Autor: soliman
martes, 29 de marzo de 2005
Sección: Artículos generales
Información publicada por: soliman


Mostrado 16.160 veces.


Ir a los comentarios

NATURALEZA HUMANA

En una vagón-restaurante, un pasajero estaba encargando la cena al camarero.
-De postre –dijo-, tomaré pastelillos y helado.
El camarero le dijo que no tenían pastelillos. El hombre explotó:
-¿Cómo dice? ¡Qué no tienen pastelillos! ¡Es absurdo! Soy uno de los mejores clientes de este ferrocarril. Todos los años organizo viajes para millares de turistas y envío cientos de toneladas de mercancías…, y cuando a mí personalmente se me ocurre viajar en el tren, resulta que no puedo conseguir algo tan simple como unos pastelillos. ¡Me va a oír el presidente de la compañía!
El chef que lo había oído, llamó aparte al camarero y le dijo:
-podemos conseguirle unos pastelillos en la próxima parada.
Y, justo después de la mencionada parada, el camarero se acercó al enojado caballero y le dijo:
-Me complace informarle que el chef ha preparado estos pastelillos especialmente para usted y espera que le gusten.
El pasajero arrojó su servilleta encima de la mesa, levantó el puño y grito:
-¡Al diablo con los pastelillos! ¡Prefiero estar furioso!

Mello A. Oración de la Rana 2. Sal Terrae. Santander 1988. pág. 131.

Al buen entendedor, pocas palabras bastan.


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 ilduarasil 04 de abr. 2005

    Reacción de Solimán cuando expone algunos de sus machacones asuntos, que siempre van de lo mismo, o sea, de su rara versión sobre Andalucía y el particular islamismo de Solimán…siempre la misma seudoHistoria que presenta del revés, es decir, alterada, manipulada y hecha a su persona gusto intentando buscar algún hueco en el que colar su fantasía. Si no se le hace caso o se le contesta hablando de barcos, porque el que tema que presenta da risa de sólo verlo, entonces él, enfadadísimo, le da uno de sus teleles y escribe cosas como estas:

    …Ya, mucho mojonear y poco rebatir. Como no tenéis conocimiento ni fuentes donde apoyar vuestra discordia con los textos que vuelco, vais a lo fácil: al topizazo españolismo , de que miedo, yu yu, yu, el Islam, puita, pupita. Mucho mojonear y poco refutar argumentalmente.
    Cuando HAY QUE HABLAR DE TERRORISMO, VALE en Celtiberia cabe. Cuando hay que hablar de guerra de Irak…bueno también, cuando se trata de algo que a uno o dos celtiberos no le interesa, me vienen que estos temas no son para celtiberia,¿majaderías? ¿de coña?, ¿baby?, ¿quién ha sido?, ah sí Solimán, el pepito grillo morisco de Solimán ese. Nada un Chalao, en fin, va contracorriente, y qué esperabas, un adulador de tu higaldía, tendrás más sangre mora que yo, de eso seguro, ¡pero que pesado!, si el tio dice la verdad y me sienta fatal, vete a zurcirla, .
    Eso, Semana Santa de Almería. Puerta Purchena abajo, valle de las tiendas, plaza vieja, un inmenso corral de tu hermosa bahía. Almería”.


    Bien, si ya uno, cansado de sus histéricos teleles , le contesta, le demuestra que miente, que manipula la Historia, que no dice la verdad, que miente, o que trata de vender como Historia cierta ese asunto de que no sé qué de la leyenda urbana sobre un gato (que alguno dice trató de vender como cierta y que no me he molestado en leer), entonces, Solimán, contesta cosas estas:

    …¡Provocador!, eres un provocador, se ve tu subconsciente nacional-catolicismo, provocador.
    Que yo no soy moro ¡que yo no soy moro!


  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba