Autor: Juan Vicente Boo - (Conocereis de verdad)
lunes, 05 de junio de 2006
Sección: Artículos generales
Información publicada por: lucusaugusti


Mostrado 15.501 veces.


Ir a los comentarios

La Biblioteca Vaticana, una máquina del tiempo controlada por microchips.

Las «sorpresas» continuarán aflorando durante los próximos dos o tres siglos.

Las «sorpresas» continuarán aflorando durante los próximos dos o tres siglos.

La biblioteca más elegante del mundo custodia en un búnker subterráneo ultramoderno buena parte de la historia de la humanidad y obras inéditas de autores clásicos griegos, latinos y árabes. Entre sus 150.000 manuscritos, en su gran mayoría sin catalogar, hay muchos tesoros ocultos. Igual que han salido a la luz el VI Libro de la República de Cicerón o un manuscrito de Miguel Ángel, las «sorpresas» continuarán aflorando durante los próximos dos o tres siglos. Ambrogio Piazzoni, primer viceprefecto laico en la historia de la Biblioteca Vaticana, explica la inmensidad de la tarea: «Tenemos en catálogo 60.000 códices, pero de la gran mayoría sabemos poco más de un título. Tan sólo de 9.000 conocemos el contenido detallado, y eso es fruto de los últimos cien años de trabajo». Piazzoni, profesor de Historia del Manuscrito en la Universidad de Tuscia (Viterbo), añade que «una persona puede catalogar bien unos diez códices al año, pues lleva mucho tiempo leerlos, verificarlos y sistematizar su contenido. Al ritmo que hoy es posible, necesitamos varios cientos de años». La Biblioteca Vaticana, nacida en el siglo IV y modernizada en el XV, mantiene, según Piazzoni, «un equilibrio difícil entre el acceso al público y la protección del patrimonio de la humanidad. La caligrafía de Petrarca en su «Cancionero», por ejemplo, se desvanece cuando se expone a la luz. Millares de obras únicas, sería mejor no tocarlas nunca, pues les perjudica la luz, la humedad de la respiración y los cambios de temperatura». Por eso, sólo se permite el acceso a investigadores selectos -unos cuatro mil al año-, y la presencia simultánea en las bellísimas salas de lectura, a medio centenar. La Torre de los Vientos. Paradójicamente, la biblioteca que ignora el contenido de miles de códices únicos en el mundo, conoce en tiempo real la posición y el uso de 50.000 valiosos libros a los que ya se ha implantado un minúsculo chip en su interior. El sistema de control, que llegará al total de 1.600.000 volúmenes, ahorra peligro de robos y daños físicos, sobre todo a los textos más antiguos, como los 8.300 de los aproximadamente diez mil libros «incunables», impresos antes de 1501, que existen en el mundo. Gracias al chip no es necesario abrirlos, ni perder tiempo volviendo al fichero para leer el índice y sumario del contenido. Acercando al libro un sencillo ordenador de mano, aparecen en la pantalla todos esos datos. El paseo por un laberinto de 50.000 metros de estantería es un viaje fascinante por la historia de la ciencia y el pensamiento humano. El Archivo Secreto, que conserva los documentos oficiales, añade otros 90 kilómetros de libros y carpetas. Encima de las interminables galerías de anaqueles metálicos -semioscurecidas y repletas de alarmas antihumo, antiinsectos o antirrobo-, se alza la famosa Torre de los Vientos, el observatorio construido por Gregorio XIII para estudiar la posición del sol y fijar el nuevo calendario «gregoriano» que sustituyó en 1582 al de Julio César, el «juliano», desfasado muchos días, al cabo de un milenio y medio, en la fecha del solsticio de verano y de invierno. La Biblioteca Vaticana es una «máquina del tiempo». Entre sus manuscritos se cuenta el papiro «Bodmer 8», del año 200, que contiene dos cartas de San Pedro, y el mítico «Codex B», la Biblia completa más antigua del mundo, del siglo IV, escrita en airosas letras mayúsculas griegas perfectamente legibles. Según Piazzoni, «quizá sea una de las Biblias que el emperador Constantino regalo a las principales basílicas después de presidir el primer Concilio Ecuménico en Nicea el año 325. El emperador confió ese trabajo monumental al obispo Eusebio, de Cesarea Marítima, cerca de Jerusalén, el primer historiador de la Iglesia». ROMA: JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL/ 2004-04-10. http://www.conocereisdeverdad.com/website/index.php?id=3790 Para poder situar la verdadera dimensión de esta falacia del Vaticano adjunto esta otra noticia de asunto similar

Las bibliotecas de Harvard, Stanford y Oxford, en Google

El motor de búsqueda por Internet más utilizado anunció su intención de poner en línea millones de libros, provenientes de las bibliotecas de prestigiosas universidades (EFE) - Dentro de su meteórico ascenso, el buscador de Internet Google anunció hoy un acuerdo con las principales bibliotecas universitarias de EEUU para poner a disposición del usuario a través de la red 15 millones de libros. Se trata de un plan sin parangón y el proyecto más ambicioso que Google ha emprendido hasta la fecha: formar una gran biblioteca virtual donde se alojarían volúmenes de las principales universidades de EEUU, entre ellas Harvard, Stanford, la Biblioteca Pública de Nueva York y la de Oxford en el Reino Unido. Esto significa que cualquier usuario en cualquier parte del mundo con un ordenador con acceso a la red podría, instantáneamente, acceder a los enormes recursos de estas instituciones para, por ejemplo, consultar un texto original del siglo XVII. Este catálogo incluirá trabajos de investigación, colecciones especiales y ediciones agotadas, además de libros de todo el mundo. En cuanto a la financiación, correrá a cargo de Google que, a su vez, recibirá publicidad extra. El buscador líder de Internet ya ha comenzado a utilizar su tecnología para escanear y digitalizar cientos de miles de páginas cada día. Los directivos de la compañía no revelaron el coste de este proyecto, pero medios especializados calculan que el escaneado de 15 millones de libros podría rondar los 10 millones de dólares, una tarea que podría tardar diez años en completarse. Largo plazo Susan Wojcicki, una de las directoras de producto de Google, confirmó que el proyecto se desarrollará a lo largo de varios años. "Las bibliotecas han guardado la información durante siglos", señaló Wojcicki, "estamos muy emocionados de poder alcanzar toda esta cantidad de información". El acuerdo varía según la institución. Harvard pondrá a disposición de Google 40.000 volúmenes de su colección de 15 millones (la mayor de todas las instituciones académicas de EEUU), según dijo el director de publicaciones de la universidad, Peter Kosewski. Google digitalizará la mayor parte de los ocho millones de ejemplares de Stanford y siete millones de libros del catálogo de la Universidad de Michigan. Una de las trabas que habrá de resolver se refiere a los derechos de propiedad intelectual. De momento, el acuerdo de hoy sólo permite que Google publique el texto íntegro de libros que ya no están sujetos a derechos de propiedad. Oxford, por ejemplo, permitirá que Google escanee todos sus libros publicados hasta el año 1900. Posibles adhesiones Google escaneará el texto íntegro de los trabajos más recientes, pero debido a las restricciones del derecho de copia, sólo se podrá acceder a un extracto a través de la red. Los acuerdos de Google no son exclusivos, lo que significa que otros gigantes de Internet como Amazon, Microsoft o Yahoo podrían sumarse a un proyecto que les permitiría vender más publicidad a cambio de ofrecer acceso online, por no hablar del prestigio que un plan como este da a los participantes. La semilla de la iniciativa se encuentra en "Google Print", un servicio que el buscador lanzó en octubre que permite mirar dentro de un libro (y comprarlo después, si se desea). Una docena de casas editoriales -desde Harper Collins hasta Penguin- ya llegaron a acuerdos con Google para permitir a sus usuarios buscar el texto de libros online y leer extractos, críticas o información sobre el autor. Esta no es la primera iniciativa en busca de una gran biblioteca virtual. La Biblioteca del Congreso de EEUU tiene en marcha un proyecto para colocar en Internet una selección de volúmenes, y otras tantas bibliotecas de todo el país, entre ellas la de Nueva York, emprendieron meses atrás planes similares. Pero ningún proyecto se puede comparar al de Google. "La mayoría de los conocimientos del mundo se habrán digitalizado y estarán disponibles de aquí a dos décadas", dijo Michael A. Keller, de la biblioteca de la universidad de Stanford. Stanford, a pocos kilómetros de la sede de Google, en Mountain View, juega un importante papel en este proyecto, ya que los fundadores de la empresa, Sergy Brin y Larry Page, la crearon cuando eran estudiantes de esta universidad, en 1998. Brin y Page señalaron que su objetivo es "organizar toda la información del mundo", una propuesta ambiciosa donde las haya. Pero tratándose de Google, todo parece posible. http://www.infobae.com/notas/nota.php?Idx=157352&IdxSeccion=100614


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 lucusaugusti 04 de jun. 2006

    Cientos de años para saber la verdad.... Nosotros con nuestros ojos mortales no lo veremos. Curioso artículo para una web que se autodenomina "Conocereis de verdad"

  2. #2 confucius 04 de jun. 2006

    tanto conocimiento en la oscuridad es una pena...

  3. #3 Sdan 04 de jun. 2006

    Tantas cosas sabe la Iglesia y no suelta prenda de ellas... Y es que lo que guardan tan abajo en el Vaticano es una bomba que de conocerse derrumbaría la Iglesia de arriba a abajo.

  4. #4 protion9 04 de jun. 2006

    Toda la razón Sdan. Siempre he pensado en la biblioteca vaticana, la de conocimiento allí guardado. Debe de ser impresionante. Igual algún día nuestros hijos o nietos puedan acceder a ella por Internet o lo que haya en ese momento. Es que realmente habrá cosas que cambien la historia de la humanidad, o por lo menos de occidente. Una lástima que esté controlada por esos señores tan siniestros. Pero lo dicho, algún día...

  5. #5 Sdan 04 de jun. 2006

    Y el más siniestro de todos, el Papa Ratzinger, que además es una rata de biblioteca.

  6. #6 giannini 05 de jun. 2006

    Me suena "raro" parte de lo que se dice en el artículo. Un catalogador, al menos en España, ni mucho menos necesita leerse un códice de arriba abajo para redactar una ficha catalográfica. Conocer un códice en profundidad, entiendo que es labor del investigador También me parece muy extraño que se abra un libro y las tintas se desvanezcan al instante... pero rarísimo vamos. Ese chip al que se le da tantas vueltas y que parece mágico, no deja de ser más que conocido. En la Biblioteca Central de Valencia (no estoy seguro del nombre) y creo que en el depósito de la Biblioteca Nacional en Meco, usan un sistema similar. El lector pide un libro en la sala de lectura y esa orden se transmite a un robot que selecciona el libro en las estanterías usando ese sistema, detectando el libro mediante el chip que lleva adosado. Me temo que se trata de una noticia de prensa...

  7. #7 lucusaugusti 05 de jun. 2006

    Para poder situar la verdadera dimensión de esta falacia del Vaticano adjunto esta otra noticia de asunto similar : Las bibliotecas de Harvard, Stanford y Oxford, en Google El motor de búsqueda por Internet más utilizado anunció su intención de poner en línea millones de libros, provenientes de las bibliotecas de prestigiosas universidades....

  8. #8 gladius 05 de jun. 2006

    Información eliminada por el Administrador kaerkes

  9. #9 kaerkes 05 de jun. 2006

    Para ahorrarle disgutos y secreción de "espumarajos" diríjase a otra web en que digan cosas de su agrado. Gracias.

  10. #10 gladius 05 de jun. 2006

    Información eliminada por el Administrador kaerkes

  11. #11 Jeitusol 06 de jun. 2006

    Realmente la biblioteca vaticana en general y los archivos secretos en concreto tienen que ser los sitios más especiales que puedan haber a nivel bibliográfico del planeta. Hace un tiempo visité la web del vaticano y encontré un poco por casualidad documentación sobre el proceso de Galileo Galilei que si aunque no dijera nada nuevo, era bastante curioso de leer las transcripciones de los interrogatorios o las actas. Curiosidad, sobre todo mucha curiosidad porqué algún día, bien sea con un chip, a través de internet o como sea, esos documentos tan "exclusivos" puedan estar al alcance de cualquiera. Aunque de todos modos, estando la iglesia por el medio, siempre se leerá lo que interese que se lea..

  12. Hay 11 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba