Autor: A.M.Canto
lunes, 22 de enero de 2007
Sección: Noticias
Información publicada por: A.M.Canto
Mostrado 50.721 veces.


Ir a los comentarios

ESTRABÓN A LOS ESPAÑOLES DEL AÑO 2005

A la vista del debate surgido últimamente en toda España, y más concretamente aquí (en el foro “Ibarradas”), a propósito de los enfrentamientos verbales entre políticos extremeños, andaluces, vascos, catalanes, castellanos, baleares y de los demás pueblos de esta vieja piel de toro, agraviados como de costumbre, me ha parecido oportuno recordar un dictamen sobre nosotros del geógrafo griego Estrabón de Amasía, que escribió en Roma, entre las épocas de Augusto y Tiberio, una descripción del mundo.

A la vista del debate surgido últimamente en toda España, y más concretamente aquí (en el foro “Ibarradas”), a propósito de los enfrentamientos verbales entre políticos extremeños, andaluces, vascos, catalanes, castellanos, baleares y de los demás pueblos de esta vieja piel de toro, agraviados como de costumbre, siempre desmemoriados del pasado y de los peligros de calentarse la boca cuando llega el verano, y más preocupados de sacudirse entre ellos que de unirnos para ser algo fuerte dentro de Europa, me ha parecido oportuno recordar este dictamen del geógrafo griego Estrabón de Amasía, que escribió en Roma, entre las épocas de Augusto y Tiberio, una descripción del mundo. En su libro III, dedicado a Iberia, capítulo 4, parágrafo 5, decía esto de nosotros: ”En realidad, podría pensarse que la causa de las expediciones coloniales de los griegos hacia los países bárbaros fuera el hecho de que los griegos estaban divididos en pequeñas regiones y soberanías que, por la pasión de su autosuficiencia, no querían tratos con las demás; y, por culpa de ello, tenían menos fuerza frente a los invasores que venían de fuera. Este mismo afán de independencia, creo yo, se da con particular intensidad entre los hispanos, ya que por naturaleza tienen las dos características de la bribonería y la hipocresía. Por sus modos de vida se convirtieron en agresivos y ladrones, uniéndose sólo para pequeños objetivos, sin arrojarse nunca a grandes empresas, porque se niegan a formar una gran potencia ni a confederarse. Es seguro que, si ellos hubieran querido formar como un escudo unos con otros, en primer lugar no hubiera sido posible para los Cartagineses vencerles y subyugar a la mayoría de su país con la superioridad de su ejército. O, todavía más atrás, que los fenicios consiguieran lo mismo, y después de éstos aquellos Celtas que ahora se llaman Celtíberos y Berones. Ni, en segundo lugar, en tiempos más recientes, haber caído en manos del bandido Viriato, en las de Sertorio, y en las de cualquier pueblo que quisiera codiciar su territorio. Los mismos romanos, desde que llevan la guerra contra los hispanos por sectores, atacando cada región por separado, gastaron bastante tiempo en dominar esto, venciendo primero a una tribu y luego a otra hasta que, aunque han pasado doscientos años o algo más, ya los tienen a todos bajo su control.” Hasta aquí Estrabón, y no es moco de pavo lo que cuenta de nosotros. Pero, si se me permite, voy a terminar el listado de invasiones que él empezó. Porque, naturalmente, Estrabón no llegó a saber que los Romanos se quedaron aquí casi cuatro siglos más, y que después de ellos, y con relativa facilidad, también invadieron la Península (y, como suele decirse, “hasta la cocina”) varios grupos de bárbaros centroeuropeos: Suevos, Vándalos, Alanos y, finalmente, los Visigodos. Luego llegaron los Bizantinos, aunque tuvieron que conformarse con un buen mordisco en el sureste. Poco después nos invadieron también los musulmanes, éstos invitados merced a las disensiones internas godas. Vistas las cuales, y la poca resistencia de los ibéricos mismos, que casi les veían como liberadores, aprovecharon para pasar en mayores cantidades y quedarse, y en total más tiempo que los romanos: Primero los Árabes de Damasco, con los Bereberes norteafricanos, luego, fatalmente divididos los anteriores en las consabidas y malquistadas Taifas independientes, dieron lugar a la invasión de los Almorávides, seguidos de los Almohades. A mitad de esta época, en 1139, los futuros portugueses se separaron de Castilla para siempre (exceptuando el llamado “intermedio filipino”, ganado por Felipe II con no muy buenas mañas, pero efímero). Terminada la Reconquista cristiana, el aspecto de la Península Ibérica era otra vez, como en los tiempos de Estrabón, el de un mosaico de reinos independientes, con sus propias Cortes, Leyes, Fueros, aduanas, monedas, pesas y medidas. Lejos de querer mantener una unidad real bajo una única dinastía española, se sepultó la voluntad de Isabel la Católica encerrando durante casi medio siglo a la última y legítima Trastámara castellana, a manos de su padre y de su propio hijo, en el inhumano exilio de Tordesillas. De esta forma, todos los españoles cayeron en manos de una dinastía extranjera, austríaca, los Habsburg (1516-1700), que rigieron un Imperio sin emperador y empobrecieron a España obligándola a financiar todos sus conflictos europeos, y desviando hacia Europa muchas de las riquezas que venían de América . A ésta, y tras las correspondientes guerras fratricidas, sucedió otra dinastía extranjera, esta vez francesa, los Bourbon (1700-2005), de mayor éxito pues, pese a haber sido expulsada tres veces de España, y de haber sido interrumpida por breves repúblicas y algo menos breves dictaduras, siempre ha conseguido regresar en olor de multitudes. Parecería que esta España bajo las dinastías foráneas era una unidad. Pero, curiosamente, estos monarcas siempre lo fueron Hispaniarum, esto es, “de las Españas”, e impresiona leer la titulatura oficial de cualquiera de ellos, más o menos así (omito los títulos no españoles): “Rey de Castilla, de León, de Aragón, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de galicia, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas Canarias; Príncipe de Asturias y de Gerona; Conde de Barcelona; Señor de Vizcaya y de Molina...” Eran reyes, pues, de 14 reinos, 2 principados, 1 condado y 2 señoríos (donde el lector no dejará de observar que suman casi lo mismo que las actuales CCAA... lo que no puede ser simple casualidad, aunque reajustemos algunos de los nombres). A comienzos del XIX se documenta un solitario esfuerzo de unión para echar de España a Napoléon Bonaparte y su juicioso hermano José, pero sólo para volver a caer de nuevo en el Absolutismo, la Inquisición y el retraso. Este esfuerzo tuvo el efecto perverso de abrir heridas internas de grueso calibre, de las que fueron víctimas los españoles "afrancesados", que casualmente eran los progresistas de la época y nos hubieran llevado mucho antes a un sistema democrático. La fatal tendencia a la división interna de los españoles, ya constatada por Estrabón, perduró a través de los tiempos, generando distintas guerras fratricidas de largas y prolongadas consecuencias, desde las carlistas a la civil de 1936. El bellísimo cementerio “Père Lachaise” de París tiene incluso un “Barrio de los Españoles”: de españoles que también amaron mucho a su patria pero a los que no se dejó siquiera poder morir en ella. No creo que haya ninguna nación europea que se haya matado y exiliado tanto a sí misma como la española. Ante este brevísimo resumen de nuestra Historia (que he procurado ajustar pero es lógicamente matizable), no hay más remedio que recordar al viejo Estrabón, muerto en Roma poco después de comenzado el reinado de Tiberio, hacia el 20 d.C. Y no necesitó venir a la Península para escribir lo que escribió sobre ella, pues era algo sabido y se podía leer en las ricas bibliotecas de la Urbs. Sabemos que somos variados y diferentes (hasta quizá no tanto como se cree), pero ya va siendo hora de sentarse y encontrar una fórmula definitiva de convivencia que nos satisfaga a todos y evite de una vez a nuestros hijos y nietos el verse siempre ante el mismo fatal destino. A la vista de cómo está evolucionando últimamente el escenario político español, hay que decir que nosotros, los ciudadanos, los que pagamos todo el chiringuito nacional y político español, unos con sudor y otros con lágrimas, estamos entre nosotros, de una a otra región, mucho más cerca de esa deseada unidad que nos haría por fin fuertes; y lo tenemos más claro que la mayoría de los políticos que, muchas veces por desgracia, nos gobiernan y dicen representar nuestra opinión. Queremos que se rompa esta penosa y demasiado larga historia de desencuentros, y nos gustaría, unidos en la diversidad que históricamente está claro que nos caracteriza, poder acometer las grandes empresas de las que Estrabón pensaba que no éramos capaces. Queremos prosperar todos sin enfrentarnos, y que a cada uno se le reconozca lo suyo, para que cada uno pueda reconocer en paz lo de los demás. Y así formar algo grande con lo grande que hay en todos. Alicia Mª Canto Universidad Autónoma de Madrid para Celtiberia.net - 7 de mayo de 2005


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Hispano 07 de mayo de 2005

    Los titulos de “Rey de Castilla, de León, de Aragón, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de galicia, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas Canarias; Príncipe de Asturias y de Gerona; Conde de Barcelona; Señor de Vizcaya y de Molina...” significarian pues la unión de muchos territorios en el Estado, en el rey. Pero de aqui surgen bastantes criticas jeje

  2. #2 amaco 08 de mayo de 2005

    Salud a todos. Hacía siglos que no participaba. Me he quedado con el párrafo de Alicia M. Canto: "“Rey de Castilla, de León, de Aragón, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de galicia, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas Canarias; Príncipe de Asturias y de Gerona; Conde de Barcelona; Señor de Vizcaya y de Molina...” Eran reyes, pues, de 14 reinos, 2 principados, 1 condado y 2 señoríos (donde el lector no dejará de observar que suman casi lo mismo que las actuales CCAA... lo que no puede ser simple casualidad, aunque reajustemos algunos de los nombres)." Catalanes, vascos, castellanos,... ¿Y los leoneses? Nadie ha reparado en que en 1983 desapareció el pueblo leonés, aquel del que Julio Caro Baroja (que trataba de seguir también a Estrabón) decía "difícilmente se Podra encontrar en toda Europa una región en la que los elementos de las cultura moderna se encuentren en tal armonía con los datos de un pasado remoto." A mi no me parece que las actuales CCAA sean un ejemplo del respeto a la pluralidad española. No lo es.

  3. #3 Cierzo 13 de mayo de 2005

    Hola, bueno sin animo de ofender creo que debemos replantearnos algunso aspectos. Para empezar no creo mucho en las patrias, pienso que como mucho se puede denominar asi a tus amigos, tu familia y tu entorno más proximo. Patria es algo que no existe, es una idea, algo etereo. Existe la tierra, las montañas, los animales, las plantas y las personas. Existen las lenguas que nos permiten comunicarnos, y algunos identifican esto, y le hecho de estar sometidos al mismo estado para identificar una patria (cuando podemos ver ejemplos que no son así, como es el caso de muchos pueblos que con una misma cultura estan dominados por varios estados). Que es lo que nos cohesiona, la Tv?, pues que pena. Intentar extrapolar las reflexiones de un historiador romano a nuestros tiempos creo que no es muy buena idea, para empezar no existían "los españoles", existían diversos pueblos y culturas que habitaban la península ibérica, la mayoría de estas culturas no se corresponden para nada con las fronteras políticas actuales y ni siquiera respetaban las naturales (o era un freno los pirineos para iberos y celtas?). Hispanorum, era un titulo que los reyes de los diversos reyes que había en la península se iban colgando en un afan imperialista y legitimador sobre los territorios de la península. Pero tambien los reyes Fernando e Isabel fueron católicos y nadie ha pesando por ello que fueran Papas. Por otro lado todas estas denominaciones, al pueblo llano "se la sudaban" (siento la expresion), ellos tenían suficiente con intentar pagar sus impuestos y no morir de frio, hablaban la lengua que sus padres les habían transmitido y punto, su cultura provenía de una serie de herencias y que no tenían por qué ser las mismas, pero podían ser tan similares con un habitante de Occitania, Aquitania, el pais del Loira, galicia, Castilla, Aragón, Navarra, etc como diferentes entre ellas. Creo que todos sabemos que el nacionalismo es un inventodel siglo XIX, os recomiendo la lectura de "Naciones y Nacionalismos desde 1780" de Eric Hobsbawm. Por otra parte, tambien me gustaría destacar que no puede pasar por alto que el nacionalismo español, (el más agresivo de todos), no ha sabido integrar las culturas de las diferentes culturas de la península, quedandose como un nacionalismo castellano-andaluz (no digo que sea bueno o no, digo que no ha integrado a los demas y no vale decir que allí se baila, la jota, alla la sardana y otros rollos folkloristas...) Así que por estas y otras razones estoy totalmente en contra de la lectura jacobina que se puede hacer de los textos presentados en el artículo (eso discrepo con todos mis respetos hacia la persona que lo escrbió) Saludos

  4. #4 PIEDRA 13 de mayo de 2005

    Bueno, solo a modo de puntualización. Siempre se hace referncia a la hegemonía cultural de Castilla en la actual España y eso es un error. De hecho la gente no tiene, o no suele tener, la más remota idea de cuales son las expresiones culturales de Castilla o de qué es Castilla más allá de sus paseos por la Tierra de Campos camino de Madrid . Igual me equivoco aunque no lo creo. Evidentemente Castilla es la gran potencia hegemónica del Estado y por eso la mitad de las provincias se siguen despoblando. Es lógico. La imagén de lo español se formó durante el siglo pasado a base de un pupurrí de flamenco, paella, corridas de toros, calorcito y buen clima, playa ,etc. Como se puede comprobar todo netamente castellano.De hecho, por 20 euros la respuesta, y sin mirar Internet o recurrir a los noventyochistas ( la mayoría de los cuales no eran castellanos ) ;). Aspectos, características, o manifestaciones de la cultura castellana. Ahora por 0,20, que no me quiero arruinar, del Pais Vasco. Mucha de la mala fama se la debemos a un gallego que se las quería dar de Carlos V ( lo de gallego es puramente anecdótico. Solo sirva para remarcar que Castilla ha sido no pocas veces utilizada por intereses ajenos a ella misma ). Desde el amigo Carlos hasta el amigo Paco más de lo mismo... Castilla casi muere durante el alumbramiento de España. Y aún sigue en la UVI aunque parece que hay señales alentadores de que en un futuro podría despertar del coma inducido. Conste queEspaña para mí es la mejor idea del mundo mundial y parte del extranjero, pero muy mal traida. Pero la cosa no funcionará tal como debe hasta que la ecuación [ Castilla = España; galicia = España; León= España, Asturias = España, Pais Vasco = España, + Xi = España ] no cambie por [ Castilla + galicia + León + Asturias + Xi = España ]. Por muy bueno y necesario que el resultado sea. PD : Ahhhh ¡ se me olvidaba. En cuanto a lo de que el mapa de las autonomías es un buen mapa porque se " ajusta " ( ufffff, discutible y por otro lado intranscendente ) a los territorios que ocupaban las tribus prerromanas. Pues me parece mezclar churras con merinas. Saludos a todos.

  5. #5 A.M.Canto 19 de ago. 2005

    Ufff, mucho trabajo para un viernes de agosto, además bochornoso, mucho nublado, pero no termina de llover... Se me perdonará, pues, la brevedad. Amalur: Creo que "tender a la etnicidad", relacionándola con la lengua, es aún más completo de lo que Ud. sugiere. Y, por otro lado, llamar a Euskal Herría "utópica", me parece que no es una ofensa, sino una descripción en términos políticos. Lo de "como si fuera un sueño loco" lo dice Ud. Yo, en cambio no lo creo así. Uso los vocablos de la forma más precisa que puedo y, según el DRAE: utopía o utopia. (Del gr. οὐ, no, y τόπος, lugar: lugar que no existe). 1. f. Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación. Breor donn: Creo que Ud. no ha captado bien por dónde voy, o yo por dónde va Ud. Que "Logo por o tinham que fazer?" (o sea, unirse frente al invasor): Precisamente para mantener la independencia y la fuerza. Ahora, si a Ud. le divierte que hayamos sido de los territorios mas sometidos del mundo antiguo y medieval, pues nada, para gustos se hicieron los colores. Aunque, desde el punto de vista del rigor histórico, la comparación entre los mapas de hacia 300 aC y 2000 dC. no creo que pueda criticarse con tanta facilidad, ni explicarse por hechos modernos. Gallaecia es galicia o Galiza (igual da), Asturia es Asturias, Cantabria es Cantabria, aún decimos “lusos” a los portugueses... y, por supuesto, “España” es, directamente, “Hispania”..., la verdad, no veo tantas diferencias. Para el tema de la autodeterminación yo me guío por los resultados electorales de cada consulta. Porque cada cuatro años, en distintos ámbitos, es como si se hiciera un pequeño referéndum de autodeterminación (salvando las distancias). Y lo que sigo viendo en cada convocatoria es que, más o menos, un 85% de los españoles que votan lo hacen a partidos de ámbito y aspiraciones estatales (sean como ahora o federalistas), y sólo un 10% a partidos de ámbito “nacionalista” para entendernos (es una caridad incluir como tales a los canarios, por ejemplo). De lo que deduzco que se puede decir, creo que de forma bastante rigurosa, que la mayoría legítima de los españoles no están por que se rompa la actual situación. Haciendo un esfuerzo pese al bochorno, y ya que dicen que una imagen vale más que mil palabras, transcribo los resultados de las Generales de 2004: Voto a partidos estatales (diputados, nº de votos, porcentaje del total): PSOE - 164 – 10909687 - 42.64 % PP - 148 - 9630512 - 37.64 % IU - 5 - 1269532 - 4.96 % Totales: 317 diputados - 21.809.731 votos - 85,24% del electorado. Voto a partidos nacionalistas: CiU –10 - 829046 - 3.24 % ERC - 8 - 649999 - 2.54 % EAJ-PNV - 7 - 417154 - 1.63 % CC - 3 - 221034 - 0.86 % BNG - 2 - 205613 - 0.8 % CHA - 1 - 93865 - 0.37 % EA - 1 - 80613 - 0.32 % Na-Bai - 1 - 60645 - 0.24 % Totales: 33 diputados - 2.557.969 votos – 10% del electorado (Fuente datos básicos: http://www.el-mundo.es/especiales/2004/03/espana/14m/resultados/congreso/globales/) Los partidos nacionalistas tendrán que seguir trabajando duramente para convencer a una mayoría significativa, incluso en sus propias comunidades, de que separados estaríamos mejor. ¡Si es que ellos mismos quieren tal cosa!, no creo que la mayoría vayan más allá de un sistema federal, el cual yo también suscribiría encantada si pensara que eso iba a resolver los problemas estructurales de España (cosa de la que desconfío soberanamente). De acuerdo con que estos resultados tiene un margen de historia manipulada, de tópicos y mentiras contadas al pueblo, de influencia mediática poderosa y de mecanismos electorales tramposos, pero aún así sigue marcando una tendencia que, si se es demócrata, no se puede ignorar. Teshub: Yo fui poeta una vez, pero luego lo dejé porque me pareció muy poco práctico (mi vertiente Tauro, supongo). Peor para los ex-yugoeslavos, porque superarnos en este aspecto me parece triste; aunque, insisto, lo nuestro es de hace muchos siglos. En cuanto a los distritos, sí, sospecho que no me entendió, no me refiero al sistema de votación sino al tipo y tamaño de la circunscripción electoral. Quiero decir que se vote a un diputado (y suplente) por partido y territorio, nada de listas provinciales y además cerradas. A mí me gustan mucho las divisiones comarcales como las tienen los catalanes, algo así. Y esto es lo que tienen, en efecto, los ingleses y otros países serios, y las ciudades por distritos. Por ejemplo, en Madrid, candidatos de varios partidos se disputarían un sólo escaño por el barrio de Salamanca, o por Vallecas, por la "Sierra Oeste", etc. Claro que eso supone una vinculación mucho más estrecha del diputado con sus electores, de los que depende por completo para ser reelegido. Y supone también una pérdida notable del control interno de los partidos. Todo cosas que aquí no interesan. Y los ciudadanos ni se enteran de que eso existe, y les daría infinito más poder... Sdan: En efecto, es de verdadero escándalo que Izquierda Unida (véase supra), con 1.269.532 votos y el 4.96 % de apoyo (y no tienen más porque no se deciden a cambiar a Llamazares, que es muy majo y muy honesto, pero los está llevando al cadalso bipartidista, como le pasó al CDS -con la anuencia de ciertos dirigentes, por cierto- y a todo minoritario nacional que se atreva) tenga 5 diputados, mientras que ERC, por poner un ejemplo, con la mitad de su representación ciudadana, en votos y apoyos, tiene 8. Pero si ni siquiera IU fuerza el cambio de la ley, qué podemos hacer los demás... O que para tener un diputado en Madrid hagan falta 100.000 votos, y en Soria sólo 10.000, vamos, eso será muy solidario, pero de democrático tiene bastante poco. El poder de los partidos nacionalistas, bueno per se pero no así y en España, es consecuencia directa de dos factores, a mi juicio: del asombroso egoísmo y el rastrero interés de PSOE y PP que, por este orden, se han ocupado de devorar y usurpar al verdadero centro político; y de los votantes de centro (los que de verdad mandan en España), que no supieron mantener su opción por encima de la propaganda mediática. Y en lo del poder judicial, para qué hablar. No son la contención del ejecutivo, y mejor no los califico. Pero las veces que les hemos visto al más alto nivel empatando según el partido que los propone, en si algo es constitucional o no, ya sonroja lo suficiente. Bueno, y gracias y saludos a todos.

  6. #6 Sdan 20 de ago. 2005

    No es cuestión de gustos, Cierzo. Siempre me saltan con lo mismo. No he atacado (al menos esta vez) directamente al nacionalismo. Incluso podría ser partidario de un cierto nacionalismo moderado, pero los extremistas, integristas y fundamentalistas (de izquierdas, derechas, o nacionalistas) no me los aguanto. Por que nada es bueno es exceso. Yo mismo dije: "No estoy juzgando, ojo, la ideología de esos partidos, me da igual como se llamen y lo que defiendan. Juzgo la representatividad supuesta de la soberanía nacional". Y también dije, que debemos tener en cuenta que se trata del Parlamento de una cosa, rara y forzada, que se llama (fíjate tú) España, y que según la ONU es un estado y según la propia Constitución: Art 66. 1. Las Cortes Generales REPRESENTAN al pueblo español y están formadas por el Congreso de los Diputados y el Senado. Cuando el PNV, con 1.63 % de la población, tiene nada más y nada menos que 7 escaños, e IU, representando al 4.96 % tiene sólo 5, se está cometiendo una injusticia. Y me da igual que el partido de turno se llame nacionalista, constitucionalista, verde o feminista. Es injusto. Y también es injusto que en los debates suban señores a la tribuna defendiendo los intereses propios de Cataluña, País Vasco, Canarias, Navarra, galicia y Aragón, y que no suba nadie hablando de Extremadura, La Rioja o Melilla y exigiéndole, directamente desde la tribuna, al presidente del Gobierno o al ministro. ¿Esto es democracia? Pues que venga Dios y lo vea. O todos representados, o ninguno representado. Y no me extiendo más. Pero esto es denunciable. Por lo menos, parece que Llamazares le dijo al presidente en su última reunión que cambiasen la Ley Electoral. Pero eso no creo que les guste a los socios del gobierno, aunque creo que ahí, sería no sólo necesario, sino también loable, un gran pacto entre los dos grandes partidos de España (pues, queramos o no, hay sólo dos grandes partidos). Salud. Art 14. 1. Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de NACIMIENTO, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Pues, que me perdone doña Constitución, pero es Mentira, y lo pongo con mayúscula, por que es una mentira de las gordas. No me voy a poner a juzgar el resto de adjetivos, por que tampoco es que se cumpla demasiado este artículo a rajatabla. Y vuelvo a decir: no estoy echando la culpa al nacionalismo. Y además, me parece muy bien que esté representado en el Congreso, pero en su justa medida, y como se merece, es decir, a razón de los resultados que objenga dentro del conjunto del Estado. Y en los Parlamentos regionales, es otra cosa.

  7. #7 A.M.Canto 23 de ago. 2005

    Breor donn: disculpado, y gracias. No quiero "sentar cátedra", pero sí usar los datos reales que hay. Yo le digo que los gallegos no son tontos. Por muchos ropajes que se pongan los partidos nacionales, como Ud. dice, singularmente el PSdeG y el PCG, si ellos quisieran desesperadamente la independencia no les votarían, sino a aquel que se la pueda conseguir, o al menos prometa luchar. Pero lo que votan no dice eso, sino todo lo contrario. No me negará Ud. que los resultados de las elecciones son importantes para juzgar qué es lo que realmente quieren la mayoría de los gallegos. Y no son tontos, de verdad: ¿Qué posibilidades reales de supervivencia económica cree Ud, que tendría una galicia independiente, dada su extrema posición geográfica? Porque el resto de España, y el Estado mismo, tendería, como es lógico, a suspender toda compra de productos gallegos, por lo menos hasta dentro de uno o dos siglos. Incluso las relaciones con Portugal no son las óptimas, y ya van 8 siglos que se separaron... En cuanto al derecho de autodeterminación de galicia, apela Ud. a la Carta de Derechos Humanos de la ONU. No sé a qué se refiere, pero la Declaración Universal de los Derechos humanos de 1948 no cita nada sobre autodeterminación, entre otras cosas porque se dedica a los derechos individuales de las personas (http://www.cinu.org.mx/onu/documentos/dudh.htm). Quizá se refiera Ud. entonces a la “Carta de las Naciones Unidas” (San Francisco, 26 de junio de 1945), pero entonces conviene que sepa que su cap. XI se refiere a los territorios no autónomos, esto es, aquellos que se hallan bajo la administración fiduciaria de otros Estados. Su artículo 73 dice que “los Miembros de las Naciones Unidas que tengan o asuman la responsabilidad de administrar territorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todavía la plenitud del gobierno propio, reconocen el principio de que los intereses de los habitantes de esos territorios están por encima de todo, aceptan como un encargo sagrado la obligación de promover en todo lo posible, dentro del sistema de paz y de seguridad internacionales establecido por esta Carta, el bienestar de los habitantes de esos territorios, y asimismo se obligan...” etc. Parece claro que es un artículo creado para amparar y resolver situaciones coloniales. Pero no se puede a estas alturas sostener que galicia es una colonia española, vamos, creo yo. Eso sale Ud. preguntándolo por las calles de galicia y ni siquiera se lo entenderían. O quizá quiso referirse al “Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, de 16 de diciembre de 1966, en cuyo art. 1 se dice que “Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural”, y en el 3 que “Los Estados Partes en el presente Pacto, incluso los que tienen la responsabilidad de administrar territorios no autónomos y territorios en fideicomiso, promoverán el ejercicio del derecho de libre determinación, y respetarán este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas” (http://www.cinu.org.mx/onu/documentos/pidcp.htm). En este caso, debe Ud. tener en cuenta dos factores que indican el grado de acuerdo de los gallegos con el actual sistema político, es decir, cómo ellos “se determinaron”. En primer lugar, los resultados del referéndum para la Constitución Española de 1978 en las provincias gallegas: Provincia - Censo electoral - Votantes - Votos a favor - Votos en contra - Blancos – Nulos La Coruña - 818.336 - 445.710 - 400.120 - 23.538 -17.149 - 4.903 Lugo - 335.559 - 140.417 - 124.292 – 8.121 – 6.426 – 1.578 Orense - 346.725 - 136.715 - 122.610 - 8.509 - 4.158 - 1.438 Pontevedra - 606.993 - 335.200 - 295.075 - 21.724 - 14.359 - 4.042 TOTALES: 2.107.613 – 1.058.042 – 942.097 – 61.892 – 42.092 - 11961 (http://www.congreso.es/constitucion/elecciones/referendos/ref_consti.htm) Y, en segundo lugar, los resultados del voto al Estatuto de Autonomía de galicia, de 21 de diciembre de 1980: Provincia - Censo electoral - Votantes - Votos a favor - Votos en contra - Blancos – Nulos La Coruña - 844.268 - 270.827 - 196.736 - 56.102 - 12.068 - 5.921 Lugo - 334.412 - 65.716 - 46.981 - 13.588 - 3.105 -2.042 Orense - 355.397 - 75.226 - 58.265 - 12.056 - 2.945 - 1.960 Pontevedra - 638.821 - 202.449 - 148.574 - 39.702 - 10.263 - 3.910 TOTALES – 2.172.898 - 614.218 - 450.556 - 121.448 - 28.381 - 13.833 (http://www.congreso.es/constitucion/elecciones/referendos/ref_gali.htm) En ambos “referendos de autodeterminación” en galicia, lo que llama la atención de inmediato es el escaso interés de los gallegos en general por su “autodeterminación”, puesto que en 1978 la mitad no acudió a votar, y en 1980, aunque se trataba de su propio Estatuto, sólo apareció por las urnas el 28,26% de la población que podía hacerlo. Pero este flagrante desinterés no se puede interpretar de ningún modo como algún deseo de independencia, puesto que la opción más clara para expresar tal deseo hubiera sido, en ambos casos, votar que NO. Pero ya ve el resultado: de los votantes, sólo el 6,59% votó en contra de la Constitución Española y el 26,95% en contra del Estatuto o, lo que es lo mismo, el 93,41% de los gallegos votó a favor del sistema político y el autogobierno definidos en la CE, y el 73,05% apoyó el Estatuto autonómico de galicia, que era su desarrollo concreto. Quizá puede Ud. decir que el caciquismo rural imperante, tipo Cacharro Pardo (senador por Lugo desde 1977 hasta 2004, y eso que nació en Jaén) y otros que sabe Ud. mejor que yo, favoreció estos resultados, o bien la poca formación política de los gallegos de hace 25 años. Puede ser, pero lo cierto es que, en los 25 años siguientes, la formación política más votada en galicia ha sido ininterrumpidamente, incluso en 2005, el PP, que de independencia y autodeterminación, res de res, por no hablar de su encarnación real en un viejo león (o camaleón, pensaba cuando le oía chapurrear el gallego) del franquismo como Fraga Iribarne. Siento el chorro de números, pero para un análisis medianamente riguroso son necesarios. Con todo lo cual se puede concluir, como antes decía (de forma más “simplista” según Ud.), que no se puede invocar el derecho de autodeterminación para galicia, pues no es ninguna "colonia" de España, y además porque en las repetidas ocasiones en las que hubieran podido manifestar tal deseo, la mayoría de los gallegos nunca lo ha hecho, o más bien ha dado a entender todo lo contrario. Como dice nuestro x-présate, “esto es lo que hay”. Saludos desde Madrid.

  8. #8 Rojogualda 25 de ago. 2005

    Amén señora A.M Canto: Me complace encontrar artículos tan interesantes como el suyo por la red de redes. En estos tiempos de confusión interesada acerca de la idea de España, claridad de ideas como las suyas (acompañadas de una cientificidad a prueba de bombas), son como una luz al final del tunel que atraviesa nuestra patria. Es por eso que sus ideas molestan sobremanera a los regionalistas como Breor Donn (regionalistas que no nacionalistas ya que exacerban lo rústico y el atraso), víctimas de una deformación histórica tan en boga en los últimos tiempos. Gracias a gente como usted, doña Alicia, o como don Pío Moa o don Ricardo de la Cierva es que la historiografía de los "progres" de salon y chalet en Mirasierra tiene los días contados. Permítame que recuerde aquella vieja definición con la que usted de seguro que concuerda: España, unidad de destino en lo universal. Que gran verdad. Que necesaria es la unidad de todos bajo una comunidad de ideas avanzadas para hacernos fuertes en un mundo hostil a la dignidad del hombre como el actual. Frente a la nueva pérfida Albión representada por los Estados Unidos y a la peligrosa Alemania la hispanidad es la garantía de una Europa armoniosa con la diferencia y la hermandad de los pueblos. Sigo a G. Bueno en la defensa de una idea de la hispanidad moderna, construida desde los hermosos valores del cristianismo evangelizador y misionero, frente al poderío usurero y comercial anglosajón etnicida y protestante. Somos muchos los españoles de bien que estamos de acuerdo con esas grandes ideas que, como las suyas, pueden ayudar a construir un futuro próspero para todos nosotros lejos del autoodio a todo lo español impuesto por las modas extranjeras y la historiografía progre. Es cierto que arrastramos en nuestra histora una tradición absolutista y católica reaccionaria (de mano de la monarquía y de las dictaduras populistas), pero también es cierto que el dogmatismo ilustrado falsamente progresista (por antiespañol) ha hecho mucho daño y ha causado reacciones brutales por parte de los sectores mas conservadores (pero no tan antiespañoles). Es por eso que muchos que nos sentimos herederos de la idea regeneracionista, muchos a los que nos duele profundamente España y seguimos las ideas del mejor Jose Antonio Primo de Rivera (el revolucionario), que somos laicos, republicanos y españoles y defendemos un régimen político alejado de la burda partitocracia corrupta (que prima el voto separatista, la corrupción y los reinos de taifas) nos encontramos desnortados ante tanta postmodernidad absurda y carente de valores que está de moda actualmente. Intelectuales como usted que reniegan de una idea de España basada en la lucha de clases y el separatismo (y que curiosamente provienen de la izquierda como Pio Moa o usted misma que dice haber militado en el PSdeG) son necesarios como la luz de la mañana para iluminar las mentes de nuestros hijos víctimas de la Logse sociata y de las ikastolas gallegas, catalanas y vascas. Que belleza hay en todas las regiones españolas y que rica es nuestra historia comun (tambien la regional pero entendida dentro del destino comun) y que ricos los dialectos vernáculos (los siete dialectos vascuences, el catalán, el valenciano, el mallorquín, el gallego y el bable). Y le digo a Breor Donn que no manche un hermoso dialecto como el gallego (con tan bellas palabras como "enxebre o lareira") con la influencia del portugués que por lusitano nada tiene que ver con el galaico. Que belleza en nuestros dialectos, sí, pero que absdurdo defenderlos por encima de la lengua madre de todos los españoles. La lengua de Cervantes, de Quevedo de Larra, la lengua que hablan millones de personas y que fue y es (si los anglosajones no lo destruyen) lengua franca de la hispanidad (los hijos de la madre patria en América). Que absurdo defender dialectos rústicos y conservados en las hermosas aldeas de montaña (hermosos por ser producto de sociedades rurales y campestres) que como en el caso del vascuence ni siquiera tienen tradición escrita, frente a la lengua civilizada y grandiosa producto de la cultura y el cosmopolitismo imperial, con su siglo de oro y su bella prosa y poesía. El gallego es cierto que ha producido una hermosa poesía cargada de pasión y melancolía (la santiña Rosalía), pero como dialecto que es, no debe ser apto para la ciencia (si no se quiere caer el el más absurdo de los ridículos), y el catalán que puede ser bello en el encuentro pero nunca en la imposción y en la hostilidad antiespañola. Pobres valencianos y mallorquines sometidos al intento de los separatistas catalanes de imponerles (contra la ciencia) el catalán. Y que belleza hay en el bable para describir las tareas del campo y sus trasgos, el nuberu y las xanas. Que insolidarios son los separatistas con españa. Solo hablan de vasco, catalán y gallego como si el bable o el mallorquín no fuesen tan dialectos como los suyos. Tiene usted razón doña Alicia en mencionar el gallego de laboratorio de Breor Donn, pero es que todo lo que los separatistas defienden es de laboratorio (su historia, su lengua...). Yo que veraneo en galicia he podido comprobar la perniciosa influencia del separatismo por esos lares. La más perniciosa, por demagógica, es la lingüística. Pueblines en los que solo se usa el dialecto regional (parecen no saber español los pobres labriegos), producto de un separatismo que desea mantener en la ignoracia a la gente del pueblo (casi en el analfabetismo). Nada más y muchas gracias por su labor.

  9. #9 Brigantinus 26 de ago. 2005

    Ainé, añade a la lista: -Briga (reciente creación) -Fronte Popular Galega (históricos) Y alguna más que pueda ir surgiendo. De todos modos, sobre si el BNG es nacionalista o independentista... no me atrevería a ser tan rotundo. Muchos de sus miembros sí se consideran independentistas, y/o dejan más o menos claro que su meta política es una galicia independiente y socialista.

  10. #10 A.M.Canto 26 de ago. 2005

    Eyna: Beiras cayó ante la más radical UPG y Anxo Quintana, así que ya no es Presidente del BNG, y ni siquiera lo incluyeron en las últimas listas electorales. Supongo que eso explica en parte el retroceso del Bloque en las últimas elecciones, 4 escaños (de 17 a 13), lo que quizá no fue tanto como se hubiera podido esperar de su peso específico (por eso creo que un sector de votantes del BNG parece haberse radicalizado). Te paso el link de una interesante entrevista que le hicieron en abril pasado en El País, de la que transcribo sólo la última cuestión (http://www.lbouza.net/galicia/beiras.htm): "P. Dígame si cree usted que existe el riesgo de la UPG intente batasunizar al BNG. R. No son capaces. Ellos sirven a una retórica autonomista suplementada tan solo por jaculatorias políticas. Es verdad que al PSOE le preocupa la deriva radical de la UPG. Pero a mí lo que me preocupa es que puedan arruinar muchos años de trabajo de una organización como el Bloque, que ha logrado consolidar un proyecto plural válido para mucha gente." Tiene que estar bastante dolido, después de una lucha de 3 décadas, por no estar en el poder y hacer cosas más efectivas, cuando su organización llega por fin a él. Pero así son las cosas, a veces...

  11. Hay 10 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba