Autor: montesoiro
lunes, 23 de abril de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: montesoiro


Mostrado 13.838 veces.


Ir a los comentarios

Casa Museo Casares Quiroga

El otro día le preguntaba a Giannini si había ido a ver la Casa Museo Casares Quiroga, inaugurada el pasado día 14 en A Coruña. Cosas que merecen la pena de dicho museo: Esta ubicada en lo que fuera la residencia coruñesa Santiago Casares Quiroga, presidente de la República y que le fue expropiada y expoliada. El edificio consta de planta baja y 3 plantas dedicadas a exposición. La planta baja está dedicada a exposiciones temporales, ahora mismo la que hay, "Casares Presidente", narra su periplo hasta el momento de su dimisión el día 18 de julio de 1936 y en ella se pueden ver numerosos recortes de prensa con su carrera política y como colofón de la muestra se expone el sillón que ocupaba como presidente del consejo de ministros. En la primera planta hay una muestra en la que se ven diversos objetos que hacen un recorrido desde los sucesos de Jaca hasta el 14 de abril, día de proclamación de la II República. En esa planta comienza la tercera "exposición" que hay en la Casa: "La casa del expolio" en la que, recorriendo todas las demás habitaciones del inmueble, y por medio de una serie de paneles que reproducen el inventario que los fascistas hicieron cuando expoliaron la casa dejándola vacía, el visitante puede ver lo que había y de lo que nada quedó. En esa misma planta se encuentran el comedor y la cocina, donde se conserva la cocina bilbaína, la caldera y una alacena preciosa. En la segunda planta amén de una sala que denominaremos dormitorio, presidida por una gran foto familia de 4 x 3 metros, un vestidor y el cuarto de baño de la casa –en el que como guiño a Casares Quiroga se oyen piezas de sus operas favoritas silbadas, como si estuviera cantando en la ducha- se encuentra la habitación principal de la Casa Museo: la Biblioteca. Es la mas grande y en ella se ha dispuesto un mueble biblioteca que reproduce el original que Casares. Se encuentra también la que fuera su mesa de despacho y unas sillas. Todos los muebles están vacíos y sólo un pequeño monitor nos recuerda todos los libros que allí hubo en un listado que va pasando una y otra vez. Finalmente la 3ª planta cierra el recorrido expositivo de la Casa del Expolio con la reproducción del inventario al que ya he hecho referencia. Otros elementos que merecen la pena: la casa posee un jardín en el que se ha dispuesto una reproducción de D. Santiago Casares Quiroga sentado en un banco a tamaño real. Esta reproducción se encuentra en el mismo lugar en el que en la 2ª década del s XX se le hizo una foto sentado en la misma postura, pero un poco mas joven... También se han recuperado otros elementos como radiadores, ventanas de la biblioteca –espectaculares-, escaleras... En definitiva, se ha recuperado para toda la ciudadanía la figura de un hombre que fuera ministro y presidente de la República, un republicano convencido y que el franquismo intentó borrar de un plumazo de la historia y de la memoria. En los próximos días procuraré ir ampliando el artículo y a ver si en un momento dado puedo colgar algunas fotos


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 patinho 24 de abr. 2007

    Jamás se vio un caso tan grande de odio y persecución a un político y a su familia, como la que hizo el franquismo con Casares Quiroga

  2. #2 patinho 24 de abr. 2007

  3. #3 patinho 24 de abr. 2007

    El Ayuntamiento recupera para la casa de Casares una talla que fue apuñalada y que sobrevivió en un almacén de María Pita gracias a que la repintó un anónimo

  4. #4 patinho 24 de abr. 2007

    silla que ocuparon Azaña y Casares en el Consejo de Ministros, cedida por el Ministerio de Administraciones Públicas

  5. #5 patinho 24 de abr. 2007

    "Celabradas las nuevas elecciones el 16 de febrero de 1936 que dan el triunfo a la coalición del Frente Popular sale nuevamente elegido diputado por La Coruña por I.R. Es de los candidatos más votados (151.523 sufragios). En el nuevo gobierno que preside Azaña es nombrado Ministro de Obras Públicas (3 meses), para acceder a continuación a la Presidencia del Gobierno, cargo que simultanea con el Ministerio de Guerra; oponiéndose a la designación de Azaña como Presidente de la República tras la destitución de Alcalá- Zamora, pues lo cree un error por la preparación de éste como Jefe de Gobierno. Por aquellas fechas también auspicia la Asamblea de Santiago de Compostela que va a solicitar el Estatuto de Autonomía para galicia que se votará en referéndum el 28 de junio de 1936. Constituyendo un claro fraude electoral su resultado afirmativo. Casares presenta en las Cortes su nuevo gobierno el 19 de mayo y advierte: "la República será temida por sus enemigos". Conocida es también la carta que le envía Franco desde Canarias el día 23 de junio y que Casares no contesta, aunque ordena su vigilancia. El 16 de junio interviene en una histórica sesión del Congreso enfrentándose a Calvo Sotelo, jefe del Bloque nacional. Casares manifiesta que "contra el fascismo su gobierno es beligerante". El diputado derechista intenta insultarle calificándolo de "el típico señorito de la ciudad de La Coruña". A partir de entonces el despacho de Casares, en el Paseo de la Castellana es visitado regularmente por bastantes políticos: Prieto, Largo Caballero, etc., que le advierten del golpe militar que se está preparando. "Ustedes ven brujas", contesta Casares. Sin embargo, el día 10 de julio le manifiesta a D. Francisco Barnés que venían siguiendo la pista de la conspiración, y que Azaña y él habían llegado a tomar dos alternativas: la primera, destituir a los militares que creen insurrectos, pero al no tener pruebas materiales ello causaría un gran revuelo en el Ejército; y la otra, dejar que se levanten para aplastarlos, por creerlos una minoría, ignorando con certeza la magnitud de la Conspiración. Los hechos se precipitan y el día 13 de julio Calvo Sotelo es asesinado. Curiosamente, el general Mola (director de la conspiración) no tendrá una firme adhesión del astuto general Franco hasta el día 15. El 17 de julio Casares recibe la noticia del levantamiento militar en África, e inmediatamente se reúne con Azaña al objeto de preparar un plan para contrarrestarlo. Iniciada la sublevación el 18 de julio, Casares publica en La Gaceta que quedan disueltas todas las unidades del Ejército insurreccional y el cese de los generales Cabanellas, Franco, Mola, etc, ordenando a la Flota el bloqueo del Estrecho de Gibraltar. Ese mismo día dimitirá, inoportunamente, de todos sus cargos de modo fulminante. Su hija María afirma en sus memorias: "ciertas razones de Estado, y su amistad con Azaña, le hicieron callarse cuando le obligaron a dimitir el 18 de julio al pretender armar al pueblo". http://www.ciere.org/CUADERNOS/Art%2058/Casares%20Quiroga.htm

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba