Autor: Reuveannabaraecus
miércoles, 11 de abril de 2007
Sección: Tradiciones y Fiestas
Información publicada por: Reuveannabaraecus
Mostrado 31.443 veces.


Ir a los comentarios

ARQUITECTURA TRADICIONAL DE LAS HURDES.

Un paseo por la arquitectura rural tradicional de la comarca altoextremeña de Las Hurdes y por la problemática en torno a su conservación.

LA CASA TRADICIONAL HURDANA: TIPOLOGÍA CONSTRUCTIVA

La casa tradicional de la comarca altoextremeña de Las Hurdes ha reflejado,hasta tiempos bien recientes, el afán del hurdano por adaptar su vivienda a: -Un abrupto medio natural de inmensas laderas abarrancadas que sólo se suavizan a orillas de los cursos de agua. -La disponibilidad de materiales para la construcción, que se reducían por estos pagos a las pizarras y esquistos, el barro y la madera que se pudiera extraer del desmonte. La casa tradicional hurdana responde, por tanto, a un modelo constructivo que podíamos denominar como "arquitectura de montaña", presente también en otras comarcas montuosas del Oeste peninsular, y que se caracteriza, en el caso concreto de Las Hurdes, por: -El empleo generalizado de la piedra (aquí, pizarras y esquistos) en paredes y techumbres. (El Gasco, concejo de Nuñomoral). -El predominio de la planta circular, semicircular o cuadrangular con tramos curvilíneos, reminiscencia de la arquitectura "castreña" que no busca sino la adaptación al solar en que se levanta la vivienda. (Las Erías, concejo de Pinofranqueado). -Relacionado también con esa adaptación al desnivel del terreno está el hecho de que muchas viviendas presenten alzados asimétricos, encontrándonos con casas que tienen una sola planta en una calle y dos plantas en la calle inmediatamente inferior. ("Cascada de viviendas" en la ladera de Riomalo de Arriba, concejo de Ladrillar). -Vivienda y establo conviven en el mismo edificio, ocupando éste la planta inferior o semisótano y aquélla la planta superior. (El Gasco, concejo de Nuñomoral). -En el sistema de expulsión de humos predomina la tejavana sobre la chimenea (de hecho, las chimeneas de tiro que se pueden observar sobre los tejados de algunas casas hurdanas antiguas, suelen ser aditamentos posteriores). (La Horcajada, concejo de Nuñomoral). -Minimización de vanos: pocas ventanas y de tamaño muy reducido. (Riomalo de Arriba, concejo de Ladrillar). -La arquitectura de entramado aparece únicamente en localidades próximas a la Sierra de Francia, como Riomalo de Abajo. (Riomalo de Abajo, concejo de Caminomorisco). -No escasean en las viviendas tradicionales hurdanas los balcones, galerías y voladizos, especialmente en los concejos de Pinofranqueado, Caminomorisco y Ladrillar. (Aldehuela, concejo de Pinofranqueado).

LOCALIZACIÓN Y PROBLEMÁTICA ACTUAL DE LA ARQUITECTURA TRADICIONAL HURDANA.

En la actualidad, cada vez son menos las localidades donde aún podemos observar destacables muestras de casas tradicionales hurdanas. Por regla general, suelen éstas abundar más en las alquerías que en las capitales municipales, y podríamos decir que la presencia de estas construcciones viene a ser inversamente proporcional a la población y desarrollo actuales del núcleo, siendo los más despoblados y apartados de las principales vías de comunicación los que mantienen mejores ejemplares. Sin ánimo de excluir a ninguna localidad hurdana, pues incluso en las más evolucionadas (Pinofranqueado, Caminomorisco, Nuñomoral) es posible encontrarse viviendas tradicionales (en su mayoría abandonadas) por sus calles más antiguas, pasamos a relacionar las alquerías de Las Hurdes que conformarían una "RUTA POR LA ARQUITECTURA TRADICIONAL HURDANA": -Si entramos en la comarca por el Sur, procedentes de Coria o Plasencia, llegaremos en primer lugar al CONCEJO DE PINOFRANQUEADO, dentro del cual, tomando la carretera que sube por el Valle Esperabán, podremos visitar interesantes muestras de casas hurdanas en las alquerías más interiores de dicho valle: ALDEHUELA, AVELLANAR, EL CASTILLO, LAS ERÍAS y EL HORCAJO. (Arco de entrada a la alquería de Las Erías, concejo de Pinofranqueado). -Si nuestra entrada en Las Hurdes se produce por el Norte, procedentes de Salamanca, podemos pararnos a visitar los (por desgracia, cada vez más escasos) ejemplares de curiosas casas hurdanas de piedra encalada e incluso algún ejemplo de arquitectura entramada en la alquería de RIOMALO DE ABAJO (Caminomorisco), la primera que nos encontramos nada más entrar en la comarca; de aquí podemos desviarnos hacia el CONCEJO DE LADRILLAR, en cuya propia capital LADRILLAR y, sobre todo, en la alquería más interior del valle, RIOMALO DE ARRIBA, también hallaremos interesantes muestras de arquitectura popular. (Imagen de la calle principal de Riomalo de Abajo, concejo de Caminomorisco, antes de la demolición de sus viviendas tradicionales para edificar apartamentos rurales). -Si dicha entrada por el Norte la efectuamos desde Ciudad Rodrigo, en primer lugar nos toparemos con tierras del CONCEJO DE CASARES DE HURDES, en cuyas alquerías de CASARRUBIA y LA HUETRE aún subsisten ejemplares de viviendas rurales hurdanas. -En fin, entremos por donde entremos en Las Hurdes, en la zona central de la comarca visitaremos el CONCEJO DE CAMINOMORISCO, donde, aparte de la ya mencionada Riomalo de Abajo, mantienen algunas construcciones tradicionales las alquerías de Cambrón y Cambroncino; en esta última, muy transformada, hay que buscar el abandonado BARRIO DEL TESO. Y no podemos dejar de acercarnos al CONCEJO DE NUÑOMORAL, auténtico núcleo y corazón de Las Hurdes Altas, donde en prácticamente todas las alquerías (exceptuando la capital municipal, muy evolucionada) podremos visitar casas tradicionales, destacando las muestras de ACEITUNILLA, ASEGUR, FRAGOSA, EL GASCO, MARTILANDRÁN y muy especialmente las casi despobladas de LA BATUEQUILLA y LA HORCAJADA. (Panorama de la alquería de La Horcajada -concejo de NUñomoral-, en la que actualmente tan sólo reside una familia). -En cuanto al Concejo de Casar de Palomero, actualmente integrado en la Mancomunidad de Las Hurdes, no siempre ha existido acuerdo en torno a su inclusión en esta comarca (por motivos más políticos o sociales que geográficos e históricos). No obstante, sus viviendas tradicionales presentan características similares a las hurdanas, como puede observarse sobre todo en el casco antiguo de la alquería de AZABAL. La arquitectura tradicional hurdana se encuentra desde hace dos o tres décadas en franco y grave proceso de desaparición. La apertura de las comunicaciones y la consiguiente llegada del ritmo de vida moderno a las intrincadas serranías hurdanas, a la par que encomiables avances y progresos sociales, económicos y culturales que han sacado a esta comarca de su secular aislamiento, ha arrastrado también el progresivo pero inexorable abandono de las formas de vida tradicionales y, con ellas, de los métodos constructivos de antaño en favor de sistemas de edificación "eclécticos" y uniformizados, importados de los núcleos urbanos. Así, en casi todas las localidades hurdanas pero muy especialmente en las capitales municipales y en las alquerías más "desarrolladas" (Vegas de Coria, Cambroncino), se ha asistido en los últimos veinte-treinta años a una desmesurada proliferación de nuevas edificaciones despersonalizadas, en ocasiones de hasta tres y cuatro plantas, por no hablar de -lo que es peor aún- los "arreglos" o "reformas" disonantes de viviendas antiguas con materiales nuevos nunca usados antes en la construcción de casas hurdanas, como pueden ser el ladrillo y la uralita; a este respecto es muy significativa la imagen que incluimos de Las Erías (concejo de Pinofranqueado): No obstante lo anterior, en los últimos años se ha despertado en las instituciones comarcales y municipales, así como en algunos particulares, un loable empeño por, si no recuperar, al menos sí imitar los métodos constructivos tradicionales, tanto en obras y edificios públicos (vid. imágenes de la Casa de la Cultura de Caminomorisco y del puente sobre el río Hurdano en Arrolobos, alquería de este mismo concejo), como en viviendas privadas, existiendo para estas últimas una cierta línea de subvenciones públicas para su financiación (puesto que el uso de la piedra en exteriores y techumbres encarece notablemente el coste de la obra). Aunque esta reutilización de la tradición constructiva hurdana se reduce en definitiva a los exteriores, al empleo de la pizarra como elemento decorativo-identitario en muros y tejados. (Casa de la Cultura, en Caminomorisco). De modo que la única garantía de preservación para el rico patrimonio arquitectónico tradicional hurdano será su declaración como Bien de Interés Cultural por la administración competente; ello aseguraría que se conservaran para las generaciones venideras las cada vez más escasas viviendas tradicionales que a duras penas sobreviven a la "globalización" constructiva en esta comarca norteextremeña de Las Hurdes. -NOTA: En este breve artículo divulgativo hemos incluido imágenes propias de sólo algunas localidades hurdanas de entre todas las mencionadas; no obstante, iremos ampliando sucesivamente el elenco de imágenes de este artículo con nuevas fotografías de otras poblaciones hurdanas. Bienvenidas serán todas las aportaciones, tanto teóricas como gráficas.


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 crougintoudadigo 30 de ene. 2006

    Reuveannabaraecus, como decimos en galicia, ¡parabéns, moitos parabéns! Por sus papeles, a CROUGINTOUDADIGO le gusta muchísimo su artículo. Una fotos muy buenas. Hace tiempo que CROUGINTOUDADIGO se interesa de manera muy particular por la etnografía extremeña. Ésta y la gallega, como acaso sabrá, son prácticamente idénticas, como un clon, lo comparten prácticamente todo, y no es poco. En este contexto histórico piensa CROUGINTOUDADIGO que nada tendría de particular -separándonos sólo 10 o 12 abuelos, y no más- que en nuestras arquitecturas populares también compartiésemos gallegos y extremeños, y no por populares, muchos rasgos comunes de familia. Lo raro sería que ello no fuera así. Pero si sorprende a CROUGINTOUDADIGO que tengamos, por el feísmo y por el abandono, y por la necedad de los poderes públicos, también los mismos problemas de conservación en galicia y en Extremadura. Tal vez sea el momento de hacerles mirar a Irlanda o a Inglaterra para que busquen y encuentren una solución a nuestros problemas comunes. Aunque Vd. ya parece haber encontrado el camino en la buena dirección. ¡Salud y Gloria, REVVEANABARAECO! CROUGINTOUDADIGO

  2. #2 lgmoral 30 de ene. 2006

    Es del mayor interés y se agradece a chorros el tener noticia de arquitecturas tradicionales que peligran en mil lugares de la Península, así como de "feísmos" y paifocadas (gallego, paletadas), horteradas, etc. que están invadiendo esos lugares y más de una vez con el derribo o el "arreglo" de lo tradicional. Y resulta que se da la voz de alarma y se piden acciones oficiales urgentes y terminantes, etc., pero ¿qué se puede esperar de las autoridades, leyes, planes de urbanismo, arquitectos -repito, arquitectos- que han hecho cosas commo las que yo tengo a mano (calles de Alfredo Brañas, Rúa Nova de Abaixo, García Prieto ... en Santiago, Rondas de Outeiro y de Nelle en A Coruña, el arrasamiento y el puteo total de villas "históricas" como Noia, Padrón ... La orgía de mierda especulativa que son Sanxenxo, Portonovo y un largop etcétera de destrucción de lo tradicional que había y atoiborramiento de la costa con toda cuanta barabaridad quepa ... Invito a todo Celtiberia.net a una experiencia ilustrativa y dolorosa: recorrer el último tercio del río Miño e ir comparando los pares español / portugués que son Arbo / Melgaço, Salvaterra / Monçâo, Tui / Valença, Goián / Vilanova da Cerveira y A Guarda / Caminha Resultado en goleada, Portugal 5 - galicia / España 0.

  3. #3 ainé 07 de feb. 2006

    Reuve...en relación a lo que dices: "La única cosa en común que mantienen ambas orillas, la portuguesa y la española (gallega) del bajo Miño, parece ser... el albariño... Contrasta muy estridentemente el estado de conservación de las villas minhotas de Monçâo y Melgaço con el de sus vecinas gallegas de enfrente; y no sólo eso, incluso la naturaleza tenía bastante peor aspecto en la orilla norte del Miño, afeada por multitud de graveras, canteras y otros destrozos ambientales observables desde la misma plaza de Monçâo." ¿Te suena de algo "la deuda histórica con galicia"? Nunca hubo presupuestos para galicia en el sentido de mejora (hemos tenido carreteruchas inmundas hasta hace dos días), la inversión en infraestructuras siempre ha sido ridícula, galicia entera es una gran Reserva Natural y nunca se ha tratado como tal (y digo lo de Reserva Natural porque cuando visité Doñana me llevé una decepción mayusculiiisima...tal como lo pintan, esperaba algo muchiiiiiisimo más espectacular, salvaje y cuidado) Es "ahora" cuando se empieza a hacer algo por galicia (nunca es tarde si la dicha es buena... lo hecho, hecho está... mal que pese...a ver como lo arreglan)

  4. #4 Reuveannabaraecus 08 de feb. 2006

    Ainé: me alegro, y mucho, de que se empiece a hacer algo por galicia, los extremeños hemos sentido algo parecido a lo vuestro en torno a eso de la "deuda histórica"... Brandan: tienes razón en eso de que: "No sobraría una ley general que obligase a los ayuntamientos a ajustar sus políticas urbanísticas al estilo de arquitectura tradicional de la zona y a las Comunidades Autónomas a vigilar su cumplimiento". De hecho, en los municipios donde existe una ley local de preservación del patrimonio arquitectónico y, por tanto, se obliga a que todas las edificaciones nuevas sigan los patrones constructivos tradicionales, los resultados satisfactorios están a la vista... Pongo como ejemplo de esto a un municipio muy próximo a Las Hurdes, extremeño hasta el s.XIX y hoy castellano-leonés: LA ALBERCA (provincia de Salamanca). No hay en este pueblo una sola edificación estridente, que se salga del modelo constructivo de la arquitectura de entramado serrana. Cada vivienda que se rehabilita, cada hotel o restaurante y cada establecimiento público o privado en general que se edifica o remoza, siguen los métodos de antaño, utilizando la piedra (aquí, granito) y las vigas de castaño en todos sus exteriores. Y así les va de bien a los albercanos: cualquier día de diario resulta difícil encontrar aparcamiento en este pintoresco pueblo (no digamos ya los fines de semana, en que la localidad se ve invadida por un ejército de autobuses portando excursiones de todo tipo...). Y todos estos visitantes se dejan sus buenos dineros en La Alberca, donde los precios, dicho sea de paso, son ya bastante turísticos (es decir, de baratos no tienen nada...). Ya podían muchos otros tomar ejemplo de los albercanos, aunque sólo fuera por la pela... que deja el turismo... (No falta quien critica esta tendencia por convertir a los pueblos en una especie de "decorados teatrales" para el turismo... Opiniones hay para todos los gustos).

  5. Hay 4 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba