Autor: Cogorzota
jueves, 24 de agosto de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Cogorzota


Mostrado 22.217 veces.


Ir a los comentarios

Vascoiberismo apócrifo

El origen de una leyenda.

Las cuencas de los ríos Oca y Tirón tienen una topografía desconcertante. Horadan el terreno con multitud de pequeños valles en direcciones muy variables que dificultan la orientación. El Oca, desemboca en una montaña y el Tirón, solo tiene llanura en su margen derecha. Esta comarca, ha sido zona de paso entre el Pirineo, la Meseta, el Cantábrico y el Ebro de incontables migraciones de animales y grupos humanos, por lo que sería un magnífico lugar de caza, al igual que la sierra de Atapuerca lo era más al sur. La zona baja del Tirón, está rodeada de atalayas naturales relativamente próximas, cuya coordinación sería muy provechosa. Existe además una trampa milenaria, un regalo de la naturaleza. La llanura de la margen izquierda de Tirón se estrecha como un embudo, hasta desaparecer en Cuzcurrita, donde es necesario vadear el río para continuar hacia el Ebro. Este privilegiado enclave, tubo que ser muy disputado en tiempos prehistóricos y los humanos que lo habitaron, tuvieron que hacerlo pactando con vecinos muy alejados. Pudieron hacerlo, gracias a la religión. Su sistema defensivo era el dominio de los caminos altos entre atalayas, por las divisorias de aguas para no cruzar valles ni arroyos, que entonces serían mas caudalosos. En esta comarca tan poco abrupta, eso sería extraordinariamente eficaz. Los animales y los forasteros tienden a ir por los valles, mientras que los nativos los observaban como si tuvieran aviación y podían reclamar ayuda desde muy lejos para tender emboscadas. Sus sagradas atalayas, las clasificaban por el número de ríos que nacían en ellas. En el vado de Cuzcurrita, el Tirón hacía un extraño meandro y entraba dentro de una montaña-atalaya (de cuatro ríos), conocida como el Bolo, a la que producía una enorme cueva. Miles de años de ocupación humana, provocaron su hundimiento y parte de la montaña cayó al agujero. Esto debió producirse en tiempos no muy remotos, pues ha perdurado la leyenda hasta nuestros días, gracias a los vascos. Pudiera ser la diosa solar que los vascos llaman Mari y la religión de los Amazigh, que la llamaron Baal. También pudiera ser que los romanos la llamaran Aracilum, los visigodos la Olla, los musulmanes Alava y Al Quilá (Alí Babá) y los cristianos Bardulia.

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Cogorzota 13 de mayo de 2006

    Creo que Ojacastro, es Olla Castro. Tambien creo que muchos topónimos de el alto Glera, proceden de refugiados políticos a los que concedió fueros Alfono I "El Batallador", casado con la reina de León, Castilla y Galícia. Aragón (con Navarra) en ese momento, no tenía tierra baja y quería el bajo Ebro, pero su mujer solo le podía dar hasta Briones. Lo que entonces llamaban la Olla y se empeñaban en decir que era un puchero, se lo habían dejado los castellanos a los otxandus de Diego López (el lobo Diaz), quienes recordaban bien que los caudillos de Amaya, se llamaban Olla (gallo). Laminiturri, puede venir de lamia, y es perfectamente posible que fueran las mujeres las mejores talaiaris, cuyos irrintxis ye oirían desde más lejos. Se aparecían en los manantiales sagrados de las talas y serían muy respetadas, pues de ellas dependía la defensa de la comarca.

  2. #2 Deobrigense 17 de mayo de 2006

    Situada en origen la Batalla de Wadi Arum en galicia por autores como Barrahu-Dihigo, F. Cantera la situa en las cercanías del desfiladero de Pancorbo, por el que pasa el río Oroncillo, en concreto, según este autor entre el propio desfiladero y el actual pueblo de Orón, que queda al norte de los Obarenes. ANDRIO, J.; CANTERA. F.: Historia Medieval de Miranda de Ebro, Fundación Cantera, Miranda de Ebro, 1991, págs. 30 a 32. Actualmente hay una revisión de esta teoría que situa la batalla en las cercanías no del Oroncillo sino del Ebro, en un eje que abarca un tramo del río entre Buradón y La Picota, y en el equipo de Alfonso II y de los navarros jugaban los Mayus (madjus) que empezamos a aceptar (desde hace tiempo) como vikingos-normandos. GARCÍA GONZÁLEZ, J.J.: "La Cuenca de Miranda de Ebro en la Transición de la Antigüedad Tardía a la Edad Media", en PEÑA PÉREZ, F.J. (Coord.): Miranda de Ebro en la Edad Media, Ayto de Miranda de Ebro, 2002, nota a pie de página nº 81 en pág. 109. Y sobre estas dos citas, y las que llevan aparejadas, que son unas cuantas, podríamos discutir largamente. Lo que no termino de comprender es si lo que tu afirmas es producto del estudio crítico del terreno, de las fuentes bibliográficas y de las histórico arqueológicas, o simplemente nos estamos dejando guiar por la intuición, en cuyo caso carece de sentido intentar sostener una mínima discusión con un poco de base científica. Coincido con Hartza: en esta página hemos visto como las discusiones apoyadas en extensas y documentadas fuentes han incluído impresiones personales, intuiciones e incluso deseos subjetivos, que han enriquecido el debate puesto que han sido advertidos por sus ponentes. Aquí empezamos al revés: del planteamiento de una teoría sugerente, pero sin ninguna base teórica aceptable, vamos a establecer una nueva línea histórica. Pues no, bastante nos cuesta hacer Historia de verdad como para ignorar los principios que rijen nuestra denostada Ciencia. Te recomiendo, que replantees tanto la manera de exponer como el contenido, que estructures tus textos para que sean más comprensibles y busques los correspondientes apoyos bibliográficos y los contrastes con tus propias impresiones. Saludos

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba