Ir al Menú principal - Ir al contenido - Ir a los comentarios - Ir abajo

mircoles, 16 de abril de 2014

Portal cerrado a las intervenciones

RSS Ult. artículos


Anteriores Refrescar

Ult. Comentarios a los artículos


Anteriores Refrescar

Marca páginas


El Final del Cuento

Guarda el documento en tu marca páginas personal.

Autor: Bernardo Macías
martes, 02 de octubre de 2007
Sección: Leyendas
Información publicada por: Gausón
Mostrada 6131 veces.


Ir a los comentarios

"Que ningún humano más sepa mi historia."

"Que ningún humano más sepa mi historia." Fue lo que que me djo Aria al volver de su viaje a Inglaterra. Sus poderes siguen ahí, sus sueños siguen ahí, sigue creyendo en ellos y viviendo de acuerdo a sus mensajes, pero no quiere que los humanos conozcan su historia, por miedo a que no la comprendan.

Así como hace meses me dió permiso de colgar este artículo, y ahora me lo retira, ahora me ha dado permiso de contar su historia solamente a los brujos y tempestiarios indios que conozco y con los que he trabajado desde hace años, y probablemente, después me retirará también este permiso. El cuento, a fin de cuentas, no es mío, sino suyo.

 


No hay imágenes relacionadas.



Comentarios


#1 Dingo

viernes, 10 de agosto de 2007 a las 05:58

Una historia impresionante. Compleja e interesante desde varios puntos de vista.

Curiosamente hace no mucho conocí a una chica con la misma convicción de tener poderes sobre el clima desde pequeña (7-8 años). En su caso el tiempo (sol, lluvia) dependería de su estado de ánimo o bien del tiempo que ella haya deseado que haga al acostarse la noche anterior. El tema me llamó la atención, y ahora tras haber leído tu artículo ni te cuento. Quizá les gustase a las chicas conocerse, o a tí contactar con ella. Si quieres hablar de ello escríbeme:

luggon1@hotmail.com


#2 Luz Errante

viernes, 10 de agosto de 2007 a las 14:41

que relato tan bonito... quien dijo que en galicia ya no quedan celtas?


#3 Brigantinus

viernes, 10 de agosto de 2007 a las 16:06

Yo.

Puedes estar segura de que no queda ninguno.


#4 Gausón

viernes, 10 de agosto de 2007 a las 17:22

Evité sistemáticamente la mención al socorrido tema "celta" en mi artículo, y cuando lo hice, siempre me referí al mismo como un concepto anclado en la mente de mi informante, merced a la sociedad contemporánea en la cual se desarrolló, pero nada más.

En las comunidades indígenas de México aun quedan muchas personas que se atribuyen la capacidad de controlar las precipitaciones atmosféricas, e incluso de detener o desencadenar huracanes... y no por ello son celtas, ni nadie pretende calificarlos como tales ni ellos mismos pretenden reivindicar esa identidad étnica. Igualmente conozco personas que dicen haber visto jugando y bailando en los ríos a los duendes zapotecas, o "biniish", y eso no hace a mis informantes más o menos celtas.

Pero por favor, en vista del revuelo que levanta el tema y por respeto a la protagonista del relato, preferiría que se evitase tocarlo aquí. Gracias.

 


#5 Luz Errante

viernes, 10 de agosto de 2007 a las 22:05

yo pienso que los gallegos somos celtas, o descendientes de celtas, porque siempre se ha dicho, mis abuelos i la gente de la calle lo sentimos asi, y si Aria se considera celta, pues hay que respetarla, seguramente será de los ultimos celtas que quedan en el mundo


#6 Gausón

sbado, 11 de agosto de 2007 a las 04:03

En Galicia no siempre se ha dicho eso, se ha dicho más o menos desde 1800 y algo, de modo que llevais, aproximadamente, doscientos años diciéndolo. Si Aria se siente celta, es única y exclusivamente porque lleva quince años, dos meses y unos cuantos días escuchando la misma canción: "los gallegos somos celtas", en la tv, en las revistas, en las tiendas turísticas, en las canciones, con la familia, las amigas, étc. Y si, muchos gallegos acabaron creyéndose lo incontrovertible de su identidad céltica, y yo no soy nadie para discutirla, pero el hecho es que la misma es más un sentimiento romántico que un aspecto cultural que pueda ser habalado por estudios científicos de caracter arqueológico, antropológico, étc.

Otro aspecto a considerar de la "celticidad" de Aria es el que ya he mencionado antes. Ella se considera "celta" porque cree erroneamente, como muchos otros, que aspectos culturales como la existencia de especialistas encargados de controlar las precipitaciones atmosféricas o de personas capaces de comunicarse con los seres elementales son característicos de la cultura celta, cuando la verdad es que se encuentran presentes en muchas culturas antiguas que no necesariamente tienen que tener un vínculo cultural entre si, ni mucho menos una impronta céltica. Incluso el mito de la "princesa" que se dirige al mar con un hijo en su vientre perseguida por seres comunmente identificados con los dioses del caos, y que Aria considera como el eje de sus creencias "celtas",se encuentra presente, con las variantes de rigor, entre casi todos los pueblos de herencia cultural indoeuropea y aun entre algunos pueblos antiguos no considerados tradicionalmente indoeuropeos, como es el caso de los tartessicos y su mito sobre el rey Gargoris. El hecho de que el mito se haya conservado vigente hasta nuestros días en algunas poblaciones rurales del Noroeste Peninsular no indica en modo alguno que sean celtas, sino solamente que mantuvieron una mayor continuidad en su tradición oral que les permitió conservar un mito que alguna vez se encontró extendido por toda Europa.

Pretendía no entrar al trapo con lo del celtismo gallego y acabé entrando. Sin embargo, vuelvo a pediros de la manera mas atenta que dejemos el socorrido tema por la paz, porque si Aria se llega a enterar de que no comparto sus conceptos sobre la celticidad de Galicia va a armarme una pataleta como no teneis idéa, y es lo que menos quiero.

 


#7 Gausón

sbado, 11 de agosto de 2007 a las 04:13

En cuanto a quienes son los "últimos celtas que quedan en el mundo", es otro tema espinoso que me parece dificil de tratar. Si me preguntasen quienes son los últimos celtas que quedan en el mundo, diría que, probablemente, solo pueda aplicarse ese calificativo a los hablantes de galés, bretón, gaélico escocés y gaélico irlandés que aparecen clasificados por los estudiosos como "native speakers", o hablantes nativos de su lengua... y solo podríamos decir que esos son los últimos celtas que quedan en cuanto al aspecto lingüístico... en cuanto al aspecto cultural, probablemente no quede ningún "celta"... y del aspecto étnico mejor ni hablamos.

Por último, el hecho de ser una hablante nativa de la variante occidental del gallego tampoco hace que Aria sea celta, porque el gallego es una lengua romance, y no una lengua céltica (solo eso faltaba).


#8 p.arizabalo

domingo, 12 de agosto de 2007 a las 09:50

He leído rápido el relato y mi respuesta es también poco meditada. Si meto la pata, perdón. De todas formas me extraña que gente más preparada y curtida que yo no diga nada.

Para empezar me parece excesivamente arriesgado para la interesada publicar esto a miles de ojos, la mayoría, como yo, no preparados para leerlo, y menos para comentarlo. El anonimato de la persona en cuestión debe de ser protegido de extraños, y de los más cercanos también, que son los que pueden reconocerla. Esa es la prioridad absoluta.

En segundo lugar, la carga, digamos, mitológica, y cuasimilagrosa, me parece un tanto excesiva. La actitud que deba tomar la persona la irá dictando su propia madurez personal, su seguridad en sí misma, y no centrarse en las "visiones" a lo Juana de Arco, sino en completarse primero a sí misma. El ambiente, al parecer, "triste" familiar, un pueblo pequeño y, supongo, algo cerrado... quizás esta persona deba "echarse la mochila a la espalda" y viajar, no sé si algún sitio con un fin concreto, o viajar por viajar no lo sé. Esto le sirviría para una introspección y para abrir ventanas. También leer libros adecuados que no la mareen en exceso. De ambas cosas, tú le puedes orientar mejor que nadie.

Particularmente no soy quien para dar consejos, no he tenido sueños ni visiones especiales. Solamente en mi juventud oí interiormente una explicación a una pregunta, no formulada, pero que supongo me estaba haciendo. La voz, masculina, no era mía ni de mi pensamiento. La explicación -no orden de hacer algo, que fuera contra mi libre albedrío- era justa, perfectamenta racional; pero, joven, blandurrio y atontolinado como era no hice caso, quizás con la persona adecuada al lado que me hubiera acosejado...


#9 p.arizabalo

domingo, 12 de agosto de 2007 a las 09:53

Una minucia. ¿No será 30 julio lunes?


#10 Luz Errante

domingo, 12 de agosto de 2007 a las 12:41

yo no se desde cuando se dice que galicia es celta i que los gallegos somos celtas, pero si es verdad como tu dices que se dice desde el siglo XIX y que no esta comprobado cientificamente, pero si se dice desde 1800 será por algo?? se invento de la nada?? tendra algo de real digo yo no?? aunque solo sea una ''leyenda'' toda leyenda tiene una base real...


#11 Gausón

domingo, 12 de agosto de 2007 a las 17:58

Pues si que va a viajar, a principios de Septiembre se va 20 días de viaje de estudios al extranjero, aun país que, por la misma discreción que mencionas, no voy a llamar por su nombre (igual otra persona que vaya a estar en el mismo viaje lo encuentra familiar, y ya tiene un tip para identificarla).

Mira, el caso es que el hecho de que sea identificada por medio de la lectura de este artículo no me preocupa mucho, porque aparte de mí y de su madre hay solo otra persona enterada del caso, una compañera del colegio a la que también conozco, que no se pasaría por celtiberia ni aunque se lo dejasen como examen semestral en el cole (al fin y al cabo, aquí no tenemos nada de heavy metal, ¿no?) Aparte de ello, el que me haya reservado su nombre de pila, el nombre "sagrado" que le fue revelado en sueños y el nombre de su aldea natal, hacen a la protagonista de mi relato prácticamente imposible de identificar, pues la costa occidental de Galicia no es tan reducida como lo parece vista desde fuera.

Por último, el hecho de que ella demuestre escasa discreción con respecto al tratamiento de estos temas me a echo dudar a mi mismo sobre su sinceridad, pues incluso tenía la intención de publicar aquí en celtiberia la reseña de algunos de sus sueños, pero primero las remodelaciones en el portal y luego la falta de tiempo se lo inpidieron. Y digo que es poco discreta porque si bien tiene especial cuidado de que las personas con las que trata diariamente no se enteren del particular, demuestra por el contrario mucho interés en que otro tipo de personas, como estudiosos de la cultura celta y demás, se enteren de su caso, y eso me ha echo sospechar, aunque como concluyo en mi artículo, me parece que realmente cree en todo cuanto dice que le pasa.

Yo nunca me sentí preparado para servirle de guía, ni me siento calificado ahora mismo y creo que nunca lo estaré, pero ella se empeñó en que yo desempeñase el papel, y no me dejó otra salida, intento hacer las cosas lo mejor que puedo, pero estoy plenamente consciente de que nunca llegaré a tener el nivel ni la preparación de un don Juan Matus, si es que alguien por aquí le conoce. 


#12 Brigantinus

lunes, 13 de agosto de 2007 a las 09:41

Luz Errante... yo tengo la piel blanca y los ojos azules. Me puedo sentir japonés o zulú. Nadie me lo prohíbe. Pero eso no quiere decir que lo sea.

Y lo del celtismo es un invento del siglo XIX: algunos autores clásicos consideran "celtas" a algunos pueblos de la actual Galicia. A partir de ahí, la bola empieza a rodar cuesta abajo: no se cuestiona la afirmación; todos eran celtas; los gallegos actuales también son celtas; todo lo que hay en Galicia es celta.

El debate debería centrarse en si hubo en el pasado en Galicia algún grupo humano susceptible de ser considerado celta. Pero a nivel popular, la cosa es más simple: cualquier manifestación cultural propia de una sociedad preindustrial es "celta" por narices. Por lo que se ve, ni en la Edad Media, ni en el siglo XVI ni el XIX, la gente "inventó" nada.


#13 Gausón

lunes, 13 de agosto de 2007 a las 19:38

Pues pienso que el problema del "celtismo" gallego es básicamente como lo has descrito Brigantinus, y como bien dices: "El debate debería centrarse en si hubo en el pasado en Galicia algún grupo humano susceptible de ser considerado celta." Desafortunadamente, los debates y estudios al respecto muy raramente cuentan con la objetividad y la imparcialidad pertinentes, y por regla general tienden a inclinarse por una de las siguientes premisas, en mi opinión, igualmente perniciosas: "en el territorio correspondiente a la actual Galicia nunca ha existido rasgo cultural alguno capaz de identificarse como céltico", o bien "en Galicia todo y todos han sido celtas desde que el mundo es mundo (incluyendo a los grillos y las gaviotas)".

No se si habeis leido los estudios publicados en ésta dirección, que se supone cuentan con un cierto nivel académico respetable en el momento en que pueden publicarse dentro de la misma: http://www.uwm.edu/Dept/celtic/ekeltoi/volumes/vol6/index.html

Aproximadamente la mitad de los artículos tocan el tema señalado por Brigantinus desde diferentes perspectivas, arqueológica, lingüística, antropológica, étc. y los autores de los mismos parecen ser lo suficientemente confiables, y en la mayoría de los casos calificaría su postura de imparcial y rigurosamente académica. Desafortunadamente, pese a que todos los trabajos fueron originalmente redactados en castellano, solo se encuentra disponible en línea una versión en inglés de los mismos, o al menos yo no he podido localizar la correspondiente versión castellana.

Según mi aprecíación personal, la mayor parte de los especialistas apuntan hacia las mismas conclusiones: antiguamente, en el area galaico-lusitana efectivamente habitaron individuos hablantes de una lengua celta, y algunas deidades identificadas como célticas también tuvieron cierta presencia epigráfica en la misma, como los lugoves, y respecto al particular, poco más puede concluirse apelando a los datos y fuentes con los que actualmente contamos. Hay un artículo que seguramente resultará particularmente interesante para vosotros, Luz Errante y Brigantinus, sobre la visión idealizada que actualmente tienen los gallegos de su incontrovertible identidad "celta": Mythologizing Identity and History: A Look at the Celtic Past of Galicia, escrito por Kerry Ann McKevitt, catedrático en la Universidade da Coruña. Podeis leerlo en ésta dirección: 

 http://www.uwm.edu/Dept/celtic/ekeltoi/volumes/vol6/6_13/mckevitt_6_13.html

Aunque como he dicho, es una verdadera lástima no disponer de la versión en castellano.


#14 shelina

martes, 14 de agosto de 2007 a las 05:11

Yo no soy de su tierra vivo al otro lado del mundo y me encanto tu relato, y seria genial que todo fuera cierto, pero bien es sabido que en muchos lugares del planeta hay personas que tienen ciertas habilidades especiales, que otros no tenemos y por esto no podemos catalogarlos como en tu relato de "Celtas"... Me da por pensar que quizás esta chica, por estar tan interesada en todo lo relacionado con este tema, ha leído mucho y llego un momento que se lo creyó, veamos, lo diré de otra forma para explicarme mejor, le paso igual que al Quijote con sus libros.
Seguiré tus nuevos comentarios sobre el tema... Reitero no soy una estudiosa y respeto tu trabajo como el de los otros, solo expuse mi punto de vista. Gracias.


#15 Brigantinus

martes, 14 de agosto de 2007 a las 16:04

Gausón, no te engañes: la imparcialidad rigurosamente académica no existe. Ni entre celtistas ni entre no celtistas. Ni en este ámbito del conocimiento, ni en ningún otro. Con el simple hecho de defender una hipótesis, ya estamos formulando una opinión...

Sobre la página web que citas, la conozco desde hace tiempo; la dirige Manuel Alberro. En esa web faltan artículos de autores que puedan dar la réplica de determinadas afirmaciones que en ella se hacen. Por ejemplo, la celticidad del lusitano es un tema sobre el que no hay una opinión firme. Los partidarios de que es una lengua no celta también tienen sus argumentos sólidos (de hecho, me atrevería a decir que es la postura mayoritaria). O la cuestion de los lucovos o lugovos que citas, divinidades que muchos consideran viarias, y por lo tanto, no relacionadas con el celta Lug (de hecho, se llega a cuestionar que ambos términos procedan de una raíz común) Y Alberro, en fin... leí su "Los celtas de la antigua Gallaecia": una página para la arqueología, media para la lingüística y seis o siete para hablar del Pooka o la Banshee; sus libros sobre el celtismo de Galicia acaban siendo sencillamente manuales sobre folclore de las islas británicas.

Sobre la chica en cuestión... si ella cree que bailando una muiñeira está ejerciendo de "celta"... en fin. Como he dicho, cada uno es muy libre de creer lo que quiera. Pero no estaría mal -en nombre de un mínimo de objetividad- que alguien le recordara que cada vez que habla gallego está ejerciendo de latina de pura cepa; está hablando una de las lenguas romances más próximas al latín original, una lengua que nos llegó vulgarizada de manos (o de boca) de los legionarios que incorporaron Galicia al imperio (la lengua, en fin, de los que sometieron a esos "celtas". Y una lengua que llegó aquí en su variante más basta y empobrecida... es lo que hay. La Historia fue así, nos guste o no.)

Sobre la capacidad de cualquier persona, de influir en la climatología... lo siento pero soy un escéptico declarado. Cuando estaba estudiando, siempre tenía la sensación de que cuando YO estaba preparando los exámenes, el tiempo era buenísimo. Y que precisamente empeoraba cuando YO terminaba de hacer los mencionados exámenes, privándome así de disfrutar del tiempo libre. Pura subjetividad.
La chica está buscando su lugar en el mundo. Normal, a su edad. Tampoco es una mala reacción la suya. Bastante mejor eso que castigarse el cuerpo con sustancias raras o ingresar en alguna "tribu urbana" más o menos chunga. Suponque su manera de ver el mundo es el de una adolescente que cree que el mundo gira en torno a ella, aunque quizás con un cierto nivel de estridencia: YO controlo los fenómenos atmosféricos, YO estoy salvando lo que queda de cultura celta, YO etc...


#16 Gausón

martes, 14 de agosto de 2007 a las 16:57

Pues Brigantinus, no se si has estado leyendo mis comentarios previos, pero en realidad no considero que estés diciéndome nada nuevo... yo mismo postée aquí la cuestión de que el gallego no tiene nada de celta, y que el hablarlo no convierte en celta a mi informante. Hasta donde yo se, se siente celta por el hecho de que en su comunidad se hace un concurso de mayos el primero del mes y cosas así... y como bien dijiste, porque considera como muchos otros que cualquier historia fantástica o sobrenatural y cualquier contacto con el mundo "mágico" tiene necesariamente que ser "celta"... y yo no hago sino preguntarme que harían mis amigos zapotecas, si supiesen de la noche a la mañana que el haber realizado una ofrenda a la divinidad del rayo los hace "celtas" (de acuerdo al concepto de mi amiga y otros muchos gallegos, al menos).

En cuanto al escepticismo de rigor, yo soy como Jean Cusset, atéo convencido, salvo cuando toma su martini, con dos aceitunas, como siempre. Quiero decir, que soy escéptico hasta que me toca prescenciar algún hecho que escapa a mis rigurosos paradigmas de la realidad, y desafortunada o afortunadamente me ha tocado asistir personalmente a algunos hechos de esa naturaleza, la mayoría de las veces sin quererlo, al trabajar con los indígenas zapotecos del Estado de Oaxaca... en fin, que yo creo que fue por ello que le concedí a esta niña el beneficio de la duda, porque a veces incluso el escepticismo emjor fundado puede darse de narices contra un hecho inexplicable. 

Como tú bien dices, al final de cuentas decidí publicar este artículo aquí porque me pareció encomiable y hasta cierto punto curioso o interesante, como quieras llamarlo, el que una chica de este siglo XXI intente remediar sus problemas personales buscando refugio en sus sueños y en los cuentos de sus mayores (que no por ser cuentos de los mayores tienen que ser celtas, aclaro) en vez de buscarlo con las sustancias o con las tribus suburbanas. Además, por otros casos de adolescentes soñadores que me ha tocado vivir, puedo suponer que la criatura, tarde o temprano, acabará abandonando todo ese corpus de sueños y creencias, renegando de él y quizá, hasta odiándolo por el hecho de haber creido en él algún día, y por eso quise dejarlo por escrito, para que toda la historia no se perdiese sin más, y a juzgar por el número de lecturas que tiene, pienso que hice lo correcto, pues al menos ha parecido interesante a muchos usuarios en uno u otro aspecto, creo.

Finalmente, solo aclarar que ella hasta ahora no ha leido el artículo, ni ha tenido ninguna participación entre los comentaristas del mismo. Hace dos semanas que se fue a su aldea... a disfrutar del mar, del monte, y de las romerías del verano, y yo creo que no tiene para cuando volver... igual, como resultado de este periodo de estabilidad y hasta de superación, termina mandándonos a tomar por c... a todos los "celtas" guerreros, druidas o guías espirituales que formamos parte de su mundo. En caso de que eso ocurra, volveré a ser el antropólogo y politólogo (si, también estoy estudiando Ciencias Políticas y Sociales) escéptico, analítico e intachable que he sido hasta ahora, y que seguiré siendo hasta que me encuentre (espero que nunca ocurra) a otra hacedora de lluvias ... tan encantadora como ella.

 


#17 Dingo

martes, 14 de agosto de 2007 a las 17:38

He leído el artículo completo y, la verdad, no he visto que Gauson se posicione en ningún momento sobre la falsedad o la realidad de los supuestos fenómenos que le ocurren a la niña, de manera que no creo que tenga que dar ninguna explicación al respecto. El sano escepticismo consiste en no posicionarse acerca de lo que aún no se puede comprobar, aunque el término esté un poco puteao últimamente.

Y yo entiendo que un antropólogo, por muy poco crédulo que sea, se topa muchas veces con hechos de aparente difícil explicación que le impresionan o le crean dudas acerca de poder explicarse con los medios del actual estado científico. Pero mientras presente la información tal cómo se la cuentan sus informadores o tal como él lo presencia, no tiene ningún deber de probar nada.

Respecto al celtismo del Noroeste creo que es ya conocida mi opinión contraria, pero hay que reconocer que el tema se puede tratar desde otra perspectiva, el fenómeno "neocelta" actual no deja de tener un interés antropológico, aún siendo una tremenda paja psicosocial independiente del hecho celta histórico.

Saludos


#18 Dingo

martes, 14 de agosto de 2007 a las 18:18

Me ha parecido particularmente interesante la historia de la "hija e la tierra y el mar".

Quizá una versión no cristianizada de ciertos relatos acerca de Vírgenes viajeras, como dice Gausón. No obstante, en estas historias normalmente la Virgen no se hace a la mar sino que llega por mar y desembarca, se trata de una venida y no una ida. Pero con todo sí que puede tener paralelos en ciertas leyendas como una portuguesa en la de una moura parte hacia hacia la Mourama (la tierra mítica) en una piedra flotante, y quizá otras más crípticas en las que mouras desencantadas bajan por el río sentadas sobre piedras.

No puedo evitar preguntarme con todo si la historia sería transmitida por el abuelo tal cual o bien sería una re-elaboración "re-paganizada" obrada por él mismo.

Saludos


#19 Gausón

mircoles, 15 de agosto de 2007 a las 23:25

Ella no tenía idea de donde pudo haber sacado su abuelo el relato, y si bien al principio pensé que el señor podría haber sido un neodruida o neopagano trasnochado, al ser informado de que el tipo era un devoto católico que incluso curso estudios en el seminario acabé por desechar esa hipótesis. Pienso que probablemente se tratara de una versión elaborada por el abuelo a partir de algún estudio etnográfico que pueda haber llegado a sus manos, o quizá simplemente de un adorno literario para hacer el relato más poético y atractivo a su nieta. Sin embargo, también es preciso mencionar que por ejemplo en el folklore asturiano aparentemente la tradición oral mantuvo hasta fechas recientes el recuerdo de seres sobrenaturales no cristianizados, y que de hecho conservaban rasgos característicos de antiguas divinidades indoeuropeas. Al respecto, cito a Cristobo Milio Carrín, en su libro “El Mito de la Creación y Otros Mitos Asturianos”:

 

Por último, quien pretenda conocer los dioses paganos de Asturies puede recurrir al folklore oral. La tradición aún guarda memoria de unos cuantos personajes masculinos, amos de las fuerzas de la naturaleza, en particular el sol, la tormenta y el viento. No se puede probar que estos personajes (el Reñubero, Xuan Blanco, Xuan Varas...) sean descendientes directos de los antiguos dioses, pero es evidente que no provienen de la tradición cristiana y se hace difícil, en general, rastrear para ellos un posible origen en la literatura erudita (lo que es fácil con otros aspectos de la tradición, como “las doce palabras retornadas”, por ejemplo). Por tanto, es razonable emplear las leyendas modernas para solucionar algunos de los problemas que encontraremos, al estudiar la religión antigua.

 

También hay una serie de conjuros que se recitaban invocando al sol para que disipase la niebla, o algún otro meteoro desagradable:  “-¡Veite, cerzo, cercellín, / deste valle regueirín, / que ahí chi ven Xuan de Riba / xurando y devotando / que chi a partir úa dida / si te coye costa arriba / que chi ha partir un brazo / si te coye costa abaxo...!” (Íbid.)  Conjuro recogido en Boal. El sol es Xuan, nombre genérico del varón en la tradición asturiana. El apellido, “de lo alto”, tiene un origen evidente.

 

   “-Escampa, nublina, / de val.le en val.lina, / regueiros abaxo, /canales arriba, / que ehi vien Xuan Blancu / que te ha de comer / cola su mucher barbuda / y la sua perra l.lanuda...” (Íbid) 

 

Antes de proseguir, me parece importante recalcar que en los conjuros antes anotados el Sol no aparece encubierto bajo una figura cristiana, sino simplemente como un personaje con poderes sobrenaturales cuya imagen se corresponde hasta cierto punto con la de antiguas divinidades celestes de las mitologías indoeuropeas. Al respecto, el autor continúa:

 

Estos conjuros tienen una estructura prácticamente invariable. En ellos se recurre al sol como a un protector, un benefactor sobrenatural que, cuando se le pide, expulsa los fenómenos meteorológicos indeseados; en el conjuro de Xuan de Riba, por ejemplo, se atribuye al “cerzo” una apariencia humana, para  que pueda ser derrotado por el sol (quien le partirá el brazo, o el dedo del pie).

 

Por otra parte, el hecho de que la protagonista del relato busque refugio en el mar no me parece tan fuera de lugar, pues creo recordar una versión del relato (se que corresponde a una región atlántica, aunque no recuerdo cual) donde la protagonista, no recuerdo si era una Virgen o que, termina su viaje a la orilla del mar, convertida en una roca calcarea ubicada precisamente entre la tierra y el mar. Pienso que quizá el abuelo hacia referencia a un mito de ese tipo, lo que no podemos saber es si este relato pertenecía a su propia tradición oral o bien, si lo sacó de algún libro.

 

 

 


#20 Luz Errante

jueves, 16 de agosto de 2007 a las 16:06

Vamos que en resumen vienes a decir que en galicia, o como tu lo llamas, noroeste peninsular, ya no quedan tradiciones orales paganas no cristianas, y que si esa niña las tiene es por invencion de su abuelo o porque es una inadaptada social, y que en cambio Asturias sí que tiene mucha riqueza en tradicion oral no cristiana y que es aun existen dioses superantiguos... al final es otra chufa de artículo sensacionalista barato....


#21 Gausón

jueves, 16 de agosto de 2007 a las 17:48

Temo que me malinterpretaste por completo. Contra la opinión de muchos estudiosos del tema, y arriesgándome a levantar ampoyas, diré que yo considero que la tradición oral es bastante común y uniforme en todo el "Noroeste" Peninsular... con Noroeste me refiero a Galicia, Asturias y Cantabria, y a veces también me refiero a esa región como Cornisa, aunque no se si ese término afectará a la región cultural vasca, donde la mitología oral si me parece bastante independiente a la de las otras regiones antes citadas.

Lo que hice en mi comentario anterior, fue dar algunos ejemplos de que, efectivamente, en la tradición oral asturiana (y por lo tanto podemos suponer que tamcién en la gallega, pues me parecen como he dicho muy cercanas) se conservan figuras mitológicas que podrían interpretarse como antiguas deidades no cristianizadas, y que de igual forma la princesa del mar y de la tierra mencionada por el abuelo podría ser uno de esos casos, aunque desde luego eso no excluye la posibilidad de que el abuelo se haya inventado el mote.

Por cierto, en Asturias también hemos tenido muchos folkloristas y cuentacuentos afectos a sacar historias de su propio acervo cultural, y hacerlas pasar por relatos tomados de la tradición oral... baste mencionar a uno de los pilares de la materia, el folklorista Aurelio de Llano, algunos de cuyos "cuentinos" asturianos resultan demasiado similares a relatos medievales de las islas británicas... ¿coincidencia? yo creo que no, pues me inclino a pensar que el señor se permitió en mas de una ocasión modificar las historias que recogía con sus propio acervo cultural... esafortunadamente, esa es una práctica a la que recurren con demasiada frecuencia los folkloristas y cuentistas que han tenido acceso a la cultura escrita, sin importar si sean gallegos, asturianos... o de cualquier otra filiación cultural.

Por último, me complace avisar a todos aquellos miembros de la comunidad celtíbera que me han demostrado su interés en el tema (incluidos los rijosos Luz y Brigantinus), que la protagonista de mi artículo ha vuelto de su viaje, pasó dos semanas y pico en su aldea y afortunadamente se encuentra de muy buen humor, a diferencia de cuando se fue, cuando al parecer estaba travesando por una prolongada y enconada rabieta. Sigue teniendo visiones, sueños y perciviendo manifestaciones del mundo sobrenatural, pero siguien el consejo de arizabalo, creo que me abstendré de hablar de las mismas en lo futuro, pues con lo que he dicho basta para que se tenga una idea del caracter del personaje y no creo que haga falta decir más. Por otro lado, su tendencia a continuar aferrándose a dichas manifestaciones me recuerda una frase del célebre brujo Juan Matus: "el que entra al mundo sobrenatural está jodido, pues una vez que lo ha conocido jamás podrá vivir sin él ni alejarse..." Quizá, pienso yo, son las peronas de suyo "jodidas" las que buscan (o mejor dicho buscamos) refugio en ese mundo... y en cualquier caso, si, es dificil apartarse de él.

Por favor, que no se me mal interprete.


#22 Dingo

viernes, 17 de agosto de 2007 a las 19:31

Quizá Luz Errante debiera de considerar que entre la etapa propiamente celta de Asturias (por ejemplo) y la etapa "cristiana" transcurren unos cuantos siglos de romanización, con sus consiguientes aportes y sincretismos. Que quedan tradiciones no cristianizadas o burdamente cristianizadas no quiere decir que automáticamente sean "celtas". Sin duda habrá algunas que nos vengan directamente de la etapa celta en Asturias, por fuerza. Pero si le quitamos al folclore asturiano actual lo segura y lo probablemente grecorromano, lo razonablemente germánico, lo claramente medieval, y luego le quitamos aquellos elementos del folclore que por encontrarse a lo largo y ancho de Europa no pueden en modo alguno considerarse específicamente celta (ej. muchas festividades y ritos de un calendario de colas influencias que no nos interean. Desdeluego mucha gente se lo traga.rte agrícola que debe deremontarse al Neolítico), me temo mucho que nos va a quedar muy poquito de ese folclore asturiano (y gallego) tan espectacularmente "celtoatlántico".

Hace poco estuve profundizando en el folclore esloveno, de mano de una web bien documentada (por cierto, muchos entusiastas de la clara celticidad de Galicia o Asturias estoy seguro que se asombrarían de ver lo celtoatlántica que es Eslovenia), pero que tenía un fallo que ya me olí desde el principio: un sesgo de partida en el autor de la página, un filo-véneto para quien los eslovenos no han sido nunca eslavizados (porque "no hay pruebas de la invasión eslava", y parece que el asunto de la lengua no le preocupaba mucho). A partir de aquí, un sesgo tras otro. Analiza una serie de deidades paganas (o mejor, seres míticos derivados de tales que han permanecido en el folclore esloveno, igual que ocurre en Asturias); cuando aparentemente no tienen paralelos en el folclore ruso se afana en recalcarlo y para él es prueba de su origen véneto, cuando sí los tienen simplemente no lo menciona, o acude a cualquier subterfugio. La etapa celta tampoco la reconoce, para él Noricum era un reino véneto-ilirio y si los romanos se referían a ellos como celtas era porque las lenguas véneta y celta se parecían mucho y los confundían. Tan sencillo. Así, aspectos del panteón de los nóricos que podrían ser de origen celta, pasan a ser automáticamente indígenas. Las influencias grecorromanas también se le escapan, aunque alguna canta (o mejor, chirría) en los textos que aporta. Y así prácticamente toda la cultura eslovena (con alguna excepción "tolerable") pasa a ser véneta. Y cuidado, el tipo es doctor. Cosa que sinceramente no me sorprende porque ya hace tiempo que pude comprobar que en este mundillo se cumple perfectamente lo de que el hábito no hace al monje.

De manera que el neoceltismo-celtoatlantismo y el invento de la "celticidad acumulativa" en Galicia no es un fenómeno aislado, ni mucho menos. Podríamos mencionar otros movimientos que se cuecen en Hungría (panturquismo). Siempre el mismo mecanismo: se elige a los "antepasados" que nos da la gana y eso ya nos da la clave para interpretarlo todo. Y mucha gente se lo traga, sin duda.


#23 Dingo

viernes, 17 de agosto de 2007 a las 19:34

Corrijo el final del primer párrafo:

y luego le quitamos aquellos elementos del folclore que por encontrarse a lo largo y ancho de Europa no pueden en modo alguno considerarse específicamente celta (ej. muchas festividades y ritos de un calendario de corte agrícola que debe deremontarse al Neolítico), me temo mucho que nos va a quedar muy poquito de ese folclore asturiano (y gallego) tan espectacularmente "celtoatlántico".


#24 Onnega

domingo, 19 de agosto de 2007 a las 00:48

Sólo para decir que a los gallegos la capacidad de poder modificar el tiempo todavía se nos sigue atribuyendo. No es broma. Como si todos fuésemos unos chamanes: "ya han llegado los gallegos, y traen la lluvia". Gausón: cada vez que voy a Extremadura llueve y me dicen lo mismo :)

¿Magia simpática


#25 Gausón

domingo, 19 de agosto de 2007 a las 04:52

En México también hay grupos étnicos indígenas a los que se atribuye de manera general esa capacidad. Los huaves, que habitan en las lagunas saladas del Itsmo de Tehuantepec, en el Estado mexicano de Oaxaca, son considerados por los otros pueblos indígenas de la zona como "rayos", es decir, como personas que han recibido el poder del dios del rayo para subir a las nubes y controlar las tormentas. En facil escuchar decir a los zapotecos o los zoques: "los mareños (huaves) son los rayos." No se refieren a la existencia de tempestiarios entre ese pueblo, sino más bien al hecho de que consideran que todos los individuos de esa etnia son "rayos".

Esta creencia, al parecer, parte del hecho de que antiguamente todos los varones de la tribu eran puestos al nacer bajo la protección de Teat Monteok, el Padre Rayo, y las mujeres bajo la de Müm Nchérrek, Madre Viento del Sur, de manera que en un momento dado todos los hombres eran llamados "monteoks" y todas las mujeres "ncherrek", aunque para efectos prácticos solo algunos ancianos de la comunidad, varones o mujeres, lograban adquirir y dominar las habilidades del tempestiario, recibiendo entonces el nombre de "montang ombas", "persona de cuerpo de nube"; estos se vestían de negro, para representar nubes cargadas de lluvia, y al parecer eran los responsables de controlar las precipitaciones en toda la región itsmeña, muchas veces en perjuicio de los zapotecas, sus enemigos tradicionales.

Lo que se me ocurre es que, al igual que entre los huaves, entre los gallegos de la antigüedad haya habido destacados y relativamente numerosos "tempestiarios", y esto hizo que, en un sentido más o menos irónico, todos los gallegos fuesen considerados como tales por sus vecinos... vamos, como ironía derivada de una circustancia existente en la antigüedad se entiende, pero a decir verdad no creo que haya muchos tempestiarios por allí, y pienso que muy probablemente ni los gallegos ni los huaves hallan tenido nunca verdaderos tempestiarios, personas que creían tener esas facultades y a las que su comunidad se las atribuía si, pero personas que realmente pudiesen influir en el curso de las precipitaciones... no estaría tan seguro.


#26 Gausón

domingo, 19 de agosto de 2007 a las 05:09

Por cierto onnega, debo agregar que como dije a Brigantinus, yo soy escéptico hasta que me encuentro con cosas que ni yo ni la lógica científica somos capaces de explicar, y ese tipo de "cosas" o manifestaciones las he encontrado en santuarios dedicados a la divinidad zapoteca del Rayo, Guzío, un dios muy semejante en su aspecto al Tlaloc de los aztecas y en su mitología a los dioses indoeuropeos, ya que, por ejemplo, de acuerdo a la tradición oral debe matar cada año a Beldó, la culebra de agua o tromba responsable de desencadenar las tormentas, al igual que Zéus hubo de derrotar a Typhón y Thor a la serpiente del Midgard.

Resulta que por los dichos sucesos que me han acontecido durante las investigaciones realizadas en esos santuarios he llegado a pensar (pero solo cuando tomo mezcal, como Jean de Cusset, que es ateo salvo cuando toma su martini) que tengo alguna relación con el dios... y el hecho es (eso pasa aunque no haya bebido mezcal) que SIEMPRE que llego a Oaxaca, la región habitada por los zapotecas, llueve, así sea la parte más severa de la estación de secas y lleve semanas sin llover, siempre que yo llego, llueve. ¿Coincidencia? no se, habría que preguntarle a Brigantinus.


#27 Brigantinus

lunes, 20 de agosto de 2007 a las 09:20

Pues se ve que aquí nos juntamos todos los tempestiarios... insisto en que cada vez que preparaba los exámenes finales, en junio, con un calor infernal... sabía que en cuanto terminara de hacerlos vendría el mal tiempo.

Pero en la medida en que afectaba a miles de estudiantes, no sé si el tempestiario lo era yo, era otro, o era un ejercicio de "tempestiarismo" colectivo.


#28 Gausón

martes, 21 de agosto de 2007 a las 01:26

Pues a mi me parece que lo que nos pasa no es tempestiarismo... sino una serie de coincidencias más o menos curiosas. Además, habría que decir que, al menos de acuerdo a mi definición, tempestiario es el que influye de manera activa y conciente en los fenómenos atmosféricos. Aunque en algunos casos el don de Aria parezca estar determinado por su humor, esto es relativo, por ejemplo, en la pasada fiesta de San Juan ella estaba llora y llora porque su madre no la había dejado salir, y afuera llueve y llueve... me dijo ¿ves? llueve porque estoy llorando. Le dije: pues deja de llorar... que les vas a aguar la fiesta a tus paisanos. Y me contestó: "que les den por..." y siguió llorando. Al rato dejó de llorar y dejó de llover (¿o fue al reves?) No sabría decir que pasó primero, la verdad, el caso es que la cosa quedó que ni pintada como un acto voluntario de tempestiarismo.

Resulta que allá en mi natal Oaxaca, casi siempre procuro salir a la calle con un buen número de monedas de baja denominación, pues lo más común es que en el centro de la ciudad, en cada calle encuentre uno por lo menos una familia de indigentes pidiendo caridad, y el no darles nada me desagrada bastante. No intento presumir de caritativo... pero lo interesante es que, cuando recuerdo llevar las monedas, casi no encuentro limosneros, y cuando salí de prisa y olvidé llevarlas conmigo, resulta que estos me salen al paso.

Ya lo dije Brigantinus, para mí, lo de tus exámenes y lo de mis limosneros son coincidencias, apreciaciones de la realidad... igual cuando saco las monedas ni siquiera me percato del asedio de los necesitados porque solo estiro la mano y les suelto una moneda... y cuando no las llevo, tengo que voltear a mirarles intentando poner la cara más amable de mi repertorio, al tiempo que muevo la cabeza y les digo "no tengo seño." Yo creo que algo parecido te pasaba con los exámenes esos. La diferencia entre estos casos y el de la niña, es que a ella su "don" le quita el sueño y la tranquilidad(sobretodo antes, ahora me parece que le da menos importancia) y a mí lo de las moneditas nunca me ha quitado el sueño.¿ y no creo a que a tí te lo quitasen tus exámenes.


#29 Gausón

martes, 21 de agosto de 2007 a las 04:55

Modifiqué ligeramente el final de mi artículo, a partir de "Consideraciones Finales", para actualizarlo un poco y, ante todo, darle un conclusión algo más "concluyente", valga la redundancia.

Alguna vez se ha hablado de un "caracter celta", del que se ha intentado hacer partícipes a los habitantes de las "naciones" de rigor, con Galicia a la cabeza, ya se sabe... yo no se de donde le vendrá a Aria el mal caracter, tan tosudo y temperamental, si de los gallegos o de los celtas o de la edad o de su filiación con las deidades tonantes... lo que quiero resaltar es que dificilmente la historia de alguien con un caracter tan explosivo como el suyo o el mío podrá llegar a tener un final feliz, desde cualquier perspectiva.


#30 andante

sbado, 01 de septiembre de 2007 a las 14:30

Gracias por compartir esta historia Gauson, sinceramente se me ha hecho un poco corta. Espero que nos tendras informados de vez en cuando de como le van las cosas a tu amiga. Lo cierto es que a título personal, quiero romper una lanza en favor de los que buscamos con ahinco nuestras raíces, siendo esta búsqueda una parte fundamental de nuestra existencia, algo que nos atrae como el mas poderoso imán y que apenas encontramos un pequeño rastro de ellas en los libros de historia, las crónicas la mayor parte de ellas escritas con parcialidad y las leyendas. Estas últimas -casi siempre exageradas e inciertas, menos mal que siempre queda el "casi"- constituyen un verdadero tesoro cuando uno las escucha de unos labios octogenarios.

Sin querer entrar en polemicas sobre si queda algun celta y demás, aquí en la zona de Extremadura donde vivo, aún quedan reminiscencias si no celtas cuando menos gallegas, traidas por gentes de allí venidas que repoblaron estas tierras en la reconquista. Topónimos, leyendas, brujas y conjuros en la noche de San Juan, la forma de hablar, más parecida al gallego que al castellano, hasta hay una Virgen de la Cueva..........

Saludos y gracias.


#31 Gausón

lunes, 03 de septiembre de 2007 a las 15:29

Pues ella está todo lo bien que una adolescente puede estar... ya se sabe: problemas con las amigas, desaires de los chicos, pleitos con los padres... y otras cosas que a esas edades se consideran grandes desgracias pero no lo son después de todo. Grabó la canción que le fue revelada en sueños, y me la envió, pero supuestamente cualquier ser vivo que la oiga, aparte de mí (y de su perra) va a pasar a mejor vida... así que mejor guardarla. El viernes sale para Inglaterra en un viaje del colegio, veinte días... y tiene mucha ilusión. Es una chica normal y vive como tal... salvo por hechos aislados, como por ejemplo, que según dice el día 27 provocó una tormenta por estar de mal humor, y el cuerpo se le cargó de electricidad, de manera que le dió toques a su hermano, que lo llevaba de la mano... no se si es verdad o es mentira, pero si se que para ella es cierto.


#32 Gausón

martes, 04 de septiembre de 2007 a las 19:21

Añadí en "Imágenes" una foto donde aparece el triskel tan apreciado por Aria. Hasta ahora son tres las imágenes que publicado relacionadas con éste artículo, una titulada Aria, otra titulada Cabo Finisterre y ésta última del triskel, pero francamente no he encontrado la forma de insertarlas en el mismo. ¿Alguien podría ayudarme diciéndome como? Os lo habría de agradecer. 

andante, el hecho de que la historia te haya parecido corta me parece que indica que te gustó, y me alegra saberlo. Lo cierto es que la historia de la niña daba para mucho más, pero por varias razones decidí dejarla de ese tamaño. En primer lugar, porque abordar el tema fue muy dificil, ya que aunque intenté en todo momento hacerlo desde una perspectiva antropológica en algunos momentos llega a parecer demasiado fantasioso, literario, en algunas partes podría confundirse con esoterismo barato tipo la Bruja Lola y en otros parece ser solo una confesión culposa de mi amor hacia una adolescente... de manera que tuve tratar el tema con pinzas y no sabía el recibimiento que tendría por parte de la comunidad celtíbera, en la que conviven opiniones tan encontradas y diversas. Por otro lado está lo que dice arizábalo, muchas veces me costó trabajo el ponerme a pensar si sería prudente y respetuoso para con mi amiga el que yo publicase sus historias, o si sería mejor que me callase algunas cosas. Al final publiqué casi todo, pero sn ahondar mucho en el significado personal e íntimo que cada uno de estos echos tiene para ella, y omití la narración de varios sueños que estoy seguro hubieen parecido difíciles de entender o de interpretar para cualquiera, salvo para ella misma.

Otra cosa que pnesé hacer fue el elaborar un estudio comparativo entre su caso y los de varios tempestiarios de las comunidades indígenas de México, donde todavía tienen bastante actividad, basándome en los libros de Julio Glockner y en la información proporcionada por los tempestiarios que yo mismo conozco, todos ellos varones y de la tercera edad, tres de la etnia zapoteca y un nahua, don Aurelio Ramírez Cázares, que goza de cierta fama a nivel nacional e incluso es reconocido en algunas reservaciones indias de Estados Unidos y Canadá donde ha laborado. Al final, sin embargó, decidí que a falta de un vpinculo cultural claro y comprobable entre los tempestiarios de aquí y los de allá, dicho estudio comparativo resultaba ocioso.


#33 Decebal

sbado, 08 de septiembre de 2007 a las 17:46

Con todo el respeto del mundo opino el sustrato celta que queda en galicia es equiparable al sustrato fenicio/cartagines que hay en murcia (es una ironia, esta ultima esta algo mas romanizada). Solo quedan vestigios a nivel arqueologico, algun deje folklorico y por supuesto el gentilicio, y etnograficamente ni siquiera se habla una lengua celta... y francamente veo un gallego y si no es por el acento no sabria decir si es natural de madrid, teruel o jaen. 

Que estuvieron alli, es cierto, como en otras partes de la peninsula (algunos gallegos tendran un minusculisimo componente genetico), pero eso ni mucho menos da para pensar que los gallegos son los herederos o legitimarios de los celtas ni nada por el estilo. Lo que cada uno se sienta me parece maravilloso (yo a lo mejor tengo un ascendente alano, o bereber por ejemplo).

A veces nos dejamos llevar demasiado por el romanticismo y evocamos mas la leyenda que la realidad.

Bonito relato.

Un saludo.



Hay 33 comentarios.
1


Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net

Antiqua Excelsa - Reproducciones arqueológicas y arte antiguo
Antiqua Excelsa - Reproducciones arqueológicas y arte antiguo

Novela histórica de aventuras. El puente del tiempo

Anunciate aquí
Desde 60€/mes tu anuncio en las 86.000 páginas que componen celtiberia.net. Se mostrará alrededor de 150.000 veces cada mes.



Sugerencias


Accesibilidad

XHTML valido

CSS valido

Mejor con Firefox

Celtiberia.net accesible

Diseño web por menosdiez.com

Sistema de Gestión del Conocimiento Tribu

Generado en 0,39063 segundos

Último reset: 16/04/2014 18:00:02