Autor: Vascon
lunes, 25 de abril de 2005
Sección: Leyendas
Información publicada por: Vascon
Mostrado 15.829 veces.


Ir a los comentarios

El ocaso de los JENTILLAK

La leyenda de como los gentiles desaparecieron del Pais Vasco.

¿Quienes eran los gentiles?

En el País Vasco sobrevive aún la leyenda de los jentillak o gentiles, criaturas de una talla y fuerza descomunales que habitan en simas y cavernas de las montañas. Estas criaturas vivieron en Euskadi desde tiempos remotos y se les considera autores de los dólmenes que salpican no sólo la geografía vasca, sino buena parte de la española y de la francesa. Se cuenta que podían vivir cuatrocientos años y que los habitantes de Urdiaín y Aya son sus descendientes directos. Euskadi está lleno de topónimos que recuerdan su existencia: el pico de Jentilbarata, los dólmenes de Jentilletxek… Los jentilla descendían de los basajaum o baxajaunak, gigantes magos y maestros de otras razas que vivieron en el Paleolítico. La supervivencia de los jentillak en tiempos históricos no carece de referencias. José M. de Barandiaran cita en su Mitología Vasca la aparición de los restos de un gigante de treinta pies (¡más de ocho metros!) en las montañas de la Narbonense francesa, en tiempos de Carlos VII (siglo XV), según el cronista Fungoso.

La llegada de la gente pequeña a las tierras vascas (Leyenda)

Cieto dia llegaron a territorio euskaldun unas personas pequeñas, tan pequeñas como nosotros. Decidieron hacerse dueños del territorio de los gentiles. Eran unos habiles tramposos. -Gentiles, escuchad-dijeron los hombres pequeños-. El mas fuerte de vosotros luchara con el más fuerte de nosotros. El ganador se convertira en dueño de la región. Los jentillak estuvieron de acuerdo, y el dia de la pelea alli se encontraban los dos contendientes más fuertes de cada bando. El representante de los pequeños dio un paso al frente y dijo: -Sera mejor que te rindas. De lo contrario te destrozare como destrozo esta piedra. Diciendo esto, el hombre pequeño estrujo un queso fresco entre sus manos. El gentil no se dio cuenta del engaño y, ante la terrible visión que acababa de presenciar, respondio que se rendia. -Mañana haremos otra prueba – resolvio el gentil. El que tire mas lejos este palo ganara. El pequeño estuvo de acuerdo y se encontraron al dia siguiente en el mismo lugar. -Gentil, ves aquel rebaño de ovejas en lo alto de la montaña?-pregunto el pequeño recogiendo el palo del suelo. Pues mira que pasa cuando hago ademán de lanzarlo. Hizo el ademán y las ovejas que pastaban en lo alto comenzaron a correr despavoridas. Naturalmente, también esta vez hubo trampa. Los pequeños se habian puesto de acuerdo con el pastor para hacer correr a las ovejas cuando ellos hicieran la señal. -¡Asombroso! –exclamo el ingenuo gentil sin darse cuenta de nada-. Me rindo también esta vez, pero quiero que hagamos una última prueba. Mañana organizaremos un gran banquete, y el que más coma, aquel será el dueño de esta tierra. Al pequeño le parecio buena idea. Al dia siguiente habia una gran expectación entre el gentio cuando empezaron a comer los representantes de las dos razas. El hombre pequeño se metió un odre debajo de su ropa, a la altura del estomago, y todo lo que no podia tragar por su boca lo metia en el odre. Cuando este estuvo lleno cogio un cuchillo y se hizo un gran corte. -¿Cómo es que te abres el vientre y no te duele? –pregunto el gentil. -No me duele nada –dijo el pequeño. -Dame ese cuchillo –ordeno el gigante. En el intento de imitar al pequeño, se hizo una tremenda herida en la frente. Antes de morir dijo: Sortu da jende txiki perrua, akabatu da jende umanua. Es decir, ha nacido la gente pequeña perruna, se ha acabado la gente humana.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Brigantinus 23 de abr. 2005

    En galicia se consideraba tradicionalmente que los dólmenes eran lugares donde los "mouros" guardaban tesoros (supongo que esta creencia derivaría de los ajuares de joyas encontrados en algunos de ellos) En el siglo XVII, comenzó una auténtica fiebre destructora. Se destruyeron cientos de dólmenes para hacerse con las joyas de "los gentiles galigrecos" (sic)

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba