Ir al Menú principal - Ir al contenido - Ir a los comentarios - Ir abajo

domingo, 26 de octubre de 2014

Portal cerrado a las intervenciones

Marca páginas


Buscador de comentarios



Comentarios


#701 giannini

martes, 27 de febrero de 2007 a las 23:58

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

Pues creo que sí, que lo se va a orientar en el sentido que apuntaba:

"Así, Bugallo destacó que con este museo está pensado para que tenga una "actividade central", relacionada con el mar, en toda Galicia así como un centro dedicado a la investigación arqueológica subacuática".

http://www.vigometropolitano.com/article.php3?id_article=20674

Supongo que tendrán que acondicionarlo, porque a veces tengo la sensación de que los arquitectos están más preocupados por realizar un diseño de vanguardia que en acomodarse a un plan útil. No sé qué habrá de cierto, pero me habían comentado que el Museo do Mar era algo así como un invernadero, que las piezas se cocían en su interior, de ahí que permaneciese cerrado durante algún tiempo. Es de suponer que al hacerse cargo del mismo la Consellería de Cultura, si hay dinero, que no sé si lo habrá con la lacra presupuestaria que supone la Cidade da Cultura, abordarán unas reformas en condiciones para dejarlo a la altura que se merece una ciudad de la importancia que tiene Vigo.


#702 giannini

mircoles, 28 de febrero de 2007 a las 12:47


#703 giannini

mircoles, 28 de febrero de 2007 a las 12:47


#704 giannini

jueves, 01 de marzo de 2007 a las 00:06

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

A ver, cuando no me entero de algo lo pregunto ¿qué es eso de evemerizador? Ayer "greve", hoy "evemerizador" ¡Qué palabros, por Dios! :-)))


#705 giannini

jueves, 01 de marzo de 2007 a las 01:45

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Qué cachada, además de plano... No me leí esos libros. Sé que son buenos y por eso los recomiendo hace tiempo a los interesados, porque me fío de quien me dice que son buenos, pero ni los tengo, ni me los leí. Es que a mi las fabulas, como que les veo poca chica y me atraen poco, pero de este año no pasa que me los compre, y los lea claro.


#706 giannini

jueves, 01 de marzo de 2007 a las 02:51

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Ahí va un texto un poco largo. En Word me ocupa seis páginas pero pueder resultar curioso. Espero que no se me desmadren cursivas y negritas.

Voy con lo prometido, unos documentos que aparecen en este interesante artículo:

Gutiérrez Pastor, Ismael. “El manuscrito M / 563 de la Biblioteca del Instituto de Estudios Riojanos sobre la Torre de Hércules y su relación con la obra de José Cornide”. En: VI Jornadas de arte. La visión del mundo clásico en el arte español. Madrid : Departamento de Historia del Arte ‘Diego Velázquez’. Centro de Estudios Históricos, C.S.I.C., 1993, pp. 283-292.

Antes de nada, los responsables de esa biblioteca me parecen unos siniestros, porque hará cosa de tres años les pedí copia del documento, que se extiende tan sólo a lo largo de 34 páginas y en primer lugar me mandaron copia del artículo que ya tenía y les citaba en la petición; y en el segundo intento, obtuve la callada por respuesta.

Dicho lo anterior, en el artículo se da a conocer este interesante manuscrito que contiene, además de los textos, una estampa inédita y dos dibujos, de desigual valor. El documento llegó a la Biblioteca del Instituto de Estudios Riojanos cuando ingresó en ella la librería particular del erudito riojano Pedro González, que le añadió diversas portadillas de clasificación. El prof. Gutiérrez Pastor acepta la atribución que hace Pedro González considerando que Joseph Cornide fue el poseedor de estos documentos. Discrepo, en mi opinión, Cornide fue consultado desde Madrid y a él puede atribuirse, tal vez, uno de los documentos en los que responde al cuestionario que se le plantea. Si se tiene en cuenta que el manuscrito se data entre 1781 y 1784, a mi juicio, entra dentro de lo posible que el poseedor de estos documentos fuese alguien relacionado con las excavaciones en Campa Torres que se realizan precisamente en 1784.

El manuscrito consta de:

1.- La portada y páginas 1, 3, 5, 11, 15, 25 y 29, de clasificación, interpuestas por Pedro González, páginas cuyos reversos están en blanco (2, 4, 6, 12 , 16, 26 y 30).

2.- La página 7 recoge una estampa de la Torre de Hércules, inédita, en la que se lee “Moreno F(e)c(it)”. La imagen es la de un torreón cilíndrico, con su roza en espiral y dos torreones en su cúspide, todo idealizado y apartándose bastante de la realidad. La misma estampa recoge una nueva lectura de la inscripción que se encuentra a los pies del faro:

MARTI AVG. SACR. C. SEVIVS LVPVS ARCHITECTVS AFAVNILEVSIS LVSITANVS EXVT.

La vista está tomada desde Monte Alto y recoge una perspectiva que abarca desde la ermita de San Amaro hasta las Lagoas. El autor data la estampa y documentos que le siguen en el año 1781 por el documento que se aparece fechado al final de este grupo.

Le sigue un plano de la Torre de Hércules, que el prof. Gutiérrez Pastor considera realizada “in situ”. La imagen parece responder a un tanteo de reconstrucción de la rampa exterior, sobre arcos rebajados, que no cuajó. También aparece la inscripción:

MARTI
AVG. SACR. G.
SEVIVS LVPVS
ARCHITECTVS
AFLVVIENSIS
LVSITANVS EX.

Estampa y dibujo, con su número y escala en varas, tienen su contexto en el apéndice I del artículo, que con negritas y notas mías entre corchetes, dice:

“La Torre es blasón que pone la ciudad de la Coruña por armas, con quatro conchas, dos a cada lado, y al pie de su cimiento una calabera coronada.
Su altitud 77 varas castellanas. Cada frente tiene 11 varas castellanas de ancho, y otras 6 de ancho que tenía la escalera al derredor (sic) [¿Cómo lo sabrían?], hacen 23 varas de ancho a cada frente.
Esta torre tiene ocho altos y en cada uno cuatro estancias, porque debajo (sic) arriba tiene una pared en cruz. Este famoso edificio está sobre un monte alto, orillas del mar. La escalera es nº 1ª, 2º sobre los arcos. Nº 3 y 3 son los faroles que se le hicieron modernamente. Nº 6 es un bóveda o cimborrio que cubre todo el ancho de la Torre, donde hai una grande pieza redonda con asientos de cantería al derredor y en medio una mesa redonda de piedra [el piedrolito]. Caben sentados en esta pieza duzientas personas [¿Cómo? Me parece excesivo].

El letrero que se halla en una peña, nº 5, junto a la Torre, tiene en la parte superior el asiento de una estatua de Ércules, donde demuestra con el aujero (sic) donde se afianza de un espigón de yerro. Y este habe [sic] creer que, el letrero dize que Sebio Lupo, arquitecto del lugar de Flaines o Flarines, en la Lucitania [¿autor andaluz o extremeño?] por su deboción hizo la estatua de Ércules el Augusto Marte que sacrificó los Geriones y que en aquel sitio, junto a la Torre, la dejó para memoria de aquel famoso hijo de la Patria, su defensor, pues si todos quantos quisieron copear (sic) este letrero se detubiesen en copearle tan puntual como está en la peña, que es a la letra como se be aquí, y reflexionasen que el letrero abla de la estatua de Ércules, y no de la Torre, que esta sin duda es obra del quinto nieto de Noé, Ércules Macedón o Macedonio”.

Adición de dibersas noticias que se encontraron ad-mas de las contenidas en los interiores capítulos

“La Torre llamada de Ércules consta de 77 varas de altitud, y cada uno de sus cuadros, 11 castellanas, sin lo que ocupa la famosa escalera exterior, por la qual dize el licenciado Molina subían carros conducidos de bueyes hasta el chapitel. Tiene ocho altos y en cada uno quatro estancias, porque se fixa interiormente en dos paredes cruzadas que la sostienen contra la fuerza de los vientos. Sobre la Torre hai un cimborrio o bóbeda que cubre su ancho, cuio interior hace una capaz pieza con asientos de cantería al derredor, en que caben 180 personas, y en medio una mesa de piedra. Dizen algunos autores que la fábrica de esta Torre es parecida a la del Alcázar de Segobia, hecho en tiempo de Trajano. Si hubiesen visto la Torre de Babel, quizá le hubieran inventado hermandad. Lo que bemos es que dista mucho el método de la construcción de un edificio al otro y que este es más sólido. El licenciado Molina, secretario que fue de la Capitanía General de Galicia, en su Ystoria, impresa la primera vez en el año 1550, la nombra Torre del Faro; en su tiempo no hauía en ella faroles, y dize que años antes se le ponía una luz o lumbre y no tenía el grande espejo en que se contaba se veían las nabes de alta mar, que decían hurtaron o destruyeron los extranjeros engañosamente. En Mecina de Sicilia y en Alexandría hay dos torres con el mismo nombre de faro. Florián de Ocampo y otros tienen por fábula quanto se dize del espejo de esta Torre; y Fr. Gerónimo Román en su República Gentilicia, apoyado en autores acreditados, defiende que la hizo fabricar Ércules y en ella colocó el espejo que sirvió alos próximos avitantes de aviso muchas vezes para prebenirse y rechazar a sus enemigos. El Padre Mariana cuenta que provino la fábula de este espejo de ignorar la inteligencia de la lengua latina, diciendo speculum, que significa Torre o atalaya. El P. Fr. Gerónimo Román expresa la posibilidad de que hubiese el espejo, y yo la defendería si fuese preciso, porque llemos [sic] que Esculapio fue imbentor de los espejos; que Sócrtates [sic], mirando a un espejo, vio que un dragón a distancia considerable acosaba a los hombres. Cómodo tenía en su aposento un espejo por el qual se hazía centinela de sí propio. Moluses (sic) adornó el templo con los espejos que quitó a las mujeres. Y los usaban los yndios. El emperador Anastasio tubo un espejo hecho por el famoso astrólogo y naturalista Procelo, que servía para encender las nabes vecinas a fuerza del sol. Y los mercaderes suelen tener un espejo en pieza interior para saber quienes se acercan a sus tiendas. Del mismo modo un espejo en lo alto de la Torre, azia el Norte, opuesto a las luzes del sol, proporcionará el discubrimiento de las nabes con más facilidad que mirando azia las aguas o parte del Norte principalmente, oponiéndose los vientos a la extensión de la vista. Algunos curiosos quisieron contemporizar la fábrica de la Torre y la inscripción que ya con dificultad se lee en una peña inmediata a la parte de Lebante, copeada por Molina mejor que por otros y (sic) Marti Aug. Sacr. G. Sevius Lupus Architectus A Daniensis Lusitanus oxul, sobre cuia intelijencia discordan discordan los eruditos, conviniendo en que son letras romanas y es constante esclusiba a una estatua que se puso a la parte superior de la peña, pero distante de la inscripción en que se conserva el aujero y con calidad en que se fijava. Para tratar a cerca de la inscripción es necesario otro discurso y no se acomoda al compendio y laconismo de este pliego.

La Torre no tiene a los lados en el día fortificación alguna y está descubierta como antiguamente. Fáltale la escalera exterior y por partes está faltosa de algunas piedras, y en el fondo hai una gruta o mina que sigue subterráneamente sin saberse su extremidad. También a la inmediación de dicha Torre hai una mina de mármol expecial.

Coruña, treze de agosto de mil setecientos ochenta y uno”.

3.- El segundo bloque de documentos es una cuartilla fechada en Madrid que dice:

“Se solicitará de La Coruña, un dibujito de la Torre que llaman de Ércules, donde se exprese su verdadera figura, que alto tiene y ancho; si hay uno o dos faroles, y si es redonda, cuadrada u ochavada. Y la ynscripción que dice Marti Aug. Sacr. G. Sevius Lupus Architectus Afluviensis Lusitanus ex., donde se halla. En qué año se le quitó la escalera que tenía exterior y si se hizo alguna interior. Y cualquier otra noticias de su antigüedad digna de consideración. Madrid, 7 de septiembre de 1784”.

La respuesta a este cuestionario ocupa las páginas 17, 18, 19, 20, 21 y 22. Como señala el prof. Gutiérrez Pastor se parece y mucho a la denominada “Memoria” del Consulado de la que J.M. Bello Diéguez localizó dos copias entre los papeles de Cornide. Pero aquí estamos en 1784, así que en mi opinión es probable que el autor de la respuesta al interrogatorio no sea otro que Joseph Cornide. Acompaña a la respuesta un dibujo de la Torre “a ojo, en demostración de las dos adjuntas, por estar tan mal figuradas” y efectivamente, tanto la estampa como el plano están “muy mal figuradas”.

Dice así la respuesta:

“Quanto se pregunta se halla en el tomo 19 de la España Sagrada del Padre Flórez, desde el folio 13 hasta el 20, pero a maior abundamiento va la noticia siguiente:

La Torre llamada de Hércules se halla situada a una extremidad de la península en que está la ciudad de La Coruña, sobre la cumbre de un pequeño cerro al N. de la población. Su altura no excede de 82 pies de rey hasta el arranque de la bóbeda en que terminaba antiguamente y que, si hoy subsistiese, levantaría como otros 11 pies. Pero estando descubierto el edificio desde dicho arranque se suplió la falta con un tejado que apenas levantará 6 pies; de modo que toda la obra tendrá hoy en día como unas 36 varas castellanas de elevación con poca diferencia.

Su planta es un quadro de 31 pies de rey por cada frente. Sus paredes tienen 4 ½ pies de grueso, y lo mismo dos que forman en su hueco una cruz para mayor firmeza de la obra. Su material interior y exterior son unos pequeños cubos de sillería de un pie de diámetro (sic) que por ambas partes revisten un derretido de cal y menudos guijarros, en todo conforme al mortero o argamasa que usaban los romanos; de la misma fábrica son las tres bóvedas interiores que hoy día se comunican por medio de una penosa escalera de madera que pasa por unos ahujeros (sic) que se abrieron en dichas bóbedas havrá como un siglo, siendo Capitán General de este Reyno el Duque de Uceda (1)

****

(1) De esta obra se halla memoria en una piedra hallada en la calle de San Andrés de esta ciudad y recogida por D. Miguel de Bárcena, regidor de La Coruña y sugeto curioso. Hoy día existe aquella piedra en el zaguan de la casa de D. Josef Cornide, vecino de la misma ciudad y es como aquí se figura:

LVPVS CONSTRVXIT EMV
LANS MIRACVLA MEMPHIS
GRADIBVS STRAVIT YLAM
LVSTRANS CACVME NAVES
…X D DVX D V…

Aunque falta parte de la piedra y en ella verosímilmente hai quatro últimas letras del títuolo [sic] de VCEDA, que se sabe por documentos de la maior autorización que un señor de aquella gran casa era Capitán General de Galicia en fin del siglo anterior y hai tradición de que el arquitecto empleado en aquella reparación era un religioso agustino llamado Negreiros.

****

con el objeto sin duda de suplir la falta de la famosa y cómoda escalera o rampa volada sobre cepas o pies derechos correspondientes a sus ángulos que circundaba espiralmente toda la Torre hasta su plataforma, sin embarazar la luz de las piezas contenidas con su centro y con tan descansado declive que podía subir un carro hasta el remate. Consérvanse las puertas o ventanas por donde se entraba desde la escalera a las piezas y son hechas con piedra de grano mui tosco. De las [sic] misma materia hai una mesa en el plano superior que, naturalmente, serviría para colocar el fogón o la fogata con que de noche se alumbraba a los navegantes, con cuio objeto se fabricaron dos torrecillas o garitas al tiempo que se abrieron las bóvedas y se hizo la mala escalera interior que ya se ha dicho a efecto de sostener dos faroles, uno de los quales se halla roto y en el otro se enciende una pequeña lámpara.

Ignórase el fundamento de varias hablillas que corren sobre el tiempo en que se deshizo aquella escalera (2)

*****

(2) Hablando de esta Torre Molina de Málaga, en su Descripción de Galicia, impresa el año de 1549, dice así:

Pues La Coruña tampoco la dexó
Gran puerto, do nunca fortuna le corre,
Y ablo de aquestte por sola una torre,
Antiguo castillo que llaman el viejo.
Aquesta es do dicen que estaba el espejo;
Mas es fabuloso sabido lo que era,
Estaba cercada de gran escalera,
Que quien la deshizo no tubo consejo.

Y luego en la prosa añade lo siguiente: “De esta ciudad puerto de La Coruña diremos adelante, quando tratemos de los puertos y agora, por casa notable pongo aquella Torre del Faro, tan afamada, de la qual son pocos los autores que de España hablan, que luego no toquen en ella; y lo que algunos quieren decir que había aquí un gran espejo do se parecían las naos que en alta mar y más lejos navegaban, y que por engaño los ingleses lo hurtaron pretendiendo tomar esta ciudad es cosa de cuentos viejos, porque lo que en esta torre havía era una luz o lumbre que se hacía y aún era justo que se hiciese agora para guiarlas al puerto las naos que de noche venían. Llamábase la Torre del Faro, por aquel faro o señal que tenía; que ansí llamamos el que agora cualquiera nao o galera capitana lleva, a quien siguen las otras. Y la misma Torre o nombre del Faro tenemos en otras partes, como es el faro de Mecina de Cecilia (sic) y otra en Alexandría que llaman el castillo del Faro… Esta Torre es junto a la ciudad a la orilla de la mar, de tan gran altura y antigüedad que es cosa maravillosa; y lo que más hai que admirar es que del principio de ella hasta lo alto iba rodeándola una ancha escalera de piedra que nacía de la misma torre, por la qual subía llanamente un carro de bueies hasta dar en lo alto del chapitel; que fuere cosa tan maravillosa de ver, quanto fue grande el error de quien la consintió deshacer. Sobre el edificador de esta Torre hay opiniones; pero al pie de ella está una peña con un letrero de la misma antigüedad”. Este letrero es el que queda copiado en esta noticia.

Tiene en esa Corte una exacta perspectiva de esta Torre el señor D. Gaspar de Jovellano, Consejero de las Órdenes, y D. Mauricio Echandi, Protomédico de Navarra”.

Martí
Avg. Sacr. C.
Sevivs Lupus
Architectus
Afavnilevsis
Lusitanvs exvl.

****
aunque parece lo más verosímil que se empezase aquella sensible ruina con motivo de algún sitio en las guerras de la Media Edad, quando esta Torre era fortaleza, cuia thenencia proveían los arzobispos de Santiago, acabando después el tiempo lo que huviesen empezado los enemigos. Sus materiales se emplearían en las primeras fortificaciones de la ciudad inmediata, pues junto a la Torre no queda vestigio de ellos.

La Torre parece construida en tiempo del emperador Trajano y a lo menos no hay noticia de que existiese antes, pues no la mencionan los geógrafos anteriores, ni aún el diligentísimo Mela en medio de tocar otras menudencias mucho menos importantes de la misma costa. Que es obra de romanos lo manifiesta la misma fábrica, como queda dicho, y lo confirma la inscripción que se conserva (aunque maltratada) a tres o quatro varas de su cimiento, en esta forma:

MARTI
AUG. SACR.
G. SEVIVS
LVPVS
ARCHITECTVS
AF……….SIS
LVSITANVS EX V


#707 giannini

jueves, 01 de marzo de 2007 a las 03:15

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Perdona, en mi opinión, los extranjeros tienen su opinión, pero los de aquí, es de suponer que, además de tener opinión, conocerán mejor el monumento que quien lo puede hacer en plan turista. Lo dije y lo repito, desde Madrid consideraban en un artículo sobre las lápidas hebreas de La Coruña que estaban en la Palloza, y para ellos Palloza y Oza era lo mismo, o una devenía en otra. Ni flowers, que los de aquí sabemos que una cosa no tiene que ver con la otra. Pues en este caso, lo mismo

¿"EN EL MONUMENTO"? Con mayúsculas o minúsculas, el curilla se está refieriendo a la única inscripción conocida, en la que se dedica una estatua a Marte Augusto. ¿O es que el licenciado Molina y los autores que le siguieron no iban a aludir a una inscripción que se encontrase en el interior del edificio si existiese?

Se pueden buscar explicaciones fáciles como la del inglés, pero no son las que a mí me convencen. Lo que dice la inscripción es que la estatua que estaba sobre ella se dedica a Marte Augusto, y además la dedica un señor de Coimbra que se llama Gaio Sevio Lupo. Algunos piensan que el mismo Sevio Lupo fue el arquitecto del faro. Ya comenté que si bien puede ser más o menos probable, en mi opinión, como decía Cornide, no se colige, menos se va a seguir que la Torre estuviese dedicada a Marte, aunque lógicamente entra dentro de lo posible, pero hay que demostrarlo.


#708 giannini

jueves, 01 de marzo de 2007 a las 03:35

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Y otra cosa. A la altura de 1760 dudo que el capellán pudiese entrar en un edificio militar como este. La puerta que aparece a la izquierda de espectador desde el exterior del edificio lógicamente, era el cuerpo de guardia, con su soldado que todas las noches daba parte al capitán del puerto de las novedades que veía en el mar. La de la derecha, pertenecía a la Marina y es de suponer que estaría cerrada y que sólo se abriría para encender los dos faroles que había arriba o para cambiar las banderas que había en las astas contiguas a los faroles, con los que se podían hacer señales a los buques.

Por otra parte, ahora es muy fácil subir, pero en 1760 el ascenso se efectuaba por una escalera de gato, que contaba 76 años, estaba hecha una puta pena, y además era francamente empinada. Vamos, que había que tener un par para subir tales alturas por esos palos desvencijados y empinadísimos. Por lo tanto, no me cabe la menor duda de que el curilla sólo vio la inscripción conocida, y ninguna otra más. Martín Sarmiento también estuvo en la Torre, y no da noticia de tal inscripción. Cornide conoció como nadie el edificio antes de que se revistiese con su armadura dieciochesca, y no dice nada.

En fin, que no hay ninguna prueba de que existiese tal inscripción en la caña del edificio. Si te fijas, la frase que anotas:

"Según el párroco, existe una inscripción en el monumento"

no es frase del clérigo, sino del periodista, que escriben muchas veces con precipitación. Aunque fuese frase del cura, la designación "el monumento" podría incluir la piedra que está junto a la Torre, y considerar que la misma forma parte del conjunto, como lo forma hoy la plataforma, que data de 1861, pero es una parte de la Torre.


#709 giannini

viernes, 02 de marzo de 2007 a las 15:33

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

A ver, "haiga" paz... Piñolo, ya comenté hace días que en mi opinión, a un funcionario público no le prohíbe la ley realizar declaraciones o participar en tertulias de forma ocasional, incluso identificándose con su nombre y apellidos junto con el puesto que ocupa en su organización. Mucho menos le prohíble la ley hacerlo a nivel particular y bajo pseudónimo, porque en este caso se estaría impidiendo el ejercicio del derecho a la creación literaria, artística, científica y técnica, que es, nada más y nada menos que un Derecho Fundamental reconocido en la Constitución. Por otra parte, aquí algunos que vamos a pecho descubierto, me parece un poco desigual actuar desde el anonimato. "Haiga" paz...


#710 giannini

viernes, 02 de marzo de 2007 a las 15:41

Biblioteca: "Rebeldes e Ynobedientes". Carta de Apartamiento de los judíos de Ourense (1487)

Hoy la edición impresa de La Voz de Galicia informa que, una vez concluidos los trabajos, no se han encontrado restos de interés arqueológico en las prospecciones realizadas en el solar de la Fábrica de Tabacos de La Coruña, así que, salvo mejor opinión, el cementerio judío debía encontrarse en el lugar que señalamos en este debate.


#711 giannini

viernes, 02 de marzo de 2007 a las 16:43

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

¿Si es cuestión de qué Sil? ;-)))


#712 giannini

viernes, 02 de marzo de 2007 a las 17:24

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

¿Prefiere o escoGe? Es que me parece que en Sudamérica no están muy acostumbrados a "coger" o "escoger" y prefieren "tomar" :-)))

Gracias por la aclaración, ofion, pero yo no lo prefiero. Las guerras comienzan y nunca se saben como acaban.


#713 giannini

viernes, 02 de marzo de 2007 a las 18:52

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

Por eso pedí a Piñolo y pido en general que "haiga" paz. Piñolo, por razones que a algunos no se nos escapan, lleva todas las de perder en este caso, es decir, que la denuncia que plantea puede salirle muy cara, por no contar con los sinsabores que debe producir presentarse en un juzgado de lo criminal ¿Y eso tiene algún sentido?

Venga, sigan con las piedras formosas, que está interesante. En principio sabía que esas piedras formaban parte de saunas, pensaba que castreñas, no romanizadas, pero desconocía todo el pormenor que añaden, y que me gusta además.


#714 giannini

viernes, 02 de marzo de 2007 a las 20:34

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

O sin colocárselos, la olla se le puede ir a cualquiera en el momento más insospechado. Lo que no me parece de recibo es echar más leña al fuego o actuar como la niña de El Exorcista.

En cuanto a "coger", me alegro sinceramente que conjuguéis ese verbo. A veces tengo la sensación en esta página, que algunos cabreos tienen su origen en lo poco que se conjuga ese verbo y lo mucho que, con perdón, se jode. De hecho, tuve una dentista argentina que nunca decía "coger", sino "tomar", pero era tan bruta, tan chula y prepotente, que para mí que todo tenía su origen en lo poco que "cogía" y lo mucho que "tomaba". En definitiva, por lo que respecta a conjugar el verbo "coger", por aquí lo hacemos muy, muy bien, como diría Croug, "te lo digo yo", que soy todo lo aficionado que me dejan. Ah, y doy fe de que lo conjugamos cuando menos, tan bien como allí. :-)))


#715 giannini

sbado, 03 de marzo de 2007 a las 02:13

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Ahá. Faro prerromano. Díjolo Blas, punto redondo. ¿Y demuestras que es un faro prerromano? ¿O es cuestión de fe? Porque si se trata de esta última, la cosa cambia.

Lo que no parece muy científico es afirmar que Alfonso X "establece" que la Torre es prerromana ¿Qué "establece" qué? ¿Y lo prueba o se limita a afirmarlo? ¿Inequívoco? Vamos...

Si Alfonso X se hizo eco del conocimiento que se tenía del monumento en el siglo X, sin duda con la forma de conocer propia de su tiempo -que algo se habrá avanzado, digo yo- permíteme, ahora se "conoce" de otra forma y se conoce mejor, por ejemplo, con ayuda de las ciencias y técnicas que nos permiten tener una mayor esperanza de vida, por ejemplo, no dando crédito a los disparates de los que con candor y buena fe se hizo eco Alfonso X, como lo de Hércules..

Se han puesto enlaces a las excavaciones practicadas en el faro. De lo que allí se expone, no aparece una sola pieza de origen prerromano. Lo digo otra vez al revés a ver si así se entiende. De las excavaciones practicadas, resulta que las piezas más antiguas encontradas -en posición primaria, no removidas como las halladas por D. Luis Monteagudo- tienen un origen romano.

Por último, no conozco a un solo autor moderno que discuta el origen romano del faro. Como me interesa toda la literatura que haya al respecto, si eres tan amable, indícame alguna monografía moderna, un modesto artículo -aunque sea de periódico- en el que se demuestre y sostenga un origen prerromano para la construcción.


#716 giannini

sbado, 03 de marzo de 2007 a las 03:55


#717 giannini

sbado, 03 de marzo de 2007 a las 05:28

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Pater, me surge una duda. En la última línea sobre todo, predominan los caracteres de color negro o muy oscuro ¿Se trata de una mera sombra o podría haber pintura roja?

Me resulta llamativo que la parte inferior de la primera S, de LVSITANVS, parece no tener continuidad.


#718 giannini

sbado, 03 de marzo de 2007 a las 15:16

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Efectivamente, la foto es muy buena, lo que no impide que la inscripción conserve restos de pintura roja que pueda influir en la lectura que se hace. Está tan erosionada, que sigo sin tenerlo claro, porque me parece que se podrían remarcar otros trazos.


#719 giannini

sbado, 03 de marzo de 2007 a las 16:03

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Pues a mí me parece que la cosa no está tan clara. En 1822 la ve José María Segovia, un ingeniero militar que llegó a ser, nada más y nada menos que intendente de Galicia con el ministerio Ballesteros, y además uno de los que más tiempo permaneció en el cargo. José María Segovia permaneción confinado en La Coruña durante el Trienio Liberal, y en lugar de pasear, redacta un "diario histórico", consulta bibliografía, visita diversos lugares de la ciudad y así su diario es una de las mejores descripciones de La Coruña para el siglo XIX. Repito lo que anoté arriba con respecto a lo que dice J.M. Segovia:

"Yo la he visto en este año de 1822 y cotejándola con la de Cornide, me he encontrado que no falta ninguna letra, que están nuevamente grabadas sobre las viejas y dadas de almagre sin los puntos de las dicciones y abreviaturas:

MARTI
AVG SACR
G. SEVIVS
LVPVS
ARCHHECVS
AFIAINHNSIS
IVSIANVS EXVL

El que haya dirigido llenar estos huecos, la ha copiado sin duda de otra parte poco exacta, y no de las memorias de Cornide, como se nota en el contexto y letras. Además se ha procedido con poca discreción, pues quien no tenga noticia de dicha descripción, al ver las letras tan nuevas y tan dadas de color, juzgará apócrifa la inscripción, haciéndose poco favor los coruñeses cuando el Consulado en la reparación de la Torre mandó construir una casita en figura de neto, dado o cubo geométrico de piedra berroqueña, en donde se conserva la lápida libre de la intemperie para que no faltasen más letras".

Fuente: Real Academia de la Historia, Colección Pérez de Guzmán, Diario nº 2 de José María Segovia, 11/8335.


#720 giannini

sbado, 03 de marzo de 2007 a las 17:13

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Espíritu crítico con todo, incluso conmigo, que me equivoco más de lo que quisiera. Para que se pueda valorar la calidad intelectual de José María Segovia y contar con mayores elementos de juicio acerca de su opinión, copio el artículo completo que le dedica a la Torre de Hércules. En su diario hay alusiones en otros lugares, por ejemplo cuando toma notas de los libros de actas del Real Consulado de La Coruña y otros papeles:


6.3.2. TORRE DE HÉRCULES .

La Torre de Hércules se halla situada, según Tofiño, al NO. 1/4 N. de la Ciudad, en un terromontero escueto y avanzado al mar, que en mi concepto tendrá como unas treinta varas de altura sobre su nivel. Le baña al pie la ensenada que he dicho, llamada el Orzán. No se sabe porque se le dio el nombre de Hércules que conserva en nuestros días, aunque es de presumir que lo tomase porque estos antiguos monumentos se han atribuido al fabuloso Hércules Fenicio. Llamo fabuloso porque aunque los mejores escritores concuerdan en que vino uno hasta el estrecho, fundando a Cádiz, éste no llegó a estas costas, y que dando los griegos y fenicios el sobrenombre de Hércules a todos sus héroes y guerreros de mar y tierra, no se sabe que ninguno de ellos hiciese tal cosa, siendo su primera construcción en tiempos más modernos.

Muchos han escrito acerca de este faro, pero los más con fábulas y cuentos hasta que el Padre Martín Sarmiento habló con más exactitud en su viaje a Galicia que se conserva manuscrito en la biblioteca de Alba, y posteriormente don José Cornide , vecino de la Coruña y socio supernumerario de la Real Academia de la Historia en un tomo intitulado Investigaciones sobre la torre de Hércules, que existe en la Biblioteca del Consulado y he leído.

Se sabe que esta torre se fabricó en tiempo de los romanos, mas no en qué época, aunque con sobrado fundamento opina Cornide que fue en tiempo de nuestro español Trajano. Marco Ulpio Trajano, hijo adoptivo de Nerva, dice Mariana, empezó a imperar en febrero del año 99 de nuestra salvación y falleció en Cilicia a los 19 de su reinado. Siendo cierta la opinión de Cornide, esta Torre se construyó entre los años 99 y 118 de nuestra era. El objeto fue tener un punto de mira [hacia] las continuas expediciones que iban y venían de Inglaterra a este puerto cuando ambos puntos los dominaban los romanos, como también para la comodidad de los navegantes de los ríos Duero, Limia y Miño, según dice Saban en su nueva edición de la Historia de España de Mariana.

Entre las ruinas de la torre antigua se encontró una lápida que aún existe que manifiesta la hizo Gayo Sevio Lupo, lusitano o portugués, arquitecto de Chaves, que es el antiguo Aquas-Flavias. Se hallaba la piedra entallada oblicuamente en un peñasco contiguo a una excavación rectangular en que se conoce se iba a poner un pedestal con una estatua. Ésta sería de Marte, según la inscripción y dedicación, y si éste tenía bastón o clava, dice Cornide, como muchas veces se usaba, de aquí podrían llamarla de Hércules, equivocando una divinidad con otra. En tiempo del Padre Martín Sarmiento, que es el que corrigió los errores de Ocampo, decía la inscripción:

MARTI
AVG. SAC
G. SEVIVS
LVPVS
ARCHITECTVS
AT===LVIENSIS
LVSITANVS EXV.

Cuando Cornide la vio, la atmósfera nitrosa había corroído algunas letras y estaba en este estado:

MARTI
AVG. SAC
G. SEVIVS
LVPVS
AR===TECTVS
AT====SIS
LVSITANVS EXVO.

Yo la he visto en este año de 1822 y cotejándola con la de Cornide, me he encontrado que no falta ninguna letra, que están nuevamente grabadas sobre las viejas y dadas de almagre sin los puntos de las dicciones y abreviaturas:

MARTI
AVG SACR
G. SEVIVS
LVPVS
ARCHHECIVS
AFIAINHNSIS
IVSIANVS EXVL

El que haya dirigido llenar estos huecos, la ha copiado sin duda de otra parte poco exacta, y no de las memorias de Cornide, como se nota en el contexto y letras. Además se ha procedido con poca discreción, pues quien no tenga noticia de dicha descripción, al ver las letras tan nuevas y tan dadas de color, juzgará apócrifa la inscripción, haciéndose poco favor los coruñeses cuando el Consulado en la reparación de la Torre mandó construir una casita en figura de neto, dado, o cubo geométrico de piedra berroqueña, en donde se conserva la lápida libre de la intemperie para que no faltasen más letras.

Si el arquitecto Lupo nos hubiese dicho en la lápida de la dedicación el año, nos ahorraría el trabajo de investigar. Pero no se sabe si efectivamente fue Lupo quien la hizo. Ni Cornide asegura fuese este el arquitecto. Véanse sus palabras: “Si como suponen los más (autores) la que se halla (inscripción) cerca de sus cimientos se puso con motivo de su erección, de ella misma se saca un argumento de que no pudo ser edificada (la Torre) antes del tiempo de Vespasiano, pues siendo el arquitecto Gayo Sevio Lupo, aquiflaviense, esto es, natural de Chaves, no habiendo añadido a su nombre esta ciudad el dictado de Flavia hasta el tiempo de aquel emperador, en cuyo obsequio lo tomó como otras muchas, ¿cómo pudo haberse llamado Flaviense el dependiente de un pueblo que no se intitulaba así?”. Página 9.

(La inscripción manifiesta que es una dedicación al dios Marte en cumplimiento de un voto, hecha por Lupo, pero que fuese la Torre, ni ella lo dice, ni se puede asegurar). En la página 41 dice Cornide: “Si esta dedicación fue sólo de la estatua, o se extendió a la Torre, ni se colige de la inscripción ni me atreveré a asegurarlo”. Aquí tenemos torre, estatua y dedicación, o como llamaban, árula. Las conjeturas son de que aquélla no se hizo antes de Trajano; que la inscripción también es posterior a este emperador, por ser su autor oriundo de un pueblo a quien él dio sobrenombre. Mas estas no son pruebas de que torre e inscripción se hiciesen al mismo tiempo; ni de que la una fuese objeto de la otra. ¿Es posible que siendo la Torre un monumento público tan hermoso, admirado de la posteridad, no lo conociese el mismo Lupo? ¿Y si lo conoció, que no hiciese mención de él y aún del día en que lo empezó o acabó? ¡A tan grandiosa fábrica, inscripción tan pobre! La inscripción pone que es una dedicación a Marte, mas no expresa lo que dedica: no sería cosa de tanto aprecio. El hallarse a la inmediación no es prueba, pues ha habido un hueco para estatua u otro triunfo sin que tenga que ver nada con la Torre. Ni sé que se hallan hecho excavaciones en averiguación de si al pie del montecillo se encuentran otras pruebas y datos. La Historia no cuenta más que tres arquitectos, dice Masdeu, en tiempo de los romanos, uno de ellos es Lupo, pero no se sabe fuese tan hábil, pues ninguna obra consta por suya más que esta, en sólo conjetura de autores posteriores.

Además de esto, Lupo no pudo hacer una obra destinada a la utilidad pública y de objeto determinado cual es un faro sin contar con las autoridades. Muchos por vanidad hacían sepulcros y árulas, pero siempre pidiendo permiso, y algunas veces solicitaban que el pueblo lo hiciese a expensas del erario, y si la autoridad del pueblo se negaba, lo hacían a sus expensas, por bajo de cuerda, y suponiendo que era el común quien lo hacía en obsequio de los parientes. Pero en todos casos siempre se inscribía el nombre de dichas autoridades y aún el del emperador reinante ¿Cómo pues Lupo no inscribió nada de esto en torre tan magnífica y sólo hizo una árula sencilla, esto es, basa con estatua según el voto? Un estatuto de leyes antiguas romanas prohibía, dice Ocampo, inscribir los nombres de los arquitectos o constructores o de persona encargada de las obras que se hiciesen a costa de cualquiera república, pero sí, las labradas a sus expensas, dando a entender que lo hacía a su costa, lo que no es prueba, pues él podía hacer un voto y la república en el mismo sitio el faro. Así, no puede asegurarse, como dice Cornide, que Lupo fuese el constructor de este edificio. Yo le creo posterior, si bien en tiempo de Trajano.

Veamos ahora qué forma tenía. Se componía de tres cámaras o plazas de armas, una sobre otra, y encima un fogal donde se encendía lumbre. Se subía por una escalera exterior que rodeaba en figura de hélice los cuatro frentes de la Torre. No se sabe si la escalera estaba sostenida por escocia boleada [=volada] y en forma de balcón, o con sustentantes. Cornide juzga que tenía ocho pilares, dos en cada ángulo, por haberse hallado dovelas unidas a los salmeres en las esquinas, pero esto no prueba nada y yo extraño que si tenía estos hipomoclios en cada arista, no se hayan encontrado trozos con molduras en su basamento que lo indicasen, como se han hallado pedazos de arcos. Sea como fuese, la escalera o subida era rampa, que se cree de cuatro pies de latitud, en cuyo caso no es difícil estuviese sostenida por escocia. Para entrar en estas cámaras o salas había dos o tres peldaños. No llegaba al suelo el arranque, sino que se subía a él por escalera de mano, que se retiraría para evitar las sorpresas de moros, en cuyo tiempo sirvió de fanal, de vigía y de castillo o fuerte, como consta por documentos.

Por consiguiente, es falso que hubiese en dicha torre-vigía un espejo en que el vulgo cree se veían las costas argelinas (sic), las naves a cien leguas y que los almunices o naciones extrañas la derribaron. Esto mismo se ha contado del Faro de Alejandría, del Faro de Mesina y otros, dando pábulo a este error el que los latinos llamaban specula a lo que los moros atalaya y nosotros vigía.

Así continuó este faro hasta que abandonado, sin saberse en qué época, las guerras y el tiempo fueron desmoronando la escalera o rampa y quedó hecho un torreón inútil, dando siempre nombre a la Ciudad, que se llamó como he dicho Briga, Brigantium o Ciudad de Briga, Torre del Faro, Castillo Viejo, Cruna o Cruña y Coruña.

En 1684 el duque de Uceda, Capitán General de Galicia, movido de un deseo filantrópico, viendo que las embarcaciones por entrar en el puerto iban a dar en el peligroso seno del Orzán, dispuso se taladrasen los techos de los tres aposentos y se hiciese una escalera interior de madera, valiéndose del arquitecto Amaro Antúnez, vecino de la Coruña. Los cónsules de Inglaterra, Holanda y Flandes, residentes en esta ciudad, le propusieron lo conveniente que sería encender de noche un farol que sirviese de antorcha a los navegantes, ofreciendo un derecho de tonelada por cada buque de su nación, a fin de construir en la parte superior dos torreoncillos o pedestalillos cuadrados donde se colocasen. Se formaron o construyeron, y para la empresa del alumbrado se ofrecieron de nuevo por espacio de diez años a mantenerlo y conservarlo con un derecho que se les concediese. Difirió el Duque a su solicitud, entendiéndose en dicha comisión a petición de los demás cónsules, con el de la nación flamenca Adrián de Roo y éste encargó la materialidad de dicho alumbrado por medio de poder a Antonio Gómez Catoira, procurador de la Ciudad, quien no habiendo cumplido con encenderlo, fue preso en el Castillo de San Antón, separándosele del encargo, dando poder al mismo arquitecto Antúnez en 5 de mayo de 1687. Esta noticia se conserva en documentos de la Capitanía General y en una lápida que habiendo rodado por varias casas, se halla en el zaguán de la del expresado Cornide, cuya inscripción es como sigue:

LVPVS CONSTRVXIT EMV
LANS MIRACVLA MENPHIS
GRADIBVS STRAVIT YLAM
LVSTRANS CACVMINE NAVES
=======XDDVV=======

Los vientos y las tempestades rompían o apagaban los faroles colocados en los pilarillos, y así se abandonó y quedó otra vez sin uso hasta que Carlos III, erigiendo el Consulado (por su Real Cédula de 29 de noviembre de 1785) y este cuerpo se encargó de la reparación supliendo los caudales necesarios.

Se reconoció este viejo torreón y se halló que tenía 36 pies de lado de cuadrado, 124 de altura hasta el arranque de la bóveda en donde los antiguos encendieron llama en vez de farol, cuya cúpula tenía 16 pies y habiéndose caído suplieron después con un tejado, siendo el total de 140 pies de elevación distribuidos en tres suelos de bóveda de desigual altura. El material era hormigón o derretido de menudos chinarros y mortero revestido exteriormente de piedras de un pie cuadrado. Vitruvio llama esta construcción de tres costras, y aunque no la tiene por buena, esta Torre, dice Cornide, manifiesta lo contrario. Las esquinas, puertas, ventanas y la rotunda o cuerpo superior, tenían sillares de piedra berroqueña de grano grueso de una cantera, una legua de la Coruña. Para la última reparación se empleó el mejor material posible. Se descarnó y derribó lo que amenazaba ruina y se hizo un revestimiento de dos pies y medio de grueso que se ha unido a la obra anterior por medio de tizones, asegurado el todo con mortero de dos de arena y uno de cal hasta la rotunda que se hizo enteramente para colocar la farola, resultando en el todo doce varas más alta que el antiguo faro.

Por Real Orden de 4 de enero de 1788 aprobó el Rey la recomposición y se nombró para efectuarla al teniente de navío e ingeniero ordinario don Eustaquio Giannini. Se principió en tres de junio de dicho año de 1788 y se concluyó en fin de marzo de 1791 habiendo costado 762.058 reales y 11 maravedís, inclusos 105.553 y 21 maravedís que en 17 de enero de 94 se pagaron en virtud de Real Orden al asentista de la cantería por vía de indemnización de los perjuicios que justificó haber sufrido y 6.457 reales y 28 maravedís que valían las existencias al concluirse la obra. Parte de ellas estaban en una casita al pie del montecillo en la parte del sur y aún se ven las paredes maestras.

La Torre en el estado actual, según he visto yo mismo y he medido con cuerdas y plomada, es una columna cuadrangular de 14 varas de lado en figura de un paralelepípedo. Sobre él hay un torreón octogonal y encima de esto otro torreoncillo de la misma figura en donde está la linterna o farola rodeada de balaustrada de hierro. Por el centro del chapitel (no debe confundirse capitel con chapitel, capitel es la parte superior de las columnas en la Arquitectura, chapitel es en términos de hojalatería la cubierta de las linternas de torres. Cuando son pequeñas como las de linterna de mano se llama concha o desahogadero) de hierro del faro sale un tubo recurvo para la surtida del humo al que atraviesa un espigón y en su extremo hay una ancla de hierro colocada horizontalmente que sirve de veleta y hace girar también el tubo. A pesar del uso a que se ha destinado, es un remate pobre, sin gusto, sin buen efecto, ni vista desde abajo, y sería mejor poner una esfera dorada o cobre, limpiándola anualmente, u otro cualquier adorno. En el segundo cuerpo o primer torreoncillo hay un andito o galería con su antepecho.

Los cuatro frentes son de sillares de piedra berroqueña perfectamente trabajados y unidos, y por todos ellos corre diagonalmente una faja, plinto o resalto que se ha dejado para conservar la memoria de la antigua rampa. Entre plinto y plinto hay dos ventanas, unas para dar luz al interior y otras figuradas para la euritmia, cegado el vano con la misma piedra. En el frente del norte hay dos puertas, una corresponde a un cuartito que puede servir para cuerpo de guardia o habitación de guarda, ocupada actualmente con varios efectos, y la otra que es el ingreso a la Torre. Encima de cada una hay una inscripción que por Real Orden se mandó inventar a la Academia de la Historia, quien comisionó al efecto a sus individuos don José Guevara, don Francisco Cerda, don Casimiro Ortega, don José de Vargas y agregándose a ella el ya mencionado don José Cornide. Las inscripciones ponen:

CAROLVS III. P. AUG. P.P.
PROVIDENTIA
COLLEGIVM MERCATORVM
CALLAECIAE
NAVIGANTIVM INCOLUMITATI
REPARATIONEM
VETVSTISIMAE AD BRIGANTIVM PHARI
D.S.
INCHOAVIT
CAROLI IIII. OPT. MAX.
ANNO II
ABSOLVIT

En la que está sobre la puerta del ingreso se lee:

REINANDO CARLOS IV
EL CONSULADO MARITIMO DE GALICIA
PARA SEGVRIDAD DE LOS NAVEGANTES
CONCLVIO A SVS ESPENSAS
EN EL AÑO DE 1790
LA REPARACION
DEL MVY ANTIGVO FARO
DE LA CORVÑA
COMENZADA EN EL REYNADO
Y
DE ORDEN DE
CARLOS III.

Es de advertir que en las inscripciones impresas por Cornide pone 1791 y que según he dicho se principió en 1788 y concluyó en marzo de 1791, según consta en la colección de órdenes del Consulado que ha tenido la bondad de franquearme por su tesorero, el señor don José Canellas, y en la Descripción Económica de Galicia por Labrada. Y en la grabada se lee bien claro 1790, sin duda porque ya estaba esculpida antes de concluir la obra. Debía corregirse esta falta borrando el cero y sustituyendo un uno porque la posteridad no se engañe, creyendo haberse acabado en dos años, empleándose tres.

Se entra en la Torre por tres escalones en un portalito donde hay otros dos, y se sube por una escalera de piedra berroqueña y balaustrada o pasamanos de madera pintada de verde. Es lástima que siendo todo este célebre monumento público de piedra, no se haya hecho la balaustrada de lo mismo. Esta escalera sigue en caracol por los cuatro frentes de la Torre y en una mesilla hay un cuarto para guardas o efectos, y continuando se encuentra otra gran meseta o cámara hasta donde hay ciento cinco peldaños y en ella otro cuarto con dos piezas donde habita con máquinas y fragua un maestro armero que cuida del fanal. Desde aquí estrecha la escalera y subiendo otros ochenta escalones, hay una rotunda muy espaciosa que es el torreoncillo octogonal primero, cuya bóveda apean cuatro machones, los tres (sic) rectangulares y en uno una inscripción que dice: Dirigió esta obra el teniente de navío, e Ingeniero ordinario Dn. Eustaquio Giannini. En uno de los pilares que es de más espesor que los otros hay una escalera muy estrecha en figura de caracol o hélice, y subiendo otros 35 escalones se llega a una puerta que comunica al andito del torreón expresado, con su antepecho macizo de la misma piedra.

Se suben todavía 18 escalones y se entra en la farola. Ésta consta de un mirador o cierro de cristales de figura polígona de 16 lados que presentan otras tantas facetas o frentes, duplo número de lados que el del torreoncillo y balaustrada, cubierto con su sombrero de hierro. El fondo de la farola tiene tal diámetro, que hemos estado ocho dentro sin opresión, además de un tambor de reloj que ocupa su centro y cajones de cerca de dos pies de latitud que hay alrededor. En los ocho frentes que miran al mar están las luces. En la espalda que corresponde a tierra no hay nada más que las vidrieras. Las luces son quinqués como los que se usan en las salas, sin diferencia ninguna más que ser más grandes. Están colocados en una mesilla o chapa de hierro delgado de 7 a 8 pulgadas de latitud, sostenida por barrotes de latón. Detrás del tubo de cristal hay reverberos de más de veinte pulgadas de diámetro, barnizados de un estaño claro que usan los ingleses. Mucho mejor serían de plaqué o de platina. Delante de las luces y embebidos en las vidrieras, entre bastidores, hay unos cristales macizos representando un exacto hiperboloide de más de un pie de diámetro y siete pulgadas de altura, con lo que se aumenta la luz terriblemente. Para la ocultación no se ha hecho el fanal giratorio como el de Cádiz. Aquél es una pirámide triangular giratoria, en cada frente hay guardando la misma figura seis reverberos. En cada minuto da una vuelta. Cuando presenta las caras es el claro máximo y cuando presenta las aristas es el obscuro. Así el vulgo dice que se enciende y se apaga en cada minuto. La de la Coruña tiene un volante de hierro que gira alrededor del espigón que desde el piso sobresale por encima, según he dicho. Al extremo del volante están dos pantallas diametralmente opuestas, las que girando van ocultando sucesivamente las ocho luces. El volante anda por medio de una máquina de reloj y contrapeso que está dentro del tambor de hierro.

En primero de octubre de [17]91, se mandó que el alumbrado de la Torre fuese un fogarón de carbón de piedra, empleándose el de la provincia, pero esto no se efectuó nunca y se dispuso un fanal de piedra sillería, dentro del cual se ponían las luces hasta que en 1800 se construyó el actual en Inglaterra ,y por cuenta de la Tesorería General se trasladó desde el Ferrol desbaratando aquel fanal. Es de notar el descuido de la Marina en no haber comisionado sujetos que con repetidos experimentos determinasen el máximo alcance de la luz en alta mar, ignorándose hasta ahora una cosa tan esencial. Así, unos dicen la han visto a doce leguas, otros a seis.

Yo he medido como he dicho la Torre y he hallado 50 varas desde el pie al borde del antepecho del andito. Siete desde el piso de éste al extremo del pasamanos de hierro. Tres, altura de la linterna y tal vez 10 pies a la veleta. En todo 60 varas y diez pies o 190 pies.

El Consulado pensó hacer una explanada o plataforma alrededor de la Torre, con su antepecho para seguridad y hermosura, y un camino desde la ermita de San Amaro de 350 varas, calculado el costo en 40.000 reales. Se aprobó el proyecto en Real Orden de 7 de enero de 92, pero visto que subía a 70.000 reales, se suspendió. No obstante, se principió la explanada y hay un pedazo construido por la parte del sur, con su antepecho y asiento que la hermosea mucho. También existen cuatro paredes maestras de piedra sillería que parece ser de algún cuerpo de guardia, cosa inútil cuando aquel punto no está fortificado. Más valiera que con aquel material se acabase la plataforma y antepecho y se emprendiese el camino proyectado desde San Amaro o desde el Parque de Artillería que tanto adornaría la Coruña, formándose con dos barandas, y asientos, y plantando árboles a la espalda. Sería un paseo hermoso en hibierno (sic) y verano. Se subiría con comodidad y se tendría este desahogo más que el corto recinto de la Alameda. El ayuntamiento debía emprender esta obra, pues los 70.000 reales del costo siempre se quedaban dentro de la Coruña, manteniendo artesanos pobres que les falte trabajo, con otras ventajas y utilidades.

Desde el andito de la Torre se sube a la balaustrada de hierro por un tambor de piedra encima del que han formado un cono truncado del mismo material. Por dentro de este se sube un caracolillo de 18 peldaños hasta dicha balaustrada, y la parte superior está maciza. En el extremo hay una aguja de conductor eléctrico y la cadena va a parar por el frente del sur a una cisterna hecha dentro de una casilla de piedra, al pie del terromontero. Sobre la casilla y encima del antepecho han colocado un gran cono truncado oblicuo horadado por donde atraviesa la cadena. Mas tanto este como el de arriba desfiguran, quitan la simetría y la gracia de esta hermosa Torre.

Para cuidar del fanal hay un maestro armero que goza 11 reales de sueldo; y siendo de su cuenta la recomposición de las piezas, disfruta al mismo tiempo veinte de gratificación. En el día está a cargo de la Marina. La farola gasta diariamente de aceite desde junio a diciembre siete libras; desde diciembre a junio 15.

Además de este maestro hay otro atalayero, que sin incumbencia en la Torre, sirve de observar las embarcaciones que llegan a la Coruña y dar parte cada noche al Capitán del Puerto, pues no tiene asta de señales
.


#721 giannini

sbado, 03 de marzo de 2007 a las 17:14

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

La fuente...

Real Academia de la Historia, Colección Pérez de Guzmán, Diario nº 2 de José María Segovia, 11/8335.


#722 giannini

sbado, 03 de marzo de 2007 a las 18:35

Biblioteca: La Torre de Hércules. El emperador, su legado y el arquitecto que la construyeron

Efectivamente, no es difícil leer AEMINIENSIS, y parece evidente, pero se parte de una inscripción que aún hoy conserva restos de pintura roja, que en la foto aparece como de colo óxido y que en opinión de un autor fue repicada, no indica si total o parcialmente.

Centrándonos en la línea problemática, si se considera que la A encierra en realidad dos caracertes A+L (nótese el extremo inferior derecho de la A y como acaba en una línea horizonta); si se considera a la vez que la E que le sigue puede ser F+E, si se considera lo anterior en definitiva, no veo qué problema hay para leer ALFELANIENSIS.

En la última línea, es también cuestión de fijarse y de considerar:

1) Que lo que más destaca puede ser lo que aparece pintado de rojo, oscureciendo otros caracteres no marcados con pintura.
2) Que la inscripción puede estar repicada a tenor de lo que dice José María Segovia.

Pese a ello, fijándonos no sólo en lo remarcado con pintura, no me parece difícil leer FALERITANVS.

En fin, esta lectura no es mía, sino de un amigo que ya peina canas, cuya opinión me merece todo tipo de consideraciones, además de por las canas, porque ha dedicado toda su vida al estudio de la cultura clásica. Espero que se anime a publicar la lectura si es que realmente está seguro. Yo que tan sólo doy una opinión -tal vez equivocada- sólo digo que las dos lecturas me parecen posibles y llamo la atención sobre la pintura que puede llevar a lecturas erróneas, lo mismo que un posible repicado de la inscripción.


#723 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 02:14

Biblioteca: Una Primera Aproximación al Desarrollo de las Sociedades que en el Pasado Alcanzaron una Tecnología Avanzada en la Construcción Naval en Madera

Aunque en otros temas discrepemos, me ha gustado el artículo. Si he de ponerle alguna pega, ya que te llamas kallaikoi, me gustaría que lo hubieses centrado en el Arsenal de Ferrol, que cuenta con ejemplos tan buenos o mejores que los ingleses, y sin salir de casa. Desde el gran edificio de las Herrerías, la sala de armas, los diques y contadiques del Arsenal, el gran ingenio para achicar agua, la Graña, hasta el famoso Dique de la Campana, ya en el XIX. Hablar de Ferrol en el siglo XVIII es hablar de tecnología punta, tanto en defensas navales como en contrucción naval, y en todo lo que dependía de ella.

Felicidades otra vez.


#724 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 02:37

Biblioteca: Aproximación histórica al origen de los foros y otros censos en Galicia y Asturias

Bueno, uno de los mejores artículos que leí últimamente en Celtiberia. Documentado, razonado, interesante... Vamos, para recomendar a todo aquel al que le interesen los foros, que aquí al menos en Galicia deben ser unos cuantos porque no conozco una casa en la que no se conserve alguna escritura en la que aparezca una carga foral, aunque esté redimida hace años.

Felicidades Candalín.


#725 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 15:01

Biblioteca: "Las siete maravillas de España"

Felicidades otra vez alevin, pero para no liarme, ahí va mi candidatura, que además de ser algo heterodoxa, no tiene porqué ir en este orden:

1) Los archivos españoles.
2) Los faros de la península ibérica e islas adyacentes.
3) El patrimonio arqueológico.
4) Las lenguas minoritarias habladas en España.
5) El románico.
6) La gastronomía ibérica -del Tajo para arriba si es posible, con perdón y sin ánimo de ofender a los que están al sur del Tajo.
7) Las tradiciones y costumbres populares.


#726 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 15:27

Biblioteca: "Las siete maravillas de España"

Bueno, me acogía al punto B, pero si hay que concretar, me mojo con la misma heterodoxia:

1) El Archivo General de Simancas.
2) La Torre de Hércules :-)
3) San Cibrao de Las.
4) La lengua gallega.
5) La catedral de Santiago.
6) El pan de trigo gallego.
7) Las danzas de marineros.


#727 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 15:36

Biblioteca: Atila y la batalla de los campos Cataláunicos

Guillen, se sigue sin abordar la fiabilidad de las fuentes literarias a la hora de tratar estos temas, en los que se precisa de un modo que no deja de sorprenderme, como si fuesen seguras, como si las noticias que aportan estuviesen contrastadas mediante otras fuentes, y como si de las fuentes literarias hubiese dado fe un notario Si no se le otorga la misma fiabilidad a Alfonso X el Sabio, ¿por qué a estas sí?


#728 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 16:12

Biblioteca: Atila y la batalla de los campos Cataláunicos

¿De quién fiarnos? De fuentes fiables y contrastadas con otras.

De los cronicones, de las que proporcionan información no confirmada, mejor no dar tantas precisiones, no vaya a ocurrir que el edificio tenga los cimientos en el aire y se caiga a la primera ráfaga.


#729 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 16:40

Biblioteca: Atila y la batalla de los campos Cataláunicos

Ahí está el problema. No todas las bases son igual de sólidas. Unas permiten construir un rascacielos y otras apenas dejan levantar un piso, aunque a veces se levanten castillos en el aire.

En fin, no sigo que tampoco quiero ejercer de aguafiestas.


#730 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 17:59

Biblioteca: Atila y la batalla de los campos Cataláunicos

Por precisiones excesivas, entiendo, por ejemplo esta frase:

"y, sentados todos en la grupa de los caballos a la manera huna, negociaron un tratado".

¿A qué viene esta precisión sobre un asunto que además me parece trivial? Es que a mí leer esto me genera desconfianza y claro, ya tomo con prevención todo lo que sigue.

Comprendo perfectamente que decidir lo que hay de cierto en los cronicones y lo que es pura fábula, lo que puede ser amaño -intencionado pues- realizado por motivos que se nos escapan, es tarea laboriosa; como también tengo la sensación a veces de que, si sobre un periódo histórico o sobre un tema hay una o dos fuentes, cuyos datos no se pueden rebatir porque no hay otras fuentes para contrastar, o en su localización interviene la suerte, o cuya confirmación mediante otros métodos puede resultar económicamente inviable, los autores presentan conclusiones con una seguridad y una suerte de precisiones que me pasma, no me cuela, pero estoy sobre aviso, y en mi opinión como lector, no se debe precisar tanto, porque eso supone construir castillos en el aire, o eso creo.

En cualquier caso, vuelvo a pedir disculpas a Guillen porque tal y como dice F., la cuestión metodológica que planteo seguramente está fuera de lugar. Ah, también lo felicito por aceptar las críticas, cosa que dice mucho de su honradez intelectual.


#731 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 18:56

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

Separar del servicio a un funcionario público es algo que sólo se da por cuestiones muy graves. Recuerdo el caso de uno, agredido por un mayor en una residencia de ancianos que devolvió el golpe. La cosa se amañó de tal forma que el anciano apareció en una rueda de prensa vendado, con hematomas de maquillaje y demás. El tema llegó al Consello da Xunta de Galicia y al parecer Fraga tuvo claro que el funcionario había dado una paliza al anciano. Fue separado del servicio, aunque luego recurrió y se pudo demostrar que había habido amaño, que el anciano fue "disfrazado" de herido, y claro, el trabajador volvió a su puesto de trabajo mediante sentencia judicial firme.

Si quieres hacer denuncias, -cosa que no te aconsejo porque se te escapan ciertos extremos y creo que llevas todas las de perder- puedes incluirme a mí también, que no tengo conciencia de dedicarme a nada delictivo ni nunca me han dicho nada al respecto, sobre todo cuando participo en una web "cultural" -que ayuda a formarme-, cuando mi trabajo está hecho y uno tiene, con perdón por la inmodestia y como diría Bin Laden "falando galego", fama de "gran traballador, non me falte a luna". O sea, que en mi categoría "pofesional" de currito, trabajo si no más que el que más, cuando menos tanto como el que más, y a veces por encima de lo que debía hacer, y con mucho gusto por supuesto. Si por una parte intervengo en esta web, por la otra puedo decir y demostrar que trabajé sábados, domingos y festivos -para acabar algún trabajo por ejemplo- por propia iniciativa y sin cobrar un duro, o que no es la primera ni la segunda ocasión en la que me quedo trabajando con autorización de mis superiores hasta la doce o dos de la madrugada, también por propia iniciativa y sin cobrar un maravedí. También con mucho gusto que no digo esto para colgarme medallas, sino para equilibrar algo la balanza. Si yo que soy un currito hago esto, ¿qué no hará el director de un establecimiento público?

"Haiga" paz...


#732 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 19:02

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

Por cierto, mi centro de trabajo, creo que está a la cabeza de la clase en lo que a trabajo se refiere. Desde el primero, hasta el último. Al menos, así consta en las valoraciones de las unidades administrativas que hace la Xunta de Galicia todos los años. El movimiento se demuestra andando.


#733 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 19:32

Biblioteca: "Las siete maravillas de España"

Bueno, ya que damos rienda suelta al buen humor, si hay que realizar añadidos, yo incluyo el pan tomaca, las patatas ali oli, las sopas de ajo o el queso de Valdeón, la morcilla leonesa y los cortos con gas que se consumen en El Vestuario del Barrio Húmedo de León.


#734 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 19:56

Biblioteca: "Las siete maravillas de España"

No hombre no, que está muy bien y no hay ningún jardín. Acato las normas y destituyo a todo correr todo aquello que se oponga. De todos modos, creo que el gallego es un patrimonio cultural, inmaterial, que no debía eliminar, pero si no queda más remedio, lo sacamos también.


#735 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 20:07

Biblioteca: "Las siete maravillas de España"

Gracias Sansueña :-)


#736 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 22:37

Biblioteca: "Las siete maravillas de España"

Por diossssss, que emoción :-))) Ya tenemos cuatro votos.

Sansueña, Abo, jfca y Amerginh, apoyan la Torre de Hércules. Gracias a los tres.

El puente de Rande, que ahora pasamos como si nada, fue durante bastantes años, -y que me corrija Abo si es necesario- el de mayor luz de Europa. También, que me corrija si estoy equivocado, lo proyectó Luciano Yordi de Carricarte, ingeniero conocido por haber empleado e introducido en España la técnica inglesa de construir presas de arco, haber sido el autor de la electrificación del faro de las Sisargas e incluso construir un puente que divide las provincias de La Coruña y Pontevedra -hoy con algún problema- o el embalse del Ézaro, tan criticado en nuestros días. Yordi de Carricarte era hijo de otro ingeniero, Luciano Yordi Menchaca, también muy conocido, aunque esta vez por haber proyectado el puente sobre el Pasaje del Pedrido que reducía considerablemente el tiempo de viaje entre La Coruña y Ferrol. Lástima que algún fallo en los cálculos frustró su terminación. El fango de la ría de Betanzos y las corrientes impedían realizar la cimentación de dos de las pilas, las centrales. El puente se concluyó una vez acabada la Guerra Civil, desde la Dirección General de Puentes y con ayuda de Eduardo Torroja. Hay un artículo sobre el puente del Pedrido en la Revista de Obras Públicas.

Si Abo va con el segundo Barrantes, uno viene con dos garimbas y unas patas de Bonilla, por supuesto de la garimbería, así que no me hagáis mucho caso.


#737 giannini

domingo, 04 de marzo de 2007 a las 22:51

Biblioteca: "Las siete maravillas de España"

Ayssssss ¿Estás segura de lo que haces Onnega? :-)))


#738 giannini

lunes, 05 de marzo de 2007 a las 01:39


#739 giannini

lunes, 05 de marzo de 2007 a las 17:15

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

Y a mí que eso de "pillín", el "librepensamiento", "pa mear y no echar gota", lo de los "nazis", la forma imaginativa de redactar y otras cosas, me suenan de otro druida. Serán cosas "mías", pero si tuviese que decir quien es, por la forma de escribir, sólo me sale uno ¿De verdad merece la pena sacar el hacha de guerra por viejas querellas y resentiemientos también añejos?


#740 giannini

lunes, 05 de marzo de 2007 a las 23:14

Poblamientos: Pedra Formosa do Castro da Punta dos Prados

También me suena eso de "raro, raro, raro", aunque me suena más "raro-raro", incluso me llama la atención eso de que "ya sabes, dos leves, una grave" ¿Qué distancia hay de Santiago Rusiñol a la plaza del Rey? :-)))

Ahora bien, el "pillín" y el "pa mear y no echar gota", son inconfundibles. Además todo encaja. Se incorpora hace poco. Se fue hace tiempo y además con una bronca que le echó elpater, y se la guardó ¿sí o sí? ¿o tal vez me equivoco? Seguramente son paranoyas mías, nuzé...

Venga Piñolo, "haiga" paz.


#741 giannini

lunes, 05 de marzo de 2007 a las 23:52

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

Suso Celta, me vuelvo a descubrir, por tus interesantes e imaginativos razonamientos. Pero para seguir ejerciendo de abogado del diablo, vamos con unas pegas.

Extrapolas un paseo de casi un killómetro a cincuenta, y no sé si será del todo correcto, porque tus paseos los das en un terreno llano, sin pendientes, y no sólo eso, sino que, es de suponer que la velocidad de marcha no será la misma en el km 1 que en el 59, en el que estarás mucho más cansado, y seguramente no caminarás con la misma rectitud.

Tú mismo dices que es un verdadero tedio contar los pasos en un kilómetro ¡imagínate lo que puede ser hacerlo en un itinerario de 50 km! Al final, el error se puede incremental por equivocación.

Por cierto, no sé hasta qué punto pueden tener interés los itinerarios militares. Los itinerarios militares son descripciones de un trayecto, En el Archivo Cartográfico y de Estudios Geográficos del Centro Geográfico del Ejército (antiguo Servicio Geográfico del Ejército, que con el nuevo se han quedado sin nombre), digo, que en esta institución, se conservan 84 documentos, entre memorias e itinerarios militares, de los años 1726 a 1900.

Los itinerarios militares son descripciones de los principales caminos adecuados para la marcha de la tropa junto con los medios de subsistencia que se podrían hallar durante el recorrido. En estos itinerarios militares, la distancia se expresa en minutos de marcha regular a pie, haciendo constar los de subida, bajada y camino llano; los rumbos de las principales alineaciones y una detallada descripción del camino.

No sé hasta qué punto podrían tener utilidad estos itinerarios en caso de emplear en parte de su recorrido algún tramo de las antiguas vías romanas.


#742 giannini

martes, 06 de marzo de 2007 a las 00:40

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

Por cierto, entre alguna que otra equivocación, quiero aclarar tan sólo que los 84 documentos, entre memorias e itinerarios están referidos a Galicia. Hay muchos más itinerarios y memorias, pero de Galicia son 84.


#743 giannini

martes, 06 de marzo de 2007 a las 02:36

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

Suso Celta, los itlinerarios militares, tal vez no ayuden a contar los pasos, pero tal vez ayuden a aproximarse a la mentalidad de quien redacta un itineraio, mucho más detallado que el de Antonino, pero un itinerario en definitiva.

Bien, aceptemos que podían medir con una cierta precisión, lo que no se puede negar es que resulta imposible conocer si la información del original nos ha llegado integra, y no sólo eso, sino que los números y nombres pueden estar bailados o amañados. El IA que nos llegó puede ser una copia fiel, pero han pasado dos mil años, que me parece bastante tiempo, bastantes generaciones; el documento tuvo que pasar por diversos procesos de copia y entra dentro de lo posible que se pudiesen cometer errores.

Y no digo nada más porque me sigue gustando tu modo de pensar :-)


#744 giannini

martes, 06 de marzo de 2007 a las 13:28

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

Para los interesados en las Vías que no lo hayan hecho, que le echen un vistazo al debate http://www.celtiberia.net/verlugar.asp?id=693 Puente de Beldoña que está francamente interesante.


#745 giannini

mircoles, 07 de marzo de 2007 a las 02:03

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

De forma intuitiva puedo creer que Brigantium evolucione a Brija- o Brixa-, pero la erre de Brixaría... No me encaja que la te de Brigantium dé la última erre de Brixaría.

Anoto lo que dice Abo trasladando la opinión de jeromor:

"Por otro lado Jeromor dice:.."BERGARIA (hoy seguramente Berguera) tiene que estar muy cercana al topónimo original, de la variante berg- de brig-, BRIGANTIA debería de dar Berganza-Becanza o Brianza"".

http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=583


#746 giannini

mircoles, 07 de marzo de 2007 a las 13:31

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

Se sigue obviando la posiblidad de que a lo largo de dos mil años, durante los sucesivos procesos de copia pudiese haber errores, omisiones se pudiesen bailar nombres y cifras -cosa que hemos visto sucede con la Geographia de Ptolomeo; se identifica Brixaría como una evolución de Brigantium, cuando nos han dicho los filólogos que "BRIGANTIA debería de dar Berganza-Becanza o Brianza".


#747 giannini

mircoles, 07 de marzo de 2007 a las 23:45

Biblioteca: Linneo de la Celtiberia II

En principio me parecieron mundillos Viburnun opulus, pero juraría que éstos tienen una floración más abigarrada, menos algodonosa. También me parece que pueda ser una salicácea, Salix viminalis, pero habría que ver la forma de la hoja. Si tienes una foto de la flor y una o dos hojas sería interesante para contar con más detalles. También convendría saber si la planta es trepadora, como parece indicar la imagen. Nuzé, a ver que dice kaerkes.


#748 giannini

jueves, 08 de marzo de 2007 a las 00:00

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

coso, estoy abraiado... Lo que falta aquí, es precisamente método, y método arqueológico. Se puede especular, pero no se tendrá certeza hasta que se hagan catas.

Por cierto, no se de dónde sacas que el faro nos lo iban a colocar en las Sisargas y a última hora decidieron emplazarlo aquí...

En cuanto al abrigo que proporciona el barrio de Adormideras ¿va con segundas? Lo digo por las adormideras, del género Papaver, cercanas a Papaver somniferum... Precisamente, las zonas en las que se encuentran restos romanos por doquier son la Ciudad Vieja y la zona de la Marina Cantones, que son las más abrigadas y en las que siempre hace algo más de calor que en el resto de la ciudad porque están orientadas al sur y defendidas del viento por las elevaciones que tienen a su espalda.


#749 giannini

jueves, 08 de marzo de 2007 a las 00:20

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

Ah, y no habría que fiarse de la toponimia ni un pelo. Puede ser un indicio, pero no creo que se pueda ir más allá sólo con toponimia o fuentes literarias, que pueden incluir datos bailados, omisiones, etc. Ya comenté que en lacoru tenemos una calle de la Sinagoga, y sólo por esto diversos autores -incluso modernos- consideran que allí estuvo el barrio judío. Comenté hace días que al parecer en Carballo hay varios cafés con el nombre de Sinagoga, y el primero de ellos, se creó en un sótano como estaba en un sótano la cisterna de la calle de la Sinagoga. Las apariencias engañan, y la toponimia también. Método arqueológico, catas ¡se non, greve!


#750 giannini

jueves, 08 de marzo de 2007 a las 00:39

Biblioteca: La vía XX o Per loca maritima

Por cierto Sansueña, espero que hayas comprobado estos días en otros debates, que la bata blanca no me influye tanto si discrepo de lo que dice quien la lleve. Cuando tengo dudas razonables acerca de la corrección de un razonamiento, lo digo, expongo la información que poseo para tener las dudas que tengo y procuro dar mis razones, se tenga bata blanca o se deje de tener. Ah, lógicamente, puedo estar equivocado. Ya sabes, sólo se equivocan los que trabajan, los que no lo hacen, no tienen ocasión. O lo que es lo mismo, sólo se ahogan en agua los que se tiran al río, al mar, o a la piscina.



Hay 1.517 comentarios.
página anterior 1 ... 13 14 15 16 17 ...31 página siguiente


Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net

Antiqua Excelsa - Reproducciones arqueológicas y arte antiguo
Antiqua Excelsa - Reproducciones arqueológicas y arte antiguo


Sugerencias


Accesibilidad

XHTML valido

CSS valido

Mejor con Firefox

Celtiberia.net accesible

Diseño web por menosdiez.com

Sistema de Gestión del Conocimiento Tribu

Generado en 0,23438 segundos

Último reset: 26/10/2014 6:00:07