Ir a los comentarios

Texto retirado por el administrador Silberius
Motivo: Borrado a petición del autor

Los hombres y mujeres que vivimos en la época actual, pensamos que los humanos hemos convivido con patrones de organización social y comportamientos sexuales como los contemporáneos.¿pero es en realidad ésto así?.

La sexualidad, en su aspecto de atracción erótica y el amor en su aspecto pasional son cuestiones atravesadas de "puntillas", en los análisis de las sociedades y culturas antiguas. Es a partir de la mitad del S.XIX, cuando se comienzan a usar los términos homosexualidad o lesbianismo. Pero, nuestros antepasados ¿tenían tan compartimentadas estas conductas?. El debate sobre la homosexualidad esta de rabiosa actualidad. Vemos como interpretaciones al respecto de conductas sexuales como las de Alejandro Magno o Jesús de Nazaret que hacen directores de cine, escritores, etc, causan reacciones broncas en muchos sectores de la sociedad. Cuando nos referimos a conductas sexuales "originales" en la antiguedad, no podemos evitar que se nos vaya la mente a los griegos clásicos, los efebos o la práctica del sexo colectivo en Roma. Algunos investigadores como RobertJ.Buchanan o Scott Bidstrup, han analizado la sexualidad a lo largo de la historia. Otros han estudiado las conductas sexuales en comunidades indígenas de Norteamérica, Amazonia, Africa y Oceanía. Los resultados son muy variados, no hay patrones de conducta sexual establecidos a priori. En algunos casos las conductas lesbianas están interiorizadas en otros no; lo mismo ocurre con el resto de conductas, incluido el bestialismo o las relaciones incestuosas. La iconografía nórdica que ha contagiado a la celta, nos presenta hombres musculosos y mujeres con cuerpos espectaculares, ámbos atléticos. Esta imágen, un tanto abusada por los comic épicos, es el producto de los estereotipos físicos atractivos actuales. Algunas fuentes apuntan a conductas homosexuales entre los pueblos celtas. El papel desempeñado por la mujer, tanto en las relaciones con el hombre y en sus relaciones sexuales llaman la atención de los romanos. Pero sabemos que los romanos, quizás amparados por una cultura politeista, hacián de la práctica del sexo tanto homosexual como colectivo algo habitual. ¿que aspectos de la sexualidad de los celtas les llamaron la atención por ser distintas a sus prácticas?. Desde luego el papel de la mujer en las sociedades celtas. No solamente los pueblos de orígen indoeuropeo (dorios, aqueos, celtas hispanos, galos, britanos, latinos, germanos, etc mostraban la normalidad en tales practicas; también persas y egipcios incluían estas prácticas dentro de su normalidad sexual. La expansión del cristianismo y su concepción del pecado y la culpa, así como un recoloque del papel de la mujer suboordinada al hombre y una reducción sexual definida por sexo=procreación, hace que las conductas sexuales fuera de este binomio sean consideradas impuras. Esta concepción de la mujer y de las conductas sexuales es muy parecida entre algunos pueblos de origen semita. Algunos investigadores afirman que tiene relación con las cíclicas expansiones demográficas semitas que se producen desde la península arábiga. Aunque las conductas sexuales de los fenicios (también de origen semita)no siguen el mismo patrón. Quizas el politeismo fenicio o en general la concepción politeista ofrece otra óptica moral en cuanto a la aceptación de practicas sexuales diferentes de las de hombre=mujer. Probablemente sea ésta una cuestión interesante para el estudio dada la actualidad del asunto.


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Lilit 23 de mar. 2005

    Os recomiendo en relación a este tema una de las páginas de la revista de sexología publicada en la red. Os dejo una copia y es de la profesora Martín- Cano. Alguno ya la nombró en el foro. http://identidades.org/revista/mujer_prehistorica.htm "Los rituales sagrados de las más arcaicas religiones mistéricas de todos los continentes, cuando aún estaba vigente la religión matriarcal agrícola, sensual y vitalista, se caracterizaban por ser exaltadores de la voluptuosidad y la impudicia femenina. Con ellos las mujeres conminaban a la Diosa para que lloviera, o para que enviara los fenómenos que hacían madurar las cosechas. Le demandaban su protección en la sequía y en la enfermedad, o que les enviara el embarazo. O le exigían otros logros. Uno de los ritos más arcaicos en honor de la Diosa Madre fueron las orgías (masturbación) La acepción propia de orgía es ira, furor desenfrenado. La palabra en época antigua definía los actos sexuales que practicaban exclusivamente mujeres, sin varones. El término orgía ha sido usado de forma incorrecta en muchos manuales de divulgación al referirse a ritos promiscuos. Y hoy día se sigue usando inexactamente para describir las uniones sexuales colectivas entre sujetos de ambos géneros, que deberían ser descritos de forma más precisa como bacanales. Después, con la evolución de las creencias y el politeísmo que dio entrada a las divinidades masculinas y a los sacerdotes, las mujeres realizaban actos sexuales sagrados con varones. Y entonces ambos, como representantes de la Pareja Divina, intentaban propiciarlos conjuntamente. Los ritos sagrados en los que participaban mujeres conjuntamente con varones eran hierogamias sacras y promiscuidad ritual (festiva, sagrada o bacanales). Otros ritos de mujeres en los que se alentaba la impudica femenina, eran los sexuales con animales, verdaderos actos de bestialismo de carácter sagrado. Todo esto evidencia que, antes de que las religiones patriarcales extendieran por la mayor parte de las culturas de occidente la represión de la sexualidad femenina (arrebatándole a la mujer su derecho a participar en rituales sagrados) las religiones matriarcales potenciaban la sexualidad femenina más que la masculina, sobre todo la de sus Sacerdotisas, las más arcaicas participantes en rituales religiosos. Antes de que las Sacerdotisas comenzaran a ser castigadas con la muerte si rompían su voto de castidad, era su satisfacción sexual el fundamento de los rituales de fertilidad. Robert Graves recoge el hecho histórico de que las vestales romanas habían practicado actos libidinosos sagrados en sus ritos en honor de la Diosa, antes de que Tarquino el Viejo en el siglo VI a. C, dictase la ley que las obligaba a la virginidad".

  2. #2 Karmela 15 de ago. 2005

    Hola otra vez, La esposa de Richard Burton quemó su último trabajo, más de mil paginas dedicadas a la homosexualidad y la pederastia, que debían formar parte de una edición completa de "El Jardín perfumado". La última vez que pregunté en una librería sobre esto, uff!.... menos mal que no sabian que tenia menores a mi cargo, me habrian denunciado a la guardia civil. si podeis ayudarme o donde encontrar información sobre: el intermediario/a :el/la alcahueta. metodos anticonceptivos y abortivos, así como preventivos de enfermedades venereas. Menarquia y ritos de madurez sexual. Zoofilia y pederastia. Ruego información ( sin importancia del tiempo trascurrido y distancia geografica) sobre la sexualidad de los pueblos antiguos. Sin ánimo de molestar: Las posibles definiciones de una información para decir o creer que ésta información genera o provoca o siembra esto o lo otro, ni ratifican ni desacreditan a la información es si misma, aunque puede “alterar” o predisponer a las personas hacía ella. Osea como la pregunta/respuesta : celiacevedo 23/03/2005 0:30:32 ¿Por qué? ¿Acaso eso importa? ;) (diste en la diana, celiacevedo ) Asi que sin ánimo de molestar: La información de tipo "asesoramiento ideólogico" sobre temas ajenos "al sexo en los pueblos antiguos" , es innecesaría, Gracias .

  3. #3 romualdosaenz 10 de sep. 2005

    Soy nuevo en este foro, en los chats y en Estrabón. Llego tarde, pero necesito ayuda. He leído cuanto pude de III, 4, 8. Quedo con más intrigas que certezas. Con sonrojo, escribo: Los comentarios leídos hasta ahora hacen casi exclusiva referencia a los dos elementos más notorios del régimen que describe el autor: 1) el matriarcado o ginecocracia, que remite al ejercicio o presunto ejercicio del poder por la matriarca (en realidad, el poder reside en la mujer, que lo delega en su consorte, a quien suele cambiar si no le sirve), 2) la matrilinealidad en la trasmisión del poder (en realidad lo trasmite la mujer, no la madre, puesto que lo delega “horizontalmente”. Esta trasmisión horizontal se dá también en la behetrías, donde la mujer de behetría trasmite o apodera a su marido del derecho a la vecindad y al uso de la tierra o bienes comunales, además de trasmitir la nobleza por línea de hembra). No encuentro que se hayan tratado dos temas que bien pueden ser supervivencias (remnants) de un modo de organización social que debía responder a determinadas características que podrían caracterizar un sistema cultural que Ortiz-Ossés denomina mátrico, término más abarcativo. Sin ir más lejos, el tema de la “circulación de las mujeres” (Levi-Strauss), que bien podría considerarse, en el caso, “circulación de los hombres”. En efecto, los sistemas mátricos no penalizan el libre ejercicio de la sexualidad, sino todo lo contrario (culto de Astarté). Como consecuencia, no se castiga el incesto. Y de esta consuetudo sobran ejemplos en España. En Navarra Muza ben Muza casó con Assona Iñiguez, su media hermana (Sanchez Albornoz). En Asturias Fruela, hijo de Alfonso I, fue muerto por sus hombres, “que muintos d’ellos auia feito carnudos” (Liber Regum). A comienzos del X Fruela 2 casa con Urraca, quien a la muerte de su marido casa con el hermano menor, Ramiro (Salazar Acha), remedando los matrimonios de Pérgamo o de los Herodes y tantas otras dinastías del Cercano Oriente. Sancho I el Gordo, rey de León, tuvo dos hijos, hermanos enteros, que fizieron mal su fazenda y tuvieron un hijo que fue el genearca de la ilustre Casa de Cabrera. Bracelos). En 1023 Sancho el Mayor escribe el Obispo de Vich consultándole si era lícito el matrimonio entre parientes. Poco antes de 1054 una hija del rey de Nájera había casado con su hermano/medio hermano. Etc. El otro tema que no ha sido traído a colación como hipotético remanente es el de los bailes de las doncellas, tan populares en La Rioja, o las alcaldesas, o la pinochada de Vinuesa o Cobaleda, también en los Cameros, o las procesiones de las mondas y las móndidas portando sus panecillos (idolotitos). Y con ellos, directamente emparentados, las lúbricas danzas de las bailarinas de la fenicia Gades y, más reveladoramente, la fiesta de “La Madre Cochina”, en las cercanías de Toledo (que he presenciado), donde una mujer danza descubriendo de tanto en tanto sin pudor – ese es el rito – sus greguescos, es decir, repitiendo el culto de Astarté, que consistía en mostrarle su partes pudendas. Por otra parte la redacción de Estrabón dice que los cántabros dotaban a las mujeres y éstas eran las que heredaban y se ocupaban de casar a sus hermanos, presunto matriarcalismo anómalo que comentaristas atribuyen al cambio que implicó la romanización (¿romanización hace dos mil años?). La incoherencia que encuentro en la redacción del geógrafo es que quien dotaba al hombre casadero era la reina, la matriarca o la magnate con quien casaban (por definición). Si la mujer casaba afuera (Barbero y Vigil), era ella la que dotaba con el reino. Alguno tradujo Estrabón como que las cántabras casaban con sus hermanos, no “a” sus hermanos, lo cual parece más coherente con el régimen mátrico a que nos referimos. Mis preguntas, mi pedido de ayuda, son pues las siguientes: 1) A Brigantius: ¿pudo haber sido adulterado el texto original? 2) A Brigantius: ¿puedes citarme el párrafo (o las páginas) donde Schulten habla de la promiscuidad sexual de las cántabras? 3) A Kaerkes: ¿A qué trabajos específicos de Robert J. Buchanan y Scout Bidstrup te refieres? 4) A Kaerkes: ¿Qué evidencias sugieren que para facilitar la masturbación ante Astarté los sacerdotes estimulaban oralmente a sus fieles? Hasta donde yo sé, la hipersexualidad de illo tempore no necesitaba de mayores estímulos. ¿Son evidencias o pruebas? Llegado el caso ¿se podría elegir? 5) A Ainé ¿Dónde puedo proveerme de las Cantigas de Escarnio, de las de Eanes, de Alfonso Soares y demás Cantigas Medievales? 6) A Pangur: ¿Qué fuente indica que en la Irlanda altomedieval existían siete (o nueve) clases distintas de esposas? Estimados y sabios druidas: HELP!

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba