Autor: F.
domingo, 05 de noviembre de 2006
Sección: TardoAntigüedad
Información publicada por: F.
Mostrado 23.780 veces.


Ir a los comentarios

El foedus de 411 y el asentamiento de los bárbaros en Hispania.

-

Este artículo ha sido retirado por su autor, que lamenta las molestias, si las hubiera.

Saludos

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 A.M.Canto 05 de nov. 2006

    Pérola: Ese comentario último sobra. No me habría costado nada silenciar que no lo había leído y callarme la reseña, en vez de lo cual, como debe ser, comienzo por citar el libro y el artículo de Veleia (que no había sido recordado) como "no leídos", terminando mis comentarios repitiendo la misma precaución ("Aunque hago la salvedad de que me he guiado por lo citado en la reseña (de lo que, también de momento, no hay que dudar"). Eso no es "dejar que te lo cuenten". Y, además, serán muy "alógenos", pero, si la reseña es fiel al libro (y me temo que sí), irán a a misa de todos modos.

  2. #2 F. 06 de nov. 2006

    Veamos, pérola. Se instalarían en zonas urbanas principalmente, pero teniendo en cuenta que nos referimos al territorium de las ciudades. Si se aceptan las tesis tradicionales sobre el hospitium, los recién llegados se quedarían con uno o dos tercios de las tierras en las que se asentaran. Si, en cambio, se aceptan las tesis de Goffart, lo que harían los suevos no es administrar las tierras ellos directamente, sino recoger los beneficios en forma de tributos. Los suevos se dedicaron a la agricultura, si bien no es en absoluto descartable que parte de sus ingresos procedieran de tributos. A lo que hemos de añadir el pillaje, si bien éste es, y leyendo a Hidacio se ve claro, ocasional. La lectura de Hidacio permite sostener que los galaicorromanos siguieron gobernándose a sí mismos, si bien bajo el poder suevo. La labor de los obispos es paradigmática en este sentido, a la vez que la presencia de algunos personajes a la canbeza del gobierno de algunas ciudades. Pienso ahora en Lusidio, por ejemplo, o en el innominado rector de Lugo. Los enfrentamientos violentos producidos en la década de los 30 entre los suevos y los galaicorromanos parece indicar que (y digo parece porque es difícil ser más preciso) la aristocracia galaica no siempre defendió los intereses d esus dependientes (si los citados por Hidacio lo son, que esa es otra cuestión. Saludos P. D. Y haz caso a la dra. Canto, que suele tener razón.

  3. #3 F. 07 de nov. 2006

    lucusaugusti escribió: "Idacio habla de sorteo". Bueno, en vista de que usted cita a Hidacio de tercera mano, se lo voy a poner en original: "(...) sorte ad inhabitandum sibi prouinciarum diuidunt regiones" (HYD. 49, ed. Burgess). Quien con más vehemencia defendió que el término "sorte" se refería a un sorteo y no a un reparto de tierras fue E. A. Thompson (¿lo conoce? lo dudo). Pero, y aquí entramos ya en materia histórica, un análisis de la terminología habitual de Hidacio demuestra que no era muy ducho en la misma. Le pondré ejemplos, hombre, para que no diga. Hidacio no utiliza la palabra foedus: suele llamar paces a los tratados a los que llega la autoridad romana; a los magistri militum en ocasiones los llama duces; utiliza aún la antigua terminología de los conventos jurídicos, desparecidos casi doscientos años antes de que Hidacio redactara su obra. No le podemos pedir, pues, peras al olmo. Hidacio tenía muchas limitaciones y, aunque recibió una buena educación, no estabaal tanto de lostérminos administrativos más complejos. Además, la traducción de"sorte" por sorteo puede discutirse. W. Goffart en un estudio clásico sobre el tema (Barbarians and Romans. A. D. 418-584. The techniqes of Accommodation, Princeton, 1980, p. 83; ya nile pregunto si lo conoce o no) hace alusión a una expresión de Casiodoro en sus Variae (8.26.4 para más señas): "sortes propriae", que el investigador norteamericano traduce como "Allotments of your own" ("lotes de su propiedad" en traducción libre). De hecho, Goffart traduce sistemáticamente sors como allotment (lote). Acudamos a un contemporáneo d elos hechos, para ver si aporta alguna luz. Orosio escribe en 417 en el contexto (¿conoce el término?; si no haga una búsqueda rápida en el DRAE) (OROS. 7.40.10): "(...) distributa usque ad nunc possessione constituunt (...)". Vaya, "distributa" , quén lo diría. A mi me suena la ffrase a unreparto delastierras. Sigamos, que esta que viene está bien. Pertenece al Cronicón Iriense, texto que abarca la historia desde 429 hasta la coronación de Vermudo II en 982. Lo ha editado P. García Álvarez (Madrid, 1965). En la página 105 de esa edición se puede leer lo siguiente: "(...) in concordiam peruenerunt, quod indigenis terciam partes relinquerent et duas partis gothi atque sueui posiderente (...)". Parece una buena descripción del uso del hospitium por visigodos y suevos, que recibirían dos tercios de las tierras por uno los romanos. Otro ejemplo, meridiano, de reparto, mejor que de sorteo. Saludos P. D.: pérola, elpater, ¿podría ser posible que eludieramos aquí la discusión sobre Brigantia, la Torre de Hércules y esas cosas? Gracias

  4. #4 F. 10 de nov. 2006

    pérola, lo que dices se aproxima a lo expuesto por P. LeRoux, que viene a decir que las tropas limitáneas se fundieron con la población civil y por eso no encontramos rastros de su actuación en Hispania para los sucesos de 408-409. No es mala tesis, si aceptamos una definición tradicional de limitanei. Saludos P. D. De nada.

  5. Hay 4 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba