Ir al Menú principal - Ir al contenido - Ir a los comentarios - Ir abajo

domingo, 31 de agosto de 2014

Portal cerrado a las intervenciones

RSS Ult. artículos


Anteriores Refrescar

Ult. Comentarios a los artículos


Anteriores Refrescar

Marca páginas


El testamento del cerdito Corocotta

Guarda el documento en tu marca páginas personal.

Autor: A.M.Canto
sbado, 12 de mayo de 2007
Sección: Artículos básicos para iniciarse
Información publicada por: A.M.Canto
Mostrada 42136 veces.


Ir a los comentarios

Al hilo de un debate sobre el bandolero Corocotta, que en un libro de inmediata aparición se insiste en presentar como un caudillo de la resistencia cántabra frente a Roma, parece interesante divulgar y traducir un poco conocido y cómico texto latino: el Testamentum Porcelli, de autor anónimo y mediados del siglo IV d.C. , cuyo protagonista es un infeliz cerdito, natural de África y con ese mismo nombre.

Nota.- Artículo de febrero de 2005, a partir de un debate de febrero de 2004, en http://www.celtiberia.net/verrespuesta.asp?idp=3349
.........

Al hilo de un debate aquí mismo sobre el bandolero Corocotta, que en un libro de inmediata aparición (“de Historia", según El Magazine de “El Mundo”) se insiste en elevar a los altares de la resistencia cántabra frente a Roma, parece interesante divulgar un poco conocido y cómico texto latino: el Testamentum Porcelli, de autor anónimo y mediados del siglo IV d.C. El nombre del suido protagonista es –y no parece que casualmente– M. Grunnius Corocotta, el segundo nombre de animal, africano y bastante poco adecuado para un caudillo militar (sería algo como "La Hiena").

Para mayor comodidad de los lectores menos acostumbrados a la lengua latina, he separado los párrafos, insertando su respectiva traducción.

Incipit testamentum porcelli.
Aquí comienza el testamento del cerdito.

M. Grunnius Corocotta porcellus testamentum fecit. Quoniam manu mea scribere non potui, scribendum dictavi.
El cerdito Marco Gruñón Corocotta hizo testamento. Ya que no podía escribirlo de mi propia mano, lo dicté para que lo escribieran.

Magirus cocus dixit 'veni huc, eversor domi, solivertiator, fugitive porcelle, et hodie tibi dirimo vitam'. Corocotta porcellus dixit 'si qua feci, si qua peccavi, si qua vascella pedibus meis confregi, rogo, domine coce, vitam peto, concede roganti'. Magirus cocus dixit 'transi, puer, affer mihi de cocina cultrum, ut hunc porcellum faciam cruentum'.
Cocinador, el cocinero, dijo: "Ven aquí, destructor de la casa, hocicador de suelos, cochino huidizo, que hoy voy a acabar con tu vida". El cerdito Corocotta dijo: "Por favor, si hice algo malo, si en algo pequé, si rompí con mis patas la vajilla, ay, señor mío cocinero, te pido que me perdones la vida, sé indulgente con el que te ruega". Cocinador el cocinero dijo: "Ve, pinche, y acércame un cuchillo de la cocina, que voy a rajar y desangrar a este cerdo".

Porcellus comprehenditur a famulis, ductus sub die XVI kal(endas) Lucerninas (1), ubi abundant cymae, Clibanato et Piperato consulibus. Et ut vidit se moriturum esse, horae spatium petiit et cocum rogavit, ut testamentum facere posset. Clamavit ad se suos parentes, ut de cibariis suis aliquid dimitteret eis.
El cerdito fue atrapado y conducido por los criados el decimosexto día antes del mes de las Lamparillas (1), cuando abundan los repollos, en el año de los cónsules Horneado y Pimentado. Cuando comprendió que iba a morir, solicitó una hora de tiempo y rogó al cocinero que le permitiera hacer su testamento. A voces llamó junto a sí a su familia, para que cada uno recibiera algo de sus provisiones.

Qui ait: “Patri meo Verrino Lardino do lego dari glandis modios XXX, et matri meae Veturinae Scrofae do lego dari Laconicae siliginis modios XL, et sorori meae Quirinae, in cuius votum interesse non potui, do lego dari hordei modios XXX. Et de meis visceribus dabo donabo sutoribus saetas, rixoribus capitinas, surdis auriculas, causidicis et verbosis linguam, bubulariis intestina, isiciariis femora, mulieribus lumbulos, pueris vesicam, puellis caudam, cinaedis musculos, cursoribus et venatoribus talos, latronibus ungulas. Et nec nominando coco legato dimitto popiam et pistillum, quae mecum attuleram de Thebeste usque ad Tergeste (2) : Liget sibi collum de reste!”
Y así dice: “A mi padre, Verraco Mantecoso, doy y lego para que le entreguen 30 medidas de bellotas, y a mi madre, Lechona Viejecita, doy y lego para que le entreguen 40 medidas de trigo candeal de Laconia; a mi hermana Romulina, a cuyas bodas no pude asistir, doy y lego para que le entreguen 30 medidas de cebada. Igualmente daré y donaré de lo mío más íntimo: a los zapateros mis cerdas, a los pendencieros mi hocico, a los sordos mis orejas, mi lengua a los picapleitos y charlatanes, mis intestinos a los embuchadores de carne de buey, mis muslos a los saladores de jamones, mis sedes sexuales a las mujeres, a los muchachos mi vejiga, a las muchachas mi colita, mis músculos a los mariquitas, mis fuertes tobillos a corredores y cazadores, a los ladrones mis pezuñas. Y, sin citarlo por su nombre, dejo como legado al cocinero el mortero y la mano de mortero que me había traído conmigo desde Thebeste hasta Tergeste (2) : ¡Ojalá que se ahorque de una ristra de ajos!”

“Et volo mihi fieri monumentum ex litteris aureis scriptum:
M. Grunnius Corocotta porcellus
vixit annis DCCCC . XC . VIIII . S .
quod si semis vixisset,
mille annos implesset.”

“Y quiero que se me erija un monumento fúnebre, con esta inscripción en letras de oro:
«(Aquí yace) Marco Gruñón Corocotta, cerdito,
vivió 999 años y medio
si hubiese vivido medio más,
habría completado los mil años»”

“Optimi amatores mei vel consules vitae, rogo vos ut cum corpore meo bene faciatis, bene condiatis de bonis condimentis nuclei, piperis et mellis, ut nomen meum in sempiternum nominetur. Mei domini vel consobrini mei, qui testamento meo interfuistis, iubete signari.' “
“A los que más me aman o a los que habéis decidido sobre mi vida, os ruego que hagáis algo bueno con mi cuerpo, que condimentéis mis partes blandas con buenas especias, pimientas y mieles, para que mi nombre sea recordado por siempre. Dueños míos y parientes, que habéis asistido al acto de mi testamento, haced el favor de firmarlo”.

Lardio signavit. Ofellicus signavit. Cyminatus signavit. Lucanicus signavit. Tergillus signavit. Celsinus signavit. Nuptialicus signavit.
Firmó Mantecón. Firmó Bocadito de Carne. Firmó Asado al Comino. Firmó Asado a la Lucana. Firmó Asado a la Espalda. Firmó Asado al Celso. Firmó Asado Nupcial.

Explicit testamentum porcelli sub die XVI kal(endas) Lucerninas Clibanato et Piperato consulibus feliciter.
Aquí termina felizmente el testamento del cerdito, hecho el día decimosexto antes del mes de las Lamparillas del año del consulado de Horneado y Pimentado.

.............

(1) Debe tratarse del 17 de enero, lo que coincide con la época tradicional de la matanza y con la abundancia de repollos o coles.

(2) He seguido la versión latina comúnmente establecida excepto en estos dos puntos gráficos, que suelen figurar así: dimitto popiam et pistillum quae mecum attuleram : de Thebeste usque ad Tergeste liget sibi collum de reste!; coloco los dos puntos tras Tergeste, puesto que no tiene sentido "ahorcarse desde Thebeste hasta Tergeste", y en cambio sí lo tiene que en algún lugar del texto el cerdito deje constancia de su ciudad de origen y de aquélla en la que vino a morir, tal como muchas veces se documenta en los epitafios reales.

................

Esta curiosa composición es de autor anónimo, y se data hacia el año 350 d.C. Fue muy popular en su momento, ya que San Jerónimo, en la introducción al libro XII de sus “Comentarios al profeta Isaías”, la menciona de este modo: Testamentum Grunnii Corocottae porcelli decantant in scholis puerorum agmina cachinnantium (“legiones de niños, riéndose a carcajadas, recitan cantando en las escuelas el testamento del cerdito Gruñón Corocotta”). Esta popularidad denota posiblemente una mayor antigüedad de la obrita.

Se trata del remedo cómico del acto legal romano de redacción de un testamento, dejando legados y asegurándose de la construcción del mausoleo con su correspondiente inscripción.

Muchos de los términos y nombres que aparecen en el texto son puras invenciones ad hoc, inexistentes en latín, que he traducido de forma aproximada, como los siete “testigos firmantes” (que realmente eran requeridos para dar validez legal a los testamentos), que imagino representan diferentes formas de guisar el cerdo en época romana, aunque pueden transcribirse también de forma directa (Lardión, Ofélico, Cuminato, Lucánico, Tergilo, Celsino, Nupciálico). O el apellido "familiar" del marrano, Grunnius, que es claramente alusivo al peculiar sonido emitido por estos animales.

..........

Texto y contexto harán más fácil valorar el sobrenombre que sigue a Grunnius, "Corocotta", que es el mismo del ladrón (lestés en griego) citado por Dión Casio (56, 43, 3) no como hispano, sino como “en Hispania”, en relación con una mera anécdota durante una de las estancias de Augusto aquí. Se trata de un bandolero que viene, asombrosamente, siendo considerado, incluso por profesionales y autores de libros, como “un héroe de la resistencia cántabra contra Roma”. Acaba de ser objeto de un artículo anunciando un libro a punto de salir, y que el diario "El Mundo" juzga una obra de “Historia”
(véase http://www.elmundo.es/magazine/2005/281/1108493676.html).

Por el contrario, el nombre “Corocotta”, como puede comprobarse por este Testamentum Porcelli, se consideraba en época romana carente de seriedad y era usado en tono burlón. Podría traducirse como “La Hiena”, un nombre muy apropiado para ser el apodo del jefe de una banda de ladrones.

Sabemos por Plinio el Viejo, que lo comenta en su excurso acerca de las hienas (Naturalis Historia, VIII, 107), que la corocotta era un híbrido similar a aquéllas y originario del África nororiental: Huius generis coitu leaena Aethiopica parit corocottam, similiter voces imitantem hominum pecorumque (“de una unión de este tipo la leona etiópica pare a la ‘corocotta’, que tiene la facultad de imitar las voces de hombres y ganados”). Algunos epígrafes apuntan también a este origen para el nombre mismo.

Junto a la ausencia de mención en Dión Casio de que el tal bandolero fuera hispano, hay algo importante en el texto que presentamos que ayuda a reforzar nuestra hipótesis de que este personaje, convertido entre nosotros en cántabro (posiblemente por un comentario bastante desaforado de Adolf Schulten), fuera en realidad africano: En una parte de sus legados, el cerdito Corocotta dice que deja al cocinero el almirez y la mano del mismo, “que me había traído conmigo desde Thebeste hasta Tergeste” (2). Esto indica claramente que la ciudad en la que vivía y fue sacrificado era Tergeste (la actual Trieste en Italia), mientras que su patria de origen era Thebeste, ciudad próxima a Cartago, en el moderno Túnez. Por lo tanto, dado el contexto onomástico de la obrita, es claro que el anónimo autor buscó para el cerdo un cognombre que no sólo moviera a la risa, sino que expresara un origen típicamente africano, y éste fue Corocotta.

De tal modo que resulta pintoresco que un individuo de este mismo nombre, que el historiador Dión Casio describe como poco honorable (pues se presenta a cobrar su propia recompensa) y posiblemente no hispano, acabe siendo para nuestra Historia Antigua un “valeroso guerrero cántabro contra el Imperio de Roma” o El último soldurio. El caudillo hispano que resistió a los romanos, que tal es el nada equívoco título del libro de Javier Lorenzo próximo a aparecer y encomiado como histórico en el citado magazine cultural. Y por más que (dicho sea de paso) soldurius sea un tipo de guerrero que Julio César (De bello Gallico III, 22) cita sólo en relación con la Galia Aquitana, mientras que su equivalente hispano, en todo caso, eran los devoti, practicantes de la famosa devotio iberica.

Quede aquí al menos esta contribución, esperando que ayude a contener la extensión en la sociedad de otro error histórico, y para mayor documentación de lo que no es más que un tópico nacionalista sin base histórica alguna. Convendrá añadir que nada en absoluto tenemos contra el autor, e incluso tampoco contra su obra, siempre que se presente como lo que realmente es: uno de tantos relatos de ficción ambientados en la Antigüedad que tanto furor hacen en estos tiempos.


© De la transcripción latina:
http://www.fh-augsburg.de/~harsch/Chronologia/Lspost04/Porcellus/por_test.html (excepto el detalle indicado en la nota 2)
© De la traducción española y comentarios: Alicia M. Canto, para Celtiberia.net.

Bibliografía complementaria:
"Testamentum porcelli", en: Petronii opera, ed. F. Bücheler, Berlín, 1922.
El testamentum porcelli: introducción, texto, traducción y notas de A. D’Ors, Est. Clás., Supl. Ser. de Textos 3, Madrid, 1953 (cf. Revue Internationale des Droits de l’Antiquité. Tome II, 1955, pp. 219-236).
R. Herzog y P.L. Schmidt, J. Divjak, Handbuch der lateinischen Literatur der Antike. Restauration und Ernuerung : Die lateinische Literatur von 284 bis 374 n. Ch., vol. 5, Munich, 1989, nº 550.2.

Debate en este mismo portal: http://www.celtiberia.net/verrespuesta.asp?idp=3349

P.D.- Quizá el cerdito Corocotta hubiera preferido ser sacrificado en nuestros tiempos, ya que al menos (se supone que) se les aturde, por electricidad o por inhalación de dióxido de carbono, antes de abrirlos en canal para su desangramiento... aún vivos:
http://www.3tres3.com/comportamiento/ficha.php?id=32
http://www.3tres3.com/comportamiento/ficha.php?id=33&PHPSESSID=
31eb711fe0b6cc973283b704c9cc6156


Corocotta fig 1
Corocotta fig 1

Corocotta fig 1

© www.ed-dolmen.com

Ir a la ficha de la imagen

Corocotta fig. 2
Corocotta fig. 2

Corocotta fig. 2

© www.thecityreview.com/ f03cant.html

Ir a la ficha de la imagen

Corocotta fig. 3
Corocotta fig. 3

Corocotta fig. 3

© http://www.fotoaleph.com/Exposiciones/Verracos/Verracos-foto46.html

Ir a la ficha de la imagen

Corocotta fig. 4
Corocotta fig. 4

Corocotta fig. 4

© http://www.progettoincomune.it/voci_comune/04/08/05/1243213.shtml

Ir a la ficha de la imagen

Corocotta fig. 5
Corocotta fig. 5

Corocotta fig. 5

© http://www.elmundo.es/magazine/2005/281/1108493676.html

Ir a la ficha de la imagen

Krokóttas en Praeneste (Lacio)
Krokóttas en Praeneste (Lacio)

Krokóttas en Praeneste (Lacio)

© http://terra.antiqua.free.fr/mosaiques/palestrina%20mo%20gauche%20loup_jpg_view.htm

Ir a la ficha de la imagen

Cocineros postmodernos
Cocineros postmodernos

Cocineros postmodernos

© http://www.clubcultura.com/clubhumor/quinoweb/spain/trabajos_mundo.htm

Ir a la ficha de la imagen



Comentarios


#1 jeromor

viernes, 18 de febrero de 2005 a las 15:00

Aparte de otros temas interesantes, uno de los más curiosos en este documento es el de la onomástica, que como en otras obras de intención cómica (como el Satiricón de Petronio, con el que se ha editado a veces) , está basado en la realidad. No sólo es el cognomen del cerdito, Corocotta, sino el propio nomen Grunnius, que recuerda a la vez el gruñido típico del suído y el nombre corrienteGrannius, del que provienen los Grañones y Griñones de nuestra toponimia. A notar también el nombre de la madre del cerdo Veturina, que recuerda a primera vista el nombre de nuestros vettones y el de la Beturia céltica, que tan bien ha estudiado la Dra. Canto.


#2 frodo

viernes, 18 de febrero de 2005 a las 19:30

Muy agudo y a tiempo si señor :)


#3 giorgiodieffe

viernes, 18 de febrero de 2005 a las 19:45

Marcus Grunnius estamos todos con tigo


#4 diviciaco

sbado, 19 de febrero de 2005 a las 00:04

Voy a colocar aquí una cita adicional a las ya publicadas en el foro "Coroccota y Adolf Schulten" sobre el animal llamado coroccota en las fuentes clásicas:


Claudii Aeliani
De Natura Animalium
Liber Septimus XXII

Maligna sane animalia sunt hyaena et corocottas. Hyaena noctu ad stabula adit et vomentes imitatur. Canes, qui audierint, accedunt veluti ad hominem; quos illa correptos vorat. Ceu corocottae malignitas, quam audivi, haec est. in sylvis abscondita secantium ligna et operariorum sermones audit, et nomina, quibus se invicem appellant, addiscit; tum ea imitatur, et eloquitur tanquam humana voce (nisi fabulosum sit, quod fertur) appellatque nominatim aliquem, cujus nomen audivit, isque vocatus accedit; corocotta vero recedit, et denuo vocat; sequitur ille vocem et appropinquat; abductum vero tandem a sociis et solitarium rapait ac devorat fera.

http://penelope.uchicago.edu/Thayer/L/Roman/Texts/Aelian/de_Natura_Animalium/7*.html


#5 Gausón

domingo, 20 de febrero de 2005 a las 01:43

Pués el testamento es en verdad muy gracioso y tiene un humor muy agradable, lo malo, me parece, es que la forma de réplica un tanto ¿viceral? en que es presentado, le amarga un pelín el sabor...

Igualmente el título me parece algo peyorativo para el Corocotta humano, fuese hispano o africano o bandido o caudillo... en fin.


#6 jeromor

domingo, 20 de febrero de 2005 a las 04:02

Me ha llamado la tención el que el nombre Corocotta, si significa hiena, es apropiado para un bandido, pero no para un simpático cerdito. Al repasar los textos aducidos hasta ahora, se podría afirmar que no es una hiena, aunque es similar a ella.
El texto de Plinio N.H, viii, 107 distingue a la hiena de la corocotta:
Huius generis coitu leaena Aethiopica parit corocottam, similiter voces imitantem hominum pecorumque. acies ei perpetua, in utraque parte oris nullis gingivis, dente continuo
“De la unión de este animal (la hiena, tratado en 105 y 106) con la leona de Etiopía nace la corocotta, que imita las voces del hombre y del ganado. Su mirada es siempre fija, y no tiene encías en la boca, sino un diente continuo.”
Lo mismo le pasa al de Claudio Eliano, De Natura Animalium, 7, 22
Maligna sane animalia sunt hyaena et corocottas. “La hiena y las corocottas son animales realmente malignos”
Por fin Dion Cassio, 77,1, 3...
“Y entre muchas otras bestias salvajes que fueron muertas estaban un elefante y una "corocotta".Este último animal es una especie india, y después fue entonces introducido en Roma por primera vez, hasta donde se. Tiene el color de una leona y de un tigre combinados, y el aspecto general de esos animales, así como también el de un perro y un zorro, curiosamente mezclados.”
Sin embargo el nombre científico crocuta crocuta, que parece derivado del que estamos tratando, designa a la hiena moteada, que además tiene una característica similar a la crocuta: http://digimorph.org/specimens/Crocuta_crocuta/ “Las mandibulas de la crocuta adulta están diseñadas para resistir las fuerzas producidas cuando el animal emplea la mordedura mortal con los caninos y al cascar los huesos con los premolares. Los dientes de la crocota están engrosados con hueso compacto por detrás y debajo de los premolares.” Quizás esta característica llevó a Linneo a darle el nombre crocota.
El no saber exactamente lo que es ha llevado a algunos a clasificarlo como un animal imaginario, prpio del bestiario medieval.. Así http://www.finestoneminiatures.com/zoo2.htm
Por cierto que la página ya comentada de antihistoria del País Vasco: http://www.moraleja.net/colaboraciones/messages/139.htm
hace ¡¡vasco!! al personaje, precisamente por su nombre:
“En referencia a esas mismas fechas, la crónica romana de Dion Casio describía los cruentos y continuos saqueos perpetrados sobre tierras cántabras del bandido vasco Corocotta al frente de una numerosa cuadrilla, por cuya captura se llegó a efrecer una importante recompensa en tiempos del Emperador Augusto. El hecho de que las crónicas situaran las operaciones de saqueo de estas bandas en tierras cántabras, llevó a los historiadores posteriores a suponer cántabro al personaje, forjándose en torno a él una leyenda; Lo cierto es que Corocotta es nombre vasco procedente de la raiz kur que en lengua líbica (curucuta) denomina a la hiena (txa-kur, za-kur es perro en la actualidad en vasco), tal como se expone en los estudios de Schuchardt y Schulten (Numantia) y Garcia Bellido (La Peninsula Ibérica en los Comienzos de su Historia). El hecho de que el nombre del personaje fuera libio y que la hiena era un animal inexistente y desconocido en la España de esa época (extinguida desde el Holoceno) y existente únicamente en tierras africanas (y asiáticas) donde además era animal particularmente respetado (divinidad en Egipto), acredita por un lado que las actuales provincias vascas eran entonces solar de los cántabros que habitaban sus valles y que dieron el apodo de vascos a aquellos invasores extranjeros que encontraban refugio en las montañas y por otro, dada la indiscutida celticidad de los cántabros plenamente acreditada en su legado y descritos como celtas por las crónicas griegas y romanas de todas las épocas, es evidente que la presencia de bandas líbicas como la de Curucutta en aquellas latitudes debía proceder sin duda de las tropas berberiscas procedentes de la descomposición de las invasiones púnicas dispersadas por otros puntos de la península ibérica, que esporádicamente siguieron atacando en bandadas las ciudades fortificadas celtíberas, o se hacian fuertes en su interior, tomando como rehenes a sus habitantes, como ocurrió con Numancia.”


#7 A.M.Canto

domingo, 20 de febrero de 2005 a las 08:10

Jeromor: Ya comenté que biológicamente era un híbrido; pero para traducir el apodo al castellano no hay más remedio que hacerlo como "La Hiena"; en la antigüedad seguramente su apodo era "La Corocotta", claro, y ellos sí lo entendían.
En cuanto a la página en cuestión, la vi pero no la quise ni citar siquiera, no sólo por el tono ofensivo que tiene, sino sobre todo porque afirma cosas falsas, como éstas:
"Dion Casio describía los cruentos y continuos saqueos perpetrados sobre tierras cántabras del bandido vasco Corocotta al frente de una numerosa cuadrilla [...] El hecho de que las crónicas situaran las operaciones de saqueo de estas bandas en tierras cántabras [...] debía proceder sin duda de las tropas berberiscas procedentes de la descomposición de las invasiones púnicas dispersadas por otros puntos de la península ibérica..." (¡dos siglos después!).
Creo que le hacemos un favor al portal si ignoramos este tipo de páginas, que no aportan nada, fuera de irritación. Saludos.


#8 Gausón

lunes, 21 de febrero de 2005 a las 23:04

Grasias por el cambio del título señora, siento que así queda bastante más agradable y a tono con el contenido del testamento.
Resulta una obrita muy amena y una buena aportación, cómo ya lo había dicho.


#9 A.M.Canto

lunes, 21 de febrero de 2005 a las 23:14

Cuando lo consideré desde ese punto, vi que Ud. tenía razón, así que gracias por hacerme caer en la cuenta.


#10 jeromor

martes, 22 de febrero de 2005 a las 10:07

Volviendo al nombre Corocotta, y considerando la variante Crocotta, no me extrañaría que, al menos en el caso del cerdito, el cognomen tuviera relación con crocus, 'azafrán', aludiendo al color, puesto que en latín existen crocota y crocotula, 'vestido color azafrán', No se si en época romana sólo existía el cerdo negro o ya había variedades rosadas, como hoy en día. Quizás alguien nos lo puede aclarar.


#11 diviciaco

martes, 22 de febrero de 2005 a las 12:10

Ya existían las variedades "rosadas" como tú dices. Son las comunmente conocidas como del "tronco celta" que son muy antiguas:

Gochu celta

También hay algo e celtiberia en "El ganado que trajeron los Celtas a Iberia"

Por otra parte he aquí un monumento a la abnegación porcina en Noreña, que recuerda a las dedicatorias romanas y al cerdito Corocotta.

Monumento al gochu


#12 jeromor

martes, 22 de febrero de 2005 a las 12:28

Otra posibilidad. De la variante vulgar corcus( de donde viene p.ej.el topónimo Alcorcón), del lat. quercus,'encina', corcota> corocotta, '¿bellotero?'


#13 A.M.Canto

mircoles, 23 de febrero de 2005 a las 08:48

Jeromor: Sí, el nombre mismo debe proceder del azafrán, seguramente por el pelaje típico de la hiena.


#14 eyna

domingo, 27 de febrero de 2005 a las 12:35

una delicia, el cuento :-)


#15 LalwenBrunilda

lunes, 28 de febrero de 2005 a las 17:16

El "testamento.." es un genial cuento medieval, que no deja de tener una moraleja sin hacer mella en el humor bellamente trabajado.


#16 A.M.Canto

martes, 01 de marzo de 2005 a las 09:20

Gracias. Pero no es medieval, se fecha hacia el 350 d.C., y se cree que existía ya en el anecdotario literario romano hasta que tomó esta forma escrita, que fue la que permaneció.


#17 jeromor

sbado, 05 de marzo de 2005 a las 03:16

He encontrado otro Corocuta, un
Tutilio(rum) ser(vus) en Hispania, en Emerita. CIL II 550. Su madre se llamaba Tutilia Alb[---] y era ya libre en el momento de la inscripción.
Ramírez Sadaba en muy reciente artículo, lo da como cognomen indígena, argumentando que el de la madre, incompleto, sería uno de los muchos Albuia, Albura, Albicia, Albonia, de origen hispanocelta utilizados en Hispania. Pero podría ser también cualquiera de origen latino, digo yo. Además añade que no es hapax hispánico precisamente por el bandido al que supone un origen norteño. El único paralelo real (AE 1996, 1708) es africano


#18 jeromor

sbado, 05 de marzo de 2005 a las 08:10

La referencia del art. es: J. L. Ramírez Sádaba, "Integración social de los indígenas en la sociedad emeritense", Acta antiqua computensia IV. Epigrafía y sociedad en Hispania durante el Alto Imperio: estructuras y relaciones sociales. Universidad de Alcalá, 2003, pp. 57- 73


#19 A.M.Canto

sbado, 05 de marzo de 2005 a las 08:45

Bueno, hay que tener en cuenta que Ramírez Sádaba, aunque navarro, está hace muchos años en la Universidad de Cantabria... ;-)

Este Corocuta de Mérida, por ser esclavo sobre todo, puede proceder de cualquier sitio, incluso de África. Hay un radical ide. coro- que explica nombres como Corocaudius, en o sobre un típico guerrero lusitano de Meixedo, en Lusitania (CIL II, 2462=HEp 19, 744), la Caesoria Coro[c]/ca de Caerleon (GB: RIB 371), posiblemente el/la Praen(---) // Coroc(---) de Chaves, Port. (CIL II, 02489), y quizá el nomen romano Coruncanius, que un par de veces aparece como Corucanius.
El elemento -cotta está en Hispania en la ciudad vetona, de ubicación desconocida, Cottaeobriga, pero en este caso parece posible asociarlo con los romanos Aurelii Cottae. Y este nombre a su vez tiene dos posibles orígenes: semita y céltico.

Depende un poco de cuán antiguos sean los testimonios del griego korokóttas, algo que aún no he podido comprobar. Pero, de momento, los ejemplos más sólidos por ser idénticos son africanos, comenzando por el propio del híbrido de hiena, y existen allí en varias otras formas, como la Cottia Biri/hut de Bordj M’Raou (CIL VIII, 16768).


#20 A.M.Canto

sbado, 05 de marzo de 2005 a las 08:50

Caramba, se han cruzado los mensajes. ¡La verdad es que te hacía en la cama con Morfeo!
Gracias por la referencia, habrá que citarla en su momento (mantengo a rajatabla ése que algunos otros parecen considerar un vicio execrable...;-) ).


#21 Corcontas

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 14:37

Hola, he usado muchas veces esta página y suelo encontrar en ella datos de interés y debates curiosos. Por eso he acabado registrándome. Más aún tras ver lo que comentais sobre la novela El último soldurio de la que soy autor. Ya conocía la historia del cerdito, pero a mi modo de ver, y como señalan variso especialistas, esto confirma aún más si cabe la existencia de ese Corocotta del que nos habla Dión Casio, el cual califica a este personaje como "bandolero hispano muy poderoso". Por otra parte, yo he escrito una novela histórica, no unaobra histórica. Esto quiere decir que la recreación de los seres humanos que en ella aparecen es ficticia, como no podía ser de otro modo, pero que tanto los hechos históricos como la organización social o costumbres de la época y de los pueblos que se mencionan se ajusta a las fuentes clásicas, ya sea Estrabón, Floro o cualquier otro. El libro no sólo fue presentado el pasado 22 de febrero por el académico de la Historia José María Blázquez (cuya autoridad sobre la materia es incuestionable), sino que también tuvo su apoyo más entusiasta, hasta el punto de decir (a mí me asombró la osadía, he de reconocer) que todo cuanto aparecía en esas páginas "era verdad". Yo no llego a tanto, pero sí puedo asegurar que cuatro años de investigación seria y rigurosa avalan este libro. Mi propósito no es tanto mostrame como un erudito o satisfacer a los cerebros más exigentes 8que, si es preciso, también podría hacerlo), sino divulgar una época de nuestra Historia que hasta ahora ha pasado desapercibida. Y la mejor forma que he encontrado es la de escribir una novela llena de aventuras y pasiones que pueda atrapar a toda clase de público. Espero que no se considere un pecado de lesa majestad. Gracias por vuestra atención y enhorabuena por la web.


#22 hartza

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 14:49

A mi, personalmente, "Bandolero EN Hispania" creia que me habian dejado claro precisamente en estas paginas...

Por lo demas, pues vale, pues bueno, pues felicidades.


#23 hartza

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 14:54

Ah, perdon, y "autoridades incuestionables", pocas. Que luego pasa lo que pasa (que si Socrates por aqui, Galileo por alla, etc.)


#24 Corcontas

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 14:58

Según todas las traducciones que he visto, Dion no dice EN Hispania, sino que lo llama hispano directamente. Y discutir que José María Blazquez, autor de decenas de libros sobre la España Antigua no sea una autoridad, pues en fin, yo también me alegro.


#25 Corcontas

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 15:00

Por último, hay quien sostiene la raíz celta del nombre Corocotta, que significaría Coro (jefe) y Cotta (veterano). Sinceramente, no creo que sea así, pero me vino muy bien para el libro.


#26 hartza

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 15:06

Bien... no tengo (ni mucho ni poco) interes en este tema concreto, y tan solo una mencion sobre un aspecto aqui repetido hasta la saciedad me animo a intervenir: ese EN de marras.

Por lo demas, reitero mis felicidades por su obra, pero le animo, no obstante, a que repase sus leccioens de lectura:

No he dicho que NO se trate de una autoridad, sino que dificilmente esta (o la de cualquiera) pueda ser "indiscutible".

Buenas tardes.


#27 hartza

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 15:16

http://www.celtiberia.net/verrespuesta.asp?idp=3349

A.M.Canto16/02/2005 9:08:32

“…el término griego utilizado por Dión Casio para definir a Corocotta es “tina lestés en Iberíai”, esto es, “un tal Corocotta, ladrón en Iberia”. Lo de “un tal” ya indica poca fama, “lestés” es ladrón, y “en” que ni siquiera era “hispano”, sino que “trabajaba”, o sea robaba, “en Hispania”.”

et passim...


#28 A.M.Canto

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 16:49

Casi no no es preciso añadir nada, porque Hartza ha dicho lo fundamental. El Sr. Lorenzo me respondió en un blog extremeño (de la moderna "patria" del clípeo de Teodosio: Almendralejo, BA), diciéndome que si acaso había leído yo su libro, y parecidos argumentos que aquí.
A ello le respondí, incluído a lo de Blázquez; pero, en vez de contestarme allí, se vino para acá. Casi que lo copio-pego:
"Comentario de: Alicia M. Canto [Visitante]
Hola, Javier, siento no haber visto hasta ahora estas respuestas tuyas, que te agradezco.
Como decía en mi mensaje, vaya por delante mi respeto hacia tu persona, sólo me ciño a lo profesional.
El comentario que hice, y tengo que mantener, se basa en lo que hasta ese momento conocía del libro: el largo artículo en “El Magazine” de El Mundo, y un capítulo en el website de El Corte Inglés.
El artículo era tan detallado acerca del planteamiento que, sinceramente, no hace falta leer el libro para saber que adolece de algunas bases a-históricas, y concretamente de las principales "Corocotta - héroe - cántabro - último soldurio", independientemente de que pueda estar bien escrito, literariamente hablando, y por lo poco que leí de él sí me parece que escribes bien. Pero, lamentablemente, no es "dar a conocer la Historia".
Tú partes (perdona que te lo diga) de un error fundamental, que es la mala interpretación que Adolf Schulten hizo del texto de Dión Casio (56, 43, 3) en los Fontes Hispaniae Antiquae (fasc. V, p. 198), y que, como tantos errores de este alemán, ha sido fielmente seguido por muchos autores españoles, y entre ellos mi antiguo maestro en la Complutense y buen amigo José Mª Blázquez, que lo ha hecho, pues, de buenísima fe, pero es obvio que sin haber profundizado en el asunto.
El cortísimo texto griego de Dión no dice que “Corocotta” sea ningún héroe, ni un "dux" de la resistencia, y menos que sea cántabro, y ni siquiera que sea hispano. Al revés, al definirle (no sé si sabes griego antiguo) como "ladrón EN Hispania" ("lestés en Ibería") y no como "ladrón hispano", ya está sugiriendo justamente que no era hispano.
El seguimiento de su curioso nombre, "Corocotta" que lleva también el cerdito “autor” del hilarante relato que he traducido en celtiberia.net, nos lleva directamente, y contra tu creencia o deseos, a África, de donde era natural el animal, híbrido de hiena y leona, que Plinio y Claudio Aeliano llaman “corocotta”. De África por tanto vienen el animal y su nombre, y de allí (de Thebeste, cerca de Cartago, en Túnez) era también el cerdito en cuestión. Y, como queda claro, este apodo (“el Hiena”) no es digno ni propio de un héroe, sino justamente de un ladrón.
Por no hablar de la actitud que refleja la anécdota con Augusto, presentándose Corocotta al (supuesto) enemigo, cobrando su propia recompensa, para a continuación irse perdonado y, como se dice, "de rositas". Si lo piensas bien, todo eso es algo simplemente inimaginable en un verdadero guerrero y en un héroe de la resistencia. Vamos, me parece que el heroísmo real de los cántabros, que preferían morir antes que perder su libertad (como cuenta el propio Dión Casio en otros párrafos) se merece un jefe mejor que éste.
En cuanto al término "soldurio" del título, resulta particularmente desafortunado, ya que esta clase de guerrero era típicamente galo, aquitano para más señas (ahí los cita Julio César) y justamente no se dio en Hispania, donde lo que había eran devoti, los de la famosa devotio iberica".

En fin, son argumentos de peso, aunque no debes preocuparte, porque estas precisiones propiamente científicas no suelen trascender nunca al mundo comercial. La gente está deseando creer en “corocottas” como el tuyo y no como el de verdad, y mis puntualizaciones no harán la menor mella en la venta del libro (se ve que muy bien arropado). Venta que, puedes creerme, te deseo venturosa, aunque lamente que cada ejemplar contribuya a extender lo que históricamente no es más que una serie de errores, fenómeno contra el que llevo luchando toda una vida.
Espero que entiendas que mi obligación como profesional de la Historia es puntualizar lo que creo que es desfigurar la verdadera Historia. Si dices que es una bella ficción a partir de una pequeña anécdota reinterpretada, vale. Pero no digas que es divulgar la Historia, porque no lo es. Un cordial saludo,
Alicia Mª Canto y De Gregorio - Profesora Titular de Arqueología y Epigrafía - Universidad Autónoma de Madrid.
04.03.05 @ 23:33".
http://iessapostol.juntaextremadura.net/blogs/index.php?blog=5&title=corocota&more=1&c=1&tb=1&pb=1#comments

Veo que para lo que dice aquí ahora se apoya casi sólo en la auctoritas de José Mª Blázquez. Blázquez (cuya persona y obra conozco seguramente mejor que J. Lorenzo, pues en 1970 ya era alumna suya, y hemos seguido siendo amigos toda la vida) tiene un corazón de oro, y no sabe decir que no a nada. Además, con la edad es cada vez más bonachón.

El problema, aparte de lo señalado por Hartza, es que una cosa es decir que uno "ha consultado traducciones" y otra traducirlo por uno mismo. De todas formas, es fácil comprender para cualquiera, aunque no sepa griego antiguo, que no es lo mismo decir "futbolista en España"=Beckham, Ronaldo, etc., que "futbolista español"=No Beckham, no Ronaldo. Vamos, es que está bastante clara la diferencia...

Y, bueno, en cuanto a eso que dice de que "Corocotta, que significaría Coro (jefe) y Cotta (veterano)...", pues "no comment". Hombre, que ése no es un buen camino, teniendo como tenemos, y ya hemos puesto aquí, las definiciones de Plinio y Claudio Aeliano sobre la corocotta como híbrido de león y hiena...

De todas formas, al Sr. Lorenzo yo creo que todos le deseamos lo mejor. Lo único que le pedimos es el rigor de reconocer que su libro es ficción, no "divulgar una época de nuestra Historia que hasta ahora ha pasado desapercibida".


#29 Corcontas

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 16:51

Que los romanos llamaban bandoleros a todos cuantos se resistían a sus conquistas es incuestionable. Pero si el personaje hubiera sido de tan poca monta y las guerras cántabras apenas una anécdota, ¿a qué se debe que Augusto tuviera que utilizar una flota para derrotarlos, además de ls 7 legiones que tenía bajo su mando? ¿Y por qué se rebajó a dar una recompensa tan alta -con 400.000 sestercios se podía ingresar en la orden ecuestre romana- por alguien que no tenía importancia? ¿Y qué vinculación pueden tener las guerras cántabras -en las que se insertan todos estos comentarios y testimonios- con un presunto ladrón africano? ¿No sería más lógico pensar que en caso de que fuera africano escogería otras zonas más ricas y próximas a él que el Norte de la Península Ibérica? Evidentemente, es imposible tener una certeza absoluta de todo cuanto ocurrió, pero tampoco creo que se pueda desechar a la ligera la posibilidad de que Corocotta fuera un guerrero cántabro.


#30 diviciaco

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 17:18

Pero Corcontas ¿quien niega que que las guerras cantabro-astures fueran un episodio importante, bélica e históricamente?

"¿Y qué vinculación pueden tener las guerras cántabras -en las que se insertan todos estos comentarios y testimonios- con un presunto ladrón africano?"

Eres tú -y Schulten- el que supone esa vinculación ¿porque nos preguntas a nosotros?

No es cierto tampoco que esos testimonios y comentarios (puedes dejarlo en comentario, pues sólo hay uno al respecto por parte de Dion Casio) se inserten en las guerras cantabro-astures:

Dion casio habla de estas guerras en el libro 53, (con alguna breve mención en el 54) en tanto que relata esta anécdota -en el marco de una ponderación de la clemencia de Augusto- en el libro 56 sin relación alguna con las guerras cántabras.

En cuanto a la recompensa sería incluso miserable si fuese por la cabeza del líder de los cántabros ¿cuanto les costaba la movilización de la flota, de las legiones, sus colosales pagas y suministros?.

Parece mas apropiada por ladrón molesto y simplemente causante de muchos gastos imprevistos.


#31 A.M.Canto

mircoles, 09 de marzo de 2005 a las 17:25

Sr. Lorenzo:
1) Distinga Ud. entre Estrabón, que escribe en época de Augusto, y Dión Casio, que escribe casi dos siglos después: Cuando Dión dice "tína lestés", quiere decir "cierto, un tal ladrón", no "un héroe cántabro".

2) Eso no es "desechar a la ligera": es leer el texto griego como se debe, no con la óptica de Schulten, que era bastante novelero e imaginativo para según qué cosas (ahí está su fracaso en Doñana).

3) Esto es nuevo: ¿se puede saber quién ha dicho aquí que las guerras cántabras son una anécdota? Indique dónde, por favor, y quién. Al revés, yo creo que es OFENDER a un pueblo tan valeroso y amante de su libertad como el cántabro, el suponer que pudo tener como "caudillo" a un tipo que se presenta al enemigo, cobra su propia recompensa y se va perdonadito y sin un rasguño. Pero, ¿puede ser verdad que Ud. no aprecie Ud. ninguna contradicción en eso?


#32 aladelta

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 13:33

Bueno, independientemente de que Corocota fuera o no cántabro, en realidad a todos los pueblos del norte peninsular los romanos los veían como bandoleros o ladrones, de echo la razón oficial de la guerra era las razzias que estos pueblos realizaban a los pueblos sometidos a Roma, como, por ejemplo, a los vacceos:

"La causa oficial de esta campaña contra estos pueblos, no era sino la eterna justificación defensiva de las guerras emprendidas por SPQR, en este caso concreto argumentada en las constantes razzias de estas tribus contra pueblos sometidos a Roma, que además de mermar su economía, les incitaba a resistirse al poder romano. En realidad esto último habría bastado para una “guerra preventiva” al uso actual, Roma ya las hacía, tras la causa oficial estaba la real, los intereses políticos del emperador y los económicos del imperio, en este caso la explotación de las ricas minas de la franja cantábrica."

http://mural.uv.es/juasajua/guerrascantabras.htm


#33 hartza

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 13:41

ja, ja, ja... A todos los pueblos del norte peninsular? Ya los judios, ilirios, tracios, sarmatas, arabes, galos, germanos, britanos, ...

Durante la Republica, la politica romana venia dictada por los intereses del senado, o sea, una oligocracia de grandes capitalistas. Durante el Imperio, idem, pero tamizado por los intereses (o deseos, o manias) del emperador y de la camarilla del emperador.


#34 hartza

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 14:04

Ah, y un "por cierto" mas...

En "algun sitio" me ha parecido leer que este tal Corocotta "era reivindicado como propio por... los vascos".

Puedo asegurar y aseguro que es esta la primera noticia que tengo de tal hecho. O la primera noticia que pueda tener cualquiera porque eso si que es una invencion.

Y una invencion del mismo calibre que "anadir que que aunque este heroico personaje nunca fue vascón le encantaría que en el País Vasco lo interpretaran como suyo, como "alguien que buscaba el compromiso, el diálogo y la inteligencia".


#35 hartza

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 14:08

El fragmento de cita anterior está tomado precisamente de


#36 hartza

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 14:10

El fragmento de cita anterior está tomado precisamente de


#37 A.M.Canto

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 14:16

Por Dios, Hartza, eso que reflejas (no caigo ahora de quién) roza ya lo herético. ¿A cobrar la pasta del enemigo se le puede llamar "diálogo" y "compromiso"?
Y ahora no tengo tiempo de buscar los textos, pero la opinión de los romanos sobre los cántabros como enemigos era excelente. A ellos sí que les reconocieron siempre su valor y su amor a la independencia. De hecho, hay un estereotipo sobre el cántabro como guerrero valeroso y noble, y sobre una guerra que sí fue difícil para ellos. A ver cuándo puedo, o quizá otros los tengan más a mano, si interesa el detalle.


#38 hartza

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 14:28

Hay un link, aunque no se vea, al final de mi frase repetida de las 14:08 y las 14:10. Tal vez mejor asi.

El arrojo de los cantabros y su valia como guerreros les valio que los romanos acunaran el termino impetus cantabricus, entre otras cosas... (una tactica de caballeria), o adoptaran su labaro, o respetaran su preferencia a la muerte antes que a la captura.

Existen otras expresiones acunadas por los escritores romanos: fames calagurritana... existia otra que era algo "... numantina".

A mi por lo menos si que me interesan los detalles...


#39 eyna

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 16:58

no sé cual es la expresión en latín, que hace referencia a Numancia,pero en el número de la revista de Historia de la National,justo cd mencionan a Celtiberia,dicen:
'No obstante,impactado ante semejante espíritu de sacrificio y resistencia, Apiano llegaría a expresar su admiración por los vencidos,escribiendo:'Tan grande era el amor a la libertad y el valor en esta ciudad bárbara y pequeña......' Desde entonces, el nombre de Numancia forma parte de la leyenda....


#40 eyna

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 17:07

¿defensa numantina?.......glups!


#41 hartza

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 17:24

Saguntina rabies para caracterizar la defensa a ultranza de los saguntinos frente a Anibal. Livio aplica esta expresion a la resistencia de los de Abydos el 200 a.C. (31,17,5).

Y ahora n orecuerdo si habia otra referida a Numantia o no... La edad.


#42 obeid

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 17:39

El link invisible referido por hartza es

http://www.ociosfera.com/servicios/oferta/frames/ampliacion_noticias.asp?id=77127&seccion=PT&send=sendî>aquÌ. El periodista o cronista, posiblemente con alevosía, atribuye esas palabras al propio autor de "El último Soldurio".

La frase de Livio sobre Numantia que recuerdo (y que no sé si es la que busca hartza), es parva urbs, sed ingens gloria. Por cierto, Tácito vuelve a emplearla en su Germania para referirse a un gens local


#43 obeid

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 17:40

El link invisible referido por hartza es

http://www.ociosfera.com/servicios/oferta/frames/ampliacion_noticias.asp?id=77127&seccion=PT&send=sendî>aquÌ. El periodista o cronista, posiblemente con alevosía, atribuye esas palabras al propio autor de "El último Soldurio".

La frase de Livio sobre Numantia que recuerdo (y que no sé si es la que busca hartza), es parva urbs, sed ingens gloria. Por cierto, Tácito vuelve a emplearla en su Germania para referirse a un gens local


#44 hartza

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 17:40

http://www.ociosfera.com/servicios/oferta/frames/ampliacion_noticias.asp?id=77127&seccion=PT&send=send”>aquí.


#45 hartza

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 17:41

Vaya, se corta...


#46 obeid

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 18:14

No sólo se corta sino que fastidia todo lo demás.
La cita de Tácito es Germ. 37, aplicado a los Cimbrios. Sigo buscando la referencia a Livio


#47 obeid

jueves, 10 de marzo de 2005 a las 18:14

No sólo se corta sino que fastidia todo lo demás.
La cita de Tácito es Germ. 37, aplicado a los Cimbrios. Sigo buscando la referencia a Livio


#48 Corcontas

domingo, 13 de marzo de 2005 a las 23:21

Hola, de nuevo. Estimada Alicia M. Canto, aprecio tanto tus opiniones sobre Corocotta que me encantaría hacerte llegar la novela para que, después de leerla, me digas dónde me equivoco radicalmente o dónde debo afinar más. Lo digo sin ninguna ironía, sino con toda la humildad del mundo. Estoy convencido de mi novela (por expresarlo de algún modo), pero para mí será un placer conocer tu punto de vista y estoy convencido de que, además, me será de mucha ayuda. Si te parece bien, te dejo mi dirección de correo electrónico (que cualquier otro usuario puede utilizar si es que desea preguntarme algo). Es la siguiente:
fjlorenzo@yahoo.es
Un saludo.


#49 Corcontas

domingo, 13 de marzo de 2005 a las 23:54

Por cierto, y dicho sea de paso, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, me gustaría saber por qué se pretende dotar de relevante categoiría histórica a una obra simpática pero irrelevante, de autor desconocido (cuyas motivaciones desconocemos) y que fue escrita a mediados del siglo IV. Más allá de Dión Casio. Por tanto, pregunto. ¿No pudo ser un modo de desprestigiar a un personaje que simbolizaba la rebeldía? ¿Fue tal vez una coincidencia?
Un supuesto: si dentro de 2.000 años, con nuestra civilización extinguida y con escasos vestigios, alguien encontrara en diversas zonas del Mediterráneo la palabra burro, ¿ no podría extrañarse de que los italianos usasen el término para untar el pan y los españoles para señalar a una caballería? Y por otro lado, y esto es de sentido común, si Augusto como emperador sólo fue en una ocasión a Hispania (y nunca a Africa), y esto fue con motivo de las guerras cántabras, ¿en qué otro momento sino en ése puedo encontrarse con un personaje como Corocotta? Por último, la distinción entre "en" y "de" -sobre la frase de Dión Casio- me valdría si el autor escribiera desde el lugar donde se escriben los hechos. Por ejemplo, yo como español hoy podría decir: "Conocí a una persona EN Francia..." ¿Hay que suponer por eso que esa persona no es francesa? En fin. Nunca he negado que mi obra sea ficción (es en ese apartado donde se encuentra entre los libros más vendidos tras apenas dos semanas en las librerías -¡loados sean los dioses!-), pero a la vez defiendo el trabajo riguroso de tres años que me ha servido para conformar al personaje y las circunstancias que, según todas las fuentes, le rodeaban. Si esto no sirve para divulgar -hacer llegar al vulgo- la Historia, entonces pido mil disculpas. Tal vez, aunque yo no lo crea, es que he errado el camino. Saludos


#50 Corcontas

lunes, 14 de marzo de 2005 a las 00:20

Por cierto, y dicho sea de paso, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, me gustaría saber por qué se pretende dotar de relevante categoiría histórica a una obra simpática pero irrelevante, de autor desconocido (cuyas motivaciones desconocemos) y que fue escrita a mediados del siglo IV. Más allá de Dión Casio. Por tanto, pregunto. ¿No pudo ser un modo de desprestigiar a un personaje que simbolizaba la rebeldía? ¿Fue tal vez una coincidencia?
Un supuesto: si dentro de 2.000 años, con nuestra civilización extinguida y con escasos vestigios, alguien encontrara en diversas zonas del Mediterráneo la palabra burro, ¿ no podría extrañarse de que los italianos usasen el término para untar el pan y los españoles para señalar a una caballería? Y por otro lado, y esto es de sentido común, si Augusto como emperador sólo fue en una ocasión a Hispania (y nunca a Africa), y esto fue con motivo de las guerras cántabras, ¿en qué otro momento sino en ése puedo encontrarse con un personaje como Corocotta? Por último, la distinción entre "en" y "de" -sobre la frase de Dión Casio- me valdría si el autor escribiera desde el lugar donde se escriben los hechos. Por ejemplo, yo como español hoy podría decir: "Conocí a una persona EN Francia..." ¿Hay que suponer por eso que esa persona no es francesa? En fin. Nunca he negado que mi obra sea ficción (es en ese apartado donde se encuentra entre los libros más vendidos tras apenas dos semanas en las librerías -¡loados sean los dioses!-), pero a la vez defiendo el trabajo riguroso de tres años que me ha servido para conformar al personaje y las circunstancias que, según todas las fuentes, le rodeaban. Si esto no sirve para divulgar -hacer llegar al vulgo- la Historia, entonces pido mil disculpas. Tal vez, aunque yo no lo crea, es que he errado el camino. Saludos



Hay 240 comentarios.
1 2 3 ...5 página siguiente


Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net

Antiqua Excelsa - Reproducciones arqueológicas y arte antiguo
Antiqua Excelsa - Reproducciones arqueológicas y arte antiguo


Sugerencias


Acerca de Celtiberia.net

¿Qué es Celtiberia.net?

Normas de uso

Ayuda

Datos sobre Celtiberia.net

Créditos

Aviso legal

Publicidad

Contacto


Sitios web amigos

TRAIANVS

La tía felisa - Sátira política

Arqueología y Paleontología (Patinho)


Accesibilidad

XHTML valido

CSS valido

Mejor con Firefox

Celtiberia.net accesible

Diseño web por menosdiez.com

Sistema de Gestión del Conocimiento Tribu

Generado en 0,51367 segundos

Último reset: 31/08/2014 6:00:05