Autor: azenor
viernes, 21 de enero de 2005
Sección: Artículos generales
Información publicada por: azenor


Mostrado 11.950 veces.


Ir a los comentarios

LA CULTURA CELTA Y LA UNIÓN EUROPEA

Una reflexión sustanciosa sobre la manipulación política, consciente o no, del pasado por parte de los profesionales de la arqueología.

Una buena pista de las connotaciones políticas del uso de la palabra "cultura" nos las da las modas en las líneas de investigación. No parece muy descabellado, por ejemplo, vincular el tremendo aumento en los últimos años del estudio de la "cultura" celta con el proceso actual sobre la construcción de una Europa políticamente unida. Así en libros como el publicado en 1988 de Jacques Pierre Millote y André Thévenin, "Les racines des Européens. Des origines aux Celtes" (Las raíces de Europa. De los orígenes a los celtas), se hace indirectamente esta asociación de celtas con una Europa unificada desde un punto de vista cultural. O el catálogo de la exposición de los Celtas, buen reflejo del interés surgido, se afirmaba que "Qui il tema [dei Celti] è ancora più affascinante perchè, per comune sentire, tutte le nostre culture prendono le mosse dalla loro" (Benvenuti en Moscati 1991: 11). Por otra parte se está produciendo un intento de "celtizar" territorios que desde hace décadas no se consideraban como tales, por ejemplo en España. Aquí el mayor estudioso de estos temas resalta el origen céltico de España relacionado con el Europeo ("Los celtas de la Península Ibérica es uno de los temas más interesantes de nuestra prehistoria. Además de su importancia en la formación étnica peninsular, es patente su interés para una mejor visión de conjunto sobre el mundo céltico, muy de actualidad por ser una de las raíces culturales de Europa" (Almagro Gorbea 1991: 12)). Los ejemplos sobre la manipulación actual de los "celtas" como pueblo y como cultura serían interminables. Pero lo que me interesa resaltar es que si es posible este manejo interesado de datos es porque se considera que existió un elemento esencialista- la cultura- en lo celta que nos permite hablar de ellos como unidad que se relaciona- no casualmente- con la futura unión europea.

Díaz-Andreu, Margarita (2002): Historia de la Arqueología. Estudios, Madrid: 163.

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 vitor 23 de ene. 2005

    Con todos mis respetos para Margarita Diaz-Andreu, pero este extracto de su libro parece, más bien, sacado sacado de algún librito sobre teorías conspirativas (los USA organizaron el 11-S...) ¿Qué gana la UE teniendo un pasado común celta? Pues nada de nada y, además, gran parte de su territorio queda fuera del ámbito celta (Escandinavia, los países al este de Alemania, Grecia, Chipre...) y los próximos países candidatos a la unión son eslavos ¿No se la estará cogiendo con papel de fumar? Yo creo que sí.
    Por otro lado ¿son las palabras de Almagro una manipulación? Supongo que lo será del mismo modo que lo es hablar de la herencia grecorromana de España. La visión historiográfica clásica de la Península Ibérica nos habla de íberos, celtíberos y celtas, una visión simple de compartimentos estanco (seguramente equivocada) pero endosársela Almagro me parece una ejercicio de malabarismo dialéctico por parte de Diaz-Andreu.
    Almagro Gorbea ve la cultura celta de la Península Ibérica como un objeto de estudio apasionante, creo que la misma existencia de Celtiberia.net refrenda sus palabras, es una parte de nuestra historia que genera interés entrte académicos y aficionados.
    Desde un punto de vista historiográfico creo que, acercarse a la historia antigua de la Península Ibérica, viendo celtas por todas partes está tan mediatizado como hacerlo obviando totalmente su presencia.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba