Autor: A.M.Canto
lunes, 22 de enero de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: A.M.Canto


Mostrado 20.532 veces.


Ir a los comentarios

¿Manipulando, que es gerundio? Juba II de Mauretania y Melilla

La aparición, el 23 de junio, de una inocente noticia acerca de unos hallazgos arqueológicos menores en la ciudad de Melilla puede dar lugar a una pequeña reflexión acerca de las manipulaciones de la Historia, más o menos sutiles, por parte de algunos políticos.










La aparición, el 23 de junio, de una inocente noticia acerca de algunos hallazgos arqueológicos menores en la ciudad de Melilla puede dar lugar a una pequeña reflexión acerca de las manipulaciones de la Historia, más o menos sutiles, por parte de algunos políticos. Transcribo la noticia en cuestión, en la que me he permitido destacar lo que me parece más llamativo:

"Una vasija ibérica de los siglos primero o segundo antes de Cristo ha sido descubierta en las excavaciones que se realizan en la antigua Casa del Gobernador de la Ciudad Vieja de Melilla, según informó hoy la viceconsejera de Cultura, Rocío Gutiérrez.

La viceconsejera señaló que la cerámica ibérica, un 'kalathos' o jarrón redondo grande, está decorada y se trata de un hallazgo muy importante porque apenas hay este tipo de cerámica en Melilla, lo que viene a demostrar la existencia de población ibérica [¿?] en la ciudad y un contacto comercial con los habitantes de la península.[¡!]

Asimismo, en las excavaciones se ha encontrado una moneda, en cuyo anverso aparece el perfil de un hombre que, según los arqueólogos, podría tratarse de Juba II, uno de los monarcas mauritanos que vivió en la región.

Gutiérrez señaló que las excavaciones de la Casa del Gobernador han descendido desde los horizontes de la época moderna y medieval a los púnico-mauritanos y romanos, y han aparecido 'perfectamente contextualizados' fragmentos de ánforas, platos, y otros objetos, como huevos de avestruz y cornalina, que es con lo que se confeccionaban los collares y adornos."

Fuente: Terra Actualidad – EFE, 23 de junio de 2005-06-24
http://actualidad.terra.es/cultura/articulo/descubren_melilla_adc_368622.htm
(Me llegó, como otras muchas, a través del diligente Boletín diario de terraeantiqvae.com)

* * * * * * * * * *

Y, sobre ello, me gustaría comentar lo que sigue:

Como no podía ser de otro modo, en este tipo de noticias, todo es "importantísimo". Pero ya hemos hablado en otros foros de esta tendencia a la hipérbole ante casi cualquier hallazgo.

También "tiene delito", como se suele decir, pensar que un simple jarrón sea capaz de demostrar que había "iberos" en Melilla, como si el vaso no pudiera llegar sólo, en algún cargamento, o ser un "souvenir" comprado por algún "turista" en Archena o en Elche; o que sin él no se pudiera suponer, y hasta dar por seguro, que existían relaciones comerciales frecuentes entre ambos lados del Estrecho... Vamos, es que incluso, como es bien sabido, nuestro lado del Estrecho había sido propiedad durante mucho tiempo del otro lado del Estrecho...

Pues no, lo más asombroso de la noticia es la manera de presentar a los ciudadanos el hallazgo de la moneda de Juba II, cuando se le describe como "uno de los monarcas mauritanos que vivió en la región".

Primero, porque el rey Juba era "mauretano", con E, mientras si en la noticia se le define como "mauritano", con I, subliminalmente ya se está orientando al lector no experto hacia un origen ajeno de Juba, mucho más al SO de Melilla, donde la actual Mauritania. Esto es: Entendido tal cual, Juba II sería un rey de la lejana Mauritania, allá por debajo de Argelia y de "nuestro" Sáhara, que en algún momento de su vida habría pasado una temporadita en la región de Melilla.

Y eso es lo más escandaloso. Porque el rey Juba II (50 a.C.- 23 d.C., r. desde 25 a.C., v. figs. 1-2) hizo bastante más que "vivir en esa región". La realidad es que reinó sobre todo ese territorio durante casi medio siglo, una vez que recuperó de manos de Augusto, su trono, perdido temporalmente por su padre, que se había decantado por Pompeyo y frente a César. Juba era descendiente de Syphax, y de otros muchos reyes mauretanos desde el siglo III a.C. El monarca de un reino autónomo y efectivo que, irremediablemente, coincide con el actual Marruecos, incluída Melilla.

Y, para más inri, es que sabemos que este rey en concreto tuvo muy buenas relaciones con "la Península", como para serle ofrecido nada menos que ser patrono y alcalde (y además quinquenal, más relevante) de la prestigiosa colonia hispana de Carthago Nova (la actual Cartagena). Suceso que dicha ciudad, de raíces completamente púnicas, celebró con el correspondiente solemne epígrafe (que seguramente acompañaba a una estatua) en honor del monarca africano, en el que se recordaba por su nombre a varios de sus ancestros(*), lo que da a entender que allí se les conocía y/o se les recordaba (v. fig. 3).

Ya sólo con saber de la existencia de semejante documento histórico se puede deducir que, en efecto, en esa época había buenas relaciones, comerciales y de todo tipo, entre ambos lados del Estrecho, sin necesidad de depender del "kálathos" (fig. 4-6) en cuestión. Vamos, es que hasta pudo traérselo el propio Juba entre los sin duda muchos regalos que los cartageneros le obsequiaran, en justa correspondencia con los que el rey les habría hecho.

Bromas aparte, esta noticia es un ejemplo de una cierta falta de perspectiva y de documentación. Pero sobre todo lo es, y bastante expresivo, de una manipulación, no muy sutil pero sin duda eficaz, de los datos históricos reales y probados, y también de las interferencias de la política moderna sobre la Historia Antigua y la Arqueología.

Quizá por eso sea un personaje político el que se encarga personalmente del anuncio del hallazgo. Porque no creo que en este caso la "cosmética" de la noticia se deba a los periodistas. Aunque, por qué no decirlo, también echa uno en falta oír la voz de los arqueólogos aclarando la cuestión.

* * * * * * * *

Para aproximarse a la figura de Iuba, o Juba, II

Hay mucha bibliografía, incluso en Red, sobre Juba II, uno de los más cultos personajes de su época. Una recopilación de ella, junto a sus amonedaciones y una corta biografía, puede verse en el sitio de S. Rossi y M. Pelletier (especialmente recomendable la bibliografía en red): http://www.roth37.it/COINS/Juba/abstract.html
y en otros como www.ruark.org/ coins/Mauretania/

De la primera tomo un esbozo sólo sobre sus aspectos culturales:

"Ma fu nelle arti che Juba II° lasciò veramente il suo segno: questo Numide, dotato della finezza intrinseca della sua razza, istruito e raffinato dalle maggiori culture puniche, ellenistiche e romane, rappresentò in qualche modo una sintesi vivente di queste civiltà. Egli seppe circondarsi di uomini sapienti, di artisti e di poeti nei suoi palazzi di Cesarea e di Volubilis. Dai suoi numerosi viaggi egli portò un gran numero di libri e le copie delle migliori sculture del 'Secolo di Pericle', della scuola di Mirone e di Policleto, di Fidia e di Prassitele.
Ma è negli scritti che Juba II° fu veramente memorabile: conosceva molto bene la storia del suo paese ed anche quella di altri popoli. Egli viene citato come storico nei trattati di storia sia greci che latini. Scrisse anche soggetti diversi quali trattati di geografia, di teatro e di pittura. Purtroppo la sua opera è andata perduta per sempre, tranne pochi frammenti ancora rimasti.
Juba II° è visto anche come la principale guida di Plinio il Vecchio (23-79 d.C.) per la zoologia e la botanica. Questo può spiegare il fatto che, parecchi secoli più tardi una palma prese il nome di Jubaea Chilensis in suo onore."


* * * * * *

(*) Su texto dice: Regi Iubae reg[is] / Iubae filio regis /3 Iempsalis n(epoti) regis Cau[dae] / pronepoti regis Masinissae / pronepotis nepoti /6 IIvir(o) quinq(uennali) patrono / coloni (CIL II, 3417). Es una inscripción de espléndidas letras augusteas, justamente famosa y conocida desde tiempo inmemorial, pues se hallaba a la vista, en la iglesia de los santos Fulgencio y Florencia de Cartagena. Tiene algunas lagunas nominales, seguramente debidas al lapicida.

N.B.- En el caso de que todo lo declarado se deba a simple desconocimiento, tanto de los arqueólogos como de la Sra. Viceconsejera de Cultura, que se habría limitado a transmitir lo que a su vez le transmitieron, procedería retirar casi todas las inferencias que he hecho a partir de la noticia, y la verdad es que me quedaría hasta aliviada. Pero no sé si no será incluso peor reconocer tal grado de ignorancia de la Historia del sitio donde uno vive, trabaja o gobierna...



Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba