Autor: Nepocianus
sábado, 01 de septiembre de 2007
Sección: Historia Antigua
Información publicada por: nepocianus
Mostrado 38.416 veces.


Ir a los comentarios

2007 Avance de los últimos descubrimientos en el frente bélico de la Carisa.

Dada la enorme importancia del descubrimiento Madrid a enviado a militares expertos que ayuden a los arqueólogos a interpretar el frente bélico a fin de orientar las excavaciones.

Enconada batalla

Tras varias campañas en el entorno de las murallas defensivas levantadas  en diferentes épocas en la Cordillera Cantábrica, sector Astur, para impedir penetraciones desde el sur,  Madrid envió un equipo de expertos militares para analizar los descubrimientos y ayudar a los arqueólogos.


  En esta última campaña del año 2007 según la orientación de los militares enviados por el Gobierno parece ser que el campamento militar romano de Curriechos tuvo una importancia mayor de la sospechada cuando comenzaron las excavaciones.


Los arqueólogos han comprobado que el enclave dobla las medidas iniciales hasta alcanzar las diez hectáreas acogiendo a unas nueve cohortes -5.000- legionarios en los momentos más críticos del enfrentamiento. Este suceso tuvo lugar en el 22 antes de cristo cuando los astures sitiaron el campamento. Este campamento está estratégicamente situado en la tercera jornada de marcha desde León a la costa Astur siendo el lugar propicio para abastecimiento logístico y descanso en la marcha legionaria. La vía Carisa llamada así por el general romano Carisio parte de León hasta conectar con Gijón atravesando la cordillera en los límites entre Aller y Lena. En la costa conectarían las columnas romanas con la Armada que atacaba la retaguardia astur. Los astures sabiendo de la gran importancia de este puesto avanzado romano trataron de aniquilarlo varias veces sometiéndolo a un largo asedio en torno al año 22 A.C.  y poniendo en grave aprieto a la guarnición que fue salvada a duras penas por los refuerzos enviados desde la Tarraconense al mando de Furno. La colección de monedas halladas en este importantísimo enclave juega a favor de la teoría defendida por los militares de Madrid. Entre las piezas encontradas hay dos ases uno acuñado por Carisio en el 23 A.C. y otro emitido cinco años antes en Velilla del Ebro la antigua colonia Victrix Iulia Celsa llegando probablemente en la bolsa de alguno de los legionarios venidos del Este en ayuda de los asediados. Dice el coronel Ramos Oliver y el resto de los expertos militares del ejército de Tierra que llegaron acompañados con aparatos de última tecnología " La concentración significativa de tropa astur en la cumbre de la sierra para oponerse a los convoyes militares romanos que alcanzarían una longitud calculada de unos 15 km hacen de la posición indígena del Homón de Faro el lugar mas favorable para la interposición y simultáneo ataque a los convoyes romanos que pondrían al campamento en grave problema de abastecimiento". Dado que  las legiones romanas en campo abierto son imbatibles parece que la estrategia indígena se basó en el estrangulamiento de esa espina que tenían clavada mediante el sitio y el asalto a los convoyes  y evitar a toda costa la conexión entre el frente del sur con los ataques navales romanos en el Cantábrico.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 xatu 05 de sep. 2007

    A.M.Cantoes decir, que hace poco álguien "descubrió" que sobre Judas álguien se equivocó.
    Lo dicho. Será álguien que estudió más que el que estudió antes.
    No se trata de discutir, y menos yo que quiero aprender.
    Vuelvo a decir: saludos

  2. #2 xatu 06 de sep. 2007

    A.M.CantoLo siento señora mía, pero me lo tengo que tomar a pecho. Si usted no está de acuerdo con lo que yo he puesto aqui, dirijase a las personas que suelo citar en estos casos. Siempre pongo nombre y apellidos de los autores que cito. He de suponer que son profesores como usted. Pero si usted es mejor profesora, habrá que cambiar de "cole".
    (anécdota: profesora de literatura y de latin, en literatura recibía un cero - porque era muy burro - y en latin un diez -porque sin libro era capaz de ir leyendo ordenadamente lo que ella ponía en el encerado terminando practicamente a la par. Y que quiere que le diga, ¿que la profesora era buena y mala según me convenga? Por cierto se llamaba ¡¡Sabina!!
    Ya pasaron más de cuarenta años, asi que ni piense en latin.
    EL BELLUM ASTURICUM (LANCIA)
    "Los Ástures por este tiempo descendieron con un gran ejercito de sus nevadas montañas. Y no era a ciegas que aquellos bárbaros emprendían este ataque, sino que poniendo su campamento junto al rio Ástura, dividiendo el ejercito en tres columnas, se preparan para atacar a un mismo tiempo los tres campamentos romanos. Y hubiera habido una lucha dudosa y cruenta, y pluguiese a Dios que con pérdidas iguales para los dos bandos, viniendo con tantas fuerzas, tan súbitamente y con un plan tan estudiado, de no ser por la traición de los brigecinos, quienes avisaron a Carisio y éste acudió con su ejercito. Considerose una victoria haber desbaratado estos planes, aunque así y todo no fué una lucha incruenta. La poderosa ciudad de Lancia acogió los restos del ejército en derrota, y luchóse en ella tan encarnizadamente, que cuando tomada la ciudad los soldados reclamaban que se le pegase fuego, a duras penas pudo conseguir el general se la perdonase, para que, quedando en pié, fuese mejor monumento de la victoria romana que incendiada" (Lucio Anneo Floro, Epitome rei gestae romanae, II,33).
    ¿está mejor así?, ¿o seguimos con la cosecha del autor del libro que tengo entre las manos?: Es sabido que Ástures y Cántabros eran los dos últimos pueblos prerromanos que quedaban en Hispania por conquistar, y contra ellos dirigío augusto sus legiones, emprendiendo una guerra que se alargó entre los años 29-19 a. de C., conocida en la historiografía como guerras cántabro-ástures. Fué una guerra muy cruenta, cuyos detalles conocemos por la versión del bando vencedor, es decir, el romano. El relato de los historiadres que se ocupan de ellas ( Lucio Anneo Floro, Dion Casio y Paulo Orosio) es muy confuso e inconexo pero....... Y esto sigue señora, pero yo sólo le diré el nombre del autor, así que si no le gusta se lo reprocha a él. Autor: JAVIER RODRIGUEZ MUÑOZ. A quién no tengo el gusto de conocer y por lo tanto no puedo alardear de ser su amigo. Saludos, muchos saludos.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba