que también se documenta con igual tonicidad un pueblo en Palencia.

    ii) De la colección diplomática de Santiago de Meis (doc, 24, lin. 11; ed. M.P. Zapico, en Toxosoutos):
    "...que vos aforamos o noso casal et herdades que jaz en San Martino de Candeos, a que Chaman o Casal de Sinde..."
    Ese San Martiño de Candeos es San Martiño de Canduas (Cabana de Bergantiños). En dicha parroquia aún existe el lugar de Sinde.

    iii) En el tumbo de Toxosoutos (doc 795, de 1334):
    "Item mando a Sam Martino de Quandoes quanto herdamento eu ey enno [villar de] (...)" .
    Tendríamos, creo, un *Quándones? > Quándôês > *Quándôôs/Cándôês > *Quándûâs > Canduas ['Kandwas]

    iv) Hay algunos de indicios de identifición de modernos Bascuas y antiguos Bascones:
    Data: s.d. Procedencia: C.Sobrado
    Edición: LOSCERTALES DE GARCÍA DE VALDEAVELLANO, P., Tumbos del Monasterio de Sobrado de los Monjes. Nº Documento: 0184 Páxina: 194

    "Maria de Doronia media et suum casale. sancta Marina de Uascones media".
    Este Santa María de Uascones pudiese ser el actual Santa María de Bascuas, en Vila de Cruces -Pontevedra-. La evolución sería equivalente a la de Quandoes > Canduas: *Báscones > *Báscôês (pérdida de n y nasalización de las vocales anejas) > *Báscôôs (apertura de e en o) > *Bascûôs (diptongo desde hiato) > Bascuas.

    El siguiente podría ser Báscuas (Arzúa), no lejos de Vilantime:

    Data: 986 Procedencia: OU.Celanova 
    Edición: ANDRADE CERNADAS, J. M., O tombo de Celanova. 
    Nº Documento: 0214 Páxina: 303-304

    "est ego Munnio villas meas in Flamoso, in Abiangos, Villantim, Vascones et Sancta Eolalia, in Bubalo, Mira, Yzitanes et Levices "

    Y este otro podría ser el Bascuas de Guitiriz: 

    Data: 1037 Procedencia: C.Sobrado
    Edición: LOSCERTALES DE GARCÍA DE VALDEAVELLANO, P., Tumbos del Monasterio de Sobrado de los Monjes. Nº Documento: 0127 Páxina: 158-159
    "terra Parrice, Uillanoua, Bacim, Uillar Plano, Sancto Uincentio, Castro Potamio, Uasconos, Sancta María".

    Pero el siguiente sí es claramente Bascuas (Lugo), a menos de 5 km. monte abajo desde Vilarvente, y creo que puede considerarse identificación definitiva: 

    Data: 1078 Procedencia: LU.Lugo
    Edición: RISCO, M., España Sagrada 40- 41.
    Nº Documento: 0028 Páxina: 417-422 

    "vadit ad Villar Valenti; & inde jussu in Prono ad Vascones: & inde per illa Vereda, quae vadit ad illa Plana:"

    "

    Y lo siguiente lo dije en otra parte:

    "Sobre Báscuas, entiendo los recelos, dada la rareza fonética del proceso, y la bien probada capacidad de los escribas y notarios para interpretar la realidad. Aún así, el hecho de que sean varios los indicios, y de que estos se extiendan al también extraño Cánduas (huyendo de la posible identificación con Bascones), hace que sea una posibilidad a tener en cuenta. De hecho, fue el caso de Canduas, unido a la distinta tonicidad, lo que venció mis resistencias iniciales. Y ahora mismo veo que es también el caso de Brántuas, doc. Brantoes en la colección de Mens (doc. 5): "...enna fregesia de San Gião de Brantões..." y doc. 15 "...et de San Johan de Njnoos et de San Giao de Brantoes..." (aclaro que lo anterior es gallego medieval, para los no acostumbrado al idioma)."

    Voy a ser claro: no hay documentación que diga que Brántuas se retrotrae a otra cosa distinta. Punto. Un poco de respeto para los que basamos nuestras afirmaciones en algo más que deseos, cojones.

     

  8. Hay 7 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba