Autor: Juan José Alonso Perandones
viernes, 19 de mayo de 2017
Sección: Denuncias
Información publicada por: SALA
Mostrado 191 veces.


Ir a los comentarios

20 años de despilfarro en la falsificación de la Vía de la Plata.

La asociación falsificadora, tardíamente, para no quedar desarbolada, decidió incluir, en su difusión de Gijón a Sevilla, el trazado del tramo leonés por Astorga; puro pretexto y sin resultado positivo alguno. Para este condimento se inventaron la denominación ‘Ruta Vía de la Plata’, redundancia viciosa, para el sentido y el oído.

Imagen de Juan José Alonso Perandones

http://www.lanuevacronica.com/20-anos-de-despilfarro-en-la-falsificacion-de-la-via-de-la-plata

Se cumplen en abril 20 años desde que, impulsada por el ayuntamiento gijonés, se creara una asociación por algunas capitales de provincia asentadas en el viario de la N- 630 Gijón-Sevilla para intentar difundir turísticamente, con el fundamento de la Vía de la Plata, esta carretera que cuenta con poco más de cien años, y que en gran parte no discurre por la calzada romana de tal nombre; calzada, por lo demás, bien patrimonial español y continental, documentada y con vestigios ‘in situ’ como ninguna otra de la península ibérica (por si hubiera de ella pocos datos fehacientes, con dos aportaciones últimas sobre la unidad de su trazado de Mérida a Astorga, el miliario de Milles de la Polvorosa y la veracidad de la Tabla III de Barro). 

Dicha asociación o ‘Red de Cooperación de Ciudades de la Ruta de la Plata’ no reparó en la existencia de las dos cabeceras de la calzada romana, Mérida y Astorga, y dejaba fuera de la promoción a un gran número de poblaciones que no están asentadas a la vera de la N-630, o alejadas kilómetros, como es el caso de todos los municipios de la provincia leonesa. Astorga, que ha estado empeñada en hacer valer su relevancia, en la antigüedad, ha salido especialmente dañada. Reflexiónese en que no es solo una cuestión de prestigio o logro político lo que aquí se cuece, sino un interés económico, una posibilidad, importante, de desarrollo económico para decenas de pueblos en franco declive. 

Ante la interesada falsificación se promovió por el ayuntamiento astorgano una primera actuación en la ciudad el 4 de octubre de 1997, con la participación de catedráticos y doctores de siete universidades españolas, los cuales firmaron un manifiesto ante tal atropello, con una fundamentación histórica no exenta de perspectiva económica. Con posterioridad, impulsada por alcaldes y la Fundación Ramos de Castro, se buscó la implicación de numerosos pueblos de Extremadura y León; se constituyó, de tal suerte, la Asociación de Pueblos de la Vía de la Plata, la cual hasta hace unos seis años, llevó a cabo, sin medios apenas y con «torpedeo» bajo camilla de la asociación falsificadora, actos de adhesión, de promoción y de divulgación (también de denuncia con sonora resonancia informativa): lo fueron de la calzada, de la trashumancia, de su sentido peregrino con la ‘compostelana’, de la gastronomía…, más la incorporación de la esencial página http://www.laviadelaplata.es/. La asociación falsificadora, tardíamente, para no quedar desarbolada, decidió incluir, en su difusión de Gijón a Sevilla, el trazado del tramo leonés por Astorga; puro pretexto y sin resultado positivo alguno. Para este condimento se inventaron la denominación ‘Ruta Vía de la Plata’, redundancia viciosa, para el sentido y el oído. 

Aunque han sido varios los intentos de los miembros de la espuria Red, hasta en el propio Senado, de obtener la declaración de Patrimonio de la Humanidad para la falsificada Vía de la Plata, no parece que haya pasado de la propaganda política personal tal ‘timo’, en una primera y segunda ocasión. Puede que algo de ‘botín’ obtenga la Consejería de Cultura asturiana, pues anda desde hace un par de años, con trazados y ‘extratrazados’ en el BOE, intentando declarar Bien de Interés Cultural un tramo de la Vía de la Plata, en su territorio inexistente (los avalistas que la fundamentan, como los del Instituto de Estudios Asturianos, son más que solventes historiadores, en esta ocasión, acólitos). 

20 años de despilfarro en la falsificación de la Vía de la Plata es el mayor éxito que puede celebrar la espuria Red el próximo abril: varias autonomías, algunos ayuntamientos, los sucesivos gobiernos, a través de Turespaña, han invertido sumas de dinero prácticamente para nada, pues solo hay que leer las estadísticas de incidencia que elabora este último organismo estatal, con perspectiva de años, para apreciar cuán grande es el fracaso (en la consecución de un turismo aéreo, marítimo y terrestre). 

También se puede echar mano de la última estadística de los caminos a Santiago (aunque en Granja de Moreruela la mayoría de peregrinos abandonen la Vía de la Plata por el Camino Sanabrés), para ver el descenso de caminantes que discurren por la Vía desde 2010, hasta ocupar el último lugar en las sendas jacobeas. 

Y es que hasta el mayor truhán debería entender que si existe un camino histórico, con su propio patrimonio natural, arqueológico, arquitectónico, de siglos, burlarlo solo puede llevar al dispendio y a la melancolía.


Más informacióen en: http://www.lanuevacronica.com/20-anos-de-despilfarro-en-la-falsificacion-de-la-via-de-la-plata


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba