Autor: Onnega
miércoles, 21 de noviembre de 2007
Sección: Toponimia
Información publicada por: Onnega
Mostrado 15.293 veces.


Ir a los comentarios

¿Serra da Faladoira o da Faladora?

-

Bernardo Penabade, de la AGAL, dio ayer por la tarde una interesante charla en la sede de la Fundación Ortegalia (Ortigueira) sobre la normalización de un topónimo de la zona: ¿Serra da Faladoira o Serra da Faladora? En el siglo V al rey suevo Remismundo se le notifica que su esposa Hildefrida le es infiel. El rey, obsesionado con esta mujer, decide enterrarla viva en la sierra (1). Los lamentos de Hildefrida motivarían el adjetivo “faladora” (habladora) aplicado al lugar. Al hilo de este episodio Penabade comenta algún aspecto histórico del reinado de Remismundo, que parece ser llegó hasta Lisboa: por eso, dice, Grañas do Sor y Portugal, distrito de A Beira, son los únicos sitios donde existe el topónimo Silgada (del latín silicatam). La razón última, según Penabade, es que poblaciones del norte llevaron consigo los topónimos Silgada, Candedo y hasta el nombre del río Sor a Portugal. Pero si bien es posible que estemos ante un caso de exportación de la toponimia, también es altamente probable que sea una mera coincidencia: el hidrónimo Sor / Sar es prerromano y muy frecuente en toda Europa, así como la raíz *cand-, presente por ejemplo en Candamo (Asturias). La comisión de toponimia de momento sólo ha normalizado los nombres de los núcleos de población, por lo tanto no se ha pronunciado ni ha informado sobre el orónimo Serra da Faladoira o da Faladora. Penabade cree que es un adjetivo, como “corredora” o “comedora”, de ahí que defienda la corrección de Faladora. En esta línea menciona otro orónimo, el monte de A Bailadora (Ferrol). Pero ¿de dónde sale entonces la variante más frecuente en la actualidad, Faladoira? Aquí entramos, para mí, en la parte más interesante de su charla: su investigación le lleva a afirmar que la variante con diptongo es un invento de Otero Pedrayo. En 1926 se publica la Guía de galicia, allí por primera vez el autor utiliza el hiperenxebrismo Faladoira. La Gran Enciclopedia Galega, por el peso de Otero Pedrayo, retoma el dato erróneo y le da la continuidad que tiene hasta la fecha. Pero hasta 1926, en los mapas y los libros (menciona uno de Maciñeira) lo que se recoge es el topónimo sin el diptongo, Faladora. Otro dato a tener en cuenta es que los hablantes mayores utilizan también el topónimo sin diptongo. Por otra parte él mismo menciona, en contra de su idea, un topónimo A Faladoira en Goá (Cospeito, Lugo). Y en la base de datos del CODOLGA encuentro ocurrencias que no apoyan directamente su idea: -et per petram malladoriam (1216) -per Pena Maladoira (1220) Con estos datos lo que se propone Penabade es remitir un informe a la Comisión de Toponimia para que en su siguiente reunión aborden el topónimo. Es el procedimiento a seguir en aquellos casos problemáticos que no afectan a núcleos de población y que, por tanto, de momento no están sujetos a normalización alguna.

(1) Otra versión, en la que Hildefrida es castigada por haber dado muerte a uno de sus hijastros, en http://www.fegasinel.com/contenidos/docs/205/ASINEC_53.pdf

-Actualización de 27-05-07: Explicación del topónimo Faladora y nota sobre la leyenda según Vicetto, su compilador. Federico Maciñeira en Bares. Puerto hispánico de la primitiva navegación occidental, Santiago, 1947, pg. 62-4 nos cuenta que: “lo de Pena Faladora con que de antiguo designan al risco superior y más cercano a la reseñada necrópolis [dolménica] le viene de que claramente produce eco […]. En Portugal también tenemos un peñasco que por la misma causa de producir eco llaman Pedra que Fala, suponiéndose por el pueblo, de legendaria tradición, la existencia en su interior de una mora encantada. ¿Hallaría por aquí Vicetto, en relación con Pena Faladora, alguna tradición semejante que le inspirase la conocida leyenda inclusa en su obra Los reyes suevos de galicia, o sería esa serie de grandes tumbas encumbradas lo que hubiese herido su fecunda fantasía para imaginarla? El famoso literato refiérese a una tradición, y por ende, tal tenemos que suponer su origen, que luego aplicaría a los tiempos y a las gentes que le convino”, y en nota 74: “en el tomo II, página 77 y siguientes, de Los reyes suevos de galicia (Coruña, 1860) habla de ese episodio en que por ciertas infidelidades de su esposa y por las calumnias de que mandara matar a uno de los hijos de su primer matrimonio, el rey suevo Regismundo abandonó a la venganza de los hermanos del interfecto a la infiel esposa, siendo llevada por éstos desde Lugo, residencia de la corte, a unas lejanas montañas, donde la enterraron viva. Y la tradición -al decir del propio Vicetto- quiere que fuera este peñasco el lugar en cuyas entrañas sigue viviendo la desventurada reina, la cual cuando se la llama, sea la hora que quiera, contesta desde su agreste mansión con un lastimero gemido”.

-Actualización de 21-11-07: una muy interesante etimología propuesta por Alfaiome aquí consiste en suponer que el topónimo es un derivado del verbo afalar, "arrear al ganado, estimularlo mediante la voz para que camine". Esta hipótesis vendría sustentada por el hecho de que el antiguo camino de arrieros discurría por la dorsal de la sierra, y porque en ella desde siempre existe ganado equino y vacuno pastando en régimen de libertad. Así pues: Serra Afaladoira = sierra por donde se afala al ganado.

(C) Onnega, para Celtiberia.net

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Onnega 08 de jun. 2007

    En la misma conferencia sobre ¿Faladora o Faladoira? Penabade contó que había descubierto toponimia común entre Grañas do Sor y la población portuguesa de Ponte do Sor, empezando por el hidrónimo Sor, continuando por los topónimos Silgada, Piñeiro y Azor, y porque, además, en ambas poblaciones el santo protector es San Mamede. Aquel día explicaba estas coincidencias por la colonización sueva (tal vez Remismundo o Regismundo llegó hasta el Alentejo y fundó una población en la que utilizó los mismos topónimos que le resultaban familiares). Hoy también contempla otra: “las razones de tantas similitudes bien pudieran remontarse a los asentamientos de gallegos que tuvieron lugar en distintos enclaves de Extremadura y centro de Portugal para intervenir en la defensa de Lisboa ante la pretendida ocupación de los árabes. Estos hechos vienen a demostrar que el uso del gallego es común en algunos pueblos extremeños como también el nombre que en otros tiempos recibió la ciudad de Montijo, antes conocida como Aldea Galega do Ribatejo” por ello Penabade le pide al concello de Mañón, donde se inscribe Grañas do Sor, que tramite la hermandad con la portuguesa Ponte do Sor.

    (Noticia del Diario de Ferrol, martes 5 de junio de 2007, pg. 18 y de La Voz de galicia, miércoles 6 de junio, pg. 11 de La Voz de Ferrol).

    galicia, 18 2007, junio 5 martes Ferrol, Diario >(Noticia>

    Pero, si bien hubo repoblación de gallegos en estas zonas, y este es uno de los argumentos que se barajan para explicar “a fala dos tres lugares”, la toponimia coincidente, en concreto ese Sor, se explica por ser un hidrónimo paleoeuropeo muy extendido: flumen Saurium (el Sor de Lugo), que alterna con hidrónimos como Sur (Portugal, Francia), pertenecientes a la raíz *SER, “fluir”. Sor es término que se conserva en la Edad Media como léxico común, y menciono de memoria un ejemplo “inter ambos sores” (probablemente se encuentre recogido en el CODOLGA, o en el CORDE). Por no hablar más detenidamente de los muy frecuentes Piñeiro y Azor (v. Bascuas para este último: Estudios de hidronimia paleoeuropea gallega).

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba