Ir al Menú principal - Ir al contenido - Ir a los comentarios - Ir abajo

sbado, 22 de noviembre de 2014

Portal cerrado a las intervenciones

RSS Ult. artículos


Anteriores Refrescar

Ult. Comentarios a los artículos


Anteriores Refrescar

Marca páginas


SOBRE EL ORIGEN DEL NOMBRE DE ESPAÑA

Guarda el documento en tu marca páginas personal.

Autor: Arkeofuturista
jueves, 14 de septiembre de 2006
Sección: Toponimia
Información publicada por: Arkeofuturista
Mostrada 53341 veces.


Ir a los comentarios

Un recorrido por las diversas interpretaciones aparecidas sobre el origen del nombre de España. Probablemente la recopilación más variada hasta la fecha.

Comúnmente se admite que España viene del latino Hispania y que este nombre se impuso entre los romanos después de un periodo dubitativo entre el "Hispania", de raíz supuestamente fenicia, y el "Iberia" de los griegos.

Profundizando en un origen fenicio del nombre de Hispania, tenemos a la raíz SPN, equivalente a la etimología hebraica SPN (leído saphan, conejo), que da la significación de "Tierra de conejos", amparándose en un texto de Catulo, que había calificado la península de cuniculosa, es decir, "Tierra de abundantes conejos".

Sin embargo, un historiador y hebraísta, Cándido Maria Trigueros, leyó allá por 1767, una pormenorizada disertación en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, con el nombre de "Memoria sobre el nombre de España y el nombre funículos" preguntándose después de citar al menos a trece historiadores antiguos y con textos en cinco alfabetos diferentes, el latín, castellano, celtibero, griego, hebreo y siríaco, como era posible que ninguno de ellos reflejara o supiera que Span significara en las lengua orientales conejo, resumiendo que ni unos ni otros relacionaron el animal con la tierra en que se criaba, porque esta voz oriental no era el nombre de ningún animal, aparte de que mal podían los fenicios tener en su idioma el nombre de un animal que no conocían. La explicación etimológica de Trigueros, se basa en que, como el alfabeto fenicio-hebreo carece de vocales se pueden hacer múltiples combinaciones, tanto en Caldeo como en hebreo bíblico la palabra sphan significa "el aquilon" o " Tierra del norte" y el motivo es significativo en la definición ya que los primeros en desembarcar en nuestras costas y ponerle el nombre, eran gentes que venían del sur o mejor dicho, el nombre de Span fue impuesto por estar al septentrión de las tierras que venían los primeros que nos pusieron el nombre.

El mundo griego denominó a la península "Iberia". Hiberia, para los griegos del siglo IX y VIII a. de c. era la región de Huelva, y el río Hiberus se identificaba con uno de los ríos onubenses. Eso es lo que se deduce la Ora Marítima de Avieno, que dice beber en fuentes antiquísimas griegas, y del Pseudo-Escimno de Chio, fechado en el siglo V a. de C.

Otros defienden una derivación del topónimo "Spal", el más antiguo atribuido a Hispalis, Isbilya o Sevilla: Spal>>Hispalis>>Hispania>>España. Quizás sea la que defiende un origen más autóctono del nombre de España.

Recientemente el profesor Jozko Savli ha aportado topónimos de la zona de Eslovenia y el Véneto italiano para demostrar como el nombre de España proviene de la raíz "Spane", que denota superficies llanas entre montañas. Los Venetos habrían alcanzado la península en tiempos anteriores a los celtas (¿contemporáneos e incluso emparentados a los ligures?) por lo que habrían dejado este nombre a los sucesivos invasores. La clave está en considerar a los eslovenos como descendientes directos de los venetos e incluso etruscos, todos ellos proto-eslavos, por lo que su lengua sería ideal para descifrar el origen de muchos significados hoy olvidados.

Emparentado con la teoría "veneta", en el idioma macedonio (que algunos consideran también proto-eslavo) existe el vocablo "spaan", que significa "sueño",(en inglés "span" como el espacio entre dos puntos e incluso la voz alemana antigua "spanna") pues bien, si consideramos el sueño como el periodo entre dos vigilias, tenemos el paralelismo con la morfología toponímica de Spane como planicie entre montañas. A partir de aquí aún podríamos preguntarnos si Iberia puede estar emparentada con el latín de "Tempus Hibernum", que es el invierno, la estación en que muchos animales "hibernan", volvemos pues a un periodo de actividad "plana" entre dos periodos de mayor vitalidad. A su vez, el nombre histórico de una república del Caúcaso es Ivernia, "la otra Iberia" de la que hablara Herodoto. Pero también Siberia proviene del vocablo Tártaro "tierra del sueño" (y por qué no tierra de hibernación), siendo sus primeros pobladores "míticos" el linaje de Túbal, no en vano uno de sus principales ríos se denomina "Tobol" y su capital histórica, Tobolsk (sk es sufijo ruso que indica "lugar"). Iberia y Euskadi también aparecen primigeniamente habitadas en su origen por Túbal y su descendencia (más toda la historiografía del "tubalismo" existente al respecto).

Por último, pero no menos importante, señalar la explicación Balto-eslava del origen de España como "unión", así tenemos que en checo "unidos" significa "spojeny", precisamente España nace como "unión" de Reinos peninsulares.

Más difícil de explicar es cómo el apóstol San Pablo en su Epístola a los Romanos pretendía visitar "España" (Rom 15,28) antes de que España "naciera" como unión de Reinos.




-

Más informacióen en: http://www40.brinkster.com/celtiberia/espana.html


No hay imágenes relacionadas.



Comentarios


#1 flavio

sbado, 27 de septiembre de 2003 a las 19:21

Hola Aequeofuturista:

Mi comentario a tu árticulo lo he puesto en el foro sobre el origen del nombre, el 27-IX-03, para no traer el debate aquí.

Un saludo


#2 Adoni

martes, 22 de mayo de 2007 a las 20:01

El difunto Cunchillos en su Gramática Fenicia Elemental, que cita la raíz spn como conejo ò tejón, añade su hipótesis sobre la etimología de Hispania, como i+zpn-ya, costa de las forjas, o costa de los forjadores. Cito: el lexema zpan provendria de la raíz zpy, atestiguada en ugarítico, con el significado "revestir de placas de metal", "chapear con placas de metal, batir metales, forjar, en hebreo zph, con la misma significación en la conjugación piel, y en fenicio.....En efecto,una de las formaciones de sustantivos en semítico consiste en añadir el sufijo an, y además pudiera ser una terminación de nombre de lugar. La terminación -ya de ispanya se explica como final o afijo de nobmre de oficio, atestiguado en semítico noroccidental de finales del II milenio, y en concreto en ugarítico. En ese caso el sentido de la palabra Hispania, yspanya sería Wisla, costa donde se baten o forjan metales", "costa de las formas de metales", "costa de los forjadores". Es muy curioso observar que la palabra hebrea tarsis, de la raíz rss, significa "fundición" ò "mina". Como explica Solá Solé, la palabra Tarsis es una forma taqtil plenamente semítica análoga a los nombres de acción.....etc. Hasta aquí la cita de Cunchillos.
Sin embargo, en mi modesta opinión, puede significar otra cosa diferente, y proceder de otra raíz diferente. Se trata de la raís splh, que forma topònimos, correlativa de orbh (Araba), para designar la estepa, el páramo, muy frecuente como término geográfico, la estepa de Moab, de Jericó, La Estepa. Schoëkel cita Deuteronomio 1,7, donde se combinan ambos. Lo que habría ocurrido es que el final lamed de "spl", un posible "yspaly", se habría conconantizado como nwn, "yspany", Esta disimilación és fácil en final de palabra para adaptar un calificativo, splh, "Tierra Baja", como calificativo de una inmensa llanura. El paralelo, la Sefela, designa la llanura costera entre las estribaciones de la montaña de Judà y el Mediterraneo, Schöekel cita la raíz pero no su adscripción a nuestra Hispania, y afirma que en ocasiones se designa así a toda la llanura costera, a partir de la vertiente meridional del Carmelo, en Josué, 11,2.16.
Hay otra posibilidad, de lectura si tenemos en cuenta la frase entera arz spn ya, si entendemos la raíz sph, referida a la palabra, spn, tomando su desinencia con función colectiva, Se nos promete, ò nos da su palabra, se puede leer entonces "tierra que nos prometió ya", tierra prometida por el señor. Eso explicaría además que un éxodo de población esclava, bien desde Mesopotamia ò Egipto, designara su nueva tierra como elegida por "yy" para ellos en especial. Ellos buscaban una tierra donde manase leche y miel, tras las hieles de sus destierros forzados lejos de Jerusalém.
Atentamente.


#3 Adoni

lunes, 16 de julio de 2007 a las 07:10

    A la luz del tercer bronce de Botorrita, se puede considerar como plausible otra hipótesis acerca del nombre de los /Yspany/

    Para dejar documentada la raíz /´sp/, como verbal "y´spy", la veremos en el versículo XXX de la IV columna del arca de la tropa de Botorrita, en su cantilación grabada sobre la guillotina de bronce que hacían servir en la ejecución de los reos.

    { loçmknyk : yp´syrb (l) }

    La cantilación en lamed, (lyt entre paréntesis), nos permite reconstruir sus tres versículos:

    Qêre : { loçm-knyk : yp´sy-rb-l }

    Inversa: { lbr-y´spy : knyk-mço-l }

    Ketib: { loçmk : nyqyp-´syrb- l }

    Como vemos en la inversa musical se sitúa el vocablo /´spy/, que derivamos de /´sph/ [´saapah] dual /´sptym/, labio, lenguaje, lengua, hocico, borde; pero si lo consideramos como verbal o actúa como verbal, con la forma /y´spy/, debemos referenciarlo con el verbal pulir, limar, alisar, frotar, raspar, cepillar, rapar, y una forma en Ni, estar rapado, raspado, pelado.

    Isaias 13,2 "ol hr-n´sph", sobre un monte pelado.

    El verbal contiene ese sema de aplanar, alisar, pulir, limar, cepillar, frotar, raspar, pelar, rapar, y también su forma ser pulido, alisado, ser raspado, frotado, cepillado, que figurativamente nos da quedar pelado, descarnado.

    Job 33,21 "w´spw ozmwtyw" y quedaron descarnados sus huesos.

    "od ´sn´stpw ozmwtyw" hasta que se queden descarnados sus huesos.

    El verbal /´sph/también tiene un segundo sema, de apaciguarse, calmarse, reposar, reponerse, recuperarse, y figurativamente de reparar, indemnizar, resarcir, compensar, que és el que nos serviría para construir la promesa de la nueva tierra a un pueblo determinado que creyese en dicha promesa.

    Pero lo más importante és considerar si puede haber algo de los ritos funerarios del pueblo ibérico, ese "descarnar" los huesos, que nos haga pensar que un "hecho cultural" defina a todo el pueblo que practica un "rito de incineración" determinado entre varios posibles o conocidos en su tiempo, y diferentes en cierta medida.

    Hay otra constatación, que surgió ayer, totalmente al margen de ésta otra, hablando de una pieza "metálica" con alefato hebreo, donde supuestamente Untermann leería Barskones, y que se lee perfectamente como "n´spy-omw", cosa que convierte a éste verbal en muy importante en el rito de la "incineración" ibérico, ya que las lenguetas ibéricas, los /qoqo/, tatuajes sobre bronce, se deben asociar al rito funerario por su lenguaje.

    Leíamos /n´sp/, que equivaldría a una forma en Ni. del verbal /´sph/  soplar, respirar, espirar, exhalar; y oscurecerse, anublarse, entenebrecerse, anochecer, y dabamos una cita de Jeremías, 13,16 "ol-hry n´sp", contra los montes tenebrosos; y otra de Isaias 13,2 "ol hr np´sh", sobre un monte pelado.

    Todo nos invita a pensar que ò bien la forma de "ejecución" judicial, mediante ese "raspado" del cuello, ò bien el rito de incineración, mediante ese otro "raspado" de los huesos, conforman un universo mental que favorece al espectador foráneo una definición así entendida como un todo cultural.

    Si a ello le añadimos la importancia que para nuestro pueblo ibérico tenía la palabra, la /´sph/, entenderlos así como un pueblo de hombres que mantienen su palabra, hombres de palabra, en quienes fiar, fieles a su palabra y además ligado ello a sus usos, podría haber provocado una amalgama aceptable para denominar a nuestro pueblo, huyendo de lecturas como "conejo", que figurativamente significa "cobarde", cosa que no creo que sea además aceptable en nuestro universo mental.


#4 Adoni

lunes, 16 de julio de 2007 a las 07:53

      En el versículo cuarto de la cuarta columna, del tercer bronce de Botorrita también aparece nuestro verbal  /´sp/, veamos la cita :

      { lomrybyk : mjm´spajz (l) }

      Como podemos ver, en el qêre ya podríamos segmentar considerando /´sp/ aisladamente:

      { lomr-ybyk : mjm-´spa-jz-l }

      En el ketib nos serviría par construir /´spj/, por /´spaj/, otro verbal cercano fonéticamente que añade la jyt.

      { lom-rybyk : mj-m´spaj-zl }

      Isaias 3,17, "w´spj adny qdqd bnwt zywn"

      El Señor cubrirá de tiña la cabeza de las mujeres de Sión.

      I Sa. 25,41 "hnh amtk l´spjh"  Aquí tienes a tu sierva como esclava.

     Como vemos, aquí el verbal /y´sp/ tiene como segunda misión la construcción del otro verbal en el ketib, /´spj/, que mantiene un doble valor, cubir de tiña, volverse sarnoso y adherirse, juntarse, unirse, incluírse, y de ahí, sirvienta, sierva, criada, máfmula, servidora, esclava.

      El compositor juega con el verbal  /´sp/ y /´spj/, y además en la inversa musical introduce un antónimo gramatical, /jp´s/:

      [ lz-jap´sm-jm : kybyrym-oll }

      /jp´s/ como antónimo significa precisamente liberar, libertar, manumitir, librar, eximir, exonerar, dispensar.

     Le 19,2O "ky-la jp´sh", porque ella no era libre.

     Salud con este verbal, que puede estar en la base de nuestro gentilicio, y constatado al menos su uso en un montón de versículos de Botorrita, en un puñado de ricas y sugerentes rimas y cantinelas, cantilaciones.


#5 Adoni

lunes, 16 de julio de 2007 a las 08:35

   Es una pena que no se haya citado a Jesus L. Cunchillos en el inicio del artículo, ya que él dedica varias páginas de su gramática fenicia elemental al análisis de dos etimologías posibles de Hispania, en la pág. 146 y siguientes:

    " 1ª Etimología: Hispania > "ispanya "isla/costas del norte".

    De manera independiente, pero en la línea de Trigueros y Solá-Solé llegamos a la misma conclusión, la palabra Hispania de la que deriva España, tiene su origen en el mundo fenicio de finales del II milenio a.C.

     lº El argumento filológico consta de tres partes ì + zpan + ya. Las tres se explican perfectamente en semíticio noorccidental de finales del II milenio a.C. y sólo en ese contexto. De donde se puede deducir que la palabrra Hispania tiene sus orígenes etimológico-históricos a finales del II milenio aC., y que fué creada por quienes arribaron a las costas de lo que hoy llamamos España a finales del Ii milenio a.C. lo que parecería confirmar la tradición clásica de la llegada de los Fenicios a la Península en aquellas fechas.

     a) `y = "isla", "costa" tanto en hebreo como en fenicio.

     b) zapan = Monte Zapanu, Djebel `Aqra, 1770 m. de altitud al norte de la antigua ciudad de Urgarit en Siria, morada del dios Ba`alu según los textos mitológicos ugaríticos.

     El monte Jazzi de los Hititas y Hurritas, El monte Kasion de los Griegos donde habita Zeus Kasios, el Mons Casius de los Latinos.

     La etimología de Zapanu fue establecida en 1932 por O. Eissfeldt quien deriva el nombre de la raiz zapah "mirar" de donde Zapanu "mirador", "observatorio". La etimología de Eissfeldt fué confirmada unos años más taarde cuando en los textos apareció el nombre acado-hurrita de la misma montaña Jazzi, nombre que se explica por la raíz jazah "ver".

     De nombre de la montaña, pasa más tarde a denominar, en semítico noroccidental, el punto cardinal "norte" según está atestiguado ya en hebreo bíblico passim, en fenicio y en arameo, pero sólo en ugarítico, es decir en semítico noroccidental de finales del II milenio, tiene la vocalización zapanu.

     En ugarítico, y en el norte de la región siropalestinense la vocalización es a abierta en Zapánu. Pero en hebreo es zapon tanto cuando se refiere al monte, e.g, en Ps 89,13, como cuando se refiere a la dirección o punto cardinal, y la misma evolución a>o.

     En el I milenio a.C. la vocalización fenicia repite el fenómeno de la antigua a>o y además de a en u . La persistencia de a en unos casos y los cambios de a>o y de a>u se deben a dialectos distintos dependientes de regiones distintas dentro de la zona semítica noroccidental siropalestinenese. Eso es lo que afirman ya del fenómeno a>o tanto S. Segert como Garbini, entre otros; explicaciónque yo extendería también al fenómeno a>u.Así, por ejemplo existe el antropónimo Zapanu en asirio-babilónico.

    c)-ya, sufijo utilizado corrientemente en griego y latin para nombres de regiones. Téngase en cuenta la opinión de Solá-Solé, citado más arriba, que interpretaba "costa norteña".

    Y después entra en el contexto histórico-cultural, que es otro argumento que describe siguiendo dos series de testimonios, el de los autores antiguos y el de los historiadores modernos, que veremos más adelante.


#6 Adoni

lunes, 16 de julio de 2007 a las 16:45

     Veamos lo que nos explica Plinio

     " In ipso vero capite mox Baeticae ... Gadis (scil. insula) ....ab eo latere quo Hispaniam spectat passibus fere C altera insulta est M longa passus, M lata, in qua prius oppidum Gadium fuit, vocatur ab Sphoro et Philistide, Erythea, a Timeo et Sileno. Aphrodisias, ab indigenis Junonis. maiorem Timaeus Coninusam ab oleis vocitatam ait; nostri Tarteson appellant; Poeni Gadir, ita Punica lingua saepem significante. Erythea dicta est, quoniam Tyri aborigenes earum orti ab Erythro mari ferebantur".

     Cunchillos nos explica que por el uso que Plinio hace la palabra Hispania se comprende que es de uso normal y muy anterior al autor; que designa el territorio desde las costas andaluzas hacia el interior.

     Así mismo Plinio transmite el testimonio de que los navegantes de Tiro llegaron a Erithea por el mar de Eritrea. Pudiera ser una alusión, entre otras, a lo que cuenta Heródoto en su libro IV, 42:

     "Lo que se sabe de Libia (=Africa) prueba que está rodeada por el mar, salvo en la parte que confina con Asia; el primero que hizo la demostración, según lo que yo se, fué el rey de Egipto, Necao. Después de excavar el canal que une el Nilo con el Golfo Arábaigo, hizo partir en barcos a hombres fenicios con la orden de, a la vuelta, penetrar en el Mar Septentrional (= Mar Mediterráneo) pasando por las columnas de Heracles (= estrecho de Gibraltar) y volver por esa vía a Egipto. Esos fenicios, pues, partieron del mar de Eritrea, navegaban por la mar Austral; cuando llegaba el otoño, abordaban y sembraban el suelo en el lugar de Libia (=Africa) en el que se encontraban cada año durante su navegación y esperaban la época de la recolección, recogido el trigo, volvían al mar; así pasaron dos años; el tercer año doblaron las columnas de Heracles y llegaron a Egipto. Contaban, lo que yo no creo, pero que otros creen, que mientras ellos realizaban su periplo de Libia (=Africa) tenían el sol a su derecha".

      El relato tiene la característica de contar algo, el viaje alrededor de Africa, que efectivamente pudo tener lugar. Lo que para Heródoto es más increible, que los navegantes tuviesen el sol a la derecha, da justamente credibilidad al relato de Heródoto, como señalan  W. W. How y J. Wells entre otros argumentos, todos muy precios.

      Curiosamente de una rotación de tres años de las naves de Tarsis habla también la Biblia en I Reyes 10, 21-22. Pero además quiero resaltar que no era un absurdo para los antiguos llamar "Mar del Norte" al Mediterráeno, claro que puede interpretarse como una denominación egipcia, pero la utiliza Heródoto y como veíamos en el testimonio de Plinio tampoco es un absurdo si se denomina Hispania a las costas del norte de Cádiz.

      Y aquí dejamos la cita de Cunchillos, en su página 149; con esta nota también queda un poco contestada una parte de una pregunta que nos hacía el compañero Kullervo en otro subforo sobre Hebreos en la Hispania Prerromana, ¿Por qué los romanos, que convivían con hebreos, no mencionan su presencia en la península ibérica?.

      No le contesto en dicho suboro ya que según afirma en nota de ésta misma mañana, tiene problemas con el correo electrónico y me ruega que deje inmediatamente de escribir en ese hilo y que Haga caso a los administradores y cree un único artículo y que recuerde que al parecer soy yo el origen del problema en su correo electrónico. En fín, a veces se hacen preguntas, pero se en realidad no se buscan respuestas, sino tan sólo hacer preguntas, pero a nosotros nos interesa el punto de vista de plinio, tanto por el nombre de Hispania, como por la constatación del uso del fenicio, lengua fuertemente enlazada con el hebreo, en tiempos tempranos de nuestra historia.


#7 Adoni

lunes, 16 de julio de 2007 a las 18:10

      Uno de los versículos del tercer Bronce de Botorrita, que nos pueden ilustrar del uso de la raíz /zp/ que da lugar al nombre de nuestro pueblo, se encuentra entre las  muchas cantilaciones sin analizar, así como en varias de las ya conocidas, donde éste verbal és de uso frecuente, pero veamos ésta en particular, la número III de la IV columna : mjnprlg´sl : ´somzpa : rbjgt (l).

      La vemos enseguida en el qêre de la lectura normal hebrea, ya que su segundo segmento ´so + mzpa, nos muestra una de las formas que adopta la raíz, para definir [mzpa], de [mizpeh] atalaya.

      El hecho de que la acompañe aquí nuestro conocido "´soh",[´sa`ah] Q. mirar; fijarse, preocuparse por; Ni. ser espetado; Hi. apartar la vista; nos da una pista sobre su significado concreto para el oído del espectador y del reo, dos puntos de vista particulares de los actores del proceso junto a los coros y al lector de la salmodia.

      El canto de la ley, en su ejecución como afirmación colectiva ante el transgresor a "una palabra dada" en su instrumento de ejecución.

      Para reconstruir la salmodia, debemos seguir sus pasos:

Qêre : mjn-pr-lg´sl : ´so-mzpa : rb-jgt-l

Inversa : ltg-jbr : apzm-o´s : l´sgl-rp-njm-l

Ketib : mjn-pr-lg : ´sl´s-omz :par-bjg-tl

      Vemos como hemos movido ligeramente el interpunto en el ketib, para modificar el sentido del primer sintagma, y nos ha aparecido además un verbal /´sl´s/, [´sala´s] Pi. dividir en tres, hacer por tercera vez; pu. part. triple, de tres años. ò [´salo´s, ´selo´sah] tres, tercero; ó [´sali´si] terna.

      Aquí el tercero, el ketib, coincide con la división del canto, los tres cantos de nuestra cantilación, són los mismos cuatro cantos que tiene el bronce, su frente és dura, tanto como el propio bronce, de canto y en caída libre.

      El problema de imaginar éste verbal como la imagen que hemos dado al exterior a quien acuda en barco ó por tierra ó intente simplemente atravesar nuestro territorio ó visitarnos, és seguramente de disponer de atalayas que cubren toda la costa de forma que no és que propiamente nos escondamos como /zapanw/ conejos en una madriguera cuando se avista un barco en la costa y alguien grita, que vienen los...., sino que damos ó seguimos dando, seguro, la imagen de estar ojo avizor, nuestras alturas, como Aitana, ocupadas por modernos sistemas de vigilancia extranjeros y a lo mejor hasta nos dejan ver algún día visitar sus atalayas en nuestro territorio.

       Quizá tuviesen razón, si esta raíz fuese la preformante, en que nuestro antiguo pueblo fenicio estaba bien situado geográficamente hablando en la península, con puertos seguros y vigilante de un comercio seguro en sus dominios costeros, con buenas atalayas que recorrían la costa y difíciles de salvar en caso de conflicto bélico, como si dijeramos, preparados para dar la batalla, con ciudades repletas de agua en sus entrañas, para aguantar incluso largos asedios y batallas en tierra, porque en el mar difícilmente nadie superaría a nuestros honderos baleáricos, un pueblo de pastores que lanza bolas de fuego en el mar contra sus enemigos.

       Pero dejando al margen el aspecto físico-geográfico de la cuestión, el problema és que además nuestro pueblo tenía un "vigía" que no descansaba, arriba y abajo, previniendo a nuestro pueblo acerca de su comportamiento diario, y ese otro vigía seguro que tampoco pasó inadvertido a nuestros enemigos, nuestro baluarte, el arca de la tropa de Botorrita seguro que dió buen testimonio de ello en vida y en uso.

       Quizá fuésemos un pueblo respetado fuera de nuestras fronteras, vigilante hacia el exterior, pero también un pueblo que exigía el respeto a la ley a su propio pueblo, con el mismo raso, para todos, vecinos y foráneos, con la misma ley.


#8 Ego

lunes, 16 de julio de 2007 a las 18:41

Sr. Adoni,

¿no le sería más cómodo hacer un artículo de la extensión que estime pertinente recogiendo su teoría por la cual todo queda explicado por los bronces de botorrita y la relación del íbero con el hebreo y mandara allí al personal cuando lo estimase oportuno? en vez de repetir continuamente la misma historia aquí y allá.

Salud.

 


#9 Adoni

lunes, 16 de julio de 2007 a las 20:04

       Sr. Ego,

       Como Vd. verá, en las nota dos, cinco, y seis tan sólo hemos citado unas páginas de la Gramatica Fenicia Elemental, sobre la raíz Hispania, y me quedan muchas citas más por realizar en cuanto a Hispania, de éste precioso librito, y entre ellas las citas de Plinio.

       De todas formas he visto que hay un foro de celtiberia que se titula Fenicios, donde puede que tenga si así lo entiende Vd, mejor cabida que en éste propiamente de la raíz /yzpnya/.

       La nota tres y la cuatro, contienen una propuesta mía, para leer también uno de los homófonos que se encuentran en Botorrita, con ´sin, la cita al documento ha sido solo para atestiguar su uso, sin desglosar y analizar la cantilación que sería el objeto propio si hablásemos de la cantilación de Botorrita en un foro específico para ello.

       La nota siete, contiene el análisis de la raíz con sade y mem de preformante verbal, en el tercer bronce de botorrita, también unicamente como referencia, sin entrar a examinar todas las raíces que lo acompañan, ni entrar en propuesta de traducción, consonantización y vocalización de la cantilación que se muestra tan sólo textualmente.

       No sé si me entiende Vd., a mí, porque entiendo su nota ocho como improcedente, ya que el objeto de mi análisis aquí no es Botorrita propiamente, sino el uso de la raíz /zpn/ en el bronce de Botorrita, ya que el estudio y examen de la cantilación és un asunto al margen, aqúi se trata a Botorrita como un documento donde figura la palabra sin otra pretensión, como si la Srª. Alicia M. Cantó citase una moneda con seis signos para bautizar a alguien o inventarse una nueva ciudad.

       Yo no me invento nada y hablo de una lengua conocida por mucha gente, sin ningún tipo de problema, ya que utilizo un alfabeto internacional y no ningún semi-alfabeto imaginario, y hablo de los signos encontrados en hispania y no del signario japonés.

       Si precisa alguna aclaración, más, con sumo gusto por mi parte.

       No sé si esto suyo, forma parte de una nueva estrategia, pero en todo caso, no comparto su punto de vista acerca de la improcedencia de mis comentarios en éste "subforo", donde Botorrita tan sólo se cita muy tangencialmente y sin ánimo de que nadie lea ò deje de leer mis artículos.

       Habrá visto por otro lado que habrá compañeros foristas que se ocupan y preocupan de corregir sus artículos y sin embargo yo no he efedtuado corrección alguna, ni puramente gramatical, y también a otros que para mantener en antena sus artículos se hacen comentarios a sus propios artículos de forma reiterativa. No es mi estilo, quien quiera leerme que me lea, ya aparecen nuestros nik en las intervenciones y quien no quiera, que no los lea, no pretendo influir con mis opiniones en el ánimo de nadie en particular, como parece Vd., valorar.

       Mi única intención en éste subforo es manifestar en parte mi conformidad y en parte mi disconformidad con la tesis del artículo y la opinión, también respetable del Sr. Cunchillos.


#10 pascualla

lunes, 16 de julio de 2007 a las 20:32

Información eliminada por el Administrador Cierzo
Motivo: Comentario más propio del x-presate y con un tono ofensivo para algunos usuarios


#11 Auxín

lunes, 16 de julio de 2007 a las 20:40

Información eliminada por el Administrador Cierzo
Motivo: Comentario más propio del x-presate


#12 Adoni

martes, 17 de julio de 2007 a las 17:56

     "Ya antes de Heródoto, y en los siglos IX-VIII a.C., Homero en la Odisea, 4, 82-85, pone en boca de Menelao la conclusión del relato de su viaje con estas palabras:

     "traje (las riquezas) en la nave y llegué al octavo año, habiendo vagado por Chipre, Fenicia y Los Egipcios; y llegamos hasta los Etíopes, los Sidonios y los Erembos y Libia...".

     "Además de los Etíopes...quiénes eran esos Sidonios, diferentes de los habitantes de Fenicia, y quiénes los Erembos, de quienes casi no se vuelve a hablar en la literatura antigua, salvo para comentar el pasaje de Homero...?"

     "Si bien la primera parte del viaje, el paso por Chipre, Fenicia y Egipto se ajusta a lo que será un germen de periplos posteriores..., la segunda a través de los Etíopes, los sidonios, los Erembos y Libia, desde muy antiguo pareció incongruente por el orden y localización de los países visitados, motivando las enmiendas textuales de los críticos-geógrafos...".

     Sobre los Eremos, W. von Soden opina que son los "occidentales", ya que Eremboi derivaría del hebreo y fenicio `ereb "la puesta del sol, la tarde",occidente". Identifica igualmente, von Soden, a los "Sidonios" con los fenicios del Oeste, y recuerda que antes del año 1000 los Sidonios eran la fuerza colonizadora más importante, mientras que a partir del año 1000 ese papel empiezan a desarrollarlo cada vez más los Tirios. fY recuerda von Soden siguiendo a Eissfeldt, que la palabra "Sidonios" para desingnar a los Fenicios es anterior a la palabra misma "fenicios", mientras que "ài´s Sidón como designación exclusiva de "habitante de Sidón" es muy posterior, de época púnica.

     "¿Cómo llega Menelao a estos pueblos? Hubo en la antigüedad varias hipótesis, siendo para algunos obligado el paso frente a puntos del sur de la Península Ibérica. Crates proponía un periplo saliendo de Gades...". "Es posible que aún antes de la formulacion del "exoceanismo" del viaje de Menelao a través de las columnas de Hércules, se pensara que los pueblos antes citados estaban en Occidente, en Africa Occidental y transmigrados en la península ibérica".

     "La última visita de Menelao en el periplo es Libia. ..Es interesante que Eustacio para ilustrar la extraordinaria fecundidad de la tierra libia (una de cuyas etimologías propuestas es la procedente de lips "el atardecer", "Occidente") aporta un pasaje de Ateneo, que es en realidad un fragmento del libro 34 de Polibio a quien no cita. En este pasaje se exalta la feracidad extraordinaria de Lusitania".

     B) Los modernos historiadores

     Para quien conoce la historia del Antiguo Oriente Próximo desde el IV milenio a.C. y conoce el mundo semítico noroccidental del II milenio: El Amarna, Ugarit, etc., le resulta muy difícil imaginar que los Semitas Noroccidentales que vivían al bordel del Mediterráneo y conocían la navegación tardasen en llegar al otro lado del mar tantos siglos como los restos arqueológicos de asentamientos fenicios en la Península parecen indicar (siglos VIII-VII a.C.)

     Tal vez algunos historiadores trabajen con categorías griegas que aplican igualmente a los fenicios. Se habla de "colonización" y "precolonización´", lo que sin duda es acertado tratándose del mundo griego, pero menos preciso tratándose de los fenicios.

     Toda la tradición clásica está en favor de lo que detectan los estudiosos del Antiguo Oriente Próximo: los semitas noroccidentales, los fenicios, eran magníficos navegantes, afamados ya en el II milenio. Aunque Homero los trate de "marinos rapaces" no pone en duda, sino más bien al contrario, su capacidad como navegantes. La carta 38 de Ugarit revela que el rey de Ugarit enviaba una flota comercial a Egipto. La expedición martítima del rey Salomón y de los marinos de Tiro en direccion del país de Ofir (1 Reyes 9, 26-28), de mediaodos del s.X, dice también algo de la importancia y de la fama de los navegantes fenicios.

     "La arqueología ha revelado lo que el mismo Tucídides ignoraba, a saber que existió una expansión griega (micénica) mucho antes de la guerra de Troya y que la historia griega es más "larga" y antigua que lo que imaginaban los contemporáneos de Pericles. El Mediterráneo estaba animado desde hace mucho tiempo; las dataciones "altas" de Lixus y ütica no son pues imposibles".

     Pag 149-150 Gramática Fenicia Elemental, apartado 2.- Aplicación del método filológico. Etimología de la palabra "España".

.


#13 ofion_serpiente

martes, 17 de julio de 2007 a las 20:08

De todas las interpertaciones que se han dado de el topónimo España  (que es un topónimo - señala un lugar, una ubicación, "nombre propio de lugar", según la RAE), considerando su procedencia semítica, la más acertada es la que publica Adoni (#2) señalando la autoría de Cunchillos de relacionarlo con forja, "tierra de los forjadores" por una sencilla simple y prosaica razón; los fenicios no venían a hacer turismo, sino a comerciar y, de antiguo precisamente la Península Ibérica se caracterizaba por su riqueza metalurgica.No me vale lo de los conejos, aunque mi isla (¡si, es mía!, ¿qué pasa ?, derive su topónimo de "canes"

Sr. Adoni, en este foro hay 12 comentarios al tema inicial planteado, de ellos, 8 son de su mano. Si quitamos uno de Ego y dos eliminados, tenemos que el foro es suyo y que nadie participa en el mismo salvo Vd. Que, con base a distintos juegos con raíces verbales semíticas nos da diversas interpretaciones del nombre de España

Descarta Vd. la interpretación ordinaria; "Tierra de conejos" y su razón es su uso metafórico por cobarde (.huyendo de lecturas como "conejo", que figurativamente significa "cobarde", cosa que no creo que sea además aceptable en nuestro universo mental").

Pues bien, yo le voy a dar otro razonamiento que pudiera apoyar la tesis de los fenicios la llamaron Tiera de Conejos y que lo hicieron plenamente conscientes de ellos. Efectivamente los fenicios, como los semitas Ocidentales practicaban ritos orgiásticos de fertilidad existiendo institucionalizada la prostitució sagrada (Anat-Astarte-Ishtar), luego su sexualidad o si se prefiere su imaginario sexual debía formar parte de su mundo cotidiano como lo es el futbol en nuestros días. El conejo es animal lujurioso,sinónimo de rijosidad y potencia sexual. Es, además signo de procreación. Al utilizar la forma verbal que significa conejo los fenicios quisieron resaltar ese carácter marcadamente sexual de los habitantes de la Península Ibérica.

Más aún, relata Gubernatis en su "Mitología Zoológica" que la liebre es la luna, lo mismo sucede en las mitologías griega, mongol, estonia o eslava. La luna, la diosa blanca, es la representación más antigua de la Gran Madre, a la que se sacrifica el dios solar; águila, león, oso. Tal vez los fenicios quisieron hacer reflejar el lugar en el que se rendía culto a la Gran Madre. Algo así como el nombre de "mirmidones" dado a los súbditos de Peleo, o "sembrados" a los de Cadmo (por cierto, fenicio él)

Todo ello sin olvidar que los Fenicios eran navegantes que debían de dar un nombre que fuera identificable para los futuros navegantes y, consiguientemente, bien pudieron entender que  denominado "tierra de conejos" a sus factorías andaluzas quedaba pefectamente identificado el lugar

Respecto a las demás posible interpretaciones, pues, dado su método, podrían ser varias. Yo le he descubierto las siguientes

a) SPLH - Estepa, llanura costera (Sefela)
b) ARZ SPN YA.- Tierra Prometida
c) SP - descarnar, que, según su método, le viene a significar; o bien la forma de ajusticiar o el trato a los muertos lo que pretende evocar la raíz. Es decir una forma de designar una especial forma de ajusticiar, de enterrar, o de respeto a la Ley
d) Y'SP SPJ; que presenta semas tan dispares como Unirse o tener tiña, estar maldito o imputo, debo suponer, porque Vd lo hace raíz de servidumbre, pero claro, eso no sirve para definir a España, país de valientes, entonces aplica Vd. su teoría de la "inversa musical" y tenemos la raíz JSP (copnocida marca de café en las islas) que es liberar, manumitir, lo que nos da el significado de España como tierra de Libertad
e) Y ZAPAN YA. Aquí no dice Tiera de miradores que dará, por una evolución Tierra de Occidente

f) ZP (no el político, claro, sino la raíz) entendido como mirador, pero entonces Vd nos habla de la Ley, porque ese ZP es aquello que vigila, bien atalaya, bien un vigilante al que se le respeta (watcher of the sky)

Es decir, ha cogido Vd el nombre actual de España, tal y como lo pronunciamos y, a partir de ahí, ha procedido a determnar raíces verbales, SPLJ, SP, SPJ, SPN, ZAPAN, ZP, y sobre los signifacodos de ella elucubrar interpetacines del nombre de España. ¿Me equivoco?


#14 ofion_serpiente

martes, 17 de julio de 2007 a las 20:11

e) Y ZAPAN YA. Aquí no dice Tiera de miradores que dará, por una evolución Tierra de Occidente

debe decir

e) Y ZAPAN YA. Aquí nos dice Tiera de miradores que dará, por una evolución Tierra de Occidente


#15 ofion_serpiente

martes, 17 de julio de 2007 a las 21:41

Sorprendente, en el Diccionario de raices que nos proporcionó silma (http://www.bartleby.com/61/roots/S342.html) leo con estupor

panyh,

Yahweh has hidden,


#16 Servan

martes, 17 de julio de 2007 a las 22:19

Creo haber leído en Unamuno que España significa perejil. ¿Qué hay de eso?


#17 Servan

martes, 17 de julio de 2007 a las 22:21

¿conejo? ¿perejil? los conejos mueren si comen perejil. 


#18 Servan

martes, 17 de julio de 2007 a las 22:29

ofion: como escondite, sería Kalipso, la isla perejil.


#19 ofion_serpiente

mircoles, 18 de julio de 2007 a las 01:31

Lo mejor de todo esto es que no contesta. Una vez al descubierto, simplemente el silencio


#20 Adoni

mircoles, 18 de julio de 2007 a las 06:55

      Respecto a las comunicaciones con Occidente Cl. Baurin y C. Bonnet escriben los siguiente: "La vía de acceso hacia las aguas más occidentales pudo ser doble según las épocas y las circunstancias históricas. El aislamiento relativo de Chipre y del OPróximo Oriente, del que da testimonio la Grecia de la mitad del s.XI a la mitad del s. X a. C. permite concebir una ruta occidental por el sur, partiendo de Egipto, siguiendo a lo largo de la costa norte africana. La erudicción girega localiza además, en esta trayectoria varias fundaciones fenicias antiguas, de las que ütica es una de las más célebres. Semejante progresión hacia el oeste, a lo largo de las costas de Libia, permitía un acceso fácil a la Sicilia occidental como lo recuerda Tucídides.

Esta vía podía naturalmente conducir a los fenicios a Lixus, en Marruecos septentrional, y a Gades, así como a toda la costa española situada al sur de Granada donde no faltan los vestigios de las factorias fenicias. Las razones para priilegiar esta vía meridional son múltiples. Grecia en los siglos que siguen al derrumbamiento del sistema palacial micénico, parece no constituir un atractivo suficiente para los fenicios y la pirateria que parecen conocer endémicamente las cosas Licias, ha podido constituir un escollo demasiado peligroso para afrontarlo teniendo en cuenta los intereses esperados. Recordemos que los testimonios de la posesía épica, vista la naturaleza de esas obras, no son un obstáculo a la ausencia de fenicios en las aguas egeas inmediatamente después del final  del Bronce Reciente. Los versos homéricos, como todos los relatos clásicos en torno a la figura de Cadmos, pueden referirse muy bien, si no mejor, a las épocas anteriores en las que la realidad de los intercambios es confirmada en el espacio y en el tiempo por la arqueologia, concretamente por los pecios de Kas y de Gellidoniya que contenían jarras cananeas".

        En el contexto histórico cultural que describen tanto los historiadores actuales de la civilización fenicia, como los testimonios de autores de la antigüedad, no parece inverosimil que los fenicios llegados a la Península a finales del II milenio a.C. pudieran designar la parate de la Península que ellos conocían como "costa norteña" en oposición a la costa africana. La filología, desde su perspectiva linguísticoñ-histórica, aporta nuevos datos que sólo pudieron darse a finales del II milenio y explica, mejor que ninguna otra proposición anterior el origen de la palabra Hispania en el contexto descrito.

        Aquí Cunchillos desgrana su segunda etimología, "costa de los forjadores y habla de Tarsis....

        ".......en cuanto a la identificación entre Tarsis y Tartessos ya se da por solucionado con el cambio trt>tr´s: "Tarsis sería la transformacion en semítico de un nombre índígena, tat > tr´s de una región meridional de la península Ibérica: Tartessos sería la palabra griega correspondiente a la palabra indígena; la misma palabra indígena habría dado Turta, Turdetania, el nombre de Andalucía en época romana. La cuestión de identidad Tarsis-Tartessos estaría así resuelta".

        Antes de designar una región geográfica concreta, tanto Tarsis comozpan significacban un lugar donde se desarrollan las distintas labores a que se someten los metales: mina, fundición y forja (fragua) nombres comunes que están en la base de los dos topónimos. Y hasta se puede sugerir que los indígenas se dedicaban a la extracción del metal (y a la fundición?), mientras que los fenicios les enseñan (la fundición) y practican el forjado y la guarnición de objetos con láminas metálicas.

        También se explican mejor las dudas, tanto de los antiguos como de los modernos, referentes a la ubicación precisa de tarsis y de zpanya, si el origen de ambos topónimos son nombres comunes.

        Tal vez en las distintas grafías.......se haya conservado el testimonio del paso del topónimo local,...., hacia la designación de toda la costa, Ispania/Hispania.

        Conclusión:

        Digamos para concluir que nuestra interpretación no es ajena alos testimonios de los autores antiguos y las explicaciones etimológicas se fundamentan en raíces y palabras existentes en semítico noroccidental, grupo lingüístico del que forma parte el fenicio.

        Pero la prueba sólo podrá establecerse el día que se encuentre el testimonio epigráfico que designe a una parte de lo que hoy llamamos España como "azpny", que en caracteres fenicios dará algo así como yod-nwn-pe-sade-alef, leído de derecha a izquierda.

        Hasta aquí Cunchillos, pero precisamente éste final és el que nos sirve para formular la posibilidad de lectura de las homófonas de la  sonoridad [yspny] mediante distintas grafías, con sade, samek, sín, etc, para explorar en Botorrita, su posible relación con nuestro nombre antiguo y común para toda la península.

        En respuesta a Servan, mi opinión és que la "buotade" de Unamuno puede estar basada en una pequeña broma con ésta palabra. Yo tenía un compañero de trabajo que se apellidaba así, Pérez Gil, de forma que la broma de los compañeros estaba servida con "perezgil" > "perejil", y Unamuno iría más lejos en su reflexión, ya que actualmente se consideran los antroponímicos hispanos con final -ez, como Pérez, Rodríguez, González, Ibáñez, Estévez, etc, como provenientes del fenicio ó en todo caso del semítico noroccidental, y de alguna forma, los antroponímicos también sirven para denominar un pueblo.

        Es una "boutade", pero con mucha reflexión y sabiduría detras, a parte de la lógica broma/juego de palabras con nuestro lenguaje.

        Ayer veíamos en una nota sobre la localización de Barskunes una pequeña pieza metálica con la leyenda en una de sus caras, "n´spomw", y traducíamos considerando la raíz "´spo", como tropel, tropa de caballería.

Pues bien también podría tratarse de una homófona a éstas otras, y esta documentación epigráfica se podría utilizar para derivar el nombe de los /yspomw/, así vistos,  pero no debemos olvidar que una cosa son los deseos, nuestros deseos de localizar la epigrafía que buscaba o anhelaba Cunchillos, y otra muy distinta la realidad de éstas pequeñas piezas que acompañaban tras la muerte a nuestros ancestros.

        La imaginería de nuestros jinetes ibéricos espada en mano sigue presente, aunque cada vez menos en nuestra numismática, y con ello cobraría sentido la impresión del forastero al llegar a nuestras tierras de un pueblo enamorado de sus caballos y entrenado de antiguo en la lucha a caballo, pero también los ibéricos eran considerados como los fenicios unos marineros experimentados, por lo que no debemos extrapolar de un contexto funerario seis signos que pretenden hablarnos de una persona en particular, para definir a todo un pueblo, igual que tampoco una cantinela, unas cantilaciones, nos van a ofrecer la solución a nuestro patronímico, pero sí que ambos, pequeñas piezas metálicas y la gran chapa metálica del tercer bronce, pueden contener las raíces de las palabras ó de la palabra que sirve de base al patronímico Hispania.

        Hoy no, pero cuando se disponga de una catalogación de toda la epigrafía ibérica y se traduzca correctamente, podremos valorar si hay en ella indicios suficientes para datar de antiguo nuestro nombre como pueblo. 

        Precisamente, si infravalorásemos nuestra epigrafía ibérica, estaríamos desperdiciando justamente aquello que nuestros especialistas en lexicografía necesitan para desentrañar los misterios del pasado, que como vemos otros autores antiguos tan sólo esbozan, sin despejar.


#21 QUICO

mircoles, 18 de julio de 2007 a las 07:26

Uy,uy,uy, silencio = pillado.

Pillado = búsqueda

Búsqueda = respuesta

Respuesta = contra-ataque

Contra-ataque (si nos han pillado) = como

Como?  = Ya está

Ya está = alter ego

Alter ego = Adoooooooniiiiiiiiiiii

Adoooooooooni = premio

Premio = monólogo

Monólogo no es igual a Celtiberia

Celtiberia = celtíberos

Celtiberos están cansados de tonterias

Basta ya = con viento fresco

Con viento fresco = acaso no tiene vergüenza?.

 

 


#22 jaaalexandre

mircoles, 18 de julio de 2007 a las 14:26

Aqui está outra vez o senhor adoni com a sua conversa de xaxa.


#23 Adoni

jueves, 19 de julio de 2007 a las 05:25

      Explicaré una posición excéntrica en cuanto al origen de nuestro apelativo, por cuanto no se ha formulado hasta ahora, de forma explícita, se trataría de considerar otra raíz diferente en principio y además ajena? al vocabulario semítico noroccidental, la raíz "ponj", ya que esta raíz entró en la historia como denominación de uno de los epónimos del pueblo hebreo.

      Algo de dicha raíz se habló al citar una montaña cercana a byt nimrod, que se llama Ponoch, algunos escriben Ponotx, y que derivo de dicha raíz /pnj/ extraña en principio al hebreo, pero que figura en la Biblia para referirse al apelativo de José en lengua egipcia.

      Mi comparación és evidente, dado que desde Ponotx se puede divisar Ibiza, sin ser una montaña especialmente alta, comparada con Puig Campana (knpnw) ò Aitana (oy.tnh, nido de águilas, aguilar), la madre de todas ellas, donde se sitúan las bases de rádar americanas.

      La altura de Ponoch hace evidente lo que a otra altura se pierde de vista, al igual que el apelativo de nuestro epónimo ante el mundo podía servir para nombrar así a una altura de la tierra.

      La raíz hace referencia a la cualidad adivinatoria frente a los sueños del faraón, y esa raíz, que califica a una persona, también puede llegar a simbolizar a todo un pueblo de ay´s pnj, como si dijésemos, los hombres del que adivina (los sueños del faraón).

      Quizá me he excedido, como considera Ego, en la cita del verso de Botorrita, y en parte, lo he hecho de forma deliberada, hasta tanto no se me abra un canal, una especie de blog, ò un "subforo", en donde introducir sin interferir con mis artículos anteriores (que no considero por el momento necesario ampliar ó modificar), el día a día de las cantilaciones, que creo que deben seguir cierta cadencia en la web.

      Pero en parte, he acudido a la cita de la raíz /yzp/, no sólo para exponer las opiniones de Cunchillos y la documentación epigráfica que le da soporte en principio, sino para atestiguar también en el uso preciso de dicha cantilación, una palabra que puede acompañarla en su semántica y que se acerca también a su sonoridad, capaz incluso de generar un pequeño juego de palabras que después expondré.

      En la cantilación que veíamos antes, de la IV, columna, número III, habíamos segmentado la inversa de un modo determinado, pero también podríamos haber elegido ésta otra forma de verlo el verso:

Inversa : ltg-jbr : apzm-o´s : l´sgl-r-pnj-ml

      Aquí dejamos /l´sgl/ + /r(h) y después /pnj/ + /ml/.

      Nos encontramos con un enlace claro entre la raíz /zph/ y ésta otra que nos aparece en la inversa, junto a /apzm/.

      En la propuesta inicial teníamos el verbal /rp/, y ahora lo hemos segmentado para obtener otro sema, /pnj/, diferente en principio.

      Si aceptamos /´sgl/ cohabitar, copular, violar, desflorar, deshonrar, y sus significados, de ser violada, gozada:

      De 28,30 "way´s ajr y´sglnh" y otro hombre la desflorará, ò se acostará con ella.

      Je 3,2 "ayph la ´sglt" ¿dónde no has sido gozada?, ò ¿donde no te has acostado?.

      La congruencia de ésta otra segmentación se debe a que la canción explicita que la intuición del reo le muestra que el momento de su muerte, despedazado, llega junto a ese coito forzado con la plancha del arca, el verbo /rh/ y el verbo /ponj/ lo hacen evidente.

      El término /pnj/ no tendría existencia en hebreo bíblico, sino que sería un verbal en hebreo medieval, mediante una pronunciación ayin que acompañaría /pe/, de forma que existe /ponj/, con el valor de descifrar, descubrir, elucidar, interpretar, penetrar.

      Esta palabra de origen egipcio se introduce en hebreo a través del famoso nombre propio, Zafnat-Panej /zpnt ponj/ nombre dado a José por el faraón, Gn, 41,45, que denotaba así las cualidades adivinatorias de los sueños del faraón, en éste epónimo, como sabio, conocedor de lo secreto. 
      El verbal /zpn/, esconder, ocultar, encubrir, resguardar, guardar podría por sí mismo ser un buen preformante para nuestro topónimo, porque señala también el uso de las arcas en la ejecución, por ejemplo en Pr. 1,11 "nzpnh lnqy", tendamos lazo al inocente; pero también nuestro segundo componente del nombre "ponj", podría intervenir en dicha formación, a modo de juego de palabras:

      /zpn-ponj/, mediante conflacción {Z (pn) j}, de forma que el nuevo término encerraría una especie de "acróstico" del nombre de José.  

      Pero si prescindimos del sema inicial, también podemos construir un apelativo personal /ay´s/ aplicado a la tribu de José, en el sentido de /ay´s-ponj/, que nos daría /ay´sponj/. De aquí sería relativamente fácil llegar al sonido /´spnj/, y la jyt final se podría convertir en el sonido /ya/, por debilidad de la jyt en final de palabra.

      El apelativo nos serviría si concibíésemos al grupo humano que dirigía José en Egipto como un grupo consolidado entre los egipcios e identificable como hebreos, y en ese sentido, hombres de José, hombres de /ponj/, que podrían haber mantenido tras su salida de Egipto.

      Explicaré una posición excéntrica en cuanto al origen de nuestro apelativo, por cuanto no se ha formulado hasta ahora, de forma explícita, se trataría de considerar otra raíz diferente en principio y además ajena? al vocabulario semítico noroccidental, la raíz "pnj", ya que esta raíz entró en la historia como denominación de uno de los epónimos del pueblo hebreo.

      Algo de dicha raíz se habló al citar una montaña cercana a byt nimrod, que se llama Ponoch, algunos escriben Ponotx, y que derivo de dicha raíz /pnj/ extraña en principio al hebreo, pero que figura en la Biblia para referirse al apelativo de José en lengua egipcia.

      Mi comparación és evidente, dado que desde Ponotx se puede divisar Ibiza, sin ser una montaña especialmente alta, comparada con Puig Campana (knpnw) ò Aitana (oy.tnh, nido de águilas, aguilar), la madre de todas ellas, donde se sitúan las bases de rádar americanas.

      La altura de Ponoch hace evidente lo que a otra altura se pierde de vista, al igual que el apelativo de nuestro epónimo ante el mundo podía servir para nombrar así a una altura de la tierra.

      La raíz hace referencia a la cualidad adivinatoria frente a los sueños del faraón, y esa raíz, que califica a una persona, también puede llegar a simbolizar a todo un pueblo de ay´s pnj, como si dijésemos, los hombres del que adivina (los sueños del faraón).

      Al margen de ésta coincidencia en el nombre de José y en el verso de Botorrita, la realidad és que el juego de palabras que a veces interviene en la formación de nuevas palabras, por conflacción, puede estar también aquí presente, al compartir el final de /zp/ /zpn/, el inicio de /ponj/, de un /pnj/ egipcio, y debido también al uso corriente que se derivaría en su tiempo de éste apelativo.

      La congruencia gramatical se ve acompañada además por su fusión semántica, ya que ambos verbales /zp/, que origina nombres como /zpyh/, atalaya ó "espera vigilante", junto a /ponj/ descubrir.

      Es una propuesta, como digo, excéntrica, pero posible, tras comprobar que su uso puede estar presente en la cantilación expuesta.    


#24 Servan

jueves, 19 de julio de 2007 a las 06:50

Adoni. No era una broma de Unamuno. I-Spania, isla del escondrijo, del tesoro -semítico sapan, tesoro.
Por ej. toda Africa deriva su nombre de un promontorio sin mayor importancia.
También Europa es un nombre semítico.


#25 Adoni

domingo, 22 de julio de 2007 a las 10:00

         Intentando contestar en parte al forista Ofión, creo que Cunchillos deja como establecido que los fenicios no conocían los conejos, pero sí a los tejones, a quienes podría definir como animales exóticos en principio a éste pueblo. Además, dicha lectura permitiría entender "tierra de tejones", comparando así el trabajo en la naturaleza de éste animal, constructor de presas, como el trabajo humano que caracterizaba a los fenicios en su ingeniería del agua, como arquitectos de elaborada técnica en la perforacion de túneles y conducciones y grandes depósitos bajo sus ciudades.

         En dicho sentido, pero no en la lectura de un tercero, porque en principio las lecturas que hacen los pueblos, unos de otros, están siempre interferidas "ideológicamente" por el momento, entendiendo momento como la situación histórica precisa que acompaña a dichas disquisiciones, es decir que con respecto a los fenicios por ejemplo, la burla y la envidia de su poderío és en muchas ocasiones un acicate para una lectura sesgada por el enfrentamiento, ò la derrota.

          Ya digo, sin ánimo de rivalizar con su disquisición, que me parece totalmente aceptable y aporta diversidad a nuestros puntos de vista, como la de Servan, siempre "ilustrada" e "ilustradora".

          Hay que tener en cuenta que una cosa són las opiniones que "otros" hayan dado acerca de la formación de nuestro topónimo y de su significado, y "otra" debe ser nuestra hipótesis, para ampliar la gama de posibilidades en la formación de la palabra, aún aceptando un principio genérico incuestionable, que responde a una raíz "fenicia" del grupo semítico y debe responder también a lo que ellos entendían cuando la pronunciaban, no a lo que de ella podían entender/interpretar, otros pueblos, con una cultura ajena en principio a su ideario.

.


#26 Adoni

sbado, 28 de julio de 2007 a las 09:09

      La propuesta inicial de Cunchillos también debe ser tenida en

cuenta por cuanto hay cierta confusión entre el verbal /zp/ y un posible

preformante /´sp/, de /´spl/, con sufijo /´splth/.

      Geográficamente la Sefela (Tierra Baja). Llanura costera entre las

estribaciones de la montaña de Judá y el Mediterráneo Dt. 1,7 Jos 11,16

Jue 1,9 Jr 17,26 2Cr 26,10. En ocasiones se designa así a toda la

llanura costera, a partir de la vertiente meridional del Carmelo Jos

11,2.16.

      Como posible preformante, se adapta en parte a nuestra geografía,

y podría haber intervenido efectivamente en nuestro hispalis, pero

entonces éste no designaría el todo, porque obviaría algunas zonas de

Iberia que por su geografía no responderían a éste concepto,

restringiéndolo a las zonas de tierras bajas colindantes al marenostrum

y al atlántico en nuestras vertientes.

      Su concreción en Botorrita, para su datación, representaría un

problema por cuanto figura por ejemplo una homófona /spl/, pero escrita

con sámek, y se supondría, taza, tazón, de Jue 5,25  6,38.

      Veamos la cantilación I-XLII, ".tbçpjm : skzpyol : g´ssp (l)",

escrita de izquierda a derecha, en la que al plantearse la inversa

musical, debemos segmentar ".tb´s-pjm : sk-zpy-ol : g´s-spl".

      El final con el verbal /g´s/ de aproximación y llegada a la

víctima, junto a la "taza", "tazón", aporta un concepto especial de un

lugar al que llega el producto de fundición, /pjm/, la plancha, dulce, esó sí, /db´s/, mediante sín x çain; la /zpy/, la chapa; pero que no sé si nosotros llamaríamos propiamente tazón, ni su función és la de dar de comer a nadie.

      Ello nos lleva pues a considerar aquí /spl/, no propiamente como

taza, sino como un verbal /sph/ más un directivo.

      /sph/,a. Q. Tr. arrebatar, arrastrar Gn 18,23 s Dt 28,18 Sal40,15

Intr. perecer, desaparecer Jr 12,4 (¿variante se swp?) b. rapar,

at-jçqn, la barba Is 7,20 = glj.

      Ni. Ser eliminado, perecer Gn 19,15 Nm 16,26 I Sm 12,25; 26,1= =

mwt; 27,1 Prov 13,23 Eclo 5,7 8,15.

      También podría ser un alomorfo de "ysp" añadiren Q, ol-j.tat-

j.twt, pecado a pecado Is 30,1; ap - ol jrwn, atizar la cólera Nm 32,14.

      Ni. Is 13,15 dudoso: ¿añadirse, sumarese?.

      Hi. Acumular Dt. 32,23.

      Aunque en Botorrita, realmente el verbal /sph/, nos obligaría a

leer entonces /gw´s/, de "opr-gw´s", terrones, pellas de barro Job 7,5,

en el concepto de /gw´s/ como mineral.

      El juego de confusión ante la muerte, presente en Botorrita nos

puede llevar incluso a aceptar /gç/ x /g´s/, pero en Botorrita no

debemos buscar geografía, ni personajes especiales, y por tanto su

aproximación a la toponimia, se corresponde con la que puede aportar

cualquier lengua con sus verbales y nominales.

      Sin embargo si entendemos el concepto geográfico de Sefela, al

otro lado del marenostrum sería realmente aceptable para gran parte de

nuestra geografía, que con puntuales elevaciones, marca también grandes

[araba] estepas e imitaría en cierta forma el concepto antiguo de la

ocupación del pueblo fenicio e ibérico en nuestro suelo en cuanto a

situación geográfica ocupando las cuencas de nuestros ríos hasta donde

eran navegables y amplias llanuras a su alrededor.



Hay 26 comentarios.
1


Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net

Antiqua Excelsa - Reproducciones arqueológicas y arte antiguo
Antiqua Excelsa - Reproducciones arqueológicas y arte antiguo


Sugerencias


Accesibilidad

XHTML valido

CSS valido

Mejor con Firefox

Celtiberia.net accesible

Diseño web por menosdiez.com

Sistema de Gestión del Conocimiento Tribu

Generado en 0,43701 segundos

Último reset: 22/11/2014 0:00:04