Autor: eyna
viernes, 29 de septiembre de 2006
Sección: Tradiciones y Fiestas
Información publicada por: eyna
Mostrado 24.672 veces.


Ir a los comentarios

ALMAZUELAS

El arte de la almazuela. Recuperar viejas tradiciones.

El arte de la almazuela.Recuperar viejas tradiciones.

Unir pequeños trozos de tela,generalmente recuperada y mezclando colores y texturas se van añadiendo hasta formar diversas superficies. Para Lola Barasoaín,que ha dedicado buena parte de su vida a estudiar y recuperar el arte de la almazuela.Instalada en un viejo molino de La Rioja,ahora enseña todo lo que ella ha aprendido. Las fotos son de Pepe Varela,y pertenecen a un reportaje que publicó hace mucho tiempo la revista Vivir en el Campo,con texto de Raul Pérez. Cuando empecé a leer el reportaje,pensé...¡patchwork!...al acabar...¡almazuela!,y lo guardé,y en parte también por el testimonio vital y el trabajo de esta mujer. Lo guardé en su momento y lo recupero ahora para Celtiberia,como una forma de valorar el trabajo de recuperación de muchas tradiciones artesanales que no deberían perderse y que es bueno que se conozcan,haciendo además de ellas,un modus vivendi,que mejor lugar que Celtiberia.Pienso además,es un ejemplo al que se podrían añadir más...y espero que así sea...

ALMAZUELAS o la perennidad del residuo

Por Rogelio Blanco Martínez La manta del carro para recoger el grano o para conservar la masa del pan mientras fermenta, para proteger el colchón del somier o como alfombra o manta, eran aprovechamientos que, sobre todo, en las zonas rurales se lograban a partir de trapos viejos, de restos de vestimentas en desuso, de residuos textiles. Durante las veladas o filandones, al olor de castañas asadas y a la luz de un aguzo, las mujeres en las noches invernales cortaban tiras de tela que recogían en ovillos. Estos se entregaban a las retaleras, artesanas expertas, para que confeccionaran mantas u otras prendas necesarias. Era un modo de dar continuidad a las prendas que nos acompañan, especialmente de las vestimentas que protegieron los cuerpos de la intemperie. Esta artesanía, que en su momento carecía de pretensiones ecológicas o de reciclaje y que más bien se desarrollaba por necesidad, se ha recuperado bajo el nombre de almazuela, o del término anglófono patchwork . Una labor que se balancea entre la artesanía y la creatividad, y que persigue la hechura de mantas, cubrecamas, edredones, cojines, etc. u otras prendas domésticas de uso, mediante remiendos imaginativamente ensamblados. Actualmente a la vieja artesanía se le incorpora la creatividad y la fantasía que se manifiestan en tapices o conjuntos decorativos que cuelgan en las paredes o como alfombras. Se puede afirmar que se trata de un arts minor (...) (...) La almazuela, patchwork o retacería un modo de unir pequeños trozos de tela y de acolchar se practica desde tiempos remotos, por ejemplo en el antiguo Egipto. Se trata de “coser roto con roto”, como dirían nuestras abuelas. En España recibe diversos nombres según la región; a la vez que se puede afirmar que es en La Rioja, La Alpurra, Navarra y León las zonas donde más talleres existen en la actualidad. Quizá la razón antropo-etnográfica es que se trata de áreas geográficas montañosas con historia de aislamiento y necesidad. La necesidad de aprovechar la escasez de recursos y de acolchar para defenderse del frío. Y el efecto resultante es una alegría visual artístico-artesanal para el espectador, una explosión relajante de colores y un ejemplo de aprovechamiento. La almazuela, sea como arte o artesanía, por necesidad, ahorro o pasatiempo, es una manera de dignificar y hacer perenne las prendas textiles que usamos y descienden a residuo. http://www.guiarte.com/la_cepeda/cronicas/muestracronica.as Breve reseña de Lola Barasoaín,que creo es muy interesante: Lola Barasoain Texto: Carlos Muntión. Pidra de rayo, nº 9, Junio 2003. Foto de Iñaki Gorostidi: Lola en el Molino, su casa actual, en el pueblo de Sorzano. Nace en Uztarroz, en el valle navarro del Roncal, donde la osa Camille, cada primavera, se desayuna un par de cabras para despertarse del descanso invernal. Estudia diseño en París. Fue modelo para Givenchy y juro que en el 68 ella también seguía en París buscando la playa debajo de los adoquines de la ciudad. Desde el año 1970 reside en La Rioja dedicada al trabajo de recuperación textil. Su primer taller se instaló en el pueblo casi abandonado de Trevijano de Cameros, lugar donde conoció la técnica de las almazuelas. Su trabajo de investigación apoyó también la rehabilitación de aquella localidad serrana hoy habitada de nuevo y hasta diría, pueblo de moda con una intensísima vida comunitaria y cultural. Del Camero viejo se marchó a los Cameros nuevos a ser santera en la ermita de la Virgen de Lomos de Orios. En Villoslada de Cameros fundó un taller permanente de elaboración de almazuelas que continúa trabajando en la actualidad. Socia fundadora en 1998 de la A.E.P. (Asociación española de Patchwork) con sede en Barcelona desde donde se trabaja con asociaciones de Europa y América dando a conocer a través de artículos, conferencias, exposiciones y ferias nacionales e internacionales el trabajo realizado en España sobre este técnica textil prácticamente desaparecida a finales del siglo pasado, fomentando así un intercambio cultural entre distintos países y abriendo una vía de comercialización y creación de puestos de trabajo que esta artesanía renaciente exige en el momento actual. Hoy prosigue con su labor de realización de almazuelas que son auténticas y exclusivas obras de arte y con su faceta pedagógica en el Molino de Sorzano donde tiene su taller. Lo que en el pasado era una forma de reaprovechar viejas telas en una época de pobreza y subsistencia es hoy, en sus manos, una depurada artesanía sustentada en una dilatada investigación etnográfica. http://www.errioxa.com/3_personajes/4_1_varios/muntion_c.htm#barasoain


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Servan 29 de sep. 2006

    En América, un trabajo semejante de retazos son las mola panameñas, quizá prehispánicas; en Chile, las arpilleras, llevadas a la categoría de arte por Violeta Parra, las que en la época pinochetista tuvieron una connotación política.

  2. #2 Reuveannabaraecus 30 de sep. 2006

    El reciclaje, convertido en arte. Gracias, Eyna.

  3. #3 frank_drebin 09 de abr. 2007

    Enhorabuena por el artículo Eyna (lo he encontrado gracias al enlace que pusiste en "Apadrina una palabra"). En buena parte del país estas piezas son llamadas "mantas traperas" o simplemente "traperas". En mi casa mismo aún utilizamos algunas realizadas por mi abuela. Me permito subir un detalle de una trapera de Canarias: de la web de lapalma.com Saludos.

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba