Autor: Amerginh
domingo, 24 de diciembre de 2006
Sección: Lenguas
Información publicada por: Amerginh
Mostrado 84.602 veces.


Ir a los comentarios

Del sodomita al gay. Insultos homófobos (masculinos). En construcción

En construcción

El insulto por ser diferente

En español la mayoría de los insultos homófobos van seguidos de un ‘maricón’, que curiosamente, en el mundo homosexual se utiliza ya de forma cariñosa, como un apelativo más. Tanto maricón, mariquita o sus derivados, provienen de María o su diminutivo Marica (que constituye ya por si solo un insulto), identificando a los homosexuales con la mujer, convirtiéndose asimismo en un insulto de corte machista. Así, la identificación ‘homosexual’ con ‘mujer vulgar’ derivó en el uso de ‘marica’ (nombre vulgar que representaba para el machismo de antaño el prototipo de la actual ‘maruja’). Otros identifican al homosexual con algo débil y frágil, como mariposón, y relacionándolo de nuevo, con el llamado sexo débil (afeminado, mujeruelo,…), todo guiado por el falso mito del rol sexual entre parejas homosexuales (mito popular que dice que en las parejas homosexuales uno de los hombres adopta un ‘rol’ de varón y el otro un ‘rol’ de mujer), llevando incluso a una menor consideración por el homosexual ‘afeminado’ porque este ha de ser ‘necesariamente’ la mujer (craso error).

Los insultos ‘bíblicos’, pasan por la identificación errónea, pero ya clásica, de la homosexualidad con el pecado de Sodoma (en el relato de Sodoma de Génesis 19, se refleja que el pecado fue en realidad el de inhospitalidad). Un sodomita es por tanto el ‘homosexual (masculino) practicante’ (Del lat. bíblico sodomīta, del gr. Σοδομῖτις, y este del hebr. sĕdōm, Sodoma). Sodomía nació como un eufemismo para sexo anal (y por extensión para homosexualidad), puesto que el Sodoma se practicaba esta modalidad (y no necesariamente entre varones). La persecución de estos actos y tendencias sexuales por parte de la iglesia no evitó desde luego su uso. Pero curiosamente, no he reconocido en castellano ningún término ‘heredado’ de la Santa Inquisición. La cuestión es ¿por qué nuestra larga y sangrienta institución religiosa, no ha dejado tanto rastro en la persecución de la homosexualidad como en otros países? véase por ejemplo:
- finocchio (italiano): significa tanto 'maricón' como 'hinojo'. Según reza su origen, es la tortura ‘extra’ aplicada a los homosexuales por la Inquisición en Italia (al menos), que envolvía al sentenciado a muerte en la hoguera en hinojos para prolongar la agonía (pues arde lentamente).
- Faggot (inglés): procede del inglés arcaico, significaba literalmente 'haz de leña', la leña con la cual se alimentaba la hoguera en la que ardían los sentenciados por este ‘pecado contra natura’.

Otros sinónimos (y por falta de opciones no será…) llegaron del extranjero. Bujarrón/bujarra, llega al castellano de manos del italiano buggerone (y este del lat. tardío bŭgerum), que viene a significar ‘estafador’. Se ha explicado asimismo como del latín ‘búlgarum’, como sinónimo de ‘hereje’.

Diferente grupo de insultos, son los que aluden al carácter sexual, siempre identificándolo como negativo, del colectivo gay: invertido, puto (de la identificación ‘homosexual’ con prostituta’, surge ‘puto’ muy común en la Edad Media en castellano y que pervive en América) e incluso más generales como pervertido, degenerado… Otros son pura descripción de nuestra (supuesta) modalidad sexual muerdealmohadas, soplanucas,… Incluso los hay dirigidos hacia la identificación de la homosexualidad con prácticas delictivas e inmorales como la pederastia o la violación: pederasta, que procede del griego (rapaz + amante). Incluso en Francia ha ‘degenerado’ en el insulto homófono más habitual, en forma de cultismo, ‘péde’, diminutivo de ‘péderaste’ y eufemismos derivados como ‘pédale’ (pedal). Otros aluden a un comportamiento ‘fuera de lo normal’, como loca, trolo…

Hay insultos que tienen un origen ‘extraño’, por no decir desconocido. Sarasa en Argentina es ‘un largo etcétera’, y es de origen onomatopéyico. No se sabe muy bien cómo, en España se utiliza hoy para designar a un homosexual masculino afeminado.

Tan denostado ha sido el mundo homosexual, que a partir del siglo XIX se optó por el uso de neologismos para ‘eliminar las negatividades’, no siempre muy acertadamente. ‘Homosexual’ fue introducido a finales del siglo XIX (a partir del griego 'homos' (lo mismo) + el latino 'sexual'). En origen era un término ‘neutro’ creado para pedir la revocación de las leyes anti-sodomía en Prusia, sin recurrir a términos peyorativos. Sin embargo, esa neutralidad desaparece cuando se utiliza como una enfermedad psicológica en “Psychopathia Sexuales” (1886), de Krafft-Ebing dentro del grupo de desviaciones sexuales. Por este motivo, especialmente desde los países anglosajones, se ha rechazado el término para su uso común, y como consecuencia directa, los colectivos hispanohablantes optaron igualmente por otro término: gay.

Gay



El actual ‘gay’, tomado del inglés, procedería curiosamente del latín. ‘gaudium’ (alegría) adjetivo común en francés, catalán y occitano. Comenzó a utilizarse en base a la misma identificación de la ‘vida alegre’ del homosexual, al igual que ‘loca’, y se convirtió en un eufemismo para los prostitutos homosexuales de la Inglaterra victoriana (de vida alegre). Hoy en día se usa sin tantas connotaciones negativas, pues su uso en inglés estuvo prácticamente desaparecido hasta la recuperación por parte del movimiento homosexual contemporáneo para el ‘homosexual liberado’. Se recuperó como un término positivo, elegido originalmente por la comunidad homosexual de San Francisco para referirse a sí mismos, tratando la palabra como un acrónimo de “Good As You” (tan bueno como tú) y dotándole de un carácter reivindicativo. En castellano se ha optado por ‘gay’ como término casi exclusivo para el colectivo masculino, muchas veces agregando’que acepta su género biológico y están fuera del armario’. Hoy es quizás el termino ‘no peyorativo’ más extendido y aceptado por los que somos homosexuales para definirnos, hasta el punto que la siempre conservadora RAE ya acepta el término, que fue incluido en la 22ª edición del diccionario de la RAE (2001), ya que goza de un extenso uso. Pese a ello, existe en castellano la palabra ‘gayo’, del provenzal gai que sí que significa todavía ‘alegre’ o ‘pícaro’, y hay una cierta tendencia a no usar este anglicismo, llegando a optar muchas veces por perífrasis del tipo ‘parejas del mismo sexo’.

gay.

1. adj. Perteneciente o relativo a la homosexualidad.
2. m. Hombre homosexual.



No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 kalpa 04 de ene. 2007

    Kaerkwes: Qué quiere decir "ninhitos para el cielo"?. No entiendo. Si quieres decir con eso que soy un irresponsable, para nada...tú me dirás cuando me conozcas.
    En São Paolo la cosa cambia, aunque no mucho porque las mujeres siguen siendo espectaculares, porque al ser un clima fresco y lluvioso, tipo Vigo no andas todo el día empalmado como pasa en Bahía ( y debe pasar en Río). Debe ser por el Trópico...unas colegas asturianos que anduvieron por allí notaban la diferencia y sabían de lo que hablaban porque acababan de llegar de Argentina en autobús (-por qué fuisteis a Argentina? -Era el vuelo más barato. -Claro, pero a ver quien se va ashá a hacer turismo...para eso haber ido a Albacete, que es aún más barato -1-) y lo único que sintieron allá en los genitales era la incomodidad de un viaje tan largo, como que se queda pequenhita cuando viajas de mala manera, no?
    Uno de ellos es un auténtico clarividente: De un plumazo despejó las dudas sexuales que Zé llevaba arrastrando 43 anhos con el siguiente diálogo: (Estábamos en un barrio de una ciudad de Bahía en la terraza de un bar en el que tienen su centro de operaciones las putas, a escasos metros de un fumadero de "crack" camuflado como posada. La policía pasaba por allí constantemente pistola en mano. Veías los asaltos a los turistas, la corrupción policial, las bandas playeras emboscadas -sueltan a la mulata y a esperar a que caiga el gringo...mejor que el cine... Zé se pasaba allí todas las noches y casi todos los días).
    El asturiano: -Cuánta puta -dijo apartando culos para que los companheros de mesa pudieran ver sus palabras-.
    Zé: -Todos somos putas...es sólo negociar precio.
    El asturiano: -Hombre, tú a mí no me pones...
    "Hombre, tú a mí no me pones" "Hombre, tú a mí no me pones", repitió Zé como un mantra durante semanas con la polla en la mano mientras lo intentaba viendo pornos gay. Hasta que llegó a la siguiente conclusión: "Es que a mí los tíos no me ponen...y no pasa nada...soy hetero. Viva!" Pero es que tampoco porque a Zé en realidad le han puesto en la vida uno o dos o tres tíos y unas pocas de cientos de mujeres...es decir, que se ha comido el uno por un millón de lo que podía haberse comido porque, por el contrario, Zé pone a mucha gente, hombres, mujeres, ninhos, jóvenes, maduros y ancianos, negros, verdes, rojos y amarillos, perros y gatos; o sea, que, políticamente, puede pregonar su bisexualidad, pero, practicamente...para nada.
    Kalpa nació de esa y de otras salidas del cascarón más bizarras...con una sola consigna sexual: Soy racista...Los negros (y por extensión los indios) son el siguiente salto evolutivo de la especie (si lo ponemos con palabras del Reich Nigeriano. Son la "raza superior")...así, con la sana intención de mejorar la especie, Kalpa se prometió sólo follar con negras (y, por extensión, con indias).
    Y a rajatabla.

    Kaerkwes: Palma de Mallorca es El Dorado. Los precios que se pagan allí por un contacto son de los más altos de Europa.



    -1- Me disculpen los celtiberos argentinos. Estábamos de broma, el país de las generalizaciones. Tengo un colega con un bar en Bariloche, siempre lleno de turistas.

  2. #2 Reuveannabaraecus 05 de ene. 2007

    Servan: lo del "chiste" (fácil, lo definí yo mismo) sobre que este era un foro para gente entendida era eso, un simple juego de palabras entre la erudición de los celtíberos "entendidos" en diversos temas, por un lado, y el significado que la comunidad gay da al término "entender" -que creo no hará falta explique yo aquí-, por el otro. No quiere decir, ni mucho menos, que toda la gente que participamos en este foro entendamos en el sentido gay del término; no es desde luego mi caso, que soy hetero (me gustan las mujeres más de lo que ahora me convendría), pero que, por haber contado siempre entre mis amistades a algunos gays y a algunas lesbianas, he estado positivamente sensibilizado hacia el colectivo homosexual y su derecho a la equiparación de derechos civiles. No obstante, si a alguien ofendió el dichoso jueguito de palabras, pido disculpas por ello. Un saludo.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba